El blog al que le gustan los profes, los alumnos, las clases particulares y el intercambio de saberes

¿Cómo aprovechar al máximo las clases particulares de piano?

Por Lara el 03/06/2016 Blog > Música > Piano > Cómo Tocar el Piano en Casa
Índice

Aprender a tocar el piano con la ayuda de clases particulares es claramente la mejor solución.

Pero, a condición de que las clases se reciban en el momento oportuno.

Lo que nos lleva a formularnos la pregunta acerca del trabajo a realizar en casa, la actitud «mental» que debe adoptarse y finalmente, la elección del profesor de piano.

Trabajar de forma eficaz durante las clases de piano a domicilio

Nunca lo diremos lo suficiente: las clases de piano en sí mismas no son suficientes para aprender a tocar este instrumento. La llave del éxito reside en la práctica, en la repetición de los ejercicios, en las repeticiones de movimientos, etc. No se puede pasar por alto la dimensión «arduo trabajo» que conlleva el aprendizaje del piano.

Clases de piano con un profesor particular Clases particulares de piano

La ventaja de las clases particulares es que permiten organizar el trabajo mucho mejor y no dispersarse, en todos los sentidos. El profesor de piano dirige al alumno hacia el camino del progreso, proponiéndole ejercicios cada vez de mayor dificultad, partituras cada vez más difíciles y sobre todo, una metodología.

El profesor de piano también proporcionará al alumno un entorno de trabajo y le explicará de qué manera puede practicar en casa.

Como en muchas cosas, la calidad cuenta tanto como la cantidad. No necesariamente se progresa al trabajar mucho. Más vale treinta minutos de trabajo intenso, que una hora de trabajo sin entusiasmo.

Toda progresión supone un esfuerzo, un trabajo. Cuando, por ejemplo, se toca por trigésima vez un fragmento que se domina a la perfección, no se progresa. Un consejo: si «encuentras dificultades», ¡es buena señal!

Para que el profesor de piano te ayude a trabajar de forma eficaz en tu casa, una buena idea sería pedirle un programa de trabajo a realizar.

Pide a tu profesor de piano un programa de trabajo

No progresarás si no practicas en casa. Pero al mismo tiempo, cómo saber lo que hay trabajar si tu profesor no te explica de forma clara y precisa la manera de hacerlo. Por esta razón, es muy aconsejable pedir al profesor de piano un planning de trabajo, claro y preciso. Olvídate de parar para picar algo  durante 5-10 minutos en cada hora de clase particular. Tener un programa claro permite saber hacia dónde se va, seguir una práctica pensada previamente. El planning también es una herramienta de motivación muy eficaz. Gracias al planning, tendrás objetivos que alcanzar. Como por ejemplo: trabajar un cierto ejercicio durante una hora el martes, leer una cierta partitura el jueves, etc. El planning es una herramienta que juega un gran papel en el plano psicológico.

Realmente hay que pensar en términos de objetivos. Es la llave del éxito. Practicar por practicar no es suficiente. Incluso si la práctica en tu casa es el centro del aprendizaje, una práctica que no está guiada por objetivos y desafíos tendrá la tendencia a estancarse. Por ejemplo, cuando se trabaja un fragmento de piano sin tener un objetivo concreto (tocar un fragmento de forma correcta), se tarda más tiempo en dominarlo.

¿Cuánto tiempo hay que trabajar durante las clases de piano al día, a la semana?

Piano y motivación Siéntete motivado cuando toques el piano

Hemos mencionado, en parte, esta pregunta anteriormente: más vale trabajar intensamente durante treinta minutos, que una hora de forma relajada. En cualquier caso, para poder concentrarse y relajarse, es indispensable organizar las sesiones de trabajo de al menos treinta minutos. Treinta minutos es la duración mínima para tener tiempo de asimilar lo que se trabaja con el piano, ya sean ejercicios o una partitura.

Después, la pregunta sigue estando ahí: ¿hay que tocar treinta minutos o una hora cada día, cada dos días, cada tres días? Esta pregunta no tiene una respuesta definitiva: depende de tus objetivos. Está claro que cuanto más trabajes, progresarás de forma más rápida. Pero cuidado: trabajar demasiado puede hacer que pierdas el gusto por tocar el piano, lo que puede tener un efecto contraproducente.

Comunica a tu profesor tu objetivo a alcanzar en términos de progresión. En función de este objetivo, él podrá aconsejarte acerca del número de clases necesarias a la semana. Como regla general, se considera, que hay que trabajar al menos dos veces por semana para hacer progresos. Si trabajas una hora todos los días, es perfecto. A condición (ver más arriba) de que se trabaje bien, por supuesto. Pero, no olvides que lo que cuenta ante todo, es la regularidad.

Adopta un buen estado de ánimo para progresar

El órgano más utilizado en el aprendizaje del piano y en las prácticas, es el cerebro, más que las manos. Es, hablando de esto, lo que convierte al aprendizaje del piano en agotador y en desalentador para algunos, ya que pone en acción tanto las facultades intelectuales como las físicas.

Cuanto más se utilice el cerebro, más importante es la productividad de la práctica: repetir ejercicios durante horas en modo piloto automático te hará progresar de forma más lenta que si te concentras en lo que estás haciendo. En el ámbito del aprendizaje del piano, un trabajo de calidad, es un trabajo intenso. Tocar sin pensar también es una trampa en la mediada en que te arriesgas a adoptar malas costumbres.

Tu cerebro debe estar constantemente despierto y en alerta mientras trabajas los ejercicios o las partituras. Más en concreto, hay que:

  • Concentrarse en los problemas que encuentras durante la práctica y estudiar las soluciones para resolverlos. Practicar piano, es un trabajo de observación y de solucionar dificultades (técnicas por ejemplo).
  • No centrarse únicamente en las manos: también tienes que concentrarte en los sonidos producidos por tus manos, es decir, tienes que escucharte tocar. La escucha permite detectar las notas discordantes, las notas sostenidas durante demasiado tiempo o no lo demasiado, los errores de ritmo, etc.
  • Estar constantemente concentrado: la concentración es la clave para alcanzar un trabajo eficaz. Para las prácticas y los ejercicios de piano, escoge los momentos del día en los que tu capacidad de concentración sea mayor (incluso si en la vida real es difícil por el colegio o la vida profesional).
  • No ponerse nervioso, estar tranquilo. El nerviosismo no es el estado propicio para el aprendizaje del piano.
  • Estar motivado: cuando trabajas los ejercicios o las partituras de tus clases particulares, puede ser que encuentres momentos de cansancio o de desanimo. Hay que mantenerse firme, esto es más fácil cuando se han fijado previamente unos objetivos en las clases de piano (ver más arriba).

Encuentra a un buen profe de piano

Nunca se recordará lo suficiente la importancia de encontrar a un buen profesor de piano, es decir, el que sea capaz de hacerte progresar. Este aspecto es esencial, ya que muchos alumnos de piano deciden abandonar porque no se entienden con su profesor particular. La cuestión de saber cómo aprovechar al máximo las clases particulares de piano, al final, es algo secundario.

Si has encontrado a tu profesor ideal (no ideal en sí mismo, sino el ideal para ti), este último te guiará y te explicará cómo trabajar, cómo organizar tus sesiones de práctica, a qué ritmo trabajar y qué estado de ánimo adoptar.

El profesor de piano también está para responder a las preguntas de su alumno, a sus dudas, a su falta de motivación, etc.

Te explicará cómo tocar bien el piano en cualquier circunstancia.

Escoge al mejor profe de piano para ti Haz progresos con un buen profesor de piano

Finalmente, ¡no deberías necesitar este artículo si ya tienes un buen profesor de piano!

Es solo una broma. Un buen profesor de piano es un profesor que imparte buenas clases y que explica cómo trabajarlas para poder progresar.

Dos últimos consejos para aprovechar bien las clases de piano

Para que puedas obtener el mejor beneficio de las clases particulares dadas por tu profesor de piano, ten presente dos aspectos:

En primer lugar, la perfección no es humana. Incluso los grandes intérpretes de piano tocan notas discordantes. No busques alcanzar la perfección en los ejercicios y en las partituras durante tus clases particulares (salvo que se traten de ejercicios o de fragmentos muy muy simples). El objetivo es el de tender hacia la perfección, pero todo ello teniendo presente que no somos robots y que la perfección es un ideal inaccesible. Al igual que el filósofo no es sabio, sino que tiende hacia la sabiduría.

En segundo lugar, la sensibilidad musical.

Para progresar tocando el piano, la incorporación y el desarrollo de la sensibilidad musical son esenciales. Se podría incluso decir que es principal en la medida en que actúa de alguna manera como puente entre el aspecto físico y el intelectual en el aprendizaje de piano. La sensibilidad se refiere tanto al cuerpo como a la mente. Es la sensibilidad musical la que debe guiar tu trabajo.

Para lograr tocar un fragmento, este fragmento te debe emocionar.

Percibirás que no se puede distinguir tan fácilmente el lado artístico del lado técnico (como en las competiciones de patinaje artístico). La sensibilidad musical es el motor del desarrollo de la técnica y por lo tanto, la prueba de un buen aprovechamiento de las clases particulares.

 

 

 

A nuestros lectores les ha gustado este artículo

¿Has encontrado la información que buscabas gracias a este artículo?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 2 votos)
Loading...
Lara
Traductora y profesora de idiomas. Me encanta viajar, leer y conocer lugares y personas que aporten cosas nuevas y positivas a mi vida.