Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Los diferentes estudios que te permiten dar clases particulares

Por Ana, publicado el 31/05/2016 Blog > Clases particulares > Dar clases particulares > Qué Nivel de Estudios Es Necesario Para Dar Clases Particulares

Las clases particulares pueden ser una fuente de ingresos muy atractiva. También pueden suponer una buena excusa para compartir tu pasión y conocimientos. Pero, ¿quién puede ser profesor de clases particulares? ¿Qué se necesita haber estudiado?

Hay que tener en cuenta que no es lo mismo ofrecer ayuda con los deberes que dar clases de apoyo escolar a domicilio.

La remuneración de tus clases particulares también será distinta. Tus estudios son importantes, ya seas profesor particular de física o de matemáticas, a tiempo parcial o completo.

Sin embargo, los estudios no te convierten obligatoriamente en un buen profesor particular.

Para dar clases, hay que hacer uso de la pedagogía. Especialmente en las asignaturas técnicas y en el apoyo escolar. Transmitir tus conocimientos no siempre es una tarea sencilla. Sobre todo cuando un alumno con dificultades quiere prepararse un examen por el que se siente agobiado.

Antes de lanzarte a la aventura de las clases particulares, entérate aquí de todo lo que necesitas saber sobre el nivel y los estudios que se requieren. Para saber cómo dar clases particulares puedes echar un ojo a otros de nuestros artículos.

¿Por qué dar clases particulares?

Desde hace varios años, la demanda de las clases particulares no ha dejado de aumentar.

Esto se explica por varias razones: un contexto económico complicado, padres que se preocupan más que nunca por el futuro de sus hijos en una época de mucho paro, la modernización de las herramientas con las que entrar en contacto con los demás (Superprof es un buen ejemplo de este fenómeno).

¿Qué estudios necesitas para dar clases? ¿Qué nivel de estudios necesitas para dar clases particulares?

Entonces, ¿por qué dar clases particulares? Primero, porque existe una demanda importante y, segundo, porque ahora, gracias a Internet, es mucho más sencillo anunciarte.

En este artículo no nos centramos en cuestiones de cómo convertirte exactamente en profesor particular o cómo encontrar alumnos. Existen ya otros artículos muy completos sobre el tema en el blog de Superprof, a los que te invitamos a echar un ojo.

Actualmente, un gran número de estudiantes (ya sean alumnos de colegio o de instituto) decide acudir a clases particulares. Estos alumnos se gastan una media de 1500 euros por año.

Pero dar clases particulares no solo resulta interesante por el aspecto económico.

Dar clases particulares supone poder compartir tu pasión, dejar que los demás se beneficien de tu experiencia y transmitir tus conocimientos. El placer de poder transmitir es una motivación importante para la mayoría de los profesores particulares.

Antes de entrar de lleno en el tema, recordemos que a día de hoy las clases no solo se limitan al apoyo escolar. Esta es una de las grandes características de los últimos años: el mercado de las clases particulares se ha diversificado notablemente.

Cualquier disciplina que se pueda enseñar puede dar lugar a clases particulares: el yoga, el deporte, el entrenamiento deportivo, la cocina, el piano, la guitarra, el violín, la batería, y, como no, la lengua, los idiomas, la historia, la geografía, las matemáticas, etc.

¿Quién puede dar clases particulares?

Al contrario de lo que a veces se piensa, no hay que cumplir ningún gran requisito. El mercado de las clases particulares no está sometido a ninguna normativa específica.

O mejor dicho, solo hay una premisa: tienes que tener 14 años o más para poder ofrecer estos servicios. Los catorce años son la edad mínima para poder impartir clases particulares.

Si estás en el instituto, puedes dar clases.

La consecuencia lógica es que no se necesita haber realizado unos estudios en concreto para ser profesor particular.

Puedes dar clases incluso aunque no tengas el bachillerato.

Si observas de cerca los tipos de profesores particulares, te darás cuenta de que hay de todo: estudiantes de instituto, muchos universitarios, profesores de todo tipo…

¿Es realmente posible dar clases sin haber realizado estudios superiores?

Sí, en teoría es posible dar clases de termodinámica simplemente si ya has estudiado la ESO.

La legislación es muy flexible en cuanto a las normas de las clases particulares.

La edad del profesor no es importante. La edad del profesor no tiene por qué ser sinónimo de calidad.

Pero, ¿serías capaz de dar