Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Consejos para aprender a tocar la guitarra

Por Marisol, publicado el 12/07/2016 Blog > Música > Guitarra > Cómo Iniciarse en la Guitarra

La guitarra es sin duda uno de los instrumentos musicales que más fascina y atrae a la mayoría de los amantes de la música.

A priori, parece fácil aprender a tocarla: aprendiendo 5 o 6 acordes, ya puedes componer tus propias canciones o tocar algunas melodías y riffs conocidos. Seguro que tienes muchas ganas de tocar los solos de tu grupo favorito, para impresionar a tu novia o simplemente para disfrutar.

Si nunca has tocado la guitarra y no sabes por dónde empezar, tienes varias opciones: tomar clases particulares con un profesor, aprender por tu cuenta con un manual, un método o un DVD o incluso aprender de tus amigos que te enseñarán algunos conceptos básicos.

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

Querer tocar la guitarra es la única motivación para aprender

Aprender guitarra Lo más importante es que disfrutes tocando la guitarra.

Antes de aprender a tocar la guitarra, es esencial tener un buen estado de ánimo: no solo hay que tener voluntad de tocar, también hay que estar dispuesto a aprender, porque la guitarra, como cualquier instrumento musical, requiere horas de aprendizaje con sus altibajos y sus momentos tanto de alegría como de dificultad.

Sin embargo, lo importante es que disfrutes: si no disfrutas tocando, no hay razón para seguir aprendiendo a tocar la guitarra. No hay nada como entusiasmarse, apasionarse e invertir en este aprendizaje, para superarte a ti mismo y tocar piezas de antología.

¿Por qué quieres aprender a tocar la guitarra?

Es la primera pregunta que tienes que responder antes de aprender a tocar la guitarra: antes de tomar clases de música o ver tutoriales y vídeos en Internet, hazte esta pregunta para ahorrarte tiempo: ¿por qué quieres tocar la guitarra?

  • ¿Es para tocar piezas de Bach con una guitarra clásica?
  • ¿Quieres aprender a tocar acordes y cantar a la vez?
  • ¿Te gustaría aprender a tocar los solos alucinantes de tu grupo favorito (por ejemplo, Slash)?
  • ¿Convertirte en un virtuoso y hacer tapping a toda velocidad como Satriani?
  • ¿Tocar canciones famosas para amenizar las fiestas con sus amigos?

Tras responder a estas preguntas, sabrás el estilo de música que quieres practicar. Según tus gustos y afinidades, elegirás el rockabilly, el grunge rock, el punk, o puede que el blues tradicional, el rock blues, el blues eléctrico, el jazz gitano, el pop, el country, el reggae, el jazz libre, etc.

Una vez que respondas a esta primera cuestión esencial, ya podrás pasar a aprender a tocar la guitarra.

Algunas preguntas más antes de empezar a aprender

¿Cómo elijo mi primera guitarra?

A la hora de comprar una guitarra, tienes tres opciones principalmente: la guitarra clásica, la guitarra acústica y la guitarra eléctrica (hay otras guitarras, pero solo vamos a considerar estas tres).

La guitarra clásica es una guitarra acústica con cuerdas de nailon que gustan mucho a los principiantes, porque hacen menos daño en los dedos. La otra ventaja de la guitarra clásica es que se puede transportar a cualquier lugar, porque no necesita ninguna conexión eléctrica. Una guitarra como la Yamaha C40 A es ideal para principiantes.

La guitarra acústica se parece a la clásica, pero puede tener cuerdas de metal. Con ella se pueden tocar diferentes estilos de música: rock, folk, country, jazz o pop. ¿Por qué no pruebas el modelo Cort Earth Acoustic?

Por último, está la guitarra eléctrica, que hay que conectarla a un amplificador para tocarla. Tiene cuerdas de metal y se utiliza en todos los estilos de música y en especial en los estilos puramente eléctricos, como el metal o hard rock. La Ibanez GRG 170M es perfecta para principiantes.

¿Cómo compro mi primera guitarra?

Lo ideal a la hora de comprar tu primera guitarra es ir a una tienda de música y probarlas. Si no sabes tocar nada todavía, pídele al vendedor que toque algunos acordes para escuchar cómo suenan las diferentes guitarras. Es una excelente oportunidad para empezar a ejercitar tu oído de guitarrista y hacerte una idea de tus preferencias.

También hay grandes oportunidades en Internet de guitarras más baratas, pero no podrás contar con el asesoramiento de un profesional.

En cuanto al precio, no hace falta gastarse una fortuna en tu primera guitarra. Tus gustos y tu nivel cambiarán con el paso del tiempo y con la práctica. Para empezar, te apañarás bien con una guitarra de 100 a 200 euros.

Tampoco compres la guitarra más barata, ya que no será de buena calidad; una guitarra en 50 euros es más un juguete que un instrumento real.

Ya estás listo para empezar con el aprendizaje: ¿mejor tomar clases con un profesor o no?

Hoy en día, gracias a Internet, hay vídeos, tutoriales y libros electrónicos que enseñan cómo iniciarse en la guitarra. Siempre es posible aprender sin profesor, pero se corre el riesgo de adoptar malos hábitos y de no saber corregirlos.

También te tienes que hacer la siguiente pregunta: ¿quieres simplemente tocar la guitarra vez en cuando con tus amigos o realmente quieres aprender a dominar al máximo este maravilloso instrumento?

Al elegir uno de estos dos enfoques, podrás optar más por un tipo de aprendizaje que por otro.

  • Si lo que quieres es tocar la guitarra por diversión, el aprendizaje será más sencillo: aprenderás algunos conceptos básicos para colocar los dedos en el mástil, cómo tocar con la púa o con los dedos y los principales acordes mayores y menores y, a partir de ahí, serás libre para tocar como más te guste.
  • Si quieres aprender y dominar de verdad la guitarra, el aprendizaje requiere más rigor, más disciplina. Por lo general, con un profesor, podrás profundizar en el aprendizaje del instrumento, recibirás consejos sobre la técnica (posición de las manos y de la espalda, correcciones sobre el ritmo, etc.). Tendrás un seguimiento personalizado de un profesional que supervisará tu progreso.

Sea cual sea tu elección, ten en cuenta que no aprenderás de un día para otro, sino que tendrás que trabajar y esforzarte. Y según tu personalidad, tus gustos y tus ganas de progresar con la guitarra, tendrás que elegir un método de enseñanza u otro.

Aprender a tocar la guitarra sin profesor

La vía autodidacta

Muchos artistas lo han sido (Eric Clapton, Slash, Hendrix o Joe Perry), pero ten en cuenta que, en aquel momento, los materiales educativos y la enseñanza estaban mucho menos desarrollados que en la actualidad y no existían muchas academias en las que se enseñara guitarra.

Sin embargo, con autodidacta no nos referimos a aprender solo. La mayoría de los músicos mencionados anteriormente aprendieron junto a otros músicos. Incorporándose a un grupo de música y tocando con músicos más experimentados, se sumergieron en el mundo de la guitarra: observaron, escucharon y compartieron sus experiencias y esto enriqueció en gran medida su conocimiento de la guitarra y, por tanto, mejoraron su práctica. Tocando en grupo, formaron su oído musical para corregir sus errores.

Es una gran oportunidad para perder el miedo a tocar frente a los demás y aprender.

Aprender a tocar con un método de guitarra

Hoy en día, si decides aprender de manera autodidacta, hay métodos que te ayudarán a progresar; aprender a tocar la guitarra será mucho más sencillo con los cursos en línea, los audios o los vídeos que hay disponibles. Sea cual sea tu nivel (básico, intermedio o avanzado), seguro que encuentras un curso de guitarra perfecto para ti.

Esta forma de aprender a tocar la guitarra tiene un inconveniente bastante importante: requiere que tengas mucha disciplina y voluntad. Si no eres incapaz de elegir el método que más te convenga, de planificar el tiempo para practicar y organizarte, tarde o temprano acabarás abandonando.

Ser capaz de tener autodisciplina depende de ti; si no lo logras, lo mejor es evitar esta opción para no fracasar. Aprender sin profesor implica emplear más tiempo y más trabajo que si tuvieras a alguien que te corrigiera para obtener el mismo resultado.

El principal riesgo es abandonar durante el aprendizaje

Uno de los primeros peligros cuando se aprende de forma autodidacta es la desmotivación, ya que no tienes a nadie que te anime, que te apoye o que te diga: «venga, concéntrate, es normal, es parte del aprendizaje».

Aprender guitarra No tires la toalla en el aprendizaje de la guitarra.

No se trata de ahorrar tiempo para aprender más rápido: el aprendizaje de un instrumento musical puede llevar toda una vida, ya lo dicen los maestros de la guitarra.

Lo importante es fijarte un horario y seguirlo con regularidad: no hace falta tocar una hora todos los días porque te cansarás a medio plazo, pero tocando de 15 a 30 minutos al día (o cada dos días), a una hora fija, ya harás bastantes progresos.

Por último, aprender a tocar la guitarra implica tener destreza tanto en la práctica como en la teoría. Aunque se puede evitar la teoría al principio (notas, solfeo, lectura de acordes, lectura de tablaturas), inevitablemente llega un momento en el que tienes que aprenderla.

Algunos consejos para aprender por tu cuenta a tocar la guitarra

Aprender a tocar la guitarra sin tomar clases particulares es posible, pero los principiantes suelen abandonar debido a la falta de confianza en sí mismos, la falta de tiempo y disponibilidad, la falta de convicción o de motivación o porque les duelen los dedos por practicar.

Aprender guitarra ¿Cómo puedes aprender a tocar la guitarra por tu cuenta?

Para aprender a tocar la guitarra, sobre todo cuando uno quiere hacerlo todo por su cuenta, solo hay un camino: practicar y practicar.

  1. En Internet, hay de todo: lo peor y lo mejor.

Empieza por buscar las diferentes páginas educativas en línea; hay muchas que ofrecen cursos de guitarra. Serán un excelente complemento para tu práctica.

En estos sitios también podrás encontrar respuestas a tus preguntas, ya que normalmente cuentan con un foro de discusión.

  1. Si quieres copiar el estilo de tu guitarra favorito, aprende a identificar tu nivel

Si tras varias semanas, llegas a tener el nivel de tu guitarrista favorito, o bien tienes un don o bien tienes que plantearte seguir a un músico más competente.

  1. Explora el propio instrumento

Aprende los nombres y las funciones de las partes que conforman tu guitarra, descubre cómo estas partes interactúan entre sí, descubre cómo funciona tu guitarra.

Cuanto más sepas acerca del instrumento, mejor lo dominarás.

  1. Cuando decidas aprender a tocar un acorde, intenta hacerlo de todas las maneras posibles

Mediante la realización de estos ejercicios para tocar el mismo acorde de diferentes maneras, ganarás velocidad y agilidad en los dedos.

  1. Practica al menos 30 minutos al día y, si es posible, 4 o 5 días a la semana

Para progresar y de forma continua, el cerebro debe crear automatismos. Así, desarrollarás tu oído y tu concentración y mejorarás tu técnica, la coordinación de la mano izquierda con la mano derecha y la memorización de los músculos de la mano izquierda.

No hace falta tocar de verdad cada acorde: intenta practicarlos en silencio y prueba nuevas posiciones de las manos, por ejemplo, cuando estés viendo la tele.

Como la memorización de la mano derecha es más difícil que la de la mano izquierda (si eres diestro), es recomendable trabajar las dos manos con regularidad.

Cuando no estés concentrado en las manos (el ejemplo de la tele es perfecto para esto), estás más relajado, menos tenso.

Una vez que tengas claro cómo se colocan los dedos para tocar un acorde, colócalos en el mástil para ver si la posición es correcta.

Con el tiempo, cada vez mirarás menos la mano izquierda y ganarás confianza.

  1. Fortalecer los músculos de la mano izquierda si eres diestro o de la derecha si eres zurdo.

Para ello, estruja una pelota de tenis o un objeto parecido durante 5 minutos.

Realizando este ejercicio todos los días, podrás fortalecer el antebrazo y todos los músculos que componen la mano.

¡Y adiós calambres!

  1. Aprender a aceptar la frustración

Aprender guitarra Hay que aceptar la frustración mientras practicas con la guitarra.

Al igual que con cualquier tipo de aprendizaje, tendrás momentos buenos y malos, momentos de alegría por encadenar acordes correctamente y por producir sonidos agradables, y momentos de rabia por estancarte, en los que tienes la impresión de que ya no sabes hacer nada. A menos que ya sepas tocar perfectamente la guitarra, tienes que saber que, como hemos dicho, convertirse en un gran guitarrista no se consigue de un día para otro.

Pase lo que pase, sigue practicando y no te desamines. Con la guitarra pasa lo mismo, hay que practicar una y otra vez para llegar tener un nivel interesante.

Si te gusta la exactitud y la calidad, tendrás que practicar cada día de forma regular.

No dudes en explorar los diferentes aspectos del instrumento, como la tonalidad, la velocidad, la sutileza, la precisión, los acordes, etc.

Poco a poco, perfeccionarás el dominio de la guitarra.

  1. Toma ejemplo de piezas que sueles escuchar, ponlas de fondo e intenta tocar las partes instrumentales.

Esta es una de las mejores prácticas para disfrutar tocando la guitarra.

Para los que no saben leer música y no conocen el solfeo, aprender a leer tablaturas es una técnica que te será de gran ayuda.

  1. Desarrolla tu oído e intenta reconocer las notas falsas o que no suenan bien

Lleva algo de tiempo, pero cuando domines la guitarra, poco a poco irás mejorando tu oído. Aprende a identificar tus errores y a detectar las notas falsas o cuando no tocas con el ritmo adecuado. No dudes en grabarte o pedir consejo a otros músicos.

  1. Si tienes un amigo que es un músico, queda con él a menudo para tocar juntos

Si es mejor que tú, aprenderás mucho tocando con él, tanto en la técnica como en la comprensión de la música. Obsérvale tocando, escúchale y hazle preguntas. Intenta imitarlo y adoptar sus gestos y pídele que te corrija si es necesario.

  1. Si tienes un programa de edición de audio, selecciona algunos pasajes de tus canciones favoritas para trabajar solamente con estos pasajes.

Con programas como Audacity (el más conocido) o GarageBand, tendrás los mejores secuenciadores gratuitos para grabarte tocando y además permiten la creación y edición musical. Son como estudios de grabación multipista.

  1. ¿Por qué no silbas o cantas mientras tocas?

Así desarrollarás tu musicalidad, tu sentido del ritmo y tu oído.

Toca las melodías que has aprendido e intenta hacerlo con la misma tonalidad y el mismo ritmo. No dudes en usar un metrónomo para calibrar cómo tocas.

Aprender a tocar la guitarra por tu cuenta: cursos en línea

Gracias a las numerosas opciones disponibles en Internet, podrás iniciarte en la guitarra, e incluso perfeccionar tu técnica.

Ten en cuenta que, aunque la mayoría de los vídeos están muy bien hechos, no son nada comparados con la presencia de un profesional que te corrige y se asegura de que lo haces bien.

Los vídeos online pueden estar muy bien hechos, sí, pero ten cuidado porque en canales como YouTube te puedes encontrar vídeos buenos y (muchos) que no son tan buenos.

Con estos vídeos, podrás aprender a tocar piezas de tus cantantes favoritos y grupos como U2, The Rolling Stones, Bob Dylan, Oasis, The Beatles, Nirvana, Led Zeppelin, Blur, etc.

La ventaja de estos cursos en línea es que son divertidos: podrás aceptar retos, seguir una metodología, ganar premios, tener un seguimiento de tu progreso, etc.

En la mayoría de los casos, las clases las imparte un experto en su campo.

Sin embargo, esta práctica también tiene sus inconvenientes: por un lado, como las clases son en línea, necesitas Internet de banda ancha o por lo menos un acceso a 3G para ver los vídeos correctamente; por otro lado, es posible que te tengas que suscribir a un abono mensual para disfrutar completamente del curso a largo plazo.

Pero hay algo bueno en este inconveniente: al tener que pagar, puede que tengas la impresión de que tienes que rentabilizar la inversión que has hecho y esto haga que te esfuerces más y seas más constante. Y además, no es lo mismo pagar una suscripción de 15 euros al mes en Internet que pagar una clase semanal con un profesor.

Aprender a tocar la guitarra con un profesor

Es importante elegir bien al profesor de guitarra.

La vía clásica

Tener un profesor para aprender a tocar un instrumento como la guitarra es como tener un guía. Por eso es importante encontrar al profesor de guitarra ideal para ti, el que más encaje contigo y que entienda tus aspiraciones, tus expectativas y tu estilo de música.

Evidentemente, no elijas a un profesor de música clásica si quieres tocar rock, porque perderás tiempo y dinero y también el del profesor. Y, al final, incluso te desanimarás y abandonarás la guitarra.

Es importante que el profesor tenga en cuenta las necesidades del alumno y que enseñe de una manera educativa para que alumno progrese adecuadamente.

La música, especialmente la práctica de guitarra, tiene que compartirse, tiene que ser como una especie de asociación entre músicos donde todo el mundo se da a conocer y al mismo tiempo participa en la mejora de los demás.

Con un profesor de guitarra, la forma de aprender va a cambiar por completo en comparación con el aprendizaje autodidacta, sobre todo en la estructura misma del aprendizaje.

Con Internet o estando encerrado en tu habitación, corres el riesgo de dispersarte y de inclinarte por cosas que en realidad no tienen nada que ver con tu deseo inicial.

Aprender guitarra Recibe ayuda de un profesor de guitarra.

El profesor te dará una línea a seguir, pero será flexible según tus expectativas y tu progreso. Por eso, el profesor es un valor añadido en el aprendizaje de la guitarra; te dará un método de trabajo eficiente, te enseñará a concentrarte y sabrá levantarte la moral si cometes algún error o te atrancas en cualquier cosa.

Volviendo a la noción de compartir, la relación entre el profesor y el alumno debe ser un continuo intercambio de preguntas y respuestas que enriquecerán tanto a uno como a otro.

Un profesor que imparte clases de guitarra da consejos útiles (tal vez algunos los puedas encontrar en Internet, pero de una forma más lineal), donde la teoría está directamente vinculada a una acción, a la práctica.

El profesor explica, muestra y toca, y el alumno lo reproduce y practica y, poco a poco, se va convirtiendo en un guitarrista experimentado que, sea cual sea su nivel, tendrá una base sólida.

El profesor te enseñará trucos para hacerte la vida más fácil y sobre todo te dará constantemente su opinión. Al aprender de manera autodidacta, te centras en ti mismo, cosa que te impide ver tus fallos; en cambio, un profesor te indicará lo que haces mal y, en la misma medida, te animará si lo haces bien.

Esta emulación, esta toma de conciencia y estos ánimos para motivarte harán que avances más que cualquier curso en línea o si aprendes solo en casa.

Otra ventaja es que se aprende mucho más rápido con un profesional que por cuenta propia.

Sin embargo, aprender a tocar la guitarra con un profesor también puede tener sus inconvenientes: por supuesto, supone un gasto y es a la vez una inversión personal y financiera.

Otro aspecto negativo es que no siempre hay profesores en todas las ciudades de España o cerca de donde vives. Puede que tengas que desplazarte unos cuantos kilómetros para tocar tu instrumento favorito, pero merece la pena hacer un pequeño sacrificio por tu pasión por la guitarra, ¿no crees?

Aprender a tocar la guitarra con clases en el conservatorio

En España, el Ministerio de Educación y Ciencia organiza las enseñanzas de música de la siguiente forma: enseñanza elemental, enseñanza profesional (antiguo Grado Medio) y enseñanza superior. Las asignaturas se organizan según la especialidad elegida.

Este aprendizaje te abre las puertas a la formación profesional.

Aprender a tocar la guitarra con clases particulares

Por lo general, el profesor de guitarra se desplaza hasta tu casa para impartir las clases, que tienen una duración de entre 30 minutos y 1 hora.

Siempre hay una manera para aprender a tocar la guitarra

Tanto si quieres quedarte en casa, tocar con tus amigos o tomar clases particulares con un profesor o en una academia de música (o incluso en un conservatorio), siempre hay una manera de disfrutar tocando la guitarra. Lo que es común a todas es que hay que practicar, ya sea por tu cuenta o con un profesor.

Todas son buenas para aprender a tocar la guitarra cuando te apasiona y estás motivado, lo importante es encontrar la que mejor vaya contigo.

Si realmente quieres aprender a tocar la guitarra, no dudes en hacer preguntas a profesionales de la música, como los vendedores de las tiendas de instrumentos. Allí seguro que encuentras anuncios de clases de guitarra y si todavía no estás seguro, pide consejo a los vendedores para que te recomienden a un buen profesor.

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *