El blog al que le gustan los profes, los alumnos, las clases particulares y el intercambio de saberes

Para ayudar a vuestros hijos a avanzar en inglés, debéis…

Por Raquel el 28/08/2016 Blog > Idiomas > Inglés > Consejos para Padres que No Saben Inglés
Índice

No todos los padres dominan el inglés, pero todos los estudiantes escogen este idioma como primera o segunda lengua extranjera. Para seguir la escolarización sus hijos, muchos padres se animan a ayudarles con las clases de inglés y preparan juntos deberes y exámenes. Cuando no sabemos decir ni mu en inglés o ya hemos olvidado todo lo que habíamos aprendido, lo más importante es que busquemos la forma de apoyar a nuestros hijos en su día a día.

Ayudar a los hijos Ayudarles con el inglés

Hoy en día, los más peques empiezan a aprender inglés con palabras sencillas (como los colores, los nombres de los animales o los días de la semana) o canciones infantiles. Por supuesto, a los niños les encanta compartir su progreso con sus padres  y, aunque no entendáis la mitad de lo que digan, siempre podéis seguirles. De hecho, si no mostráis una cierta curiosidad, lo más probable es que vuestros hijos acaben perdiendo el interés en la asignatura. Así que no os lo penséis dos veces y lanzaos a la maravillosa aventura del aprendizaje del inglés para ir progresando juntos. Y no olvidéis que también podéis empezar un curso de inglés para seguir mejorando.

Evolucionad a la vez que vuestros hijos

Con un poco de voluntad, podéis seguir a vuestros hijos y trabajar con ellos. Aunque no vayáis a clase, podéis ayudarles con los deberes de inglés para aprender. No tenéis más que transformar vuestra debilidad en la fuerza necesaria para sacarle el máximo provecho al proceso de aprendizaje.

Si bien no tiene porque ser un impedimento en el mundo profesional, el hecho de no dominar el inglés puede ocasionar ciertos problemas a la hora de entender, por ejemplo, ciertos términos informáticos o digitales. Así, vuestros hijos os pueden brindar la oportunidad ideal para aprender.

Al principio, los estudiantes tienen que aprender listas de vocabulario y las conjugaciones de ciertos verbos (como la famosa lista de verbos irregulares que se deben saber de memoria). Con esto seguramente no os llegue para adquirir un inglés impecable, pero al menos podréis entender por fin esas palabras que os encontráis cada vez que usáis el ordenador, como “copy” o “paste”.

Animadles a que hable inglés delante de vosotros

Aunque los padres no hablen inglés, por lo general tienden a revisar lo que sus hijos han escrito. Por supuesto, este método es eficaz, pero no es el más conveniente para todo el mundo.

Si vuestros hijos son tímidos, lo más probable es que no se animen a participar en clase. En casa, sabiendo que no habláis inglés, tampoco pronunciaran ni una palabra en voz alta, con lo que se ampliará el círculo vicioso, y no conseguirán dominar la entonación necesaria que se logra con la práctica.

Para que se sientan cómodos, deben tener una actitud relajada hacia su pronunciación y no dudar en marcar demasiado la entonación. Las competencias escritas deberían servir para comprobar sus conocimientos, pero no está demás hacer que hablen.

Invertid los papeles

¿Y si invertís los papeles? Que los hijos sean los profesores y los padres los alumnos. En lugar de repetir la lección de memoria, los hijos podrán poner a prueba sus conocimientos mientras os explican las reglas gramaticales e intentan hacerlo lo mejor posible pronunciando. ¿Qué hay mejor para demostrar los conocimientos que enseñarlos?

Que ellos os enseñen lo que saben Usad la metodología « reverse learning »

Para saber explicar hay que tener unos conocimientos claros y una buena comprensión del tema. Si los hijos no consiguen explicarse bien, significa que no han asimilado los contenidos de forma adecuada. Así sabréis perfectamente si tiene que seguir trabajando en ellos o no.

No intentéis traducir todo palabra por palabra

Como ocurre con todas las lenguas vivas, el inglés tiene expresiones propias. Las palabras siguen un orden concreto en la frase y, si se traducen literalmente, perderán su sentido; y lo mismo ocurre a la inversa cuando intentamos copiar expresiones españolas en inglés.

Muchos padres quieren traducir absolutamente todo, mientras que los profesores suelen buscar la forma de hacer que los alumnos piensen directamente en inglés para que se expresen de forma más espontánea. No dudéis en consultar vuestro diccionario bilingüe, pero recordad que no es más que un apoyo: no dependáis de él.

Implicad a vuestros hijos a través de la música

En la radio de hoy en día no paran de sonar canciones en inglés. Por eso, no sería de extrañar que la canción favorita de vuestros hijos sea en inglés. Sin intentar traducirla, pedidle que os explique qué significa. Seguramente haya entendido algunas palabras o expresiones clave a lo largo de los estribillos que le habrán permitido comprender, en líneas generales, qué dice la canción. De este modo, vuestros hijos desarrollan casi de forma automática su competencia auditiva.

Si el ritmo de la canción es demasiado rápido, podéis ayudarles imprimiendo la letra (lyrics). Preguntadles qué palabras conocen y si les bastan para saber el significado de la canción.

Reuníos con su profesor de inglés

Siempre que tengáis la oportunidad, intentad concertar una cita con el profesor de vuestros hijos para explicarles la situación y pedirles consejos para trabajar mejor. Así podréis coordinaros con los docentes para sacarle el máximo provecho a la experiencia y ayudar a vuestros hijos al máximo.

Ayudarles con inglés Podéis ayudarles mucho más de lo que creéis

Es complicado conseguir que los hijos hablen en inglés en casa sin caer en el “espanglish”. Por eso es importante que, desde el primer momento, trabajen sus competencias orales de pronunciación y entonación, especialmente en aquellas palabras que pueden dar lugar a confusión.

También contáis con la posibilidad de inscribir a vuestros hijos en unas clases de apoyo. De manera extraescolar, podrá trabajar con un pequeño grupo de alumnos y un profesor como si fuesen tutorías de inglés. En clase, los alumnos trabajan con libros de texto y grabaciones o vídeos que les pueden ayudar a mejorar la entonación y la pronunciación. La mayoría de los profesores comparten la idea de que el idioma se debe adquirir a través de la escritura, la gramática, la sintaxis, la ortografía y las grabaciones para pronunciar las palabras correctamente. No obstante, existen muchas más formas de mejorar las competencias en un idioma: grabaciones de MP3, vídeos en Internet, películas, series de televisión, revistas, libros… Un sinfín de recursos que se pueden encontrar tanto en forma física como digital en Internet o tiendas.

Invertid en libros con el programa de inglés

El inglés es una lengua viva que se utiliza con mucha frecuencia. Por eso, resulta esencial que los alumnos trabajen con ella para dominarla poco a poco. Si veis que tienen problemas a la hora de expresarse o que sus notas están muy por debajo de la media, podéis comprar libros específicos adaptados a su nivel para trabajar con ellos punto por punto. Por menos de 20 euros, tenéis libros de ejercicios prácticos con soluciones que os pueden servir para ayudarles a mejorar.

Abonaos o suscribíos a una revista inglesa

En España hay revistas en inglés como Speak Up! que van dirigidas a un público amplio (adolescentes-adultos) y que os pueden servir para leer, escuchar y ver películas en inglés. Si bien la literatura anglófona es muy extensa, no resulta nada fácil leer todo un libro cuando aún no se han adquirido los conocimientos suficientes. Y, no nos engañemos, es muy incómodo leer pegados a un diccionario. El formato de las revistas mensuales es ideal para leer artículos cortos de actualidad con listas de vocabulario y expresiones útiles.

Speak Up! es una revista que llega cada mes acompañada de un CD con entrevistas y grabaciones, una película y un libro explicativo. De forma lúdica, podéis pasar ratitos libres leyendo, escuchando o viendo la película. De todos modos, siempre podréis recurrir a las páginas de internet.

Seguid cursos en línea

El éxito de vuestros hijos es un trabajao en equipo, entre ellos, los padres y los profesores. Para ayudarles de forma óptima, podéis inscribiros en algún curso de inglés antes de que empiecen a estudiarlo. Recordad que nunca es demasiado tarde para empezar a aprender.

La gran ventaja es que tendréis una base muy sólida de inglés y os habréis familiarizado también con la lengua en general, sobre todo con la entonación y la pronunciación, que suelen ser los principales obstáculos de la comprensión oral. Además, este aprendizaje os ayudará a ampliar vuestros conocimientos culturales, con lo que tendréis la excusa perfecta para realizar algún viaje en familia a Estados Unidos, Reino Unido, Australia, Canadá, Sudáfrica, La India… ¿Qué os parece la idea?

A nuestros lectores les ha gustado este artículo

¿Has encontrado la información que buscabas gracias a este artículo?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Loading...
Raquel
Traductora de inglés, francés y español. Profesora entusiasta, devoradora compulsiva de series de televisión y apasionada del mundo Disney. "Aprende a enseñar y enseñando aprenderás".