Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Cómo salir de un estado depresivo gracias al deporte

Por Coral, publicado el 25/06/2017 Blog > Deporte > Entrenamiento personal > Sanar la Depresión con un Entrenador Personal

Los estados depresivos son muy comunes entre la población y afecta dos veces más a las mujeres que a los hombres. Uno de cada diez jóvenes en España sufre o ha sufrido un episodio depresivo en el transcurso de un año.

Estas cifras son indicativas de un grave problema de salud pública. La depresión está a menudo asociada a la morbilidad y a un incremento de la mortalidad cardiovascular.

Está demostrado que el entrenamiento personal y la actividad física tienen efectos positivos sobre la salud.

Para algunos pacientes, estar acompañados por un entrenador personal es el único remedio para no sumirse en la depresión. El deporte y la salud son siempre una buena combinación.

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

Las virtudes de hacer deporte regularmente contra la depresión

Es un hecho demostrado: hacer deporte regularmente ayuda a combatir la depresión.

El deporte incide en la química del cuerpo humano, es un potente antidepresivo natural, sin nefastos efectos secundarios.

Efectos secundarios nocivos prozac. Los antidepresivos puede que ayuden al cerebro, pero destruyen el esófago y el estómago.

Una actividad física conlleva además otros aspectos positivos para la salud física y mental: después de correr, hacer yoga, fitness, body sculpt o zumba, nos sentimos cansados y relajados.

Los entrenamientos con un entrenador personal nos ayudarán a sentirnos mejor gracias a la liberación de neurotransmisores (dopamina y serotonina), presentes en cantidades ínfimas entre las personas con depresión.

Estos neurotransmisores, como la melatonina, ayudan a regular las emociones y actúan sobre la fisiología del cuerpo humano.

Entre los pacientes que sufren de depresión estacional, la melatonina (la hormona del sueño) y el organismo sufren un desequilibrio.

Existe una psicoterapia natural para atenuar la fatiga de los pacientes que sufren de una tasa de melatonina endógena demasiado elevada: colocar una fuente de luz intensa para estimular las células ganglionares de la retina.

Se trata de la luminoterapia, cuyo objetivo es reencontrar el equilibrio del sueño: los pacientes deportistas pueden utilizar este procedimientos, útil para tratar la depresión.

30 minutos de actividad física diaria pueden, en tan solo 3 a 5 días, mejorar los síntomas típicos de la depresión.

El deporte aporta innumerables beneficios físicos y emocionales:

  • Elimina los problemas de insomnio,
  • Erradica los problemas de ansiedad,
  • Se aprende a gestionar el estrés,
  • Se segregan endorfinas, hormonas necesarias para el buen humor,
  • Combate el aislamiento social (en el caso del deporte en grupo),
  • Libera los neurotransmisores,
  • Mejora el sueño por la relajación muscular.

Supone una estimulación para el cuerpo y la mente que va a permitir combatir los síntomas de la tristeza, la ansiedad, la irritabilidad, el estrés, el cansancio, la cólera y la falta de confianza en uno mismo.

Hacer estiramientos por la mañana o por la tarde por recomendación de tu entrenador, aunque sean algunos ejercicios de yoga, abdominales y flexiones, te ayudarán a sentirte mejor.

¿Qué deportes te ayudan a luchar contra la depresión y evitan la esquizofrenia o la ansiedad?

Todos -musculación, cardio training, correr, aerobic-, lo importante es moverse.

Recuperar el contacto con la gente en una asociación deportiva

La depresión es una enfermedad perniciosa y muy grave.

Lucha contra la ansiedad con el deporte. Después de un largo periodo de aislamiento social, integrar una asociación deportiva ayuda a combatir la depresión.

El sentimiento de no ser normal puede llevar a la persona a encerrarse y replegarse sobre sí misma, para no inquietar a sus allegados. Las relaciones sociales son cada vez menores y la persona que sufre de depresión termina por aislarse.

En los casos en los que la enfermedad es más grave, la aparición de ideas mórbidas aumenta el riesgo de suicidio.

Es incontestable que hacer deporte en grupo atenúa considerablemente el aislamiento social.

Cuando se practica un deporte en grupo, se comparten las emociones y la motivación, lo que incita a superarse a uno mismo.

Hay incluso clubes para personas depresivas en los que un entrenador personal, experimentado y diplomado, se ocupa de su paciente y le motiva a hacer deporte regularmente.

También puede ayudar a disminuir el malestar y el aislamiento el hecho de que una persona allegada nos acompañe al gimnasio.

El entrenamiento personal puede llenar el déficit afectivo de las personas que sufren depresión.

Es como una reinserción social después de años de prisión: la  depresión puede hacernos sentir prisioneros, hacer deporte con una o varias personas refuerza el vínculo social.

Los humanos somos animales sociales, solo nos realizamos cuando estamos interconectados con nuestros semejantes. Las relaciones sociales creadas en el gimnasio o con un entrenador personal, ayudan a combatir la depresión.

Las virtudes del entrenamiento personal contra el estrés diario

El estrés figura entre las causas más frecuentes de depresión. Los acontecimientos estresantes de la vida y los riesgos sociales pueden llevar a una depresión severa:

  • La pérdida de nuestro empleo,
  • Una situación de desempleo que perdura, con todo lo que eso conlleva: estigmatización, falta de autoestima, desvalorización, sentimiento de inutilidad social, exclusión social,
  • Las frustraciones relacionadas con los celos o las privaciones,
  • Un traumatismo vivido en la infancia (agresión sexual, problemas familiares, etc.),
  • La pérdida de un ser querido,
  • Los conflictos en casa o en el trabajo,
  • El acoso moral o sexual,
  • Sinsabores judiciales…

Los profesionales de la psicoterapia han establecido que estos factores agravan la vulnerabilidad a la enfermedad y pueden hacer que se desarrolle la depresión, incluso frente a un acontecimiento inicialmente insignificante.

Desde este punto de vista, el entrenamiento personal nos parece un buen antídoto.

¿Por qué?

Porque la práctica de una actividad deportiva regular puede limitar las consecuencias físicas de la enfermedad, que pueden ser muy graves:

  • Ingesta de alcohol, tabaco, marihuana y medicamentos no prescritos, que pueden agravar el riesgo cardiovascular,
  • Aumento del tejido adiposo, sobrepeso y obesidad,
  • Desnutrición, anorexia o desequilibrios energéticos,
  • Pérdida de interés por las cosas que nos solían agradar.

El deporte hace que segreguemos dopamina, adrenalina y endorfinas, que van a actuar sobre nuestro humor, disminuir la ansiedad o el estrés, distraernos y hacernos olvidar las ideas negativas o la tristeza.

Entrenarse: ¿una buena dosis de endorfina?

Como hemos explicado, hacer deporte libera neurotransmisores y hace que segreguemos hormonas que nos hacen estar de buen humor.

Hacer deporte para sentirse bien. Una decepción amorosa, una música triste, sumirte en tus recuerdos… es aún peor. La actividad física libera las hormonas del bienestar.

La endorfina es un neuropéptido opioide endógeno, un neurotransmisor creado por la hipófisis que actúa sobre los repetidores opiáceos, que regulan justamente la respuesta al estrés, al dolor y a las emociones.

Durante una actividad intensa -deporte, dolor, sexo- el cerebro se ve irrigado por estos neurotransmisores, que suscitan el placer y el bienestar.

Sin embargo, las personas depresivas sufren una carencia de estos mensajeros químicos del cerebro, están en cantidad insuficiente.

El entrenador personal, además de ayudar a mejorar la condición física, ayuda también a su cliente a salir de la depresión.

Porque sudar, moverse, agotarse en las máquinas, va a oxigenar el cuerpo humano y a evacuar toxinas, crear un ciclo virtuoso con virtudes terapéuticas más eficaces que los antidrepresivos, con importantes efectos secundarios.

Tener confianza en sí mismo, una vida sana y placentera: palabras clave del entrenamiento personal

La puesta en forma, es también eliminar el estrés, recuperar una vida sana, tener una alimentación equilibrada con respecto a la actividad física.

Cuidarse y hacer deporte para combatir la tristeza y la ansiedad. ¿Y si recuperar la alegría de vivir pasara por un buen plato? Una vida sana y la práctica de deporte son fundamentales para estar bien.

El deporte mejora la confianza en uno mismo y ayuda a sacar todo lo positivo, en lugar de ser negativos.

Cuando se practica una actividad física regular, somos además propensos a llevar una vida más sana, de forma casi automática:

  • Mejor alimentación (optar por carnes y pescados bajos en grasas, frutas y verduras bio, ajo, aceite de oliva y legumbres),
  • Mejor recuperación del sueño,
  • Aumento de las capacidades cognitivas,
  • Mejor motricidad,
  • Mayor movilidad…

Las hormonas del placer (dopamina, serotonina) segregadas por la actividad física permiten recuperar el placer por las actividades de la vida diaria.

Y además, andar, correr y hacer estiramientos en casa, es un placer gratuito.

 

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *