El blog al que le gustan los profes, los alumnos, las clases particulares y el intercambio de saberes

Consejos fáciles para tener un mejor acento en lengua inglesa

Por Coral el 26/08/2016 Blog > Idiomas > Inglés > Estrategias para Tener una Mejor Pronunciación en Inglés
Índice

Aprender a hablar inglés no siempre es fácil siendo español. Una de las principales dificultades es reproducir correctamente los sonidos.

Tener un acento impecable en inglés es posible, pero eso supone un esfuerzo notable ya que existen diferencias significativas en la gramática y la forma de articular cada sonido.

Para mejorar en inglés es necesario trabajar el acento y el inglés oral.

No pretender ser perfectos

Salvo si tienes padres anglófonos, no podrás conseguir jamás la acentuación perfecta que tienen los ingleses.

Nuestra fonética, nuestra forma de pronunciar, no es en absoluto la misma que la de los anglosajones.

Además, en la escuela y en las clases de inglés, nos han enseñado sobre todo la gramática repitiendo ejercicios, más que a prestar atención a la manera de expresarnos.

Incluso si hablas un inglés algo básico, si intercambias palabras, a partir del momento en el que te haces entender, los ingleses te lo perdonarán.

Es preferible tener un buen acento para poder tener una conversación a prestar atención al orden de las palabras, aunque combinar ambos sería lo ideal.

¿Por qué mejorar tu pronunciación en inglés?

Eso, ¿por qué hay que centrase en el acento?

  • Para que te entiendan: es una razón evidente. En efecto, los idiomas se aprenden para comunicar y el inglés forma parte de las lenguas más utilizadas en el mundo junto con el español y el chino.
Esto va a evitar incomprensiones y por consiguiente las frustraciones tanto por tu parte como por la de tu interlocutor: estas incomprensiones generan sentimientos negativos, pueden dar la impresión de que no estás motivado por aprender inglés, que no intentas esforzarte.
  • Para mostrar que tienes un buen nivel de inglés: no basta con tener un excelente nivel en gramática, ortografía o en tiempos verbales, si luego no se te entiende.
  • Para mejorar tu nivel de inglés: puedes hacer ejercicios de gramática o estudiar la lengua de forma escolar y ser luego incapaz de hablar correctamente, mientras que si puedes hablar en inglés con frecuencia, podrás mejorar en todos los aspectos.

Rasgos importantes del acento inglés

Para evitar los problemas de comprensión y tener una buena base de acentuación en inglés, existen dos o tres cosas que hay que saber y que te salvarán en cualquier conversación.

  • La « h » aspirada: no olvides jamás acentuarla si quieres evitar los contrasentidos.
Por ejemplo, el verbo « ate » (comer en presente simple) y « hate » (detestar) no significan lo mismo. Aprende a acentuar la h aspirada: puedes ponerte delante de un espejo o un cristal y pronunciarla. Si se forma vaho es que vas por el buen camino.
  • El terrible « the » que no se pronuncia ni como una « s » ni como una « d » y aún menos como una « t ». Pon la punta de la lengua entre los incisivos de arriba y di el sonido « z » mientras retiras la lengua hacia atrás.
  • La « r » inglesa no tiene nada que ver con la « rr » española: cuidado con no rularla porque ese sonido no existe en la lengua de Shakespeare.

¿Quieres hablar bien inglés? Algunos consejos para mejorar tu acento en inglés.

Hacerte entender en inglés

Tu pronunciación no necesita ser perfecta, recordémoslo. El objetivo es reproducir lo más fielmente posible los sonidos para que te entiendan.

Si eres principiante, no te obsesiones, las cosas vienen poco a poco, pero tendrás que practicar todos los días 15 minutos, o al menos de forma recurrente y regular.

Es inútil querer disimular tu propio acento, es lo que te da personalidad, pero puedes sin embargo reproducir lo mejor posible los sonidos que escuchas, al tiempo que conservas la entonación y las especificidades de tu lengua materna.

El acento español no impide la comprensión y te permitirá despertar el interés de tu interlocutor anglófono, que encontrará tu acento encantador y simpático.

Pero hay límites que no hay que pasar, no tiene que ser demasiado marcado.

Mejorar tu acento en inglés

Para pronunciar bien los sonidos en inglés, tienes que ser consciente de esos nuevos sonidos, de posibles matices, de entonaciones y otros acentos tónicos que no son los mismos que para los españoles.

Incluso si la enseñanza del inglés no coloca la conversación ni el oral en primera plana, es importante prestarle atención.

¿Pero qué hacer?

Tienes que aprender la fonética inglesa, es decir, tomar consciencia de todos los sonidos en inglés que no existen en español.

Entrenarse

Tienes que entrenar tus oídos a distinguir los nuevos sonidos, así como tu aparato vocal para reproducirlos.

Otra manera consiste en aprender el nuevo vocabulario o repetir el que conocemos ya pero concentrándose en la fonética y la pronunciación.

Existen varios sitios web, ebooks, libros con CD o DVD para seguir tales ejercicios con grabaciones sonoras (ver nuestro artículo sobre las páginas para aprender a hablar inglés).

Seguir clases de inglés

También puede seguir clases de inglés: existen cursos de tarde para adultos, así como asociaciones y centros culturales que proponen clases con profesores.

No solo podrás y deberás intercambiar en inglés, sino que tu interlocutor sabrá corregir tus errores haciéndote cantar, recitar un texto o dejándote hablar libremente con otros anglófonos.

En esta atmósfera muy anglófona vas a poder mejorar tu acento sin contar con que vas a enriquecer tu cultura y tu práctica del idioma.

El acento tónico

Para los hispanófonos, el acento tónico supone a veces un problema, pero en la lengua inglesa, es muy importante porque puede modificar por completo la pronunciación de una palabra.

Si no pones el acento tónico donde debes, hay bastantes riesgos de que no te entiendan, puedes hacer un contrasentido tan fuera de lugar que te mirarán extrañados.

Aprender dónde situar el acento tónico es una prioridad para mejorar la pronunciación en inglés y ser capaz de hablar con tu profesor de inglés.

Cuando ojeas un diccionario o haces una búsqueda en internet, hay símbolos específicos indicados al lado de las palabras para mostrar su forma de pronunciarla.

Una sílaba acentuada es una sílaba más larga, más fuerte, o más aguda que una sílaba no acentuada.

Es una sílaba que vamos a escuchar más con respecto a las demás.

Las otras sílabas no acentuadas contienen a menudo vocales conocidas como reducidas y por eso nos da la impresión de que los anglófonos hablan tan rápido y que no articulan.

Las reglas de oro para tener un buen acento

Antes que nada, tienes tener el máximo contacto posible con la lengua inglesa: libros, películas, música, conversación, vídeos en internet, tienes que sumergirte en un ambiente anglófono.

Cuanto más acostumbres tu oído y tu cerebro a escuchar inglés, más se adaptará y comenzará a integrar ciertos giros lingüísticos o sonoridades específicas.

Utiliza, incluso abusa de las oportunidades que te propone internet, escuchando, por ejemplo, podcasts, siguiendo informaciones en una webradio, viendo la tele en internet, viendo tus películas preferidas o vídeos extranjeros en inglés.

Toma el tiempo de consagrar como mínimo 10 ó 15 minutos cada día para escuchar solo inglés: no te darás ni cuenta de que poco a poco, gracias a esta escucha aparentemente pasiva, de lo que vas a mejorar.

Concéntrate en la pronunciación de los sonidos diferentes del español: en efecto, en inglés, como en otras lenguas, existen numerosos sonidos que podemos encontrar en español y algunos son bastante fáciles, pero otros resultan más difíciles.

Localiza esas palabras y entrénate a repetirlas.

Os dejamos un vídeo que os puede ayudar:

Si hace falta, anótalas en un cuaderno, una libreta o en la Tablet para hacer « una lista de palabras que practicar ».

Practica regularmente, pero no demasiado: como mencionábamos antes, 15 minutos al día son suficientes. Es LA única manera de mejorar tu acento inglés. No lo olvides, no hay edad para aprender a hablar inglés.

Las sesiones breves permiten centrarte en un problema en particular y trabajar eficazmente, tu cerebro será más receptivo.

Imita los sonidos que pronuncian los ingleses o los americano en su lengua materna: intenta escuchar atentamente e imitar su manera de decirlo, ya sea con una palabra o una frase.

Para los apasionados del cine, memorizad ciertas escenas en inglés y si te gusta cantar o escuchar música, apréndete las letras de las canciones de memoria y repítelas con la canción de fondo.

Practica inglés delante de la tele. Repite delante de tus películas preferidas en V.O. para mejorar tu acento.

Incluso aunque te parezca difícil al principio, te acostumbrarás fácilmente y aprenderás divirtiéndote. Podrás practicar también cuando estés de viaje.

Para terminar, puedes leeren voz alta: artículos de revistas, blogs o libros en versión original, lo importante es que tus ojos (y tu cerebro) se habitúen a la escritura inglesa.

Al leer en voz alta, presta atención a tu pronunciación, identifica los sonidos que te resultan más difíciles. Conserva tu motivación porque hay buenas razones para aprender inglés.

 

A nuestros lectores les ha gustado este artículo

¿Has encontrado la información que buscabas gracias a este artículo?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Loading...
Coral
Soy traductora de textos y audiovisual de inglés y francés. Subtitulo series, películas y documentales para Netflix y en mi (poco) tiempo libre me encanta viajar y disfrutar de mi familia y amigos.