Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Aprender alemán: ¿es tan complicado?

Por Coral, publicado el 13/06/2016 Blog > Idiomas > Alemán > ¿El Alemán Es una Lengua Difícil?

¿Quién ha dicho que es difícil aprender alemán? ¿Todo el mundo? Bueno, sí, es cierto…

¡Pero hay esperanzas para los aprendices germanófonos!

Hablamos de similitudes con otras lenguas, como el español, el inglés o el latín.

Sí, aprender alemán es como aprender otra lengua extranjera.

¡Toma consciencia de las pequeñas ayudas que te permitirán asimilar más rápido la lengua de Goethe!

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

Si los futbolistas consiguen aprender alemán, ¿por qué no tú?

Tendríamos incluso la tentación de decir: si Franck Ribéry ha conseguido dominar la lengua de Ángela Merkel, ¿por qué no tú? Es un comentario un poco pérfido, cierto, pero bueno…

Si se conoce al futbolista como los fans del fútbol lo conocen, y cuando se constata su nivel de alemán, ¿da esperanzas, no?

Para los no futbolistas, sentimos empezar este artículo con un argumento del mundo del balón, pero queríamos empezar con algo positivo.

No es imposible si incluso Ribéry habla alemán Cuando tengas dificultad con el alemán, piensa en Francky…

Flashback en 2007.

Ribéry está en camino de convertirse en una estrella del Olympique de Marsella. Un futuro gran futbolista. Sobre todo, se hace notar por su dominio aproximativo de su lengua materna, el francés, signo de que no tiene un alma de lingüista (esto es lo que llamamos un eufemismo).

¿Quién hubiera dicho, en aquella época, que ante la inminencia de su traspaso al Bayern de Munich, aprendía alemán tan rápidamente? Algunas malas lenguas dicen que lo habla ya mejor que el francés.

Podría ser, después de todo. Esto es una buena motivación, para ti que quieres aprender alemán, ¿verdad? Otro ejemplo del balón: Pep Guardiaola.

El antiguo entrenador del FC Barcelona y de Messi, según muchos uno de los mejores entrenadores de la historia, deja el Barça para unirse al Bayern de Munich (él también) en 2013.

Y si los españoles no somos precisamente conocidos por ser los mejores lingüistas del planeta (contrariamente a los europeos del norte, por ejemplo), el catalán soprende a todos a su llegada.

En efecto, desde sus primeras ruedas de prensa, parece dominar los fundamentos de la lengua.

Actualmente, en 2016, tiene un excelente nivel.

Parece que hasta está pensando en dar clases de alemán (información que hay que tomarse a la ligera :).

Así que, ¿por qué tú no?

La cuestión del género en la lengua alemana

Si este título da lugar a una cierta ambigüedad, dejémoslo claro: no, no vamos a abordar aquí la teoría del género, sino el género gramatical.

Los españoles dominamos ya el género gramatical a la edad adulta. Nuestra lengua, tan hermosa y compleja, nos hace aprender a diferenciar el género masculino y femenino desde pequeños.

Para todo tipo de palabras.

El español no es el único idioma que recurre a esta “clasificación”. Cuando se aprende francés, hay que modificar algunos de los géneros aprendidos en la lengua de Cervantes, para descubrir una nueva clasificación de géneros.

Por ejemplo, “la palabra” se convierte en “le mot“.

Así que, tú que no eres inglés (el inglés no tiene género, un simple “the” o “a” bastará) y que has aprendido el genero gramatical español, esto te ayudará sin duda a no partir de cero con el alemán, ¿verdad?

Sabemos que eso te incentiva.

El alemán tiene sin embargo la particularidad de presentar 3 géneros, cuando el español solo tiene 2:

  • El femenino: die Rose (una rosa), die Schule (la escuela), die Backerei (la panadería)…
  • El masculino: der Sommer (el verano), der Wind (el viento), der Wagen (el coche)…
  • Y el neutro: das Feuer (el fuego), das Kilo (el kilo), das Museum (el museo)…

La mayoría de las veces, la clasificación de géneros es idéntica a la del español.

Pero cuando empezamos con una nueva lengua, se aconseja aprender la gramática al 100%.

No se puede partir del principio de que todas las palabras en alemán tienen el mismo género que en español. Las clases de alemán insisten además en este punto fundamental.

Sería un error funcionar así. Se recomienda deconstruir lo que sabes de gramática materna para asimilar una nueva.

Inglés y alemán: dos lenguas muy cercanas

Tú que estás orgulloso de tu nivel de inglés que has tardado algunos años en adquirir, regozíjate. El aprendizaje del alemán podría ser en efecto menos difícil de lo que pensabas.

En efecto, parece que casi el 97% de las palabras empleadas en inglés tienen una raíz germánica.

Mejor aún, la obra lingüística americana “Ethnologue”, que repertoria todas las lenguas del mundo desde 1951, ha creado un método con el objetivo de determinar las similitudes lexicales entre lenguas.

Proximidad entre el inglés y el alemán El inglés: la lengua más próxima del alemán. David Cameron celebra su victoria.

Tras haber comparado el inglés con el alemán, al parecer, según la revista, el primer idioma presenta 60% de similitudes lexicales con el segundo.

Además no es casualidad que hayamos seleccionado anteriormente palabras alemanas que te recordarán las que ya conoces en inglés:

  • Schule = school = escuela
  • Sommer = summer = verano
  • Museum = museum = museo

Las dos son lenguas germánicas (occidentales), lo que explica estas raíces comunes.

Si ya hablas inglés, vas a adquirir rápidamente una parte del vocabulario alemán. Si has tenido un buen profesor de inglés, tendrás seguramente más facilidades en tus clases de alemán.

Se trata de práctica, al igual que para aprender francés o italiano.

Del latín al alemán: las declinaciones

Continuamos dándote pistas y esperanza en el aprendizaje del alemán. Así, después de ver las semejanzas con el español y el inglés, pasemos directamente al latín.

Si has dado latín en 4º de la ESO y en primero y segundo de bachiller, la gramática latina te ayudará en alemán. En concreto con las famosas declinaciones gramaticales.

El latín tiene 7, el alemán 4.

Lo que intentamos decir, es que si ya te has confrontado con la compleja gimnástica de las declinaciones en la construcción de una frase… entonces el aprendizaje del alemán te supondrá menos problemas. En caso contrario… ¡Resiste!

Las 4 declinaciones alemanas se denominan nominativo, genitivo, dativo y acusativo. Sirven para declinar los artículos, los nombres, los sustantivos, los adjetivos y los pronombres en la construcción de tus frases. Las palabras, según su rol gramatical en la frase, ocuparán un lugar preciso y tendrán una escritura diferente.

Escribe el alemán como se pronuncia

Para un no anglófono, la fonética inglesa es bastante ardua de aprender. Muy singular, resulta difícil para un hispanófono dominar su engranaje.

Aprender in situ Paséate por las calles de Berlín para practicar alemán.

Sobre este aspecto preciso, os ofrecemos un nuevo motivo para la esperanza. La ortografía alemana es “fonética”, precisamente. ¿Qué quiere decir eso? ¡Que el alemán, al igual que el español, se escribe como se pronuncia!

Así, cada vez que aprendas nuevas palabras, su escritura no te supondrá ningún problema. A diferencia del inglés. Por ejemplo, cuando aprendiste la palabra “although” (“sin embargo”) al oral, te resultó probablemente imposible adivinar que se escribía así.

Como mucho, habrás escrito “allzou” o “olthou”. El alemán no te dará nunca o casi nunca esa desagradable sorpresa.

La conjugación alemana no es un quebradero de cabeza

El español exige tanto a nativos como a aprendices conocer toda una panoplia de tiempos verbales. No podemos ignorar el subjuntivo, el pluscuamperfecto, el pasado simple o el imperativo.

Para aquellas y aquellos que habéis estudiado francés, también habéis conocido esta dificultad durante vuestro aprendizaje. Si el francés es una lengua relativamente sencilla de hablar, ¡su conjugación supone un auténtico obstáculo!

Sin embargo, el inglés y el alemán no presentan estas dificultades. 3 tiempos bastan (grosso modo) para hablar la lengua de Shakespeare (presente, pretérito y futuro). El alemán es así de sencillo también desde este punto de vista.

La utilización del presente es también bastante recurrente. Lo mismo cuando queremos hablar en futuro.

Así, al igual que en español, es posible decir en alemán “mañana voy al trabajo”. Es correcto desde un punto de vista gramatical.

Además, contrariamente al español, lengua en que sería incorrecto, en alemán es perfectamente correcto no utilizar el pretérito.

En un alemán que sería bueno, y como hacen muchos hablantes, incluídos los nativos, está aceptado utilizar el pretérito perfecto.

No desistas en tu aprendizaje del alemán

Fiesta de la cerveza en Alemania Pronto sabrás decir “¡3 pintas de cerveza por favor!” en el Oktoberfest.

Con todos estos argumentos, hemos querido resaltar que el alemán puede que no sea tan difícil.

Cierto, la lengua de Goethe tiene mala reputación en lo que concierne a su asimilación. Cierto, te llevará más tiempo que aprender inglés, francés o italiano… ¡Pero las razones para albergar esperanza son numerosos y reales!

Además, el alemán es hoy en día la lengua más hablada en Europa. Mejor aún, los germánicos son grandes viajeros, es bastante posible que te encuentres a alguno al otro extremo del mundo.

¡A hincar los codos desde ahora, las clases de alemán te serán siempre de una gran utilidad!

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *