Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Las competencias necesarias para convertirse en profesor de chino mandarín

Por Raquel, publicado el 29/04/2017 Blog > Idiomas > Chino > Las Cualidades de un Buen Profesor de Chino

¿Queréis convertiros en profesores de chino?

Ya queráis ser profesores de universidad, instituto, clases particulares o formadores profesionales, vais a necesitar algunas cualidades. Si además queréis dedicaros a la docencia de chino, debéis tener en mente ciertas consideraciones, ya que no solo es la lengua más hablada en el mundo (como lengua materna), sino que también se ha convertido en muchos lugares en la lengua por excelencia en el ámbito de los negocios. Además, la enseñanza de chino en España ha experimentado un «boom» sin precedentes en los últimos 15 años. De todos modos, uno no se puede convertir en profesor de chino de la noche a la mañana.

A propósito, el propio Confucio dijo: 

«El trabajador que quiere hacer bien su trabajo debe empezar por afilar sus instrumentos» 

Se trata de un largo viaje en el que se debe adquirir no solo el conocimiento, sino también las aptitudes y la experiencia necesarios para llegar a ser buenos profesores de chino.

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

Convertirse en profesor de chino implica, al fin y al cabo, conocer el panorama lingüístico de China

Es fácil decir: «venga, voy a aprender a hablar chino»; pero, en realidad, el chino abarca una gran diversidad. Por eso, como futuros profes, es fundamental que conozcáis la historia del idioma y sus variantes. De hecho, la huella de la civilización china (bueno, más bien de las civilizaciones chinas) a través de los siglos — por no decir milenios — ofrece una riqueza increíble.

Pongamos algunos ejemplos:

  • No hay un único idioma chino: en China podréis encontrar hasta 81 lenguas y dialectos registrados.
  • Muchas de esas lenguas chinas llevan el nombre de los pueblos que las hablan.
  • El idioma oficial de la República Popular de China es el chino mandarín estándar, pero hay otra gran variante de chino, el mandarín tradicional.
  • Otros dialectos, como el Wu, tienen 77 millones de hablantes y se sitúan por delante del chino cantonés, con 71 millones de hablantes.
  • Y es que no solo se habla chino en China… El chino mandarín también es lengua oficial en Taiwán y Singapur, mientras que el cantonés se habla sobre todo en Macao y el Wu, principalmente en Shanghái.
  • Ahora mismo, el chino es el idioma con más hablantes en todo el mundo: ha alcanzado la impresionante cifra de 850 millones.

Así, ¡tendréis que asimilar estos y muchos otros ejemplos durante vuestro viaje por el apasionante mundo del chino! La intención de este artículo no es daros un curso extensivo sobre la diversidad del idioma, sino más bien mostraros la complejidad del panorama lingüístico de China. Tened en cuenta que, como profesores, tendréis que profundizar en todos estos temas para poder comprender la evolución del idioma o las similitudes y diferencias entre sus distintos dialectos.

Conocer para enseñar la historia de China y su influencia en el continente asiático

China es una de las civilizaciones más antiguas que existen. Sus orígenes se remontan más de 4000 años en el tiempo y sus dinastías han durado siglos, lo que le ha dado a la civilización un cierto grado de continuidad en el sistema administrativo, las costumbres y las tradiciones. Gracias a la impresionante expansión histórica de la nación china y a las invasiones, principalmente mongolas, China posee una historia muy rica.

De hecho, aunque los mongoles tomaron el poder, las costumbres, las leyes, las tradiciones, la religión y las creencias no cambiaron. Eso es precisamente porque la cultura china tiene unas raíces muy firmes. Más allá de sus numerosas y conocidas filosofías (el confucianismo, el taoísmo, el budismo…), el gigante asiático se caracteriza por tener una cultura de valores compartidos, diametralmente opuestos a los de las culturas occidentales.

Buscad la forma de motivar a vuestros alumnos con historias apasionantes. Los Guerreros de Terracota. Una historia impactante para enganchar a vuestros alumnos.

Para entender el idioma y poder dar clases, pero también para comprender la realidad de China, de su población, su modo de vida y su organización, entre otros, es importantísimo descubrir los elementos que componen la identidad china. Tras siglos de sucesiones dinásticas, la globalización logró que China se abriese al mundo hace algunos decenios. De esta manera, pese a que China empieza a integrarse en algunos aspectos a la cultura occidental, sigue siendo una sociedad muy marcada por su herencia y, sobre todo, por Confucio.

No obstante, de nuevo, no podemos resumir el país con unos cuantos ejemplos: es una realidad mucho más compleja, que debe ser abordada a través del estudio de su civilización. Para comprender la cultura moderna, debemos echar la vista atrás y entender su pasado. Como futuros profes, ¡es vuestro deber!

Y eso es algo que podréis estudiar vosotros mismos, a través de clases, exámenes o un grado universitario en chino. Posteriormente, gracias a los másteres (en especial, el Máster de Formación de Profesorado, dirigido a las oposiciones de educación nacional), aprenderéis los rudimentos de la educación. Así obtendréis una formación profesional completa, ¡que es justamente lo que necesitáis para ser buenos profesores de chino!

Conocer China: trabajar, viajar o estudiar en el país

Vuestras clases de civilización china os sumergirán directamente en el corazón de la China de los emperadores, pero no olvidéis que eso es solo la teoría y que no puede reducirse solo a eso. Como profesores de chino, tendréis que haber visto la civilización de primera mano. ¡Los libros y los manuales no son suficientes para enseñar el idioma y la cultura en unas clases particulares!

