Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Por qué resulta fácil para algunos aprender a tocar la guitarra y para otros no?

Por Coral, publicado el 14/07/2016 Blog > Música > Guitarra > ¿Se Puede Aprender a Tocar la Guitarra Fácilmente?

Aprender a tocar un instrumento musical no es algo evidente, ni siquiera la guitarra.

Sin embargo, el aprendizaje de la guitarra parece bastante fácil: aprendes los principales acordes mayores y menores, aprendes a rasgar con la púa y después a colocar los dedos sobre el mástil, ya sea para realizar acordes, escalas o tus primeros solos.

Solo que todo el mundo no tiene la misma capacidad de aprendizaje: algunos tendrán más oído musical que otros, hay quien tendrá nociones musicales o de solfeo que les ayudarán a interpretar lo que deben descifrar.

Las clases de guitarra hay quienes las asimilan rápidamente, pero para otros requiere horas de trabajo.

Hay gente que por el contrario no es hábil con las manos o con los dedos y no sabrá cómo sostener correctamente una guitarra o cómo empezar a tocar.

Así que, ¿por qué la guitarra es fácil de aprender para algunos y difícil para otros, incluso inaccesible?

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

Aprender a tocar la guitarra: una cuestión de motivación

La capacidad de aprender es inherente a todo el mundo, tu cerebro es capaz de efectuar esta tarea continuamente a partir del momento en el que se adquiere una cierta metodología de aprendizaje.

Para aprender guitarra, para descubrir este nuevo universo con sus cuerdas, su escritura, su jerga y sus referencias, hay que transformar tu manera de pensar y eso solo es posible mediante la motivación.

No tires la toalla y sigue aprendiendo ¡No hay que rendirse nunca!

Contrariamente a lo que uno pueda imaginar, aprender a tocar la guitarra no consiste simplemente en acumular conocimientos teóricos para ponerlos de manifiesto delante de un profesor de música o para tocar delante de tus amigos, es una actividad que requiere un acompañamiento humano y técnico.

Para aprender bien la guitarra, tienes que reunir ciertas condiciones que son la reflexión, la integración de la teoría, la práctica y la colaboración con otros.

Si estás motivado por lo que haces, si deseas alimentar tu pasión, si tienes ganas de ir más allá en el conocimiento de este instrumento, así como en el vasto universo de la guitarra descubriendo nuevos estilos (rock, blues, country, pop, funk, etc.), entonces lo conseguirás.

Por supuesto, no se aprende a tocar la guitarra en un abrir y cerrar de ojos: tendrás que trabajar de manera rigurosa y constante para conseguir los resultados esperados, pero si realmente tienes ganas lo lograrás.

Es primordial que sepas por qué deseas aprender a tocar la guitarra: ¿es por la diversión? ¿Para tocar en tu habitación tranquilamente? ¿Para formar parte de un grupo? ¿Para acompañarte cuando cantas? ¿Para descubrir un nuevo universo musical?

Cuanto más afines tus respuestas, más sabrás acerca de las verdaderas razones que te impulsan a aprender guitarra y tu aprendizaje será más pertinente y eficaz.

Es entonces cuando podrás comprender si este aprendizaje se presenta como algo fácil o si, por el contario, puedes encontrarte con dificultades.

Existen dos clases de guitarristas

Existen dos tipos de guitarristas, el autodidacta y el que necesita un apoyo, una guía, y que necesitará clases de guitarra.

El guitarrista autodidacta

El autodidacta va a intentar hacerlo todo por sí mismo: su confianza y su motivación son auténticos motores que le van a impulsar hacia delante.

Va a buscar todos los medios posibles para desarrollar su pasión, alimentarla y aprender un poco más cada día.

Motivación y bienestar son las bases de tu aprendizaje. Comenzar a tocar la guitarra es sobre todo un placer.

Existen numerosos métodos sobre papel, pero también hay otros soportes disponibles:

  • DVDs con ejercicios para repetir en casa (con la posibilidad de pausar la imagen para profundizar una determinada técnica o para comprender determinado movimiento).
  • Ebooks que reagrupan a menudo tablaturas y métodos para trabajar un punto preciso.
  • Revistas que son sobre todo complementos para el aprendizaje de la guitarra. Hay pocos métodos en el interior de estas páginas pero puedes alimentar tu pasión por la guitarra trabajando ciertos pasajes resaltados, descubriendo igualmente el material utilizado por tus guitarristas preferidos, etc.
  • Internet: por supuesto, Internet ha cambiado el panorama del aprendizaje de la guitarra. Con vídeos, tutoriales, clases en línea, dispones de un acceso formidable al universo de la guitarra. Si eres suficientemente disciplinado y riguroso, es una alternativa muy interesante que además resulta económica.
  • O incluso video juegos para aprender guitarra.

El guitarrista principiante que necesitará una ayuda externa

Para aquellos que necesitan un apoyo, que tienen más una “necesidad escolar” por aprender, es posible recurrir a clases particulares con un profesor de guitarra.

Clases de guitarra. Un profesor de guitarra te permitirá aprender más fácilmente.

Podrás encontrar clases de guitarra en escuelas de música,  en el seno de una asociación, en una concejalía de juventud, un centro de animación cultural o en el conservatorio más próximo a tu domicilio.

Por último, es posible que un profesor se desplace a tu domicilio.

La ventaja de este método es que tendrás un seguimiento regular gracias a la presencia de un profesional con experiencia.

Si fallas, si te estancas, si te haces preguntas, estará ahí para darte consejos y trucos.

El profesor enseña según una metodología, no hay ninguna anarquía, contrariamente a un aprendizaje como autodidacta en el que tomas el riesgo de dispersarte ante la cantidad de información a asimilar.

Un acompañamiento diferente para cada tipo de guitarrista

Según tu personalidad, según tu capacidad de concentración, según tus conocimientos musicales y de la práctica de la guitarra, vas a orientarte hacia un tipo determinado de acompañamiento en tu aprendizaje.

Si algunos ya han tocado un instrumento antes, si tienen nociones de solfeo, encontrarse con una guitarra entre las manos no les inquietará, se sentirán cómodos.

Por otra parte, si tienes amigos en tu entorno que tocan la guitarra, sabrán aconsejarte, proponerte trucos  para que no te resulte demasiado difícil empezar con la guitarra.

Pero si nunca has tocado la guitarra ni tienes nociones musicales, el aprendizaje puede ser más laborioso.

Lo importante es que te conozcas bien y sabrás qué tipo de guitarrista eres.

Aprender a tocar la guitarra: una cuestión de autonomía

Además de tu motivación y de tu conocimiento de ti mismo, debes tener en cuenta una última noción para aprender guitarra: la autonomía.

La música, y las clases de guitarra en particular, deben ser un placer, algo que compartir que tienes que comunicar a los demás.

Aprender a tocar la guitarra es alimentar una pasión que te permite descubrir un nuevo universo mientras que sigues con tus amigos. Las buenas razones para aprender guitarra son numerosas.

Es un medio de expresarte, de mostrar una nueva faceta de tu personalidad.

Además de la inversión personal, de la voluntad de aprender, vas a tener que conservar una cierta autonomía en tu aprendizaje.

¿Cómo tener autonomía de aprendizaje de la guitarra? Fijándote objetivos razonables y accesibles.

Fijarse objetivos razonables y accesibles

Si aprendes como autodidacta, tienes que ser organizado y riguroso.

Tienes que seguir una práctica regular: es preferible tocar 30 minutos cada día que 3 horas de una sola vez a la semana.

Cada semana, fíjate un punto técnico a realizar y comprueba si lo has asimilado mediante los soportes citados previamente.

No dudes en consultar el artículo: ¿Cuánto tiempo hace faltar para aprender a tocar la guitarra?

Establecer un programa adaptado a tus necesidades

Si aprendes con un profesor, la metodología es diferente: el profesor, gracias a su experiencia en guitarra, va a aprender también a conocerte y según tu grado de conocimientos, según el nivel que hayas adquirido, adaptará su programa de enseñanza.

Si te atascas con una técnica en particular, sabrá proponerte ejercicios, métodos y trucos para conseguir una maestría total.

Es así como vas a ganar en autonomía, pero también en confianza en ti mismo y en tus capacidades.

Encontrar un equilibro en tu aprendizaje de la guitarra

Para que el aprendizaje de la guitarra no se convierta en un reto, es importante encontrar un equilibrio entre la motivación, el conocimiento de uno mismo y la autonomía.

Pase lo que pase, cuanto más aprendas, más avanzas y más tu interpretación y tus conocimientos de la materia se verán enriquecidos.

Siempre vas a encontrar guitarristas mejores que tú, pero incluso entre los más experimentados, aunque su nivel técnico sea increíble, siempre existe la posibilidad de superarse y hacerlo aún mejor.

No hay que abandonar cuando aparezcan las primeras dificultades

Hay que admitir también que durante tu aprendizaje de la guitarra, vas a experimentar dificultades, momentos en los que tendrás la impresión de no saber tocar: esos momentos son importantes, te permiten tomar perspectiva con respecto a ti mismo y a la práctica del instrumento. Es la ocasión de considerar tu forma de aprender desde un nuevo ángulo.

Siempre se puede aprender, sea cual sea el nivel que tengas.

Finalmente, a la pregunta “¿por qué aprender a tocar la guitarra es más fácil para unos que para otros?”, tú tienes todas las respuestas.

No olvides nunca cuestionarte, conocerte bien, ser honesto contigo mismo y comprender las auténticas motivaciones que te animan,  saber el margen de autonomía que tienes ante ti, fijar objetivos realistas y practicar con tu instrumento de manera regular.

Recuerda que lo principal es disfrutar de tocar la guitarra. La guitarra es y debe seguir siendo un placer, ¡no lo olvides!

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *