Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Hay que huir de los centros deportivos que proponen tarifas low cost?

Por Coral, publicado el 17/05/2017 Blog > Deporte > Entrenamiento personal > ¿Hay Que Desconfiar de un Gimnasio Barato?

Desde la crisis financiera de 2008, el mercado low cost se ha generalizado, aún más dada la globalización de la economía.

A pesar de la pérdida del poder adquisitivo de millones de consumidores, las empresas se adaptan para conservar su parte de mercado, incluso las de puesta en forma.

A las compañías aéreas, compañías de autocares o los supermercados low cost, se les suman ahora los gimnasios.

¿Tienes ganas de ponerte en forma? ¿Quieres recuperar tu antigua silueta?

Apuntarse a un gimnasio, para hacer refuerzo muscular, body pump, step, cardio training, zumba o levantar unas cuantas pesas, puede ser una solución.

Pero vista la diversidad de tarifas que aplican los gimnasios, ¡resulta difícil elegir!

Cuando es demasiado caro, nos quejamos. ¿Habrá que dirigirse por tanto al gimnasio más barato?

Aquí tienes de un rápido vistazo los gimnasios low cost en España.

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

¿Cuáles son las salas más baratas de España?

Después de extenderse por Estados Unidos, el low cost ha atravesado el Atlántico para instalarse en el Reino Unido y más tarde en España, desde hace una década.

Panorámica de los centros deportivos y franquicias en nuestro país. ¿Es posible ahorrar con el deporte?


Hacer deporte es buena idea, pero a condición de no arruinarse.
En efecto, ¿quién va a pagar 50 € al mes para ponerse en forma si se pueden disfrutar de las mismas prestaciones por 19 € mensuales, a veces incluso menos?
La razón es precisamente que las prestaciones varían según la calidad que ofrecen los gimnasios.
En low cost es raro disponer de toallas o de duchas gratuitas, tener una piscina o un espacio de relax con sauna y hamman.
Después de todo, un gimnasio es para hacer deporte, no un centro de relajación y bienestar. Aquí tienes algunos centros deportivos low cost que puedes disfrutar en España.

Vita Liberté

Esta franquicia internacional ya cuenta con 101 centros abiertos en toda España. En este club de fitness podrás recuperar masa muscular o cuidar tu sistema cardiovascular, para que te sientas más mejor y más libre.

El concepto es bastante simple: un acceso libre a las salas de puesta en forma y a las máquinas, clases interactivas a la demada de  6h a 24h todos los días.

Hay tres fórmulas disponibles:

  • Abono low-cost anual: 9,95 € el primer mes y luego 19,90 € al mes, con una permanencia de 12 meses,
  • Abono Vita Liberté Freedom : 27,90 € al mes, abono sin permanencia,
  • Un abono mensual a 39,90 €.

Los gastos de inscripción son de 24,90 €.

Franquicias y gimnasios baratos. ¿Hacer deporte por 19 € o por 80 € al mes? Parece fácil tomar la decisión…

Body Factory

La moda de los gimnasios low cost se expande y arrastra a grandes cadenas como Body Factory, la última compañía especializada en gestión de instalaciones deportivas que ha lanzado una versión ‘low cost’ de sus gimnasios. Bajo la marca BF+Fit, los usuarios podrán acceder a sus instalaciones desde una tarifa plana de 19,90 euros al mes.

Su primer establecimiento bajo esta enseña se ha instalado en Elche con 2000 metros cuadrados de instalaciones y ofrece actividades de fitness y wellness por menos de 20 euros sin compromiso de permanencia y con clases colectivas incluidas.

AltaFit

La cadena de gimnasios low cost AltaFit abrió su primer centro en Madrid a finales del año 2010 y actualmente cuenta con centros deportivos en gran parte del territorio nacional.

Los gimnasios AltaFit cuentan de media entre 1200 y 2000 m2 de superficie, disponen de maquinaria Matrix y una cada vez mayor oferta en circuitos femeninos, salas de actividades y cardio.

Actualmente, cuenta con gimnasios en A Coruña, Albacete, Alicante, Burgos, Barcelona, Guadalajara, Lugo, Málaga, Toledo, Madrid, Murcia, Valencia y Vitoria. La mensualidad mínima es de 24 € al mes.

Elegir gimnasio. Encontrar el precio justo.

Basic Fit

Con clases de grupo virtuales y un programa de entrenamiento completo con clases de grupo presenciales. Además, puedes cambiar entre las distintas clases de grupo. Abonos a partir de 19,99 €.

¡Ya no tendrán excusas los que dicen no tener dinero para hacer deporte! El 99% de las personas tienen un abono móvil o internet.

¡Mientras que un abono a un gimnasio puede ser más barato!

¿Los gimnasios low cost son lo bastante eficaces?

La cuestión del precio económico nos lleva a preguntarnos sobre la eficacia.

¿Apreciamos por igual un kebab en un fast food que un menú gastronómico en un restaurante con estrellas Michelin? Algunos responderán que sí.

Sin embargo, la mayoría preferirá un servicio de calidad.

Ventajas e inconvenientes de un gimnasio barato. ¿Es razonable que nos dejen solos con todos los equipamientos? La cinta, no hay problema, pero, ¿cuándo acelerar la cadencia?

En los centros de bajo coste, no siempre se dispone de un acceso a la sala de máquinas con un seguimiento personalizado.

El cliente debe vigilar él mismo sus propias posturas para evitar las lexiones, los esguinces, las contracturas o incluso lo más grave, los accidentes cardiovasculares.

Así, pagar solo 19 € al mes tiene sus ventajas, pero a condición de saber cómo utilizar las máquinas.

Por otro lado, dejarnos solos, como un gladiador ante el peligro -si se nos permite la comparación-, puede llegar a terminar con nuestra motivación inicial.

Los gimnasios de bajo coste no suelen disponer de entrenadores personales -normal, las clases individuales se pagan-, de clases colectivas, toallas ni equipamientos onerosos como el jacuzzi, la piscina, la sauna o el hammam.

No obstante, el seguimiento del entrenador personal se remplaza pour una clase virtual en pantalla: un soporte al que hay que adaptarse cuando no se está acostumbrado.

Aunque después de todo, es como un tutorial YouTube, con las máquinas añadidas.

Los gimnasios low cost serán por tanto eficaces para las personas capaces de motivarse a sí mismas para ir regularmente a entrenar.

Independientemente de las perspectivas de una progresión rápida, dedicarle 30 minutos a mantener tu condición física una vez cada dos días resultará mucho más eficaz que hacer una sesión intensiva de dos horas por semana.

La ausencia de clases colectivas y de seguimiento personalizado resulta adecuada para personas independientes en su práctica deportiva: en este caso, sí, las salas de bajo coste serán eficaces para esculpir la silueta y mantenerse en forma, porque la utilización de las máquinas es ilimitada y de libre acceso, siempre y cuando no haya demasiada gente.

¿Se corren riesgos si optamos por ir a un gimnasio low cost?

Evidentemente, cuando se da acceso libre al público a un gimnasio, siempre existe un riesgo de que se produzcan accidentes.

Desventajas de ir a un gimnasio económico. A base de adoptar malas posturas podemos terminar por rompernos algo…

Este riesgo es aún  mayor si no existe ningún seguimiento personalizado por parte de un profesional del deporte, un entrenador personal.

Los riesgos de accidente son varios:

  • Esguinces, contracturas y desgarros musculares (aerobic y step, flexiones de rodillas),
  • Tendinitis, meniscos (en sentadillas, máquinas de femorales, step),
  • Fracturas,
  • Lesiones en codos, hombros y columna vertebral en movimientos no controlados.

Existe por tanto el riego de lesión, por eso el ojo experto de un profesional durante el ejercicio puede ser indispensable.

Otro riesgo, más grave que el esguince, la contractura o la lesión: el accidente cardiovascular.

Con el fin de impedir el riesgo de muerte súbita durante un esfuerzo físico en personas poco habituadas a la práctica del deporte, sería conveniente incluso efectuar un electrocardiograma de reposo de forma sistemática.

No existe un riesgo directo en frecuentar un gimnasio low cost, dado que siempre es bueno para la salud llevar a cabo una actividad física.

Sin embargo, existe un riesgo de accidente cardiovascular o de lesionarse sin un diagnóstico adecuado por parte de un instructor o entrenador personal.

¡Prudencia, por tanto!

Por último, haremos referencia a la adolescencia: los jóvenes que quieran ganar musculatura pueden correr el riesgo de hacerse daño durante los ejercicios de musculación si se hacen sin acompañamiento.

Entre 14 y 17 años, el adolescente no ha terminado su proceso de crecimiento, por lo que un entrenamiento violento o demasiado agresivo puede dañar la estructura del esqueleto de forma permanente.

Pueden surgir dolores dorsales y articulares si el entrenamiento no se hace en condiciones idóneas.

Pagar más y recurrir a la experiencia del entrenador personal paliará los riesgos.

Las 5 mayores ventajas de los gimnasios baratos

¿Cuáles son las ventajas de ir a un centro de fitness low cost ?

Cómo elegir el gimnasio que más te conviene. La ventaja de los gimnasios low cost es que el abono no te va a dejar sin ahorros.

En nuestra opinión, estas son las cinco mayores ventajas del bajo coste:

El precio

Como ya hemos comentado, estos gimnasios están lejos de los 70 € a 100 € al mes que piden las salas con todo incluido, con todas las opciones y todo el confort.

Pagamos lo que consumimos: la sala, las máquinas, la electricidad.

Sin clases en grupos repletos, con total autonomía

Se acabaron las salas repletas en las que todo el mundo se mira y se compara: en un club de fitness de bajo coste, no suelen haber clases colectivas. Te entrenas solo.

Es una fórmula que gustará a los amantes de la autonomía y la independencia, ya que mejoras tu nivel gracias al equipamiento de musculación y de entrenamiento cardio a tu disposición. Tú eliges los ejercicios que vas a hacer: step, fitness, body-sculpt, stretching, capoeira.

Acceso a la sala fuera de la hora punta

Los gimnasios de bajo coste están accesibles fuera de las horas de más afluencia.

Los abonos para “horas de poca actividad” son más económicos que los abonos clásicos.

Una clientela muy diferente

También es el momento de encontrar gente diferente que en las salas deportivas convencionales.

Es probable que no encuentres culturistas extremadamente musculados sacando pectorales para captar la mirada de los clientes, la típica estampa del gimnasio visto como el “terreno de caza” de los solteros.

Y si vas durante el día, ¡no habrá mucha gente!

Un entrenamiento físico libre

Si vas solo a un gimnasio en el que no hay acompañamiento individualizado, la actividad física no será guiada.

El usuario está a su aire, lo que supone por otra parte que tu esfuerzo depende de ti: no se impone un programa nutricional ni ejercicios (flexiones, abdominales, sentadillas).

Si algún ejercicio no te atrae, estar solo te confiere la libertad de elegir otro.

Los 5 mayores inconvenientes de los gimnasios baratos

Es la moda de nuestra época: tenerlo todo y pagar lo menos posible, como buenos consumidores racionales que somos: homo oeconomicus

Lo que finalmente supone privarse de ejercicios a veces indispensables.

Trabajar solo en el gimnasio. Evita lesionarte durante tus entrenamientos.

En cuestión de gimnasios, estos cinco argumentos pueden hacer que los lectores odien el low cost:

  1. Ausencia de seguimiento personalizado,
  2. Riesgo de lesiones y de accidentes cardiovasculares,
  3. Motivación difícil,
  4. Riesgo de estancarse debido a la falta de competencia para saber cuándo aumentar el nivel y la cadencia,
  5. Todos los servicios suplementarios se pagan (toallas, ducha, piscina, sauna y hammam), lo que puede resultar incómodo.

¿Cómo sabemos si estamos adoptando una buena postura?

¿Y si la espalda está demasiado arqueada al hacer flexiones o abdominales?

Si no hay ningún profesional que nos guíe, el esfuerzo físico puede ser contraproducente o ineficaz.

Si no se realiza ningún tipo de prueba, no podemos saber si hay algún problema cardiaco y eso supone correr el riesgo de sufrir una inesperada parada cardiaca durante el esfuerzo físico.

Una razón por la que muchos abonados abandonan las salas a pesar de su compromiso de permanencia: la motivación desaparece conforme pasan las semanas. Además, resulta difícil progresar en deporte cuando se está solo.

Los entrenadores personales de las salas de fitness “clásicas” puede evitar eso.

Más vale pagar un poco más y elegir la opción del entrenamiento personal para saber lo que estamos haciendo y entrenarse en buenas condiciones, además de con confort.

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *