Inglés
Dibujo
Programación
Euskera
Inglés
Relajación
Economía
Español para extranjeros
Superprof, una comunidad de
1.421.871
profesores particulares independientes
TOP 10 profesores
Matemáticas
Español para extranjeros
Matemáticas
Canto
Lenguaje musical
Dibujo
Violín
Inglés
Inglés
Dibujo
Programación
Euskera
Inglés
Relajación
Economía
Español para extranjeros
Matemáticas
Español para extranjeros
Matemáticas
Canto
Lenguaje musical
Dibujo
Violín
Inglés
Superprof, una comunidad de profesores particulares independientes
TOP 10 profesores
Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir
5

¿Cómo organizar el aprendizaje de un idioma para no tirar la toalla?

Por Raquel, publicado el 28/05/2017 Blog > Idiomas > Inglés > 5 Consejos para Aprender un Idioma Extranjero

Está claro que aprender un idioma extranjero no es tarea fácil. De hecho, muchos estudiantes dejan de lado su aprendizaje cuando se dan cuenta de que tienen que sortear muchos obstáculos.

Hoy en día, saber un idioma extranjero y tener un buen dominio de nuestra propia lengua materna es imprescindible; incluso se podría considerar una necesidad para el correcto desarrollo de nuestra carrera profesional.

¿Qué lenguas deberíamos dominar?

Alemán, francés, italiano, árabe, chino, japonés… Las posibilidades son prácticamente infinitas. Eso sí, nosotros creemos que lo mejor es inclinarse primero por una lengua internacional:

  • La primera que os recomendamos es la lengua de Shakespeare.
  • Eso sí, si necesitáis buscar la motivación necesaria para aprender un nuevo idioma, no dudéis en echar un vistazo a nuestros artículos de Superprof. Seguro que encontráis mil motivos para lanzaros a la aventura.

Aquí os presentamos cinco consejos para organizar vuestras clases de inglés y no fracasar en el intento.

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

La importancia de marcar unos buenos objetivos

Al contrario de lo que se suele pensar: podemos aprender a cualquier edad. Aunque el proceso de aprendizaje suele complicarse a medida que pasan los años, todos podemos adquirir nuevos conocimientos tengamos la edad que tengamos.

Muchos estudiantes con perfiles de lo más diversos se animan a aprender inglés por diversos motivos:

  • para dominar el inglés cotidiano,
  • para preparar una estancia lingüística en Inglaterra,
  • para adquirir unas bases del idioma,
  • para dominar la gramática inglesa,
  • para presentarse a exámenes oficiales de certificación de nivel,
  • para aprender acerca de la cultura inglesa,
  • para conocer el inglés de los negocios e ir a trabajar a otros países,
  • etc.

Aprender la lengua inglesa, al igual que aprender cualquier idioma extranjero, puede ser más difícil de lo que parece a simple vista. Por desgracia, muchos estudiantes abandonan en el proceso.

Inconscientemente, todos sabemos alguna palabra en inglés. El inglés está por todas partes. Todos sabemos algunas palabras sueltas incluso aunque no las hayamos aprendido de manera consciente.

Este abandono se debe principalmente a la falta de unos objetivos concretos y a la falta de una planificación específica que les permita mantener la motivación. Por definición, un objetivo de aprendizaje representa lo que el estudiante debe saber y dominar tras un proceso de aprendizaje.

Estos objetivos cuentan con un eje teórico, los conocimientos del estudiante (lo que deberá saber), y un eje práctico, las competencias del alumno (lo que será capaz de hacer). Aprender un idioma extranjero es sinónimo de trabajo y perseverancia, pero algunos idiomas son más difíciles de dominar que otros.

Para un francés, aprender árabe será más difícil que aprender inglés, por ejemplo. Aunque el inglés se considera un idioma «fácil», el bilingüismo absoluto no está al alcance de todo el mundo. 

Si partís de 0, lo que resulta poco probable hoy en día porque el inglés se enseña desde edades muy tempranas en los centros educativos, pensad cuál es vuestro objetivo principal. Una vez que lo hayáis alcanzado, ¿por qué no os apuntáis a unas clases en línea para profundizar vuestros conocimientos?

Definir el tiempo y la duración del aprendizaje de un idioma

La regla de oro del aprendizaje de un idioma extranjero es la paciencia. Una vez que hayáis alcanzado vuestros objetivos de aprendizaje, deberéis determinar la frecuencia y la duración de vuestra formación.

Más en concreto, os planteamos la siguiente pregunta: ¿cuánto tiempo debemos dedicar a nuestras clases de inglés?

  • 20 minutos al día,
  • 3 horas a la semana,
  • 20 horas al mes,
  • etc.

Debéis tener en cuenta que la asiduidad y la regularidad son vuestras mejores bazas si queréis aprender inglés rápidamente. Es preferible que le dediquéis 20 minutos todos los días a que os deis un atracón de 4 horas de gramática inglesa al mes. Hay que organizar las horas de una forma lógica y razonada.

Organiza bien el tiempo para aprender de manera eficiente. Los ligüistas calculan que hace falta una media de entre 1 000 y 1 200 horas para aprender inglés.

¿Por qué?

En la actualidad, los más peques empiezan a aprender inglés en el cole y continúan estudiándolo durante toda su edad escolar. No obstante, la pregunta es: ¿cuántos estudiantes españoles han llegado a dominar a la perfección el inglés siguiendo únicamente las clases del colegio y el instituto? Por desgracia, muy pocos.

Si queréis aprender inglés online, ¡tened cuidado con las estafas! Internet está lleno de ofertas de lo más atractivas que terminan siendo engañosas.

Eso sí, debemos dejar claro que, aunque sigamos la mejor metodología del mundo, no todos vivimos el aprendizaje de la misma manera, especialmente en lo que a lenguas extranjeras se refiere. No todos tenemos la misma capacidad de memorización ni de aprendizaje. El tiempo que dediquemos a aprender un idioma también dependerá de nuestras facultades cognitivas.

Nosotros os aconsejamos que, para aprender de manera efectiva, dediquéis todos los días 20 minutos a aprender inglés.  Dedicad todos los días de la semana 20 minutos a estudiar inglés. Y no olvidéis que la regularidad y la asiduidad son las claves del éxito.

¿Qué representan 20 minutos al día?

  • Un ratito por la mañana antes de ir a trabajar o a clase.
  • Los recorridos en transporte público.
  • Una pausa de media mañana.

Si os lo proponéis, no tendréis ningún problema en encontrar 20 minutos al día para repasar un poquito los verbos irregulares.

Respetar estrictamente el programa de estudios

Si queréis aprender inglés solos, debéis respetar a la letra vuestro programa de estudio. Debéis definir unos objetivos claros y determinar el tiempo que queréis trabajar para aprender inglés. Así, crearéis un programa de estudios que deberéis intentar respetar a toda costa.

El objetivo: que no queráis tirar la toalla a las dos semanas.

Para comenzar a trabajar con regularidad, os aconsejamos que penséis bien a qué queréis dedicar el tiempo cada día en función de vuestros objetivos. Por ejemplo:

  • Lunes: lista de vocabulario.
  • Martes: expresión oral.
  • Miércoles: conjugación.
  • Jueves: gramática.
  • Viernes: ejercicios de inglés.
  • Sábado: un episodio de vuestra serie favorita en VOSE para hacer oído y mejorar vuestra pronunciación.

Estudiad de manera regular para aprender bien. Es importante que os organicéis bien para que el estudio se convierta en algo frecuente y no lo dejéis de lado.

Aprovechad el domingo para descansar, que también es muy importante. Trabajar todos los días os ayudará a aprender más rápido, pero intentad mantener la motivación para no echarlo todo a perder.

Analizar y cuantificar el progreso

Como la desmotivación es el primer factor de riesgo que lleva a los alumnos a abandonar su aprendizaje del idioma, es importante que os marquéis constantemente unos objetivos cuantificables. Una vez que hayáis alcanzado uno, vuestro éxito influirá directamente en vuestra motivación.

  • ¿Queréis aprender vocabulario?
  • ¿Por qué no os proponéis aprender 15 palabras al día?

Anotad cada día las palabras nuevas en un cuaderno, una hoja de Word o Excel para memorizarlas y repasarlas poco a poco. Si lo cogéis con ganas, en 10 minutos habréis aprendido las 15 palabras del día. Aprovechad los restantes 10 minutos para leer un poco en inglés. A simple vista, aprender 15 palabras al día puede parecer poca cosa, pero a final de mes, si contamos 6 días a la semana (y uno de descanso), habréis aprendido 360 palabras. En 3 meses sabréis más 1000 palabras. ¿No os parece interesante?

¿Queréis mejorar vuestra comprensión oral y vuestra pronunciación de inglés?

El mundo digital ha hecho que el aprendizaje sea mucho más fácil. Así, en 20 minutos, podéis:

  • Ver las noticias en inglés de la BBC.
  • Ver un episodio de una serie en vuestro ordenador, tablet o Smartphone.
  • Escuchar un podcast o un audiolibro en inglés.

Poco a poco, los resultados serán palpables. Enseguida os daréis cuenta de que cada vez os resulta más fácil entender el idioma, tanto a nivel escrito como oral.

Diversificad las herramientas y soportes pedagógicos

Nuestro último consejo para que no tardéis en ser capaces de comunicaros con más de mil millones de anglófonos en todo el mundo es que variéis vuestros soportes de aprendizaje.

Está claro que, al igual que ocurre con todo, el aprendizaje siempre se hace más fácil si disfrutamos de lo que aprendemos. El gusto por las lenguas vivas es, así, uno de los principales factores de motivación.

Aprended yendo de viaje y sumergiéndoos en la cultura. Y si conseguís vivir una experiencia de inmersión lingüística, aprovechadla al máximo.

Aunque solo le dediquéis unos 20 o 30 minutos al día, deberéis variar y diversificar vuestros soportes de trabajo. Lo importante es que elijáis herramientas de estudio que os interesen y os apasionen. Por suerte para vosotros, podéis aprender a hablar inglés de muchos modos distintos:

  • Ver películas y series de televisión en versión original en inglés: para los principiantes, lo mejor es utilizar subtítulos en español para no sentirse perdidos.
  • Escuchar podcasts, audiolibros o música en inglés: ideal para mejorar la comprensión oral del inglés (tanto británico como americano).
  • Ver las noticias en inglés: perfecto para estar al día y perfeccionar vuestra comprensión.
  • Utilizar diccionarios en línea: geniales para mejorar vuestro vocabulario y vuestra ortografía.
  • Participar en eventos lingüísticos: talleres, reencuentros, fiestas… hay un montón de eventos lingüísticos que os pueden ayudar a poner en práctica vuestro inglés.
  • Seguir clases de inglés en línea o en el Smartphone: las plataformas web, así como las apps de aprendizaje de idiomas están en pleno auge. Hay para todos los niveles y todos los gustos: un formato de aprendizaje de lo más atractivo que os permite aprender y divertiros al mismo tiempo.
  • Preparar una estancia lingüística: un Erasmus, una estancia en el extranjero, un visado de trabajo… Tenemos a nuestra disposición un gran número de opciones para vivir una auténtica experiencia de inmersión en otros países. ¡Lo mejor para aprender rápido!

Esto no es más que una ínfima parte del conjunto de posibilidades que los estudiantes tienen a su alcance. Aprender un idioma de manera autodidacta puede ser difícil, sobre todo en lo que a la organización se refiere. Para practicar inglés fuera de colegios o institutos, los alumnos pueden contar con un profesor particular que les guíe y les ayude a progresar con todas las herramientas metodológicas necesarias.

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Loading...

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz