Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Cantar sin desafinar: es posible

Por Coral, publicado el 30/06/2017 Blog > Música > Canto > Aprender Canto para Dejar de Desentonar

Cantar son los latidos del corazón de los hombres”.

Alejandro Sanz, Adele o Jeff Buckley… ¡A muchos nos gustaría cantar así de bien! Sin olvidar a los adolescentes que sueñan con ganar la Star Academy o The Voice para hacerse famosos.

Por desgracia, también somos muchos los que… ¿cómo decirlo? No se nos da bien cantar.

En este caso, los objetivos son ligeramente más modestos: nos conformamos con cantar sin gallos.

Antes, la música formaba parte de la vida cotidiana rural: el padre de familia cantaba mientras se afeitaba, la madre cantaba una nana al bebé, los cantos polifónicos y gregorianos acompañaban los servicios religiosos, el trabajo en el campo estaba acompañado por diversos himnos y salir a caminar se hacía siempre acompañándose de una melodía…

¡Todo esto ha quedado atrás! Las obras maestras musicales ya no se escuchan desde la cuna, como en los tiempos de Mozart.

Por consiguiente, sin oído, sin ejemplo y sin práctica regular, somos más Castafiores que Pavarottis. Y cuando tenemos que cantar en público… a veces resulta embarazoso.

¿Formas parte de esa gran mayoría que canta bajo la ducha, donde nadie puede oírte desafinar?

No te preocupes, porque nunca es demasiado tarde. Es posible llegar a tener excelentes resultados desarrollando tu talento artístico y aprender por fin a cantar como es debido.

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

¿A qué le llamamos desafinar?

Cuando alguien desafina, significa que el cantor no conoce bien la melodía que debe entonar y se la ha reinventado, equivocándose en las notas…

Hay quienes no se escuchan cantar y por tanto descarrilan rápidamente o los que se escuchan pero no tienen bastante oído para saber si están entonando bien o mal.

Es esta categoría de “malos cantantes” la que nos interesa aquí.

Ser cantante de ópera. Interpretar a capella: ya seas barítono, contratenor o bajo, ¿cuándo vas a subir al escenario?

La mayor parte del tiempo, solo se trata de problemas de propiocepción, es decir, de no dominar los mecanismos orales.

Lo importante es tener en mente que desafinar, aunque pueda ser horrible en un momento dado, ¡nunca es una fatalidad!

Ya verás como pronto podrás inscribirte a los concursos de canto y pasar a la semifinal.

Incluso en los raros casos en los que el problema viene de una deficiencia auditiva, algunos profesores de canto son capaces de hacer cantar a las personas con problemas de sordera.

Por el contrario, es más complicado para las personas mudas, que pueden sin embargo disfrutar de aprender mentalmente melodías para acompañarse con ellas.

¿Cómo controlar los sonidos?

Dejar de desafinar, en la mayoría de casos, significa saber controlar los sonidos.

Las cuerdas vocales son músculos que, en función de su tensión, producen una nota u otra.

Controlar los sonidos, es saber cuál es la sensación muscular necesaria para cada altura de sonido.

Para simplificar, tienes que imaginar que una contracción diferente de las cuerdas vocales corresponde a una tecla en particular en un teclado de piano.

En efecto, se trata de cuerdas percutidas. Su talla y su tensión les hacen tocar un tono específico y en caso de desajustes es necesario afinarlas.

Las galerías de tutoriales en vídeo no omiten hablar de esta cuestión espinosa. Hay diversas estrategias (tocar la nuez, tapar la nariz…) muy eficaces, sobre todo para recuperar la posición inicial de “reposo” de la laringe.

A veces no caemos en la cuenta de que el estrés es el mejor amigo de los gallos.

Al igual como los nervios pueden paralizar a actores y deportistas, la ansiedad tiene un efecto nefasto para los cantantes.

Es necesario relajarse y tomar consciencia de la importancia de la respiración.

¡Poder movilizar las cuerdas vocales y saber solfeo son dos cosas totalmente distintas!

¿Hay una edad para aprender a cantar?

La naturaleza está bien hecha, los conocimientos casi prodigiosamente complicados de control de la voz se pueden dar de forma casi innata en los más pequeños.

Así que incitamos desde aquí a los padres para que hagan descubrir la música a su progenitura, lo que les dará una herramienta suplementaria en la vida.

Después, cantar bien será cada vez más difícil (aunque no imposible), hasta la edad adulta, por no hablar del envejecimiento, que conlleva la pérdida de audición y un agarrotamiento de los músculos, y por tanto de las cuerdas vocales.

Aprende a entonar tus canciones favoritas. Lánzate a cantar como tus ídolos.

Algunos idiomas -como el chino con sus célebres tonos- están más emparentados con la canción que un idioma átono, como es el caso del español.

En la escuela los niños no cantan casi, a pesar de aprender algunas canciones durante la etapa de educación infantil, hacer espectáculos de fin de curso en primaria y dar unas pocas horas de clase de música con un profesor titulado. Desde luego que no constituye uno de los fuertes de la enseñanza.

¿Se puede adquirir un oído musical?

A menudo, los que desafinan no han aprendido tampoco a descifrar la musicalidad. Sin embargo, a muchos les gustaría aprender a cantar bien sus canciones favoritas.

Sin entrar en el detalle del caso límite de la amusia (no distinguir una melodía de un ruido anodino), un cierto número de españoles son incapaces de percibir una nota en falso.

En semejante situación, para ser capaces de hacer con dignidad un dictado de solfeo (reconocer el tono exacto al escucharlo), puedes optar por:

  1. Escuchar buena música cada día, con melodía y armonía,
  2. Aprender a escucharse cantar con las partituras correspondientes para comprobar las notas cantadas.

Aprender solfeo y canto. ¿Por qué no ir a clases de guitarra o de piano al conservatorio?

Evidentemente, no vas alcanzar la genialidad de los raros casos que han tenido la suerte de nacer con un oído absoluto.

Puedes pedir consejo a los que ya tienen oído: imítalos, para, poco a poco, llegar a su nivel.

Los mejores métodos para corregir las cuerdas vocales

Hasta aquí, te hemos presentado las etapas principales para cantar sin desafinar:

  • Conocer mejor el mecanismo físico del canto,
  • Saber entonar,
  • Trabajar el oído,
  • Escucharse cantar.

Partiendo de estos requisitos, para que el bardo Asurancetúrix sea solo un recuerdo lejano, existen varias estrategias y métodos para aprender a cantar bien definitivamente.

Hay muchas plataformas en línea que dan la posibilidad de trabajar en este sentido, para cantar cada vez mejor (¡imposible ser la Callas en una lección!).

El método clásico no es el más divertido, pero es el más eficaz: cantar gamas diatónicas, así como cromáticas, intervalos y arpegios. Con un profesor, claro, para no entrenarte a desafinar, ¡sería una pena!

Aprender canto y solfeo. Puedes aprender a tocar un instrumento musical para forjarte un oído musical.

Estudiar un instrumento musical que no requiera tener demasiado oído (excluido el violín, por tanto), te ayudará a empezar con la buena nota. Un piano es perfecto para dar el famoso “la”, diapasón imprescindible.

Aprender a cantar bien reposa en el mimetismo: se trata de saber qué nota cantar y reproducir correctamente un sonido bien definido.

Una vez que hemos tomado la decisión de escucharnos cantar y entonar bien, una práctica asidua supondrá una gran diferencia. En clases particulares de canto se proponen ejercicios adaptados a cada alumno, en función de sus necesidades.

Para terminar, no olvidas nunca este principio: “cuanto más se canta, mejor se canta; cuanto más se escucha, más se afina”.

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *