El blog al que le gustan los profes, los alumnos, las clases particulares y el intercambio de saberes

Cómo aprender a tocar el piano

Por Marisol el 01/06/2016 Blog > Música > Piano > Trucos Para Aprender Piano Rápidamente
Índice

El piano es, junto con la guitarra, el instrumento más conocido y el más estudiado. Muchas personas quieren aprender a tocar el piano, pero hay que dedicarle mucho tiempo, ya que es una actividad muy exigente.

Aprender piano Aprender a tocar el piano conlleva tiempo y esfuerzo

Por desgracia, no hay una técnica milagrosa para aprender a tocar en dos meses. Entonces, ¿cómo se puede aprender a tocar? En este artículo, encontrarás información importante que tienes que saber para aprender a tocar el piano.

Aprender piano: la independencia de las dos manos

Cuando empieces tu aprendizaje, enseguida te enfrentarás a una de las mayores dificultades que tiene este instrumento: poder tocar con las dos manos a la vez. Te darás cuenta de que no es nada fácil y que una buena parte de tu trabajo, si eres principiante, consistirá en superar este primer obstáculo.

En general, en piano, la mano derecha se encarga más de la melodía, mientras que la mano izquierda se dedica más a la harmonía, a los acordes. Evidentemente, no es tan simple como eso. Por ejemplo, en el contrapunto este aspecto no es tan acentuado.

Te darás cuenta enseguida que es mucho más sencillo tocar con la mano derecha que con la mano izquierda, que es más torpe y tiene menos fuerza. Al principio, tenderás a tocar solo con la mano derecha.

Por tanto, para poder adquirir la independencia de las dos manos, lo primero que tienes que hacer es aprender a tocar con la mano izquierda. ¿Cómo se puede hacer? ¿Cómo se puede aprender a hacerlo?

Para superar este primer obstáculo, la solución consiste en empezar por tocar con la mano izquierda solo (tocar escalas por ejemplo). Y esto hay que hacerlo desde el principio; no esperes dos meses para empezar a tocar con la mano izquierda. Tienes que afrontar este desafío desde el principio de tu aprendizaje.

Una vez que estés más suelto con la mano izquierda, podrás empezar a tocar con ambas manos a la vez. Por tanto, el truco está en no empezar a tocar con ambas manos antes de haber trabajado la mano izquierda sola.

Para progresar, empieza tocando las mismas notas y con los mismos tiempos, con la mano derecha y con la mano izquierda. Así tocarás exactamente lo mismo con ambas manos. Después, aprende a tocar una partitura sencilla, teniendo cada mano una parte diferente. Sobre todo, empieza por tocar con una mano primero y la otra después. Es otra regla que hay que respetar: no tocar de primeras con las dos manos, sino empezar por una y luego la otra.

Verás que con su independencia, tocar con ambas manos a la vez te dará cada vez menos problemas. Esto lleva tiempo, el tiempo en el que tu cerebro se forma y las manos memorizan los movimientos.

A partir de cierto momento, podrás descifrar una partitura tocando directamente con las dos manos a la vez.

Por supuesto, hay que elegir partituras fáciles para empezar, que encontrarás en los métodos para principiantes. Ten en cuenta que te hará falta al menos un año de práctica para ser completamente capaz de adquirir una buena independencia de las manos. Por tanto, no te desanimes pronto. Uno no se convierte en Mozart de la noche a la mañana.

Aprender piano: solfeo

El segundo «problema» que te encontrarás es el solfeo, algo imprescindible para aprender a tocar el piano. Es un aprendizaje bastante teórico y no es que sea muy divertido o lúdico, pero es a menudo una etapa por la que hay que pasar obligatoriamente.

No obstante, se puede perfectamente aprender piano sin estudiar solfeo, pero enseguida te verás muy limitado, aunque no tengas pensado tocar piezas de música clásica.

Aprender piano El solfeo, imprescindible para aprender piano

El solfeo es bastante tedioso al principio, pero una vez que lo has estudiado, aprenderás más rápido a tocar las piezas de música. Hay dos componentes principales en el solfeo: por un lado, las notas y, por otro, el ritmo. Deberás aprender y trabajar los dos.

Seguro que ya conoces el nombre de las notas musicales. Solo hay siete: do, re, mi, fa, sol, la y si. La cuestión es saber leer y repetir estas notas en una partitura, en los pentagramas.

Saber la posición de las notas en la partitura es relativamente fácil. Verás que podrás aprenderlo en unos minutos (o unas horas).

Pero para no dudar delante de la partitura, tienes que practicar un ejercicio poco divertido, pero esencial: la lectura de notas. Con una partitura delante de ti, tienes que leer o decir en voz alta el nombre de todas las notas en el orden en el que aparecen, de izquierda a derecha.

Otra pequeña dificultad es que el piano utiliza dos claves diferentes: la clave de sol y la clave de fa. Tendrás que familiarizarte con ambas. La posición en la partitura de una nota no es la misma según la nota esté en clave de fa o en clave de sol. En la clave de fa, las notas están una línea o una interlínea más alta.

Aprender piano: el ritmo

Una vez que te hayas familiarizado con la lectura de notas, podrás empezar a estudiar el ritmo. La música es a la vez sonido y ritmo; uno no puede ir sin el otro.

Aprender piano La música es sonido y ritmo

El ritmo se estudia mediante el solfeo, pero esta etapa trata no solamente de leer las notas sino también de respetar el ritmo al mismo tiempo (con la ayuda de tus manos y o metrónomo). Tendrás que empezar por asimilar bien el valor de las diferentes notas de música: la redonda, la blanca, la negra, la corchea, la semicorchea, el tresillo, etc.

Un consejo: primero, trabaja solamente el ritmo, sin preocuparte de la lectura de las notas. Es imprescindible asimilar primero los diferentes valores (los tiempos) antes de ir más lejos. Aunque no es tanto los valores lo que hay que aprender como la relación entre ellas. Lo importante es saber (y aplicarlo en los ejercicios) que una blanca vale dos negras, que a su vez valen cuatro corcheas. Familiarízate también con la noción de compás. Una partitura se divide en unidades de tiempo llamadas compases. En general, un compás representa cuatro corcheas.

Aprender piano: leer y tocar al mismo tiempo

Una vez que controlas la lectura de las notas y los ritmos, te queda lo esencial, es decir, tocar las notas de la partitura respetando los ritmos. Es un trabajo largo y difícil al principio, ya que supone tener que hacer varias cosas a la vez.

Para leer y tocar al mismo tiempo con las dos manos, tendrás que practicar mucho. La práctica y el entrenamiento son tus principales aliados para conseguirlo.

Aprender piano Leer y tocar a la vez, ¡algo un poco complicado!

Te damos algunos consejos para ayudarte es esta etapa: empieza leyendo las notas sin tocar el piano. Después, toca muy lentamente con una mano y después con la otra. Así, tus manos y tu cerebro se habituarán a repetir las notas de la partitura en el teclado.

Practicar las escalas puede ser una buena forma de ejercitarse para asociar las notas de la partitura con su sitio en el teclado. Más adelante hablaremos sobre las escalas.

Para lo demás, no hay ningún secreto: cuanto más practiques, más progresarás. Al principio, cometerás muchos errores, cosa que es normal. Si eres perseverante, progresarás rápidamente.

Aprender piano: la postura del cuerpo correcta

Para tocar el piano no solo tienes que mover las manos, sino que esta actividad abarca todo el cuerpo. Hay que adoptar una postura corporal adecuada, cómoda. Una buena posición del cuerpo en general es una condición necesaria para tocar el piano de la mejor manera.

El objetivo es saber posicionarse bien delante del teclado. Colócate en el centro del teclado, es decir, delante de la nota «do» del centro. Los brazos deben estar casi perpendiculares al teclado, pero no del todo. Los codos deben estar al nivel del teclado o ligeramente por debajo. Todo depende, claro, de tu altura y te tu complexión. Una de las ventajas de tener un profesor de piano es que te puede aconsejar personalmente sobre la mejor manera de posicionarte.

La espalda debe estar recta. Los pianistas principiantes tienden a encorvarse sobre el piano. Si es tu caso, te darás cuenta (si es que no te has dado cuenta ya) de que esa posición conlleva dolor de espalda y no es nada cómoda. Asimismo, elige un asiento lo suficientemente largo como para poder moverte ligeramente cuando tocas en los agudos o los graves.

Por último, las manos deben estar… sobre el teclado. Es aconsejable que los dedos estén un poco arqueados. Para saber cómo colocarlos bien, pregúntale a tu profesor de piano o bien busca en Internet algunas fotos o ilustraciones.

Hacer ejercicios de relajación y de respiración te puede ser muy útil para aprender piano. Puedes relajar y estirar tu cuerpo antes de comenzar a tocar (sobre todo las muñecas, los hombros y el cuello). Se deben evitar las tensiones y las crispaciones. Tocarás de una manera mucho más fluida e incluso más rápida si estás relajado que si estás tenso y estresado.

Estar relajado también influye en la resistencia, ya que, sí, el piano puede cansar. Para algunos, el piano es un deporte. Un consejo: relaja tus dedos después de tocar una nota. No hay necesidad de hacer tensión en una tecla ya pulsada, ya que el sonido no cambiará y solo conseguirás gastar energía.

Aprender piano: las escalas

Ya las hemos mencionado de pasada: las escalas constituyen el ejercicio más conocido y más eficaz para aprender piano, aunque las opiniones varían. Los ejercicios de escalas tienen varias funciones (además de su función de calentamiento). Aunque el papel de las escalas en el aprendizaje del piano ha tendido a disminuir durante los últimos años, constituyen un aspecto central que no hay que olvidar.

En primer lugar, las escalas te permiten ganar velocidad al tocar, lo que te vendrá bien en las partituras que impongan sucesiones de notas muy rápidas. Otra de sus funciones es ayudarte a aprender a tocar de manera regular, respetando bien los tiempos; por tanto, los ejercicios de escalas pueden tener también un papel rítmico. Con las escalas también podrás aprender a posicionar bien las manos, a trabajar la articulación de los dedos, etc.

Por último, las escalas tienen otra función, pero puede que no te interese ahora mismo si eres un principiante: familiarizarse con la armonía. Practicando las escalas de manera inteligente, podrás comprender la estructura de una escala (evidentemente), la distribución de los intervalos (tonos y semitonos), la diferencia entre el modo mayor y el menor, etc. Así, aprenderás más rápidamente a tocar una pieza en la tonalidad que controles bien, o, por ejemplo aprenderás más fácilmente una pieza de piano en fa sostenido mayor si conoces bien esa escala.

Además, y este es un consejo para todo el mundo (incluidos los principiantes), es muy recomendable tocar bien la escala en cuestión y de hacerse con ella antes de empezar a practicar una pieza y antes de las clases de piano.

¿Cuánto tiempo hay que practicar para aprender piano?

Es una cuestión muy importante. Como ya hemos dicho, aprender a tocar el piano conlleva tiempo. ¿Cuántas horas hay que tocar a la semana y al día para poder progresar? Esta pregunta no tiene una respuesta universal. Depende de muchos factores y de los métodos de aprendizaje que se adopten.

En primer lugar, no todo el mundo tiene la posibilidad de practicar dos horas al día delante del piano o estudiar solfeo. Hay que tener en cuenta las obligaciones (sobre todo profesionales).

En segundo lugar, todo depende de tus objetivos: si quieres tocar partituras de Liszt en dos años, tienes que saber que será difícil y que tendrás que trabajar muy duro, es decir, varias horas al día. Pero ten en cuenta que se puede mejorar bastante en piano dedicándole algunas horas a la semana.

También hay que considerar otros factores: tu método de trabajo, tu capacidad de concentración, tu motivación y tu constancia. En general, para que te hagas una idea, las horas mínimas necesarias para hacer grandes progresos es de cuatro o cinco horas por semana, es decir, una hora al día, sin contar los fines de semana. Es muy difícil progresar en piano practicando solo una hora por semana.

¿Cómo se puede aprender piano cuando se es adulto?

Muchos adultos que quieren empezar a aprender piano se hacen esta pregunta, ya que no se aprende igual de fácil siendo adulto que de niño. Esto es cierto: en general, aprendemos y memorizamos mejor de niños. Pero aunque sea cierto, no debes desesperar en cuanto al aprendizaje del piano.

No importa la edad que se tenga para aprender piano; es completamente posible convertirte en un excelente pianista cuando se empieza a tocar a los 30, a los 40 o incluso más tarde. Algunos aprenden piano cuando se jubilan y se convierten en unos pianistas extraordinarios, solo que con unos años de retraso. Lo más importante no es la edad, sino la motivación. Es el carburante que te hará progresar con certeza y rapidez.

Sin embargo, sí es cierto que un adulto, por lo general, tiene menos tiempo disponible para dedicarlo al aprendizaje del piano. La vida profesional consume una gran parte del tiempo, además de la energía.

La única solución para aprender piano y progresar (aprender sin progresar es monótono y aburrido) cuando se es adulto y no se dispone de mucho tiempo, es definir un planning y respetarlo.

La regularidad es el aspecto más importante. Aunque estés sobrecargado de trabajo, siempre se pueden encontrar 30-40 minutos cada dos días para dedicarlos al piano. Sobre todo teniendo en cuenta que en España se ve la tele de media durante casi cuatro horas al día…

¿Aprender por tu cuenta o con un profesor?

Hay muchas maneras de aprender a tocar el piano: por tu cuenta, con un profesor particular, en una academia de música… No hay una respuesta sencilla para esa pregunta.

Algunas personas muy independientes podrán hacer grandes progresos trabajando por su cuenta. En cambio, otros necesitan las directrices y los consejos de un profesor para mejorar.

Todo depende también de tus objetivos. Si solo quieres poder tocar dos o tres piezas delante de tus amigos, sin aprender solfeo, aprender por tu cuenta no será una misión imposible. En cambio, si quieres aprender todo lo que hay que aprender, tocar piezas complejas y hacer grandes progresos, aprender por tu cuenta será muy difícil, aunque hoy en día puedes acceder a través de Internet a muchos recursos escritos o visuales.

Si decides aprender por tu cuenta, sin profesor, tendrás que elegir cuidadosamente desde el principio unas buenas herramientas de trabajo. Tu guía más preciada será tu método. Actualmente, hay muchísimos métodos para principiantes que quieren aprender por su cuenta. Pero, una vez más, te hará falta mucha motivación, perseverancia y regularidad para progresar. En la práctica, muchos de los que deciden aprender piano por su cuenta terminan por abandonar tarde o temprano, cuando se encuentran con dificultades o simplemente por falta de motivación.

Aprender con un profesor particular es ciertamente más caro, pero al final habrá merecido la pena en la mayoría de los casos. Es seguramente la mejor manera de aprender piano. Un profesor de piano no es un simple profesor que te enseña la práctica del instrumento, sino que es también una persona capaz de motivarte, de ayudarte a perseverar y de hacerte amar de verdad la música. Un profesor de piano es, por definición, un apasionado del instrumento y, como la pasión se contagia, pronto te sentirás igual. Encontrarás a muchos profesores de piano apasionados en Superprof.

Aprender piano Aprender con un profesor: la mejor forma

Tanto si aprendes por tu cuenta como en compañía de un profesor, la regla de oro es la misma: para progresar, hay que practicar. Así que ya sabes: para tocar las piezas que más te gusten, tendrás que pasar horas de práctica delante del teclado.

El entrenamiento puede ser también una fuente de placer y alegría. Por tanto, si estás motivado y decidido a aprender piano, ¡no lo dudes y dale caña!

A nuestros lectores les ha gustado este artículo

¿Has encontrado la información que buscabas gracias a este artículo?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 2 votos)
Loading...
Marisol
Traductora y correctora. Lectora empedernida. Me encanta viajar, la música y vivir nuevas experiencias.