Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir
336

¿Cómo enseñar matemáticas a una persona con dislexia? 

Por Eva, publicado el 15/03/2016 Blog > Apoyo escolar > Mates > Consejos para Enseñar Matemáticas a un Disléxico

Aprender matemáticas no es algo fácil. Si das clases particulares matematicas, sabrás sin duda que enseñarlas es una tarea que requiere mucho rigor, concentración, organización y empatía con el fin de ponerse en el lugar del alumno y proporcionarle lo que él necesita para subsanar sus lagunas.

Las mates frente a las dificultades de lectura y de escritura

Sea cual sea la dificultad del alumno, lo que importa es que este último se sienta cómodo en matemáticas, pero también en las otras disciplinas. En esta ocasión, es lo que va a acondicionar su interés por las mates.

La dislexia es una dificultad de aprendizaje de la lectura pero también de la escritura. Esta deficiencia va a afectar a los otros aspectos de la vida del alumno, como su capacidad de memoria, su concentración o aún más, su sentido de la organización.

Para asegurarse de enseñar bien las mates a una persona disléxica – ya sea un niño, un adolescente o un adulto – tienes que utilizar métodos de aprendizaje que incluyan  un enfoque multisensorial.

Aprender matemáticas cuando se es disléxico ¿Cómo hacer frente a sus dificultades?

Esto va a ayudarles a desarrollar una verdadera consciencia de ellos mismos, así como a impulsar sus facultades cognitivas.

El enfoque multisensorial

Este enfoque implica la utilización de varios de nuestros sentidos como la vista, el oído, el tacto y el movimiento.

¿Cómo hacerlo exactamente?

Un aprendizaje visual y sensorial

Para enseñar mates, es necesario que el aprendizaje sea lo más visual y sensorial posible.

Utiliza tarjetas en las cuales escribas una fórmula o un concepto en particular. Ilústralas, si es posible, con el fin de implicar a las capacidades motrices y auditivas.

Integra actividades lúdicas en el tiempo de aprendizaje: efectivamente, la capacidad de concentración es más reducida que en el caso de otro alumno, esto le va a ayudar a implicarse más en el proceso de aprendizaje.

Desde el punto de vista del alumno, este tipo de actividades le interesan más, son más gratificantes para él, tendrá un sentimiento de realización y ya no tendrá miedo a las mates.

Utiliza toda la gama de colores de manera intencionada: los índices visuales ayudan a las personas disléxicas a comprender lo que está escrito en una hoja de papel.

Mates y dislexia ¡Ayúdate con soportes visuales!

El color se puede utilizar para escribir sobre un soporte como la pizarra, los números decimales se pueden escribir en un cierto color, mientras que la nota del alumno será de otro color (escoge otra opción al rojo, el cual conlleva una connotación universalmente negativa).

El empleo del tiempo

Las personas disléxicas tienen dificultades con la noción del tiempo por eso no pueden concentrarse durante mucho rato.

Se pueden distraer fácilmente por un elemento externo y si tienen que escuchar un largo sermón, un discurso o seguir un vídeo que dura más de 10 ó 15 minutos, su facultad de concentración cae rápidamente.

No hay que olvidar que los disléxicos también tienen problemas de memoria a corto plazo, lo que va a convertir el tomar apuntes y la comprensión de simples instrucciones en algo díficil.

¿Cómo enseñar mates en estas condiciones?

Tómate tu tiempo y no te precipites por terminar la lección: deja tiempo a tu alumno para que copie lo que has escrito en la pizarra.

Es importante asegurarse de que el alumno ha asimilado bien las explicaciones antes de pasar al siguiente tema.

Repite las instrucciones tantas veces como él lo necesite, acompaña tus frases con palabras-clave que hayas repetido varias veces para que el alumno las entienda, las integre en su vocabulario y en sus clases de matematicas.

 Trabajar la concentración y la motivación

Haz pausas frecuentemente: la concentración, pero también el simple hecho de permanecer todo el tiempo sentado, es algo díficil para los disléxicos.

Necesitan moverse, alternar las actividades, por lo tanto, no dudes en pasar de una actividad a otra y de volver a la actividad de aprendizaje después.

Además, la dislexia solo es un freno en el aprendizaje. Una vez domine sus dificultades, el alumno puede progresar en mates muy rápidamente.

Cómo enseñar mates a una persona disléxica ¡Nada es imposible!

El alumno tiene que ser consciente de su margen de maniobra.

Contar con los apoyos adecuados

Las personas disléxicas tienen problemas de memoria, sobre todo a corto plazo, es por lo que se recomienda darles información (con soportes visuales, a ser posible) que resuma las clases, los temas o el concepto sobre el cual trabajas.

Utiliza referencias visuales como los asteriscos, las viñetas o los números para llamar la atención sobre las informaciones evidentes. 

Trabajar en la organización y en la estructura

Para enseñar mates a una persona con dislexia, tienes que ayudarla con su organización y en la manera de estructurar sus clases particulares de matematicas y su forma de pensar.

Tendrás que crear  durante las clases lo que se llama modelos de organización y será necesario animar al alumno a que los lleve a la práctica en su casa, en su vida diaria.

  • Utiliza carpetas de cartón para diferenciar las clases y los temas, esto permitirá encontrar más rápidamente lo que se busca. En este punto, establece un código de colores para cada carpeta.
  • Respeta el programa diario: el disléxico tiene problemas para planificarse a corto y medio plazo, por lo que es preferible establecer un programa diario para que sepa lo que le espera. Cuelga el programa en la pared de su habitación si eres un profesor particular o en la clase para que pueda consultarlo los más regularmente posible.
  • Finalmente, considera la idea de que el alumno utilice un cuaderno de ejercicios o si no, una agenda, y hazle escribir los ejercicios diarios en su cuaderno.

Plantear otros recursos

Cuanto más multipliques los soportes y recursos, más cosas conseguirás hacer aprender a tu alumno con dislexia.

Si es posible, intenta animar la tutoría con otros profesores: tan bueno para el alumno como para ti, es una oportunidad de tener apoyo extra.

El alumno también tiene que poder compartir lo que vive, lo que aprende con otros alumnos.

Sobre todo, no hay que dudar en llamar a un especialista para que el alumno se sienta integrado con sus compañeros de todos los días.

mates y dislexia ¡La tecnología digital puede ayudarte!

También, numerosas herramientas tecnológicas son apropiadas para la enseñanza de una materia como las mates: juegos, tratamiento de textos, softwares de control de la voz, o incluso grabaciones digitales de voz.

La vieja escuela también es una solución. Existen muchos libros para progresar en mates. 

Trucos para enseñar mates a un alumno con dislexia

  • No propongas al alumno disléxico que copie las palabras como método de memorización.
  • En cada comienzo de clase, recuérdale lo que ha hecho y lo que ha visto en la clase anterior.
  • Divide todas tus instrucciones: preséntalas bajo forma de secuencias y no bajo forma de largas instrucciones. Deja siempre un rastro visual de diferentes tareas que hay que llevar a cabo.

Utiliza los colores para todo lo que inicies, el color ayuda a la memorización: propón el subrayar las palabras-clave, escribirlas en negrita, con el fin de resaltar lo importante de las clases de matematicas.

  • Vuelve de forma frecuente sobre los conceptos aprendidos los días anteriores para consolidarlos.
  • Distribuye los deberes: en lugar de que el alumno aprenda 3 teoremas en 15 días, fracciona este aprendizaje haciéndole aprender solo uno por semana y comprueba que lo haya aprendido correctamente.

Para ayudar a un disléxico a que aprenda mates, ayúdale a memorizar los elementos esenciales, dale la oportunidad de representar los acontecimientos principales a través de esquemas, de gráficos o de dibujos. Es necesario, poco a poco y con el aprendizaje, que el alumno realice sus propios apuntes, para que obtenga una verdadera ayuda para la memoria.

  • Al final de cada clase, anota los puntos esenciales de una manera simple en forma de palabras-claves o en la pizarra. El objetivo es el de extraer lo importante de la clase en algunos conceptos fácilmente localizables.

Lo vemos, enseñar mates a un alumno disléxico, sea cual sea su edad, no es tarea fácil, es por lo que la ayuda y la colaboración de un profesional pueden resultar muy útiles.

El profesor no invierte el mismo tiempo con un niño disléxico que con otro alumno, pero es con esta total  dedicación con la que se puede ayudar a hacer progresar a un alumno con dislexia.

Es muy importante, además de las competencias relacionadas con la enseñanza de las matemáticas, ver recursos y cualidades humanas: no te impacientes si el niño habla demasiado rápido puesto que el niño disléxico comprende de una forma más visual que los niños que no son disléxicos, es por lo que piensa más rápido y sus palabras se precipitan.

Cuanto más ayudes visualmente a un alumno con dislexia, más oportunidades tendrá de entender y  de retener: deja que utilice papel milimetrado o papel con líneas para escribir para que resuelva los problemas. Sobre todo, el papel con líneas para escribir le sirve para seguir un problema de manera horizontal o vertical, según el tipo de problema a resolver.

¿Por qué no optar por escribir en negro sobre papel de color como una hoja amarilla? Para el alumno, es más fácil comprender y leer de esta manera. 

Último consejo: vocalizar y mostrar empatía

Por último, no olvides nunca mostrar empatía, tolerancia y paciencia: vocaliza de forma clara, da ejemplos concretos para cada explicación, motiva siempre al alumno en lo que hace y anímale.

Intenta enseñarle técnicas para autocorregirse.

Pero, evita utilizar conceptos y palabras demasiado complicados y un lenguaje abstracto, ya que el alumno disléxico necesita representaciones concretas, reales.

No existen soluciones hechas para ayudar a las personas disléxicas, sin embargo, un poco de práctica ayuda a entenderlas y a hacerlas salir de su bloqueo.

A partir del momento en el que las clases particulares matematicas se desglosan, se estudian paso a paso y se toma tiempo para hacer entender al alumno, es posible llegar a resultados concluyentes con un alumno disléxico de la misma manera que con un alumno que no lo es.

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 4,11 sobre 5 entre 9 votos)
Loading...

Dejar un comentario

avatar
Sort by:   newest | oldest | most voted
Ronda
Invitado

Me ha ido fatal con psicólogos y estupendamente con profesores particulares, y con compañeras de clase, ponerme con psicólogos para estos cuadernos, primero que me quita tiempo para estudiar lo que tengo que estudiar y he suspendido. De nada me ha servido

garcia esques
Invitado

muy interesante, gracias

wpDiscuz