Para conocer un país, hay que sumergirse plenamente en él

Es decir, ¡viajad a China! ¡Trabajad en China! ¡Estudiad en China! Es la forma ideal de aprender y de forjaros una experiencia personal única, ya que al estar en contacto con la población, os alejaréis de los clichés que dominan la percepción de un pueblo.

Conoced el corazón de China alejados del turismo. Si os alejáis de los recorridos turísticos, conoceréis el corazón de China.

No podemos decir que conocemos un país si solo hemos estado 15 días, si hemos hecho un viaje turístico o si hemos descubierto algunos edificios o algunas comidas concretas. Así solo se conoce una faceta concreta de China (y además es algo muy reducido). Para conocer el país a fondo, podéis ir a estudiar o a trabajar en China. Pensad que será una experiencia que os ofrecerá un conocimiento profundo de la cultura y de su gente. De hecho, seguro que vuestros compañeros de trabajo o vuestros compañeros de clase os harán descubrir su forma de ver la realidad china.

Conocer los caracteres chinos para transmitírselos a los alumnos

Podemos empezar a enseñar sin ser bilingües. Por ejemplo, ese es el caso de los estudiantes universitarios que dan clases particulares a niños pequeños. ¡Es importante tener en cuenta que hay muchísimos perfiles de profesores de chino!

De todas maneras, si os decidís a ser profesores de chino y a que esta sea vuestra profesión, tendréis que conocer una cantidad enorme de caracteres chinos. Para que os hagáis una idea, lo más básico es conocer entre 400 y 800, pero hay decenas de miles y muchos tienen variantes. Y es que, aunque os convirtáis en auténticos profesionales, siempre tendréis caracteres que aprender.

Los caracteres chinos se reparten en distintas categorías:

  • Los ideogramas, que representan ideas.
  • Los pictogramas, que representan objetos.
  • Los ideofonogramas, que representan sonidos y significados a la vez.

La escritura china ha evolucionado mucho a lo largo de los siglos. La palabra sinograma es el concepto utilizado para designar a los caracteres del chino simplificado, que se utilizan para escribir el chino mandarín (la lengua oficial china), pero también la variante cantonesa o la de Singapur. En otros países, se usan los sinogramas tradicionales, como sucede en Macao, Hong Kong o en Taiwan. No obstante, para hablar el chino corriente, se calcula que hay que conocer entre 3000 y 5000 caracteres y todas sus combinaciones, porque claro, la mayoría de los caracteres chinos se componen de otros caracteres. Algunos caracteres son muy difíciles y, para poder dominarlos, hay que dedicarles mucho tiempo.

Hay sinogramas muy complicados de aprender. Hacen falta 56 trazos para dibujar este sinograma: biàng.

Aptitudes para la enseñanza

Obviamente, ser bilingüe es un muy buen punto de partida para enseñar chino mandarín, pero no es la única competencia útil. También tendréis que trabajar en vuestras aptitudes y en vuestra experiencia como educadores.

La pedagogía

Si alguien quiere empezar a conocer el idioma, ¿por dónde empezaríais? ¿Cómo explicaríais cosas que para vosotros son evidentes?

Las competencias pedagógicas son el núcleo de la enseñanza de un profesor y este debe encontrar un método adaptado para transmitir sus conocimientos en función del público (niños, adultos, principiantes, estudiantes avanzados, etc.). Cuando queremos enseñar una lengua extranjera, es importante familiarizarse con los distintos métodos pedagógicos, que pueden estar basados en:

  • Distintos apoyos.
  • Enfoques complementarios.
  • La implicación de los alumnos.
  • La alternancia entre aprendizaje oral y escrito.

La formación de profesorado es muy útil para empezar como profe (por eso es bueno hacer el máster que os comentamos antes). Por otra parte, los profesores pueden crear su propio método pedagógico basado en su experiencia, su carácter o en las necesidades de sus alumnos.

La pasión

Aunque tengamos una buena base pedagógica y el conocimiento necesario, nuestras clases pueden decepcionar a los alumnos. La principal fortaleza de un profesor es interesar a sus alumnos, estimular su curiosidad y potenciar sus ganas de saber más. ¡No olvidéis que suscitar la curiosidad de un alumno es todo un arte! Sin hablar de vocación, es cierto que es indispensable tener pasión por lo que hacéis e implicaros. Lo que marca la diferencia son las ganas de compartir y de transmitir, pero también el estado del espíritu del profesor de chino. Enseñar también implicar crear un vínculo de confianza con los alumnos y desarrollar una complicidad constructiva.

La paciencia

Por último, el ingrediente secreto para que la química funcione en vuestras clases de chino: la PACIENCIA (sí, en mayúsculas). Vais a tener que tener muchísima, así que mantened la calma (y una buena sonrisa) en toda circunstancia. Pensad que enseñar también es explicar, reformular, repetir, reexplicar… ¡Una y otra vez!

Evocad la paz de los paisajes chinos. Para mantener la paciencia, podéis recordar la tranquilidad del paisaje chino.

Si tenéis un carácter un tanto impulsivo, sois muy dinámicos u os encanta que las clases avancen rápido, vais a tener que replanteároslo, y adaptaros al ritmo y a las posibilidades de vuestros alumnos. ¡Aprovechad para inspiraros en la sabiduría de los grandes filósofos chino!

Recordad que al final seréis testigos del interés de vuestros alumnos y de su progreso en el idioma… y el resultado vale la pena.

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *