Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Saberlo todo sobre la tensión arterial cuando se practica una actividad física

Por Coral, publicado el 26/06/2017 Blog > Deporte > Entrenamiento personal > ¿Hay que Hacer Deporte cuando se Sufre de Hipertensión?

La hipertensión arterial es un “asesino silencioso”: indolora, es una enfermedad crónica típica de los países desarrollados.

Cerca de un tercio de la población adulta sufre de hipertensión arterial; es la principal causa de consulta a los servicios médicos de atención primaria.

Alcohol, tabaco, sobrepeso, obesidad, estrés, sedentarismo, diabetes de tipo 1 y 2, son los agentes patógenos que contribuyen a provocar la aterosclerosis, es decir, la obstrucción, e incluso la trombosis, de la arterias y los vasos sanguíneos.

La hipertensión, factor de riesgo de enfermedades vasculares y de accidentes vasculares cerebrales, es una enfermedad crónica, aunque con un tratamiento eficaz.

Es difícil de diagnosticar puesto que no nos damos cuenta de que el músculo cardíaco engorda, pierde eficacia y se agota.

El tratamiento de la hipertensión arterial, cuando es detectada, implica tres actores principales:

  • La persona hipertensa tiene que llevar una vida más sana (dejar de tomar sal, alcohol, tabaco, hacer deporte)
  • El doctor (que aconsejará al paciente: prescripción de medicamentos y seguimiento regular)
  • El entrenador deportivo (que elabora un programa de entrenamiento personalizado y adaptado al metabolismo del hipertenso).

Es precisamente de este último actor de quien vamos a ocuparnos en este artículo consagrado al deporte y la salud.

Estos son los impactos de la actividad física en el tratamiento de la hipertensión arterial.

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

¿El deporte permite luchar contra la hipertensión?

Es innegable: la actividad física reduce el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares.

Casi un 50 % de la población acaba siendo hipertensa con la edad.

Luchar contra las enfermedades cardiovasculares. La hipertensión: cansancio, sofocos, pinchazos. ¡Hay que consultar al médico!

La presión sistólica se considera anormal si es superior a 140 mm de mercurio y la presión diastólica cuando es superior a 90 mm de mercurio.

Son numerosas las personas que han alcanzado el “umbral crítico” a los 30-35 años, aunque la energía que gasta el músculo cardíaco aumenta sistemáticamente con la edad.

Practicar una actividad física como correr, andar, nadar o ir en bici, comporta numerosos beneficios para la salud.

Permite principalmente impedir que la masa muscular y la capacidad respiratoria decaigan después de superar los 50 años: hacer deporte en el gimnasio, en casa o al aire libre es muy beneficioso.

Como prueba de que el entrenamiento regular impide el riesgo de hipertensión arterial: Ed Whitlock, un corredor canadiense de 85 años, ha conseguido hacer la maratón de Toronto en 3 horas 56 minutos, más o menos el tiempo que tarda un corredor de 30 años.

El sedentarismo aumenta la oxidación de las células del organismo, no se realizan estiramientos de los tejidos musculares y favorece las inflamaciones.

Por el contrario, la actividad física favorece la circulación sanguínea y regula la tensión, el colesterol y la tasa de azúcar en la sangre.

Además, el corazón se cansa mucho menos cuando nos entrenamos de forma regular: las actividades deportivas contribuyen a reducir las enfermedades del corazón.

Una tensión arterial elevada es peligrosa para la salud, porque comporta riesgos de insuficiencia cardíaca, infartos y accidentes vasculares cerebrales.

Un estudio americano llevado a cabo en 2012 en 6000 adultos, confirma que la práctica regular de ejercicio físico disminuye el riesgo de hipertensión.

El estudio concluye que los sujetos que presentan antecedentes familiares de hipertensión disminuyen en un 34 % el riesgo de sufrir hipertensión cuando hacen deporte de forma regular.

Ya sea para perder peso, evacuar el estrés o dejar de fumar, retomar una actividad física ayuda a reducir la tensión arterial elevada: hacen falta al menos tres semanas de entrenamiento para observar resultados significativos.

Hipertensión: ¿qué precauciones hay que tomar antes de entrenarse?

Antes empezar un entrenamiento personal, se recomienda consultar al doctor.

Deporte y vida sana. ¿Quién no se ha tomado ya la tensión en la consulta del médico?

Después de un periodo de sedentarismo, las placas de ateroma pueden haberse acumulado en los vasos sanguíneos sin darnos cuenta.

Los accidentes cardíacos pueden ser silenciosos e indoloros. De ahí el interés de obtener consejo médico, para medir la tensión arterial.

Antes de recurrir a un entrenador personal:

  • Consulta con tu médico para estimar tu capacidad de esfuerzo físico,
  • Realizar una ecocardiografía, un balance cardiovascular adaptado al tipo de deporte elegido,
  • Medir la tensión arterial con un tensiómetro una vez al año,
  • Evitar las actividades deportivas demasiado intensas, rápidas y violentas para el sistema nervioso,
  • Hacer 3 o 4 veces por semana entrenamientos de 30 minutos a 1 hora,
  • Elegir un deporte que movilice momentos de esfuerzo con fases de reposo,
  • Medir la frecuencia cardíaca durante el esfuerzo con un pulsómetro con pausas si el pulso es demasiado alto (base de referencia 180 – edad),
  • Hacer calentamientos antes del esfuerzo físico y estiramientos después de la actividad deportiva,
  • A falta de una actividad física intensiva, moverse un poco a diario: andar en lugar de ir en coche, clases de zumba, gimnasia suave, etc.,
  • Hacer ejercicios respiratorios: el deporte reoxigena el organismo y evita la isquemia. La respiración es esencial para la circulación sanguínea y para llenar los vasos sanguíneos de oxígeno. Inspirar y expirar contando cinco segundos cada vez durante cinco minutos,
  • Hacer tres comidas equilibradas al día
  • Hidratarse durante y después del esfuerzo físico, para reconstituir el stock de agua en la sangre.

Hoy en día puedes medir tu tensión arterial sin necesidad de ir al médico.

Para eso, puedes descargar una aplicación para comprobar tu ritmo cardíaco y saber que no sufres de arritmia.

Las virtudes del deporte cuando se sufre de hipertensión

Cuando se padece de hipertensión, se puede pensar que hacer deporte puede que no sea buena idea, porque eso acelera demasiado el ritmo de los latidos de un corazón que ya de por sí no es eficiente.

Genética, deporte y enfermedades. El peso de la herencia en la hipertensión: desde pequeños, habrá que hacer deporte para engañar al destino.

Es todo lo contrario porque la falta de actividad física es uno de los primeros factores de riesgo de hipertensión arterial.

Algunos deportistas, incluso de alto nivel, tienen hipertensión: las causas de esta enfermedad son también hereditarias y están muy ligadas al estilo de vida (consumo de tabaco y alcohol).

Los hijos de padres hipertensos tienen el doble de riesgos  de padecer de hipertensión: la genética juega un papel importante.

Hacer deporte puede ayudar a combatir esta enfermedad.

El deporte es un tratamiento natural contra la obesidad y el sobrepeso, dos factores de riesgo. El esfuerzo físico, además de hacer bajar la glucemia del organismo y de prevenir la diabetes, aporta una gran cantidad de oxígeno a la sangre y los músculos, a través de la hemoglobina: los riesgos de isquemia, de insuficiencia sanguínea, son menores.

El deporte hace que el sistema cardiovascular se adapte y alternar entre esfuerzo y reposo contribuyen a reducir la presión arterial.

La actividad física ayuda a reforzar la pared arterial y las válvulas cardíacas. Esto reduce el riesgo de enfermedades cardíacas: una bajada de 2 mmHg de la presión arterial sistólica permite reducir un 6 % la mortalidad por accidente vascular cerebral.

¿Qué deporte elegir cuando se sufre de hipertensión?

Aunque no se puede eliminar por completo la hipertensión, los médicos y entrenadores personales recomiendan hacer deporte.

Luchar contra las enfermedades cardiovasculares. Un paseo en bici a la semana es una buena actividad física contra la hipertensión.

Hay que huir de los deportes en los que tengamos que bloquear la respiración, porque producen incrementos de la frecuencia cardíaca, una aceleración de las pulsaciones que pueden afectar a un corazón ya de por sí frágil.

Será mejor elegir un deporte cuya intensidad sea compatible con las capacidades respiratorias y el sistema circulatorio en caso de hipertensión.

Una persona hipertensa debería dejar de lado las artes marciales y el atletismo y hacer actividades que requieran esfuerzos menos prolongados:

  • Andar rápido,
  • Correr,
  • Nadar,
  • Ir en bici,
  • Sesiones de puesta en forma.

Se recomienda a las personas sedentarias y de edad avanzada andar al menos 30 minutos al día, ir a pie:

  • Al trabajo,
  • A la panadería,
  • Dar un paseo por el barrio,
  • Llevar a dar paseos al perro más largos que de costumbre, etc.

Un buen programa de entrenamiento puede evitar una embolia pulmonar dentro de diez años.

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *