El blog al que le gustan los profes, los alumnos, las clases particulares y el intercambio de saberes

¿Quieres tocar el piano? ¡Sigue nuestros consejos!

Por Marisol el 02/06/2016 Blog > Música > Piano > Información Útil para Tocar el Piano
Índice

La cuestión de cómo tocar el piano es muy amplia y se puede abordar desde diferentes ángulos.

Para tocar bien el piano, hay que saber, por ejemplo, colocar tu cuerpo, tocar lentamente y sin ir más rápido que la música. También surge la cuestión de si se puede tocar el piano teniendo unas manos pequeñas.

Coloca bien tu cuerpo

Cuando se toca el piano, se ejercita todo el cuerpo. Es importante adoptar una buena postura antes de empezar a tocar y memorizarla para que se convierta en un hábito.

Primero, tienes que colocarte bien en medio del piano y sentarte cómodamente en tu taburete, silla o banqueta. Para colocarte, toma como punto de referencia la nota DO del medio del teclado.

Esta regla puede variar ligeramente en función de las piezas que toques. Para tocar piezas que requieran muchas notas agudas, tendrás que colocarte ligeramente más a la derecha del teclado y más a la izquierda, para las piezas con muchas notas bajas.

Consejos piano ¡Colócate bien en medio del piano!

Después, tienes que colocar los antebrazos ajustando la altura de tu asiento. Para colocar bien los antebrazos, los codos tienen que estar a la altura del teclado o un poco por debajo del teclado si tienes unos brazos pequeños. Los antebrazos no deben estar nunca completamente perpendiculares al teclado. Esta posición te permitirá desplazar los dedos por el teclado de una manera más rápida y fácil y ganarás flexibilidad. En general, la principal función de una buena posición del cuerpo es permitir una práctica del piano más flexible y fluida.

Otra cuestión importante: ¿qué asiento elegir para tocar el piano? ¿Un taburete, una banqueta, una silla? Pues depende de cada persona. Por ejemplo, el pianista Gleen Gould solía utilizar sillas y tocaba muy bien con ellas. El inconveniente de las sillas es que la altura no se puede ajustar. Si eliges tocar sentado en una silla, coge una que se adapte a tu cuerpo y a la altura de tu teclado. Por su parte, la banqueta tiene la ventaja, además de ser ajustable en altura, de facilitar los movimientos laterales del cuerpo, gracias a su gran longitud. Es la razón por la que la banqueta es el tipo de asiento más recomendado en general.

Consejos piano La espalda, cuando toques el piano, debe estar recta sin estar demasiado rígida

Ahora vamos a hablar de la espalda, cuya posición debe ser óptima para no correr el riesgo de tener dolores lumbares. Tocar el piano debe ser un placer y si el piano te causa dolor de espalda, el objetivo no se está alcanzando. La espalda, cuando toques el piano, debe estar recta sin estar demasiado rígida. Este consejo no solo se aplica al piano: siempre que estés sentado, la espalda tiene que estar recta. Tienes que evitar encorvarte sobre el teclado: es la peor postura para tocar el piano.

La posición de las manos también es importante. Aunque al tocar el piano se ejercite todo el cuerpo, las manos juegan el papel más importante. Los dedos, para tocar bien las notas y realizar los desplazamientos, tienen que estar curvados, en forma de arco. La palma de la mano debe estar elevada con respecto a los dedos, para que estos «se sumerjan» en las notas (excepto el pulgar, que está casi al mismo nivel). Con esta postura, evitarás todas las tensiones y ganarás velocidad. La fuerza que hace pulsar las teclas tiene que provenir de los dedos y no de la muñeca ni del brazo. Así, las manos adoptarán una posición redondeada.

Ten en cuenta también que tendrás que colocar los pies en posición plana en el suelo para ganar estabilidad y seguridad. Es desaconsejable tocar sobre la punta de los pies, al menos durante tu fase de aprendizaje.

Tras estos consejos, hay que insistir en el hecho de que cada uno tiene una complexión particular. Con el tiempo, es posible que adoptes posiciones que varíen de las recomendaciones generales y vayan más acorde con tu estilo y tu manera de ser. Pero antes de ser original, hay que ser tradicional.

Toca el piano lentamente

Cuando tocas el piano, es importante empezar siempre por tocar lentamente, ya que así podrás calentar los dedos. También es válido cuando aprendes a tocar una pieza de piano.

El proverbio dice: quien puede lo más puede lo menos. Podríamos decir para completarlo que para poder lo más, primero hay que poder lo menos. Algunos pianistas quieren ir más rápido que la música y tocar la pieza a la velocidad normal sin esperar.

Este no es el mejor método. Hay que aumentar la velocidad de ejecución progresivamente y empezar tocando lentamente. Tienes que aprender a tocar perfectamente la pieza a 60 corcheas por minuto antes de tocarla a 70 corcheas por minuto.

Consejos piano ¡Empieza a tocar lentamente!

De forma más general, tocando el piano lentamente podrás:

  • Memorizar mejor lo que tocas. Tu cerebro necesita poder fijarse en cada elemento de la partitura y en los detalles para asimilarlos.
  • Progresar más rápidamente en tu técnica, ya que tocar lentamente te permite no solamente memorizar mejor la pieza, sino también memorizar mejor los movimientos de los dedos que volverás a realizar en otras obras.
  • Prestar atención a lo que tocas, a los acordes, a los tiempos, al ritmo, etc. Así, podrás asegurarte de que estás tocando bien y de que no cometerás fallos de lectura o de ritmo.
  • Entender mejor la estructura interior de la pieza y hacerte con ella.
  • Anticiparte a los compases que siguen en lugar de correr detrás de la música que tocas. Al tocar lentamente, tendrás ventaja: tu cerebro será más rápido que tus dedos.

Mejora tu técnica progresivamente

Si tocas el piano, seguro que quieres progresar. Es el objetivo de la mayoría de los pianistas, ya sean principiantes o más experimentados. Pero progresar en piano significa varias cosas.

En primer lugar, es ser capaz de tocar las partituras a la primera lectura más fácilmente. De esta manera, adquirirás un conocimiento perfecto del solfeo y un dominio completo de la lectura de notas. Ya lo verás, podrás leer cada vez más rápido y leer partituras cada vez más complejas con el tiempo.

En segundo lugar, también significa ganar flexibilidad y velocidad. Tus manos se harán cada vez más flexibles. Las cadenas de acordes (mano izquierda) o de notas (mano derecha) se tocarán cada vez con más rapidez, sin crear tensiones ni crispaciones. Tu técnica será más articulada y será cada vez más expresiva.

En piano, es esencial tener un buen nivel técnico para poder liberar el potencial artístico. La técnica se pone al servicio de lo artístico, pero la precede en el tiempo.

Con un profesor de piano, mejorarás más rápidamente. Las clases de piano pueden resultar imprescindibles si te bloqueas en tu aprendizaje.

Cuanto más regular y rigurosa sea tu práctica con el piano, más progresos harás. No sirve de nada querer empezar la casa por el tejado y forzar el progreso, ya que te arriesgas a saltarte fases o a no asimilar bien algunos elementos. En lo que respecta al aprendizaje, y en concreto al aprendizaje del piano, siempre hay que tomarse su tiempo.

Cómo tocar el piano teniendo unas manos pequeñas

Algunas personas creen que el piano no está hecho para ellos porque tienen unas manos pequeñas. ¿Se puede tocar el piano si se tienen unas manos pequeñas y unos dedos cortos? Y más concretamente: tocar bien. La respuesta es claramente un sí. En la práctica, hay muchos pianistas que tienen unas manos grandes (manos de pianista, como solemos decir) que tocan con menos fluidez y soltura que las personas que tienen unas manos pequeñas. Por tanto, la longitud de las manos no perjudica para nada la calidad de la práctica y la técnica pianística.

Consejos piano Tocar el piano teniendo unas manos pequeñas

Es cierto que algunos compositores de música clásica son conocidos por sus enormes manos, como es el caso de Liszt, que podía tocar con una mano un intervalo de onceava (do-fa a la octava superior). Algunas piezas de Liszt son muy difíciles de tocar teniendo unas manos pequeñas, porque se concibieron para ser tocadas por las manos de Liszt. En general, en la música clásica romántica (del siglo XIX) hay muchos intervalos y acordes con séptimas y novenas. En resumen, no se puede negar que una parte del repertorio romántico requiere unas manos grandes.

Sin embargo, hay que recordar que el 95% de las piezas de piano se pueden tocar con unas manos de un tamaño normal e incluso inferior a la media. Además, para tocar piezas que utilizan movimientos cromáticos, es preferible tener unas manos pequeñas. Cada tipo de manos tiene sus ventajas y sus inconvenientes pero, en definitiva, el tamaño de las manos limita muy poco el aprendizaje del piano. Si tienes unas manos pequeñas y quieres aprender a tocar el piano, ¡no lo dudes!

 

A nuestros lectores les ha gustado este artículo

¿Has encontrado la información que buscabas gracias a este artículo?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Loading...
Marisol
Traductora y correctora. Lectora empedernida. Me encanta viajar, la música y vivir nuevas experiencias.