Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

La técnica del vibrato

Por Marisol, publicado el 13/07/2017 Blog > Música > Canto > Aprender a Hacer un Vibrato

El vibrato es al canto lo que el vino tinto a un coq au vin.

Lo que hace pasar de ser un cantante mediocre a ser un cantante excelente tiene que ver a menudo con los elementos técnicos, entre ellos el vibrato. Sin él, las puertas del mundo de la ópera se te cerrarían de forma permanente y solo obtendrías malos resultados en los concursos y las audiciones de canto.

Pero la esperanza es lo último que se pierde. Vamos a tratar de explorar el concepto de vibrato, proporcionando algunos elementos de trabajo para llevar a cabo tu entrenamiento vocal.

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

¿Qué es el vibrato?

La primera pregunta que hay que hacerse es: ¿cómo cantar sin desafinar? Después, solo después, se puede ir más allá…

No siempre es fácil de controlar el esternón para mantener una nota de forma constante. Hay que saber colocar la voz de una manera concreta, pero también tienes que saber ganar verticalidad y modularla.

Tienes que controlar tu tráquea para imprimir a tu voz una ondulación homogénea y armoniosa de la frecuencia y la intensidad del sonido, en pocas palabras, de la altura.

Qué es el vibrato ¿Te convertirás en el solista barítono de un reconocido conjunto vocal?

Sin esto, más vale que te quedes callado y forzarlo no serviría de nada.

Este trémolo (un término que normalmente se centra en la intensidad) vocálico es el no va más de la polifonía e implica todas las tesituras: soprano, contralto, mezzosoprano… Ningún cantante moderno puede pasarlo por alto.

El vibrato es sobre todo una cualidad innata, pero eso no significa que no haga falta un curso de canto para desarrollar todo el potencial de la voz. Toda voz hermosa sana es normalmente capaz de producir esta modulación rítmica.

Solo hay que buscar el vibrato natural y controlarlo. Todo tiene que ver con el flujo de aire que se debe emitir; el vibrato artificial también es posible, pero menos agradable. Es una tensión muscular del músculo tiroaritenoideo de la laringe, con varios cambios en la altura a la segunda (entre 4,3 y 7,2 oscilaciones es lo ideal).

Que no se preocupen los más pequeños: el vibrato no existe (casi) en la infancia, pero aparece y se desarrolla con la edad. Hay que esperar a que se produzca el cambio de voz.

Las clases particulares te ayudarán a prepararte. La flexibilidad de un falsete hará el resto, con la ayuda de una escuela de canto si es necesario.

Si, a pesar de tus esfuerzos, tu vibrato no aparece aun con el paso de los años, es que probablemente tengas un problema de presión subglótica.

¿Para qué sirve hacer vibrar las cuerdas vocales?

No hay una sola escuela de música donde el vibrato no sea una realidad: todos los músicos saben lo que es, e incluso está presente en las clases de piano, donde el trémolo consiste en tocar el piano con dos dedos para hacer vibrar dos notas.

Acordeón, violonchelo, guitarra eléctrica, trompeta… Podríamos poner muchos más ejemplos para encontrar equivalentes y, en todos los casos, recurrir a un profesor particular es lo ideal para dominar la música moderna y deshacerse de los malos hábitos.

Pero, casi siempre, se trata del trino, donde la variación hertziana, artificial y forzada, es mucho mayor que en el vibrato, que debe permanecer lo más cerca posible de la nota de base.

Consejos para aprender a hacer un vibrato El karaoke puede servir de calentamiento para cantar sin desafinar antes de pasar a una técnica superior de canto.

Cuando se trata de cantar bien, el vibrato no solo es útil en el canto coral o para una cantante de ópera, sino también en más de un estilo musical: el jazz, el góspel…

El único requisito es que el ritmo sea relativamente relajado; de lo contrario, no habría tiempo para adornar tus tablaturas de vibrato.

Consejos sencillos para hacer vibrar tu voz por etapas

  1. Abre la boca como si bostezaras.
  2. Relaja los músculos por completo (sobre todo a través de la laringe).
  3. Mantén la espalda recta (la postura vocal es importante).
  4. Controla tu respiración.
  5. Canta con el diafragma.
  6. Relaja los músculos por completo.
  7. Intenta ser sutil: los vibratos más bonitos suelen ser livianos.
  8. Mejora progresivamente tu técnica vocal.
  9. Ten confianza en tu voz.

Ten en cuenta que es una ligera variación de tonalidad y esta es la función natural de un tono realizado correctamente.

¿Cómo llegar a controlar las vibraciones orales?

Todo debe comenzar con una iniciación a la música desde una edad temprana, incluso, por qué no, con el canto prenatal. Las clases en grupo son ideales para tener un primer acercamiento a la música.

Lo primero es, por supuesto, realizar el calentamiento vocal, para estar en plena posesión de tus medios de resonancia, por así decirlo. El calentamiento es esencial para encontrar tu voz óptima sin ningún tipo de tensión.

Después, hay que hacer ejercicios de relajación: relajarse es bueno para los músculos y la glotis.

Hay que cantar allegro si queremos estar al unísono, sobre todo si se nos centramos en los agudos. Enseguida entenderemos la diferencia entre un coro tenso y unos coristas que saben practicar sin cansarse ni ponerse nerviosos: la faringe pierde musicalidad y amplitud cuando las pulsaciones son demasiado altas.

Controlar las cuerdas vocales Aprende las técnicas para hacer un vibrato.

Cantar una canción siempre dependerá, en gran medida, de la fisiología humana. Es conveniente practicar mucho, ya que interpretar una canción sin respetar su fragilidad y sensibilidad causará muchos inconvenientes.

Las clases de teatro o de hablar en público pueden ayudar a los más tímidos a dominar sus miedos y a cantar como Dios manda canciones de todos los estilos. También te servirán para articular y regular la tonalidad del diafragma y no tener dificultades con las consonantes en una canción a capella

Y si quieres desahogarte, ¡toma clases de batería! O bien aprende a tocar la guitarra para encontrar tu estilo.

El tercer punto es respirar. La respiración abdominal es de hecho el punto clave de la música coral, así que no te saltes estos ejercicios, porque el vibrato viene más fácilmente del vientre.

De todos modos, aprender a cantar con clases en grupo no es lo que es más eficaz para afinar tu oído musical y hacer coincidir tus abdominales con los sonidos que salen por tu boca.

Lo mejor es recurrir a un coach vocal que, como buen profesor y basándose en tus conocimientos sobre solfeo, se adaptará a tus necesidades y a tus objetivos. Las clases a domicilio deben ser el metrónomo de tu progreso.

Un profesor de canto de calidad te indicará los ejercicios de respiración más adecuados para tu formación musical, al igual que sus clases de música te proporcionarán unos buenos conocimientos escénicos.

En Superprof, generalmente los profesores ofrecen su primera clase de forma gratuita y hay para todos los niveles. También puedes dar clases de más cosas, como para aprender a toca la guitarra acústica, la viola o el saxofón.

No dudes en optar por un director del coro, si es posible con un tono similar al tuyo: contra-tenor, alto, bajo-barítono…

Ya hemos dicho que el vibrato es una capacidad torácica natural e innata: el reto es cómo aprender a controlar el equilibrio.

Encontrar la altura de expresividad correcta y tomar consciencia de la dicción modulada deben ser los objetivos principales de las clases de canto dedicadas a vibrato. Algunos ejercicios de un curso intensivo te harán lograr este objetivo, tanto para las voces agudas como para las graves.

Hacer resonar tu falsete será un verdadero placer y, quién sabe, tal vez un día serás tú el que imparta clases de canto.

Algunos ejemplos de cantantes en los que inspirarse

De primeras, el canto puede gustar por su aire divertido, pero no está hecho para todo el mundo.

Todos los cantantes no son iguales. Más vale tener un oído absoluto o, en su defecto, una sólida formación musical para saber a qué cantantes imitar.

Cantantes para inspirarse Tener una hermosa voz y una buena técnica promete una gran carrera musical.

Escuchar los grandes clásicos de la música tradicional es algo obligado en la carrera de cualquier cantante.

Después, habría que intentar reproducir con la voz las técnicas vocales presentes en El barbero de Sevilla de Rossini, Las bodas de Fígaro de Mozart o la Tetralogía de Wagner. También encontramos en los conjuntos vocales de Handel un gran apoyo para aprender a cantar.

En cuanto a los cantantes contemporáneos, sin remontarse a Verdi, nos encontramos con Whitney Houston, Mariah Carey y Susan Boyle. La reina de la noche o Luciano Pavarotti (a menos que prefieras a Plácido Domingo) también te servirán.

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *