Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Ser profesor particular es aprender mientras preparamos las clases particulares

Por Eva, publicado el 27/04/2016 Blog > Clases particulares > Dar clases particulares > Aprender y Enseñar: ¿Cuál Es la Diferencia?

Aprender y enseñar nunca han estado tan cerca. Todo profesor sabe que cuando da clases está aprendiendo al mismo tiempo. Preparar una clase particular, darle forma, detectar las dificultades, fomentar el progreso, buscar información para encontrar ejemplos, imaginar métodos para evaluar, son elementos que forman parte de la labor de un profesor, ¿no es así?

Pues bien, esta gimnasia intelectual se ha vuelto más fácil gracias al poder del mundo digital, que ha hecho que las tareas sean más asequibles y nos ha facilitado mucho el trabajo.

El profesor particular también aprende mientras comparte sus conocimientos

Si preparar una clase nos es beneficioso, compartirla también es un vector de aprendizaje. Hablar delante de un grupo, de una asamblea, imponerse, preguntar y escuchar el ruido de fondo que solemos encontrar en cualquier clase constituye un aprendizaje muy útil en nuestra sociedad plagada de comunicación.

Este hecho puede hacernos cambiar nuestras costumbres, y realmente hay que hacerlo porque ahora lo tenemos muy fácil gracias a las nuevas tecnologías, ¡pero también porque no nos queda más remedio!

La época de los conocimientos estables y acumulativos ya pasó de moda. El conocimiento se enriquece, se une a otros saberes, se vuelve más complejo. Tenemos que « resetearnos » para poder enseñarnos a nosotros mismos y aprender para los demás.

En efecto, las clases particulares son, antes de nada, una historia de intercambios.

Enseñarse a sí mismo y aprender para los demás

Enseñarse a sí mismo, muy bien, pero ¿por qué aprender teniendo en cuenta a los demás?

Cómo ha cambiado la educación Un profesor particular ha de saber invertir los papeles

Hay que hacerlo por los demás porque el conocimiento del pasado, que era una clasificación individual, se ha vuelto colectivo. El conocimiento es un vínculo, una manera de habitar el mundo y no sólo una herramienta para actuar sobre el mismo. Por su naturaleza cambiante, fluida, intercambiable, el conocimiento se ha convertido en un vínculo social. En la actualidad, aprender exclusivamente para uno mismo cuando millones de datos circulan por internet nos hace correr el riesgo de convertirnos en un experto en algo que nadie entenderá. Es el caso de una multitud de investigadores que se han visto encerrados en conocimientos solo entendidos por ellos mismos y cuyos artículos solo serán leídos por unas pocas personas. Se han visto apartados de los demás en su « micro » disciplina.

Esta nueva coyuntura nos obliga a interesarnos por los demás y por las características del conocimiento en la actualidad, y no solo por sus efectos de clasificación social. Aprender para los demás es evitar encerrarnos en certezas y convencer a la gente de su exactitud. Aprender para los demás es poner al servicio de la sociedad en la cual vivimos lo que acabamos de aprender.

Los profesores particulares deben pensar en cambiar su papel

Aprender y enseñar han llegado a ser sinónimos.

Dominar los contenidos sigue siendo esencial, pero insuficiente para adaptarse, pues cada nuevo dato deja otros obsoletos, es decir, los nuevos conocimientos no tienen ni tiempo para establecerse antes de que otros los superen.

Todo esto obliga a los profesores a replantearse el papel que tienen si quieren desarrollar más autonomía frente al conocimiento.

Hoy en día, enseñar es promover el “conocimiento colaborativo”

Aquí dejamos algunos consejos para ayudaros a pasar de un mundo en el cual se distribuye conocimiento a otro en el que los conocimientos se construyen entre todos:

  • Crear mapas conceptuales para orientarse mejor en el océano de datos.
  • Favorecer la motivación invirtiendo en la relación con los demás.
  • Facilitar la adquisición de recursos cognitivos para aprender.
  • Apoyar los proyectos.
  • Orientar hacia recursos fiables.
  • Indicar cómo aprender de dichos recursos.
  • Variar el asesoramiento según el tipo de público.
  • Por supuesto, también dar clases particulares.
  • Asumir el papel del que comparte conocimiento y no solo del que imparte una clase y se va a casa.
  • Tomar en consideración el contexto para adaptar su programa.
  • Promover el aprendizaje cooperativo.

 

Aprender entre todos Promover el conocimiento colaborativo

Esta perspectiva nos hace pasar de un mundo individualista, donde “el alumno, actor de su formación” está en el centro del discurso, a otro donde “el conocimiento cooperativo” constituye la base de la comunidad.

Las clases particulares del futuro integraran las tecnologías para canalizar el conocimiento y su transmisión.

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Loading...

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz