Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte
Compartir

¿Qué formación se necesita para enseñar chino mandarín?

¿Diríais que vuestro sueño es dar clases de mandarín, el idioma oficial de China?

Si es así, os diremos que se trata de una elección de lo más prometedora, sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de personas que cada día se animan a aprender esta lengua.

El chino mandarín es la lengua más hablada del mundo, con 850 millones de hablantes distribuidos por todo el planeta. Como segunda potencia económica mundial (algunos dicen que la primera, y tampoco se equivocan porque Pekín es el principal acreedor de Washington), China es un país clave del comercio internacional.

Está claro que cada vez son más las personas que se interesan por el idioma. En palabras de Confucio:

«Elegid un trabajo que os guste y no tendréis que trabajar ni un solo día de vuestra vida».

¿Diríais que ese trabajo sería la enseñanza de chino? Pues tenéis un largo camino que recorrer. Aquí os dejamos algunas etapas esenciales:

Chino en centros escolares

El chino no es el idioma que más atrae a los alumnos en un primer momento. Cuando empezamos a ir al cole, generalmente nos decantamos por el inglés y el francés (o incluso el alemán y el italiano). Al menos así ha sido y sigue siendo en la mayoría de casos.

Por lo general, los padres son los que ayudan a sus hijos a escoger su primera y segunda lenguas extranjeras. Hace 20 años, el francés era la primera lengua extranjera por excelencia, pero ahora no cabe duda de que este puesto lo ocupa el inglés.

En definitiva, las tendencias cambian, y hoy en día el chino es una de las lenguas con más futuro. Los padres creen que:

  • Incluir cierto dominio de chino en el CV puede abrir a sus hijos las puertas del mercado laboral internacional.
  • El aprendizaje del chino permite a los niños a acceder a escuelas prestigiosas.

Respondiendo a esta demanda, cada vez son más los centros educativos que ofrecen clases de chino. Como se trata de un idioma tan diferente, requiere un trabajo constante, por lo que muchos se animan a comenzar desde bien pequeños.

Aprender chino para enseñarlo. Si sabéis que es vuestra vocación, empezad a aprender chino lo antes posible.

Si queréis estudiar una filología, lo mejor es que comencéis a orientaros hacia los estudios de letras lo antes posible. Para ello, podéis empezar por elegir optativas relacionadas con los idiomas o la literatura.

El aprendizaje de la escritura china pasa por el aprendizaje de los caracteres chinos. Existen decenas de miles de caracteres diferentes (de hecho, el número exacto genera bastante polémica), pero, en líneas generales, se calcula que entre 40 000 y 60 000. De todos modos, no os preocupéis, que ni los propios chinos los conocen todos. Solo necesitáis unos cuantos básicos para ser capaces de desenvolveros con soltura.

Títulos de chino

Del mismo modo que los exámenes de Cambridge o el TOEFL os ayudan a certificar vuestro nivel de inglés, o el DELF y el DALF os sirven para mostrar vuestras competencias de francés, existen otros diplomas aceptados a nivel internacional que justifican vuestro nivel de chino.

Aprender idioma y cultura. Enseñar chino supone no solo enseñar el idioma, sino también toda la cultura que lo rodea.

El examen oficial es el denominado HSK (Hànyǔ Shuǐpíng Kǎoshì, que se traduciría como «Examen de Dominio de Chino»). Es uno de los títulos oficiales con mayor reconocimiento internacional para personas no nativas, y está divido en varios niveles diferentes:

  • El HSKb (nivel básico) está dirigido a estudiantes que tienen un nivel básico del idioma (entre 100 y 800 horas de clase cursadas, aproximadamente).
  • El HSKi (nivel inicial) y el HSKm (medio), está pensado para alumnos con entre 400 y 2 000 horas cursadas.
  • El HSKs (superior) requiere un mínimo de 3 000 horas lectivas.

Actualmente, estos exámenes solo se realizan en dos lugares de España: la Universidad de Granada y la Universidad Autónoma de Madrid.

Si sentís auténtica pasión por la cultura china y queréis aprender sin límites, no dudéis en prepararos en profundidad y aseguraros un certificado de nivel como estos que hemos mencionado. Estos títulos merecen la pena para justificar vuestras competencias lingüísticas ante terceros (en oposiciones, en entrevistas de trabajo, etc.). Además, durante la preparación profundizaréis todavía más en los conocimientos del idioma y la cultura, lo que os beneficiará enormemente a la larga cuando ejerzáis la docencia.

Más allá de un dominio perfecto del idioma, debéis ser capaces de trasmitir a vuestros alumnos toda la riqueza de la cultura china. Por eso, la buena comunicación es una competencia esencial para la enseñanza.

Estancia lingüística en china: indispensable

Si queréis llegar a ser completamente bilingües, lo mejor es que viváis en el extranjero, especialmente si lo que queréis dominar es el chino. ¿Por qué? Pues por muchos motivos:

  • La cultura china está a años luz de nuestra cultura occidental.
  • El mandarín es una lengua tonal, por lo que, para dominarla, será necesario que os acostumbréis a hablar con nativos.
  • El modo de vida chino no se aprende en los libros de texto, sino en el día a día.

La cultura y el idioma también se aprenden viajando. Viajar es esencial para impregnarse de la cultura.

Como dice el proverbio chino:

«El aprendizaje que no entra por los ojos ni por los oídos es como tomar una comida en un sueño». 

No dudéis en complementar vuestro aprendizaje teórico con el dominio práctico, para lo que os aconsejamos que salgáis a explorar y vivir vuestras propias experiencias.

Máster de Formación de Profesorado

Por Raquel, publicado el 29/04/2017 Blog > Idiomas > Chino > Hacerse Profesor de Chino

Todos los docentes que quieren ejercer su profesión en el ámbito público deben contar con un Certificado de Aptitud Pedagógica (también conocido como «CAP») o con el actual Máster de Formación de Profesorado.

El Máster de Formación de Profesorado es un curso de, por lo general, un año de duración que se imparte en dos bloques diferenciados:

  1. Un primer módulo genérico en el que los alumnos adquieren capacidades docentes en el sentido más amplio del término (aprenden sobre psicología infantil y adolescente, planificación y organización, normativa docente, etc.).
  2. Un segundo módulo específico que depende de cada rama de especialidad a la que se quiera dedicar cada profesor: inglés, matemáticas, francés, biología, etc.

Este Máster es un paso obligatorio para todos aquellos que quieren presentarse a unas oposiciones o ejercer la enseñanza en un colegio privado.

En lo que respecta a la enseñanza de chino, todavía son muy pocos los centros que pueden ofrecer clases de este idioma. Por ese mismo motivo, el Máster que mencionábamos anteriormente no ofrece en todas partes el módulo específico para Chino.

No podemos negar que ser profesor de chino sea difícil. Sin embargo, podéis estar tranquilos porque se trata de una rama en plena expansión, por lo que cada vez se abren más puertas a todos los docentes especializados en el idioma de Confucio.

Empezar dando clases particulares de chino

Si durante vuestros años de carrera queréis comenzar a dar clases para familiarizaros con la enseñanza, podéis ofrecer vuestros servicios como profesores particulares de chino. Se trata de un buen método para adquirir una mayor soltura, crear una base de material didáctico y, sobre todo, darse cuenta de si es una verdadera vocación.

Primer contacto con la enseñanza a través de las clases particulares. Clases particulares: un primer paso estupendo para cualquier docente en potencia.

Se dice que la práctica hace al maestro: pues esta es una forma excelente de practicar. Entre otras cosas, podréis:

  • Mejorar vuestras competencias pedagógicas (probar metodologías e incluso desarrollar una propia).
  • Aprender a preparar unas clases (organizar bien todos los conocimientos con el fin de ser capaces de trasmitirlos de manera eficaz).
  • Desarrollar una capacidad de adaptación (las necesidades y el nivel varían por completo de un alumno a otro).
  • Valorar esta experiencia en vuestro CV (se trata de un valor añadido muy importante para todo futuro docente).

Además, las clases particulares os permiten ejercer la profesión sin la obligación de contar con diplomas que certifiquen vuestros conocimientos. En el universo de las clases particulares encontramos un sinfín de perfiles de estilos muy diversos. Aprender chino es una aventura auténticamente apasionante, sobre todo si lo que queréis es haceros profesores, ya que nunca dejaréis de aprender.

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Loading...

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz