El blog al que le gustan los profes, los alumnos, las clases particulares y el intercambio de saberes

¿Cómo enseñar francés a un niño disléxico?

Por Ana el 08/10/2016 Blog > Idiomas > Francés > Consejos para Enseñar Francés a un Disléxico
Índice

En los institutos a menudo se enseña francés, una de lenguas más habladas del mundo.

Sin embargo, cuando un niño se topa con problemas relacionados con el aprendizaje, conviene encontrar el método más eficaz para que progrese adecuadamente.

¿Un niño disléxico puede aprender francés?

La dislexia es un trastorno específico del aprendizaje que proviene de alteraciones a nivel neurológico.

Existen principalmente tres tipos de dislexia: fonológica, superficial y mixta.

En la primera, sin duda la más común, el niño tiene dificultades a la hora asociar sonidos con letras, es decir, a la hora de comprender las palabras.

La dislexia superficial impide memorizar bien la ortografía y, en consecuencia, el sentido de las palabras.

La mixta, como su nombre indica, combina los dos primeros tipos de dislexia.

Así, una persona disléxica tiene problemas tanto para leer como para escribir.

Por ello, el niño disléxico se encuentra en clara desventaja de cara al aprendizaje de un idioma.

La ortofonía, corrección de los defectos de la voz y de la pronunciación, ocupa una parte importante en la vida del niño disléxico. Debe tratarse de un trabajo continuo durante todo el aprendizaje.

¿Puede un niño con dislexia aprender un idioma como el francés, aunque tenga problemas en su lengua materna?

Es una pregunta que se plantean muchos padres, preocupados y deseosos de que  su hijo aprenda a pesar de este trastorno.

Tranquilos, un niño con dislexia sí que puede aprender una lengua extranjera.

Aunque la fonología sea un obstáculo real para el niño, se puede superar.

Basta simplemente con adaptar el aprendizaje según un método definido y eficaz.

De esta manera tu hijo no solo aprenderá una lengua extranjera (importante para su futuro profesional y vida personal), sino que también ganará confianza en sí mismo.

Los métodos para enseñar a leer

Los niños con dislexia leen con dificultad; para ellos, aprender a leer es un verdadero desafío.

Efectivamente, cuando se ponen manos a la obra, puede resultarles muy difícil descomponer y transcribir palabras. Por ello, se debe trabajar a fondo la correspondencia entre grafemas y fonemas.

Para ello, es aconsejable recurrir a la decodificación.

Este proceso supone esfuerzo, pero está probado que da sus frutos.

Puedes crear fichas e intentar que el niño asocie las letras y sílabas a sus sonidos correspondientes.

La mayoría de esas sílabas y sonidos se repetirán en la mayoría de las palabras.

Enseñar a un niño disléxico a leer en francés. ¿Cómo enseñar a un niño disléxico a leer en francés?

Lo has comprendido bien, cuanto más se acerque la escritura del oral, más fácil le resultará a tu hijo aprender. Así, el niño podrá ampliar su horizonte de aprendizaje con una lengua extranjera. Para facilitar esta decodificación silábica existen algunos trucos:

  • Elige documentos escritos a mano.
  • Opta por un tamaño de letra grande: 14 o 16, en vez de 12, que suele ser el estándar.
  • Utiliza un interlineado doble para una mejor legibilidad.
  • Pon en negrita las palabras más importantes.
  • Utiliza la fuente Arial. Algunos tipos de fuente se leen más fácilmente que otros y es más difícil confundir letras como la “b” y la “d”.
  • Ten en cuenta la puntuación, que puede facilitar la comprensión general y la fluidez de lectura.

La dislexia en francés, más accesible que en inglés

El aprendizaje de una lengua extranjera supone tener que aprender un nuevo sistema fonológico, un nuevo léxico y unas nuevas reglas gramaticales.

¿Cómo hacer que un niño con dislexia no se pierda en este proceso?

Los idiomas difieren en cuanto a su dificultad, algo que hay que tener en cuenta especialmente si el alumno sufre dislexia.

Cuanto más transparente sea la lengua, con más facilidad la asimilará.

La transparencia tiene que ver con la similitud entre el lenguaje escrito y hablado; una lengua muy transparente permitirá una decodificación fonológica sencilla.

Técnicamente, se trata de una asociación sencilla entre grafemas y fonemas.

El francés tiene 190 grafemas y 35 fonemas. Así, hay casi 200 maneras de escribir cientos de sonidos. Como ves, no se trata de una lengua especialmente sencilla de aprender para un disléxico, pero no es imposible.

Un dato curioso es que, por esta razón de la transparencia, en Francia existen más disléxicos que en otros países.

Sin embargo, el idioma más difícil para los alumnos disléxicos es el inglés, sin lugar a dudas.

Con más de 1000 grafemas y unos 40 fonemas, el inglés puede presentarse como un obstáculo difícil de superar para los niños con dislexia.

Ya que es la lengua más hablada del mundo, es probable que tu hijo se tenga que enfrentar a esta situación en el colegio o instituto.

El niño choca así con todas las dificultades de este idioma: muchas consonantes y vocales se pronuncian de manera diferente que en español, la transcripción de los fonemas y grafemas es complicada porque para un fonema existen varios grafemas, numerosas palabras se parecen fonética y ortográficamente…

¿Y qué pasa con el francés?

El francés es una lengua más transparente que el inglés. Cuando te acostumbres a la lógica del idioma, resulta sencillo decodificar fonemas y grafemas.

El alumno se enfrenta a menos problemas que con el inglés y asimila más rápidamente las palabras y sus sonidos.

Los métodos de intervención

Existen distintos métodos para que los niños con dislexia aprendan francés. No dudes probar varios antes de decantarte por uno definitivamente.

La eficacia de estas actividades dependerá evidentemente del alumno; opta por aquel método que le permita al niño progresar a su ritmo.

Método multisensorial

Como su nombre indica, este método trata de despertar los distintos sentidos del alumno. Así, prueba a estimular la vista, el oído e incluso el tacto, para un mejor aprendizaje.

Ayuda al alumno disléxico a aprender más rápidamente. ¿Cómo ayudar al alumno disléxico a aprender más rápidamente?

  • Ofrécele distintas imágenes: cartas pintadas con códigos de colores, películas, fotos, objetos…
  • Prueba con los audios: libros, grabaciones…
  • Intenta introducir gestos y juegos didácticos (para los sonidos largos extiende las manos, da palmas para los cortos…)

Trabaja la memoria

Propón un ejercicio de memoria en cada clase, con la ayuda de un código de colores, de audios o de gestos.

No te olvides de ofrecer al alumno reglas nemotécnicas, muy eficaces para aprender.

También puedes animar al niño a que cree sus propias fichas personales, que le ayudarán a situarse mejor en los ejercicios.

Para aprender vocabulario, crea fichas que respeten ciertas reglas :

  • Escribe la traducción española al lado de cada término.
  • Ofrece audios y vídeos para facilitar el aprendizaje de vocabulario y la pronunciación.
  • Haz que el alumno deletree en voz alta las palabras antes de escribirlas.
  • Enumera términos distintos fonéticamente cada día para evitar confusiones.
  • Resalta las palabras más importantes mediante un código por colores.
  • Subraya las dificultades y las irregularidades

Métodos para los niños que sufren trastornos del lenguaje. ¿Qué métodos utilizar para ayudar a los niños que sufren trastornos del lenguaje?

Para aprender los verbos y la gramática:

  • Clasifica los verbos irregulares por familias.
  • Elabora reglas claras para cada combinación sintáctica.
  • Ilustra cada regla gramatical con ejemplos.
  • Ofrece explicaciones en español, no en inglés.

Procedimientos adaptados a cada ejercicio

Varía los tipos de ejercicios: comprensión oral, expresión oral, comprensión escrita y expresión escrita.

En lo que respecta a la expresión oral:

  • Ofrece documentos escritos con las palabras clave que faciliten la comprensión oral.
  • Exagera la entonación para que el alumno pueda comprender mejor el sentido del texto.
  • Intenta que se trabaje en pequeños grupos si es posible.
  • Respeta la pronunciación.

En lo referente a la comprensión y a la expresión escrita, debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Presenta los textos de manera clara: expón antes el tema, los personajes principales…
  • Permite que el alumno utilice sus fichas de vocabulario.
  • Para que el alumno no entre en pánico déjale un tiempo de lectura razonable, para que lea y comprenda todo.
  • Ilustra los textos con imágenes.
  • Haz que el alumno articule en voz baja las palabras que escribe.
  • Invita al alumno a que repase sus fichas de vocabulario y gramática para limitar sus errores.

Concentración y estructura

Ya que el alumno con dislexia tiene problemas para concentrarse, conviene prestar atención a estos dos puntos para ayudarle a centrarse durante las clases:

  • Intenta mantener un ambiente relajado y tranquilizador durante los ejercicios. Los niños con dislexia a menudo tienen que realizar muchas actividades a la vez. Así, cuanta menos agitación haya a su alrededor, mejor podrán concentrarse en los ejercicios.
  • Organiza y estructura las clases: cuanto más lógicas y coherentes sean, más centrado estará el alumno. Para ello, explica antes de cada clase el programa del día de manera clara y concisa. Es aconsejable escribir en la pizarra para que el niño no se pierda. Además de eso, resalta siempre los elementos esenciales. Cuantos más elementos comprenda el alumno, más confianza ganará. Puedes recurrir a todo tipo de apoyo didáctico para que tu alumno progrese más rápidamente.

Valorización del alumno

Los alumnos con dislexia no suelen tener mucha confianza en sí mismos. Y es que las dificultades que experimentan, especialmente las relacionadas con una lectura más lenta de lo normal, pueden ser fuente de estrés. A menudo víctimas del fracaso escolar, se ven perdidos en un sistema educativo mal adaptado.

Valorizar al niño disléxico en clase de francés. ¿Cómo valorizar al niño disléxico en clase de francés?

Resalta siempre los progresos y aciertos del alumno.

Darle ánimos y valorarle, le harán ganar seguridad y aprenderá en mejores condiciones.

Igualmente, cuando realices alguna evaluación, intenta elaborar exámenes positivos basados en lo que el niño sabe hacer y no centrados en sus errores; enumera todos sus puntos positivos. Finalmente, evalúa los diferentes ejercicios de manera ecuánime (comprensión y expresión oral y comprensión y expresión escrita).

 

 

A nuestros lectores les ha gustado este artículo

¿Has encontrado la información que buscabas gracias a este artículo?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 4,00 sobre 5 entre 1 votos)
Loading...
Ana
Traductora de inglés, francés y portugués. Curiosa, viajera y lectora empedernida.