El blog al que le gustan los profes, los alumnos, las clases particulares y el intercambio de saberes

Consejos para escribir bien

Por Raquel el 19/05/2016 Blog > Apoyo escolar > Lengua > ¿Cómo Escribir Bien?
Índice

La ortografía es la clave de una buena expresión escrita. Desde que los niños aprenden las normas básicas en las primeras clases de lengua, empiezan a hacer dictados, a redactar listas de palabras y a aprender gracias a los sonidos, entre otras cosas. Es decir, la ortografía se va adquiriendo progresivamente. Sin embargo, hablamos de una disciplina que puede convertirse en un gran problema durante el instituto y la etapa universitaria, donde la mayoría de los exámenes son de carácter escrito y ponen a prueba nuestras competencias.

Por supuesto, depende de la rama de nuestros estudios, de las asignaturas, de los profesores y de otros muchos factores, pero es indudable que nuestra redacción condiciona la imagen que damos de nosotros mismos (y, cómo no, en algunos casos también nuestra nota final). Además, esta imagen también se refleja en nuestra vida personal y profesional. Con lo cual, debemos tener mucho cuidado con nuestra manera de expresarnos.

Escribir bien es muy importante. Nuestra redacción habla por nosotros

Hoy en día, la cultura escrita en el ámbito laboral no se limita a la redacción de una circular, una carta de reclamación o un informe, sino que está presente en los constantes correos electrónicos y las redes sociales. Así, cometer faltas de ortografía puede empeorar nuestra imagen de cara al mercado profesional.

Teniendo en cuenta que  las normas impuestas por la Real Academia cambian cada cierto tiempo porque, al fin y al cabo, los hablantes son los que dan forma a la lengua, debemos intentar mantenernos al día de las últimas novedades ortográficas. De todos modos, aquí dejamos algunos consejos para mostrar una redacción bien cuidada.

Hacer caso a los grandes referentes

Todos sabemos que, en materia de corrección de la lengua, la Real Academia Española, también conocida como RAE, es el referente por excelencia. Desde su fundación en 1713, esta institución lleva más de tres siglos trabajando por unificar el español. Estemos de acuerdo con sus propuestas o no, debemos reconocer que es ella quien recoge la norma, por lo que siempre podemos recurrir a sus diccionarios de dudas, de la lengua, de terminología, de gramática, etc., tanto en formato físico o digital, cuando nos encontremos en una encrucijada lingüística. Además, se mantienen activos en las redes sociales  y en su propia página web, con lo que también podemos enviarles dudas más específicas si no conseguimos encontrar una respuesta clara en los medios antes citados.

Otro recurso quizás no tan conocido, pero enormemente útil es la página web de la Fundéu BBVA (la Fundación del Español Urgente) que trabaja con el asesoramiento de la RAE para dar respuesta a los problemas lingüísticos más frecuentes en los medios de comunicación. También aceptan consultas específicas en caso de que estéis buscando alguna duda que no se haya planteado anteriormente. Publican con regularidad artículos interesantes sobre determinados usos del español o de aspectos de la lengua que nos pueden causar problemas (como la ortografía de las onomatopeyas) y hacen recomendaciones para hacer frente a las oleadas de anglicismos que llegan a nuestra lengua a través de Internet y los medios de comunicación. Así, proponen el término “famoso/a” en lugar de “celebrity” o “concurso” en vez de “talent show”. También sugieren la ortografía de palabras nuevas como “friki” o “tuiteo”.

Si lo que queréis es incorporar los pequeños consejos de estas instituciones a vuestro día a día, podéis seguirlos en Twitter, Faceebook o Instagram.

Repasar las reglas de ortografía básicas

Ya sabemos que la ortografía va cambiando y se va adaptando día a día. Por eso, cada cierto tiempo se renuevan las gramáticas y los diccionarios ortográficos. Si queremos cuidar nuestra escritura, no debemos pasar por alto algunos de los cambios que se van recogiendo en estas nuevas ediciones. Al fin y al cabo, hace años, palabras como “fue” (pretérito simple del verbo “ir”) llevaban acento (“fué”), pero hoy en día sería impensable ponérselo, ¿no?

Crear un hábito de lectura

Está claro que una de las estrategias clave para mejorar la ortografía consiste en leer. Desde novelas a periódicos, hay un gran abanico de posibilidades de lectura. En Internet podemos encontrar un sinfín de publicaciones, pero debemos tener cuidado porque no todos los textos de la red pasan una revisión ortográfica o de estilo. Por eso es precisamente en Internet donde vemos con más frecuencia aberraciones de la lengua, pero eso es algo que dejaremos para otro artículo.

De todos modos, identificar errores lingüísticos en aquello que leemos también puede servirnos para mejorar nuestra propia ortografía, ¿no? Por algo dicen que de los errores se aprende.

Revisar todo lo que escribimos

Por lo general, resulta mucho más fácil ver los errores de los demás que los nuestros propios. Aun así, debemos revisar cuidadosamente todo lo que escribimos. Para eso, os dejamos dos consejos que quizás os resulten útiles:

  • ¿Tenéis algún error o alguna serie de errores recurrentes? Si es así, haced una lista y, cada vez que escribáis algo, antes de enviarlo o publicarlo, echadle un vistazo para ver si habéis cometido alguno de esos errores.
  • Dejad que el texto “descanse”. Cuando llevamos mucho tiempo trabajando en un texto (del tipo que sea) a veces llega un punto en el que no somos capaces de distanciarnos lo suficiente como para ver nuestros fallos. Para eso, lo mejor es apartarlo un tiempo (ya sean unos minutos, unas horas o incluso unos días si nos lo podemos permitir) para así retomarlo con la mente más fresca y descansada. Lo veremos desde una perspectiva completamente distinta.

La revisión es esencial. Repasar lo que escribimos es esencial

Pensar en ello como algo divertido

Los errores lingüísticos pueden crear malentendidos de lo más graciosos. Si no, que se lo digan a los de la Unidad de Vigilancia Lingüística de la Cadena Ser, una sección de unos 20 minutos de duración que se emite cada viernes en el programa de La Ventana entre las 17 y las 17:30. En él, los presentadores revisan, con un toque cómico y desenfadado, los errores cometidos a lo largo de la semana en los distintos medios de comunicación. El rey bombón, un asesino en serio que se escapa con la pata entre las colas y un Felipe Sexo que detiene un coche ebrio en extremis son algunos de los titulares más destacados del programa en las últimas semanas.

A nuestros lectores les ha gustado este artículo

¿Has encontrado la información que buscabas gracias a este artículo?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Loading...
Raquel
Traductora de inglés, francés y español. Profesora entusiasta, devoradora compulsiva de series de televisión y apasionada del mundo Disney. "Aprende a enseñar y enseñando aprenderás".