Inglés
Dibujo
Programación
Euskera
Inglés
Relajación
Economía
Español para extranjeros
Superprof, una comunidad de
1.421.871
profesores particulares independientes
TOP 10 profesores
Matemáticas
Español para extranjeros
Matemáticas
Canto
Lenguaje musical
Dibujo
Violín
Inglés
Inglés
Dibujo
Programación
Euskera
Inglés
Relajación
Economía
Español para extranjeros
Matemáticas
Español para extranjeros
Matemáticas
Canto
Lenguaje musical
Dibujo
Violín
Inglés
Superprof, una comunidad de profesores particulares independientes
TOP 10 profesores
Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Aprender un idioma extranjero sin tirar la toalla

Por Raquel, publicado el 28/05/2017 Blog > Idiomas > Inglés > Las Claves de la Motivación para Aprender un Idioma

Vuestro nuevo objetivo: aprender un nuevo idioma extranjero. Antes de lanzaros a la aventura del aprendizaje, es importante que hagáis algunos cambios en vuestros hábitos cotidianos.

Involucrarse en el aprendizaje de un idioma requiere tiempo y trabajo. Hay muchos métodos para mantener la motivación y no tirar la toalla o rendirse en el camino. Aquí os dejamos algunos consejos.

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

La importancia de aprender un idioma extranjero

En la era de la globalización, nuestras sociedades son cada vez más cosmopolitas. El mundo digital nos permite comunicarnos directamente con personas de todo el planeta.

Así, el dominio de una o varias lenguas nunca ha sido tan importante. Hablar un único idioma se puede convertir en un gran obstáculo; una auténtica barrera. Hoy en día, hablar inglés, o tener un dominio por lo menos básico del mismo, es toda una necesidad. Se trata de la lengua internacional por excelencia y cuenta con más de 1 400 millones de hablantes en todo el mundo.

A pesar de lo que se suele pensar, el aprendizaje de un idioma extranjero está al alcance de todo el mundo, si bien no todos aprendemos de la misma manera ni con la misma facilidad. Sea cual sea vuestro nivel de inglés, vuestra edad o vuestro perfil, os aseguramos que con la motivación y la perseverancia necesarias, aprender la lengua de Shakespeare puede ser de lo más fácil. E incluso os puede ayudar a aprender otras lenguas: portugués, francés, italiano…

Estos pueden ser algunos de los objetivos que os lleven a aprender inglés:

  • Aprender vocabulario para preparar una estancia lingüística en Reino Unido.
  • Entender la gramática inglesa para aprobar un examen de certificación oficial.
  • Adquirir unas nociones avanzadas de inglés para los negocios y dar así un impulso a vuestra carrera profesional.

Todo estudiante tiene sus propias expectativas y su proceso de aprendizaje variará en función de las mismas.

Aprended un poco de inglés para disfrutar más de vuestros viajes. ¿Soñáis con conocer Londres? No os vendría mal tener unas nociones básicas del idioma antes de ir.

¿No os hemos convencido?

Aquí tenéis 3 motivos más para que os animéis a aprender la lengua de Shakespeare.

  1. Dominar el inglés para acceder al conocimiento

Aunque nuestra lengua materna sea otra de las más habladas en el mundo y se considera también una lengua internacional, el inglés sigue llevándose la palma. Más del 75% de los recursos de la Web están en inglés, así que para acceder a ese alto porcentaje, lo mejor es que conozcamos bien el idioma.

Lo mismo ocurre con la literatura. Si bien la literatura en español no tiene nada que envidiar a otras, lo cierto es que una grandísima cantidad de obras literarias se editan en inglés y nunca se llegan a traducir. Aprender a hablar inglés nos sirve, por tanto, para acceder a muchas más fuertes de información y de conocimiento.

  1. Abrirse al mundo

El aprendizaje de una lengua es el primer pasaporte para descubrir la cultura de un país. El inglés, que se habla en todos los continentes (o casi) os permitirá comunicaros fácilmente con nativos locales. Además, es el idioma de comercio por excelencia, así que sea cual sea vuestro destino, podréis comunicaros sin problema.

Dominar una lengua viva os ayudará a la hora de viajar, y también os permitirá hablar con lugareños para descubrir parajes completamente desconocidos para los turistas y conocer a gente nueva.

  1. Dar un impulso a vuestra carrera profesional

La informática, las finanzas, la comunicación, la salud, la moda… El inglés forma parte de todos los sectores profesionales.

Aprended inglés para encontrar trabajo. Si queréis formar parte de una gran multinacional en España o el extranjero, debéis dominar la lengua de Shakespeare.

Hoy en día cada vez son más las empresas que exigen un cierto dominio de una lengua extranjera (generalmente el inglés) a sus empleados. El alemán y el francés son también otras de las lenguas más requeridas en las ofertas de trabajo.

Dominar una lengua viva: partir de una buena base

Sea cual sea la lengua que estudiéis, debéis respetar ciertos principios a la letra para progresar rápidamente y mantener la motivación. Con el paso del tiempo, estos principios básicos se convertirán en algo completamente natural.

Mantener la motivación

Es cierto que el aprendizaje de un idioma está al alcance de todo el mundo, pero requiere mucho tiempo y esfuerzo. Por tanto, es importante mantener la motivación a largo plazo para seguir aprendiendo.

Para eso, lo mejor es contar con unos soportes pedagógicos y unas herramientas de aprendizaje variados. Aprendemos mucho más rápido cuando sentimos pasión por lo que estamos estudiando.

Si vuestro objetivo consiste en dominar la comprensión y la expresión oral en inglés, sumergiros en manuales de texto no será la mejor solución. Si queréis aprender inglés de verdad, lo mejor es que lo hagáis de una manera que os divierta:

  • Viendo películas y series de televisión en VO.
  • Leyendo en inglés.
  • Escuchando podcasts.
  • Realizando ejercicios con aplicaciones específicas…

Los soportes educativos hoy en día son casi infinitos. El único límite es vuestra imaginación.

Trabajar con regularidad

La segunda regla de oro en el aprendizaje de una nueva lengua: estudiar con regularidad. Esa frecuencia será la que os haga avanzar con mayor rapidez.

Os recomendamos que trabajéis a diario en sesiones cortas, ya que los atracones de dos o tres horas de vez en cuando no darán sus frutos.

Aunque tengáis una agenda bien apretada, seguro que sois capaces de encontrar 20 o 30 minutos al día para estudiar inglés. Por ejemplo:

  • En el viaje a clase o al trabajo.
  • Durante el desayuno.
  • En una pausa de media mañana.
  • Por la tarde, antes de cenar.

El aprendizaje de inglés cambiará en cierto modo vuestros hábitos y vuestra forma de administrar vuestro tiempo. Para mantener la motivación, planead bien los temas que vais a estudiar día a día.

Priorizar la expresión oral

En España, tenemos la mala costumbre de relacionar el aprendizaje de una lengua con el plano escrito. Ahora bien, el objetivo de la mayoría de estudiantes consiste en aprender para ser capaces de comunicarse con otros hablantes. Para eso, lo mejor es que trabajéis bien vuestra comprensión y expresión orales. Una vez que tengáis un buen dominio del vocabulario inglés y ciertas estructuras básicas, no tardaréis en mantener una conversación con un nativo

Inmersión en la lengua inglesa

Sabéis que el mejor medio de aprender un idioma rápidamente consiste en vivir directamente una experiencia de inmersión en el extranjero. Si no podéis viajar, podéis buscar la forma de crear una especie de inmersión parecida; es decir, debéis estar en contacto permanente con el idioma.

Hablad y hablad para aprender. La práctica hace al maestro. ¿Por qué no os ponéis en contacto con un nativo que os ayude a mejorar?

Además de los ejercicios que hagáis en vuestro día a día, si queréis repasar vuestro inglés podéis seguir algunos de estos consejos:

  • Ver la televisión o las noticias en inglés.
  • Escuchar música en inglés.
  • Leer el periódico en inglés.
  • Cambiar el idioma de todos vuestros aparatos electrónicos (móvil, ordenador, tablet, etc.) y de vuestras redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter…).

3 etapas para mantener vuestra motivación

Aprender un idioma es una aventura mágica. Para profundizar vuestros conocimientos debéis buscar la forma de que el aprendizaje forme parte de vuestros hábitos cotidianos.

¿Cuántas veces os habrán dicho vuestros padres que os lavéis los dientes antes de que se convirtiese en una costumbre?

Algo muy parecido ocurre con el aprendizaje de un idioma. Es difícil modificar los hábitos, pero una vez que los asimilamos, nos permiten aprender con mucha más facilidad. Ver la televisión, escuchar la radio, leer… cualquiera de estos pequeños hábitos cotidianos se puede adaptar al aprendizaje de un nuevo idioma.

1. Analizad bien vuestros hábitos

Todas nuestras costumbres tienen su razón de ser. Si las modificamos o adaptamos un poco, podemos aprovecharlas para aprender inglés.

  • Veis las noticias todos los días: en lugar de conectar con una cadena nacional, conectad con BBC News.
  • Escucháis la radio cuando vais en el coche o música cuando vais en el autobús o el metro: descargad podcasts o canciones en inglés para aprovechar el tiempo y acostumbrar vuestro oído al idioma.
  • Estáis pegados a vuestro móvil todo el día: seguro que podéis dedicar 20 minutillos a unas clases de inglés en línea con aplicaciones específicas.

2. Marcaos unos objetivos.

Al igual que ocurre en el mundo del deporte, marcarse unos objetivos a la hora de aprender un idioma es imprescindible para mantener la motivación. Para evaluar vuestro progreso en la lengua de los Beatles, es importante que escojáis objetivos cuantificables. Por ejemplo: quiero saber 150 palabras nuevas para final de mes.

Aprended más rápido cambiando solo algunos hábitos. Hustle! Cambiad un poquito vuestros hábitos para aprender un idioma más rápidamente.

3. Planteaos algún reto

Ahora que ya habéis adquirido nuevos hábitos, marcaos un reto:

  • El desafío de 30 días: consiste an aplicar todos los días durante 30 días un método de aprendizaje. Por ejemplo: ver todos los días las noticias en inglés.
  • La regla de la cadena: en relación con el desafío de los 30 días, marcaos todos los días una cruz en el calendario cuando hayáis cumplido un objetivo.
  • El principio de Pareto: también conocido como la ley 80/20. Dominar un idioma al 100% (incluso una lengua materna) es prácticamente imposible; así que lo mejor es que os centréis en aspectos concretos que queráis perfeccionar y el resto vendrá solo.

Estos retos son excelentes para mantener la motivación. Psicológicamente, el hecho de trabajar todos los días durante 30 días hará que los hábitos acaben siendo naturales, perfectos para seguir con el aprendizaje sin tirar la toalla.

Para evaluar vuestros progresos, no olvidéis realizar balances semanales o mensuales. Cada objetivo que cumpláis mejorará vuestra motivación.

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Loading...

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz