Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir
19
4

¿Podemos luchar contra el problema de la glucemia con un entrenador personal?

Por Coral, publicado el 26/06/2017 Blog > Deporte > Entrenamiento personal > Deporte y Diabetes: ¿Puede Ayudar el Entrenamiento Físico?

Sobrepeso, obesidad, mala alimentación, vida sedentaria y escasa actividad física son los primeros factores de riesgo de esta enfermedad crónica que afecta a casi un 13,5 % de la población española.

La diabetes es un problema de asimilación, utilización y almacenamiento de los azúcares que aporta la alimentación. Esto se traduce por una tasa de glucosa en la sangre (o glucemia) demasiado elevada: se trata de hiperglucemia.

Distinguimos dos tipos de diabetes: de tipo 1, llamada diabetes insulinodependiente, que afecta al 6 % de enfermos, y la diabetes de tipo 2, que afecta al 92 % de pacientes.

Los efectos de la diabetes, que es el resultado de un fallo en la regulación entre la insulina y el glucagón -estas dos hormonas pueden reducir la tasa de glucosa en la sangre-, pueden limitarse mediante el mejor tratamiento posible no medicamentoso: la actividad física y deportiva.

La actividad deportiva ayuda a reducir el riesgo de accidentes de salud, sobre todo para las personas diabéticas, porque sus vasos sanguíneos son más frágiles que los de las personas no enfermas.

En este artículo, Superprof se centra en el deporte y la salud para preguntarse cuál es el impacto del entrenamiento deportivo en la diabetes.

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

Diabetes: realizar una consulta médica antes de lanzarse a hacer deporte

Antes de apuntarse al gimnasio o requerir los servicios de un entrenador personal, es importante solicitar la opinión de nuestro doctor.

Inyectarse el tratamiento a las horas de las comidas. Los diabéticos necesitan un equipamiento particular…

Por un lado, puede que creamos tener una excelente salud y sin saberlo “incubar” una enfermedad grave asintomática.

Puede que no sepamos que nuestra salud está amenazada.

Para nuestra seguridad, más vale efectuar una revisión con el fin de limitar el riesgo de accidentes cardiovasculares durante el entrenamiento deportivo.

Además, si ya sabemos que sufrimos de diabetes, una consulta médica antes de comenzar un entrenamiento deportivo permite conocer qué deporte es el más adaptado a la enfermedad.

Así, tu doctor te puede ayudar a:

  • Determinar el ritmo y la intensidad del deporte
  • Prevenir la aparición de episodios de hiperglucemia o hipoglucemia
  • Plantearte realizar un test de esfuerzo
  • Conocer las precauciones pertinentes
  • Comprobar la ausencia de contraindicaciones con otros medicamentos prescritos
  • Llevar un carnet de salud: controlar la glucemia, horarios alimenticios, enfermedades,
  • Saber adaptar la dosis de insulina según la intensidad de la sesión.

Moverse mejora la condición física y la glucemia de las personas que padecen diabetes de tipo 2.

El interés de consultar un médico antes de recurrir a un entrenador personal es que si la persona diabética tiene antecedentes familiares, el profesional médico podrá orientar a su paciente hacia un tratamiento adaptado.

Si bien hacer deporte puede servir de tratamiento para la diabetes de tipo 2, hay que respetar el ritmo y la intensidad del deporte -según la glucemia-, el tratamiento dietético en el plano nutricional y la dosis de los medicamentos.

Algunos consejos antes de hacer deporte cuando se es diabético

El consejo número UNO que daremos a las personas que sufren de diabetes, aunque seguro que ya lo saben, es que controlen sistemáticamente su nivel de azúcar en ayunas, durante y después del esfuerzo físico.

Controlar el nivel de azúcar en la sangre. Comer chocolate durante una carrera puede evitar sufrir un desmayo: ¡hay mucha gente a dieta que se morirían de envidia!

Es un poco como ir mirando los retrovisores cuando vas conduciendo…

El enemigo de los diabéticos es la hipoglucemia (bajada del nivel de azúcar en la sangre por debajo de 4 mmol/L), que puede producirse incluso varias horas después del entrenamiento físico.

Aquí tienes algunos consejos que tendrás que respetar si eres diabético:

  • Pedir consejo médico, sobre todo si has sido sedentario durante mucho tiempo,
  • Evitar todo esfuerzo violento de corta duración: sustituir un sprint de algunos segundos por el jogging, el ciclismo, el tenis o el senderismo y haz pausas regulares,
  • Llevar siempre algo dulce, con el fin de evitar indisposiciones o el riesgo de hiploglucemia,
  • Llevar siempre el móvil,
  • Llevar el lector de glucemia, bandas para tratar la hipoglucemia y el carnet de diabético,
  • Informar a los allegados y a nuestro entorno antes de empezar a hacer deporte,
  • Comer glúcidos simples durante el esfuerzo,
  • No dudar en intercambiar sensaciones con el entrenador, que tiene que estar diplomado y por tanto con la capacidad de informar a su cliente,
  • Hidratarse debidamente,
  • Adoptar un programa nutricional dietético draconiano: prohibidos los pasteles, los azúcares añadidos, el azúcar con el café, etc., consumir comida bio y optar por carnes y pescados que no sean ricos en grasas,
  • Formar a tus allegados para que sean capaces de inyectarte insulina, en caso de hiperglucemia.

Ya se trate de una diabetes de tipo 1 o 2, hay que vigilar siempre el nivel de azúcar en la sangre.

Las virtudes del deporte para la diabetes

Algunos problemas diabéticos se caracterizan por la baja producción de insulina segregada por el páncreas cuando la tasa de glucosa aumenta en la sangre después de una comida: es la diabetes de tipo 1.

Hacer deporte para luchar contra la glucemia. Cuando se sufre de diabetes, tienes aún más razones para ir a levantar pesas.

Otros se caracterizan por una insuficiencia de receptores de las membranas celulares, de forma que la insulina no penetra en los músculos y vuelve a la sangre con una tasa de glucemia demasiado elevada.

Como ya hemos mencionado, hacer deporte contribuye en gran medida a regular este disfuncionamiento.

El deporte hace que el cuerpo humano posea más glucosa en la sangre antes de un entrenamiento deportivo de media hora que dos horas después.

El ejercicio físico influye en la diabetes: baja el nivel de glucosa en la sangre.

¿Quién no ha sentido hambre y sed después de una carrera relativamente intensa? Es porque el páncreas y el hígado reclaman azúcar y agua.

Moverse impide tener complicaciones con la diabetes, sea cual sea el tipo de deporte: cardio, stretching, pilates, step, ejercicios de refuerzo muscular, abdominales, zumba, natación, atletismo…

La actividad física contribuye a estimular la entrada de glucosa en las células musculares, porque el esfuerzo movilizado implica consumir más energía: las personas que sufren de diabetes de tipo 1 pueden reducir así la dosis de insulina.

Para la diabetes de tipo 2, el deporte -da igual el que sea o a qué nivel- tiene virtudes terapéuticas porque hace más eficaz la producción de insulina.

La frecuencia de enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer y obesidad es menor entre los deportistas, porque el esfuerzo físico ayuda a crear tejidos musculares al tiempo que se queman las calorías nefastas para el organismo.

El sobrepeso o la obesidad son factores agravantes de la diabetes: cuanto mayor sea la cantidad de grasa en el organismo, más insulina necesitará el cuerpo.

Si el páncreas no logra producir la suficiente insulina para satisfacer esta necesidad, la persona corre el riesgo de desarrollar una diabetes: la grasa se fija a las células e impide que la glucosa penetre en los músculos.

Toda pérdida de peso, incluso limitada, tiene un efecto beneficioso para evitar la diabetes.

Para perder peso, hay que hacer deporte regularmente.

Además de limitar los riesgos de enfermedades vasculares, diabetes y cáncer, el deportista ex-sedentario va a poder esculpir su silueta y tener un vientre plano y abdominales.

¿Qué deportes elegir cuando se es diabético?

Según la OMS, el sedentarismo es un factor de riesgo mayor de enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y la diabetes.

Nadar para tener una salud de hierro. La natación evita los infartos, las crisis de hiperglucemia y limita también la tasa de colesterol en la sangre.

Las personas que sufren de problemas de diabetes tienen que hacer deportes de baja intensidad que permitan realizar esfuerzos prolongados.

Ni sprints, ni escalada, salto en paracaídas, submarinismo…

Por el contrario, los diabéticos pueden practicar sin problema otro tipo de deportes:

  • Correr
  • Andar
  • Ciclismo
  • Natación
  • Tenis
  • Tenis de mesa
  • Deportes en equipo (fútbol, voleibol,  baloncesto, balonmano, etc.)

Es importante fijarse objetivos razonables según el metabolismo y el tipo de diabetes que se sufre.

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Una respuesta a “Deporte y Diabetes: ¿Puede Ayudar el Entrenamiento Físico?”

  1. Garcia dice:

    Muy completa esta entrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *