Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Cómo ser caricaturista?

Por Coral, publicado el 24/02/2017 Blog > Arte y ocio > Dibujo > ¿Qué Es una Caricatura?

El arte de exagerar, forzar los rasgos para ridiculizar, denunciar, criticar o simplemente hacer reír… Los hombres empezaron hace mucho tiempo a hacer caricaturas.

El dibujo es una de las maneras de plasmar una caricatura, pero no es la única.

Molière es uno de los maestros de la parodia y de la sátira en sus múltiples obras de teatro, como El Tartufo, la obra que denunciaba la hipocresía de la religión en el siglo XVII y ridiculizaba a los clérigos, censurada por Ana de Austria, la entonces regenta.

La historia de la caricatura, esa forma de dibujo que exagera, es fascinante. Como dijo Frédéric Paja, dibujante y escritor:

“La caricatura existe desde la Antigüedad y ha atravesado los siglos. El dibujo humorístico es más reciente, aparece a principios del siglo XX”.

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

¿Qué es una caricatura?

La RAE da esta definición de caricatura:

“Dibujo satírico en que se deforman las facciones y el aspecto de alguien. Obra que ridiculiza o toma en broma el modelo que tiene por objeto”.

¡Es un buen resumen de lo que vamos a detallar aquí!

La caricatura aplicada al dibujo. Si la caricatura puede practicarse en numerosos ámbitos (dibujo, pintura, literatura, teatro…), existe un denominador común: la exageración.

La misma palabra de caricatura es muy significativa. Procedente del italiano “caricatura”, se puede traducir de manera literal por “cargar de una manera exagerada”.  Una caricatura es eso. Observar y encontrar el detalle que se puede sobredimensionar para desacreditar al sujeto.

La gran historia de la caricatura

Amplia historia la de la caricatura… Desde la Antigüedad, los hombres se prestan a este arte, sobre todo en las sociedades griegas y romanas.

En la Edad Media, la caricatura está sobre todo presente en las esculturas, sobre todo de iglesias y catedrales. Cuentan con un gran número de personajes grotescos y animales fantásticos. En esta época, belleza y fealdad se asimilan al bien y al mal.

En el Renacimiento, empiezan a aparecer los dibujos satíricos, gracias al desarrollo de la imprenta. A partir del siglo XVIII, la litografía va a permitir una difusión masiva. La Revolución Francesa en el vecino país y el reconocimiento de la libertad de expresión (de forma intermitente, eso sí), conforman un punto de inflexión  en el futuro de la caricatura.

Los comienzos de la prensa satírica en el siglo XVIII.

Nos hacemos eco aquí del trabajo publicado por José Antonio Llera Ruiz, “Una historia abreviada de la prensa satírica en España”:
En la primera mitad del siglo XVIII, con la aparición de las llamadas gacetas, puede hablarse de una prensa satírica todavía en mantillas, cuyo rasgo más destacado es la parodia de los estereotipos lingüísticos de las disposiciones administrativas, que contaba con un referente literario tan ilustre como las obras de Quevedo. El Duende Crítico de Madrid (1735) es el periódico que como tal inaugura la prensa satírica en España. A decir verdad, hace más hincapié en la invectiva que en la sátira estricta, y se relaciona con la tradición barroca del libelo anónimo manuscrito, que no expira con la llegada del periodismo regular.
El siglo XIX: un periodismo combativo
El siglo XIX, por sus efervescencias históricas, es el siglo del periodismo ideologizado y
combativo. La burguesía liberal se sirve de la prensa como medio de emanación de su ideología: critica airadamente al antiguo régimen y a sus representantes enarbolando la bandera del racionalismo y del progreso, y fija lentamente su imagen arquetípica de lo social. La invectiva política descarnada sobrepasa en numerosas ocasiones los muy estimables intentos de llevar a cabo una sátira de intención reformista y literaria. Las Cortes de Cádiz abren en cuestión de libertad de prensa una espita por donde asoman propuestas tan exaltadas como las de El Robespierre Español.

Tras el juramento de la Constitución por Fernando VII en 1820, la prensa se convierte de nuevo en arma de asalto durante el Trienio Liberal. Ejemplo de ello es El Zurriago (1821) escrito por Félix Mejía y Benigno Morales.

Los comienzos del Larra articulista se dan durante un periodo tan poco propicio para el librepensamiento como el decenio absolutista. Larra es más un intelectual culto que un lacerante agitador político; a la pugna directa opone la imparcialidad, el justo medio satírico apoyado en la ironía y en otros procedimientos indirectos como la parodia, el sobreentendido, la reticencia y la alegoría.
El nacimiento del humor gráfico en España
Con las caricaturas de Francisco Ortego en el Gil Blas (“Periódico político satírico”), empieza en España el humor gráfico propiamente dicho, pues hasta entonces la imagen era siempre subsidiaria del texto que ilustraba. Un hecho de capital importancia para que esto ocurra es la implantación de la litografía en la década de los cuarenta, más rápida y barata que el grabado en madera o en metal.

primeras-caricaturas-espana Caricatura publicada durante la República

Estas son algunas de las publicaciones clave a lo largo de la historia de nuestro país:
  • El Duende Crítico de Madrid (1735-?)
  • El Pensador (revista) (1762-?)
  • El Censor (1781-1788)
  • El Zurriago (1821-1823)
  • Gil Blas (revista) (1864-?)
  • La Flaca (revista) (1869-1876)
  • Gedeón (revista) (1895-?)
  • El Jueves (1977-)
  • La Gallina Vasca (2009-)
  • Revista Mongolia (2012-)
  • Noticias del Mundo (1994-1995) (2013-)

¿Cómo realizar la caricatura de una persona?

Tienes buena mano para dibujar, te gusta el humor y te apasiona el dibujo humorístico? Pasemos a la práctica…

¿Cómo aprender a hacer una caricatura?

¿Qué técnicas de dibujo utilizar para hacer una buena caricatura?

Lo primero es saber dibujar. Una evidencia, y sin embargo hay quien piensa que es más fácil hacer una caricatura que un retrato. Lo cual es falso, antes al contrario. El arte de la caricatura es todo menos sencillo, hace falta ser un buen retratista.

Las 3 etapas para dibujar una caricatura

Antes de lanzarte a hacer caricaturas, comprueba si eres capaz de:

  1. Hacer un retrato con parecido: si no es el caso, será imposible reconocer a la persona que estás caricaturizando. Dibujar un rostro es algo que se aprende y se necesita una buena técnica. Luego ya se puede empezar a hacer caricaturas.
  2. Observar: cada detalle cuenta en la caricatura. Tu sentido de la observación es esencial para esto. Hace falta una mirada entrenada para ver de un primer vistazo los rasgos a exagerar. Podemos encontrar todo esto también en el dibujo basado en la observación.
  3. Respetar las características del modelo: aunque los rasgos sean exagerados, es importante respetar el vínculo entre las diferentes características de un rostro para conservar una cierta armonía y sobre todo un parecido evidente.

Ilustraciones humorísticas y satíricas. La caricatura se aprende y necesita de mucha práctica.

Como aficionado, puedes divertirte realizando dibujos humorísticos. A partir de una foto o frente a un modelo, la caricatura puede hacerse de diferentes maneras.

Puede ser realista, como un auténtico retrato, con juegos de sombras, o puede ser estilizada, al estilo de los personajes de manga. Para comenzar, puedes entrenarte en un primer momento dibujando perfiles.

En cualquier caso, tómate el tiempo de pensar y observar los elementos que quieres caricaturizar. Como en cualquier dibujo, hay que saber dónde se quiere llegar antes de hacer el primer trazo. Ya sea la nariz, el mentón, la frente o las orejas… Tendrás que exagerar sus rasgos para realizar una buena caricatura. Comienza por realizar un esbozo general antes de empezar a dibujar los detalles.

3 trucos para hacer una buena caricatura

Entre los puntos que puedes trabajar para que una caricatura transmita su mensaje, estos son algunos ejemplos que reforzarán el lado humorístico:

  1. Añadir texto: hacer hablar al personaje refuerza el mensaje de la parodia (un tic verbal, una expresión…),
  2. Añadir elementos significativos: un accesorio también puede destacar la personalidad de la persona caricaturizada de este modo (¿tu modelo lleva siempre corbata? Exagérala también…),
  3. Crear una situación: en las sátiras, las personas caricaturizadas se sitúan a menudo en un contexto humorístico (¿le encanta la bici? Dibújalo sobre una bici minúscula…).

Para resumir, aplica todos tus conocimientos de base en dibujo en la realización de un retrato forzando los rasgos. ¡Pero piensa en dejar hablar a tu imaginación para expresar tu sentido del humor!

Desarrolla tu cultura general, practica haciendo caricaturas de un político o con dibujos sobre la actualidad.

4 trabajos a los que puede llevarte la caricatura

Seguir el camino de Forges, Bibi, Maitena, Dani Gove, Pedro Vera, Igor… Y convertirse en uno de los grandes dibujantes de prensa, es un objetivo loable.

¿Las perspectivas de los trabajos relacionados con la caricatura te parecen demasiado restringidas?

Ridiculizar con gracia. Los caricaturistas de la calle han desarrollado un agudo sentido de la observación para encontrar el detalle a exagerar.

Veamos las posibilidades profesionales que tu don para la caricatura te puede aportar. Tu interés por el dibujo te permite plantearte diferentes carreras en el ámbito artístico:

  1. Dibujante de prensa: es un trabajo en el que la caricatura está omnipresente. La prensa satírica no abunda, por lo que el periodista dibujante debe ser polivalente por lo general y trabajar para diferentes soportes.
  2. Caricaturista independiente: es posible lanzarse para proponer tus servicios. Son muchos los caricaturistas que trabajan en la calle en los lugares turísticos. También es posible trabajar de forma diferente proponiendo tus servicios para eventos. Bodas, eventos profesionales, aniversarios… Las caricaturas son muy apreciadas.
  3. Dibujante de cómics: con un alma creativa, si te gusta crear historietas y tienes un montón de ideas, también es una buena opción.
  4. Ilustrador: la ilustración es un ámbito muy amplio que ofrece igualmente buenas perspectivas ya sea en la edición, en agencia o en la prensa.

Evidentemente, cada trabajo requiere de competencias específicas, más allá del dominio de las bases del dibujo y de la caricatura. Existen numerosas formaciones. Aprender a dibujar para ejercer un trabajo artístico es una opción que te permitirá realizarte profesionalmente a gracias a tu pasión por el dibujo.

Descubre igualmente en nuestros artículos las características del dibujo industrial…

 

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *