El blog al que le gustan los profes, los alumnos, las clases particulares y el intercambio de saberes

¿Cuáles son las mejores maneras de aprender a tocar el piano?

Por Raquel el 27/10/2016 Blog > Música > Piano > Cómo Aprender a Tocar el Piano
Índice

Si somos sinceros, no podemos decir que aprender a tocar el piano es coser y cantar. Aprender solfeo, saber leer partituras, adquirir una buena postura, ganar destreza, dominar la coordinación de cabeza- manos-pies… Para saber tocar el piano hay que manejar muchas cosas (¡y muchas a la vez!).

Como ocurre con todo proceso de aprendizaje, algunas personas evolucionan más rápido que otras (porque, por ejemplo, no todos tenemos las mismas predisposiciones cognitivas y musicales), pero todo principiante se tiene que enfrentar a una primera fase de total desconocimiento.

Para ganar cierta autonomía y fluidez y sentirse cómodos con el piano, hay que tener motivación, ser perseverantes, rigurosos y disfrutar tocando. En este artículo comentamos algunos consejos para principiantes.

Nuestros primeros consejos para aprender a tocar el piano

Incluso antes de tocar cualquier tecla, hay que adoptar una buena postura.

Podréis beneficiaros de una buena postura. Una buena postura os ayudará a tocar el piano.

La postura del cuerpo

En primer lugar, situaos a la mitad del teclado. Tomad como referencia el DO central para colocar la mano izquierda. Optimizad la altura de vuestra silla o taburete para que no estén ni demasiado altos ni demasiado bajos.

Esta es la postura clásica que se enseña a cualquier principiante:

  • Los codos: tienen que estar a la altura del teclado.
  • Los antebrazos: deben estar rectos, perpendiculares a las teclas para tener cierta amplitud de movimientos.
  • El asiento: es mejor que uséis una banqueta o taburete que una silla, ya que así os podréis mover mejor.
  • La espalda: debe estar recta en todo momento.
  • Los hombros: tienen que estar ligeramente inclinados hacia atrás para evitar las molestias, liberar el tórax y permitir una buena respiración.
  • Las manos: los diez dedos deben estar ligeramente flexionados, de forma que se puedan tocar las teclas con la punta de las falanges, casi con las uñas. De este modo tendréis más fuerza y potencia en los dedos.
  • Las palmas de las manos: deben estar ligeramente alzadas, para conferir mayor velocidad y fluidez a los movimientos de las manos.
  • Los pies: deben estar firmemente colocados en paralelo en el suelo, en ángulo con las piernas.

Para aprender a tocar el piano, comenzad con fragmentos cortos y lentos. Por lo general, la clave de fa se toca con la mano izquierda y la clave de sol con la derecha. Acostumbraos también a repetir el ritmo sin la melodía. La mejor forma de interpretar una canción al piano consiste en tocar con la velocidad justa:

  • El cerebro debe memorizar correctamente los encadenamientos de sonidos.
  • Debéis desarrollar una gran destreza.
  • Ganad técnica: mejorad vuestros movimientos de dedos.
  • Haced vuestra cada canción o pieza.
  • Mostrad vuestro lado sensible y plasmadlo en cada matiz.

Aumentad el tempo progresivamente, a medida que vais avanzando. Si os apuntáis a clase, vuestro profesor de piano será quien os ayude a adaptar las piezas a vuestro aprendizaje.

¿Se puede tocar con las manos pequeñas?

Hay personas que, por no tener los dedos largos, se creen que no podrán tocar nunca el piano porque sus manos son incompatibles con el instrumento. Hay quienes dicen que no pueden tocar la guitarra porque sus dedos son demasiado regordetes. Pero estas ideas no son más que falsas excusas que pone la gente que no quiere intentarlo o esforzarse.

No tenéis más que ver las manos del pianista de jazz Michel Petrucciani para daros cuenta de que esa excusa física no se sostiene. Lo mismo ocurre con Angelo Debarre o Biréli Lagrène, que han conseguido ser grandes guitarristas de jazz (incluso mejores que Django Reinhardt) a pesar de sus dedos anchos.

El tamaño de las manos, así como la longitud o el tamaño de los dedos no menoscaban la calidad del pianista. Además, ¡tener las manos pequeñas puede favorecer los movimientos cromáticos!

Ahora que sabéis cómo mantener una postura correcta, quizás os preguntéis: ¿podemos aprender de manera autodidacta o hay que apuntarse a clases de piano?

¿Cómo podemos aprender a tocar el piano?

Aprender solos, mediante clases particulares, en escuelas de música, con cursos online, con amigos… Todo es posible en función de vuestra forma de trabajar, vuestro presupuesto, vuestra experiencia, etc.

Podéis aprender a tocar solos. Aprender a tocar el piano de manera autodidacta es difícil, pero no imposible.

Aprender a tocar el piano de manera autodidacta

Si no queréis apuntaros a unas clases de piano, bastará con que os hagáis con una serie de recursos:

  • Un libro de aprendizaje para principiantes
  • Un manual de teoría para aprender solfeo
  • Un conjunto de partituras para debutantes
  • Mucha determinación, fuerza de voluntad y motivación

La ventaja de adquirir un libro para principiantes es que aprendemos a descifrar las partituras y adquirimos ciertos automatismos. No obstante, tendréis que mantener una práctica constante para mejorar vuestra técnica. Para eso, lo mejor es que:

  • Compréis libros correspondientes a vuestro nivel
  • Descarguéis partituras de Internet
  • Sigáis tutoriales en YouTube y Dailymotion
  • Consultéis páginas de clases de piano online
  • Practiquéis canciones que os gusten para desarrollar el oído.

Lo malo de aprender de forma autodidacta es que:

  • No tenéis a nadie que subraye vuestros errores y os ayude a corregirlos.
  • Tanteáis las partituras sin que un profesional os escuche.
  • Os arriesgáis a adquirir malos hábitos.
  • Es probable que no tardéis en desanimaros.

Por tanto, podéis empezar a tocar el piano solos, pero, a decir verdad, no las tendréis todas de vuestra parte. Las clases de piano son una opción mucho mejor si queréis progresar de manera constante y regular.

Apuntarse a clases de piano con un profesor

Un profesor particular puede seguir vuestro aprendizaje, ayudaros a que no perdáis la motivación y a que superéis los bloqueos. Un buen docente, un profesional con amor y pasión por la música, os trasmitirá el gusto por el piano. Las clases serán como un intercambio de energía positiva que alimentará vuestra motivación.

De todos modos, podéis decantaros por distintas opciones: clases particulares (a través de plataformas como Superprof), clases en escuelas de música o clases en el conservatorio, por ejemplo.

Como pasaréis bastante tiempo con vuestro profesor (por lo menos una hora a la semana), es importante que os entendáis bien. Tocar el piano es como quitarse un velo para mostrar una parte de uno mismo, por lo que hay que crear una relación de confianza y bienestar entre profesor y alumno.

Para ello, debéis encontrar un docente que encaje con vuestra personalidad y vuestras ambiciones. De todos modos, sea cual sea la fórmula de aprendizaje que escojáis, debéis mantener siempre una práctica regular. Las sesiones de trabajo esporádicas no serán suficientes, por lo que es mejor que dediquéis veinte o treinta minutos todos los días, a tres horas seguidas una vez al mes.

¿Es necesario aprender solfeo para tocar el piano?

Los profesores no enseñan solfeo por el puro placer de fastidiar a los alumnos.

El solfeo os ayudará a aprender de forma más eficaz. Si aprendéis solfeo agilizaréis el proceso general de aprendizaje.

Se trata de un lenguaje completamente necesario que funciona con todos los instrumentos. El solfeo sirve para leer una partitura como si fuese una novela: entender la codificación que nos permite memorizarla y reproducirla.

Las clases de solfeo son la base fundamental de las clases de piano: antes de practicar hay que dedicar un tiempo al solfeo para que el docente pueda ver lo que el alumno ha asimilado. Así, el  solfeo es a la música lo que los cimientos a un edificio: la base. Una base que nos permitirá leer, tocar y componer.

Entonces, ¿cuándo y por qué debemos aprender solfeo?

  • Debemos aprender solfeo desde la infancia: los niños aprenden más rápido que los adultos.
  • Debemos repartir los ejercicios de solfeo a lo largo de la clase: unas veces al principio, otras veces a la mitad y otras al final.
  • Debemos aprender solfeo para estructurar el aprendizaje rítmico.
  • Debemos aprender a distinguir los distintos ritmos.
  • El solfeo nos ayuda a mejorar la comprensión musical.
  • Dominar el solfeo permite ganar confianza en uno mismo.
  • Saber solfeo acelera el aprendizaje de otros instrumentos.

Practicar el piano sin aprender solfeo también es posible, pero veréis que los avances son menos significativos.

¿Cuáles son los mejores métodos para aprender a tocar el piano?

El método tradicional para tocar el piano se efectúa de la siguiente manera:

  • Aprender solfeo
  • Asimilar el ritmo
  • Trabajar la práctica musical
  • Repetir ejercicios técnicos

Podéis aprender a tocar de distintas formas. Existen muchos métodos para aprender a tocar el piano.

Los métodos de piano para principiantes constituyen un gran apoyo para un aprendizaje sencillo, accesible y completo. Deberéis trabajar los acordes, las escalas, las partituras, el solfeo y comenzar con fragmentos sencillos. El proceso de interiorización de la técnica es largo y requerirá ciertos años. Si un amigo quiere aprender a tocar una canción que le gusta, quizás apuntarse a clases no le haga mucha ilusión, por lo que habrá que mostrarle qué hacer con un método más sencillo.

  • Mostrar qué hacer: la imitación puede funcionar para reproducir lo que vemos.
  • Con un acorde de base, podemos ver cómo marcar el ritmo.
  • Debemos explicarle nota por nota la melodía para que la aprenda de memoria.
  • Tocar a cuatro manos en octavas diferentes para que aprenda a seguir el ritmo adecuado.

Un buen método también consiste en «sacar las canciones de oído». Cuando ya hayáis adquirido una base teórica de solfeo, podéis intentar tocar alguna canción que os guste. Aunque no consigáis reproducir la melodía al dedillo, podréis familiarizaros con acordes poco frecuentes o incluso improvisar dentro de una tonalidad.

Otra cosa que os debéis plantear es qué estilo os gustaría aprender. Hay metodologías específicas para música clásica, jazz, blues, pop-rock… Aprender a tocar jazz, el arte de la improvisación, requerirá ciertos conocimientos de solfeo y harmonía tonal. Por eso, vuestro aprendizaje variará en función de vuestros objetivos y vuestras afinidades personales. Aprender a tocar una canción pop no será tan complicado como aprender una de jazz, donde el estilo es más completo y elaborado.

De todos modos, comentadle a vuestro profesor qué canciones os gustaría aprender y él os guiará para que aprendáis de la mejor manera posible.

¿Ya domináis la postura del cuerpo, el solfeo, algunos acordes básicos y os habéis hecho con unas cuantas partituras? ¡Pues solo os queda practicar!

A nuestros lectores les ha gustado este artículo

¿Has encontrado la información que buscabas gracias a este artículo?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Loading...
Raquel
Traductora de inglés, francés y español. Profesora entusiasta, devoradora compulsiva de series de televisión y apasionada del mundo Disney. "Aprende a enseñar y enseñando aprenderás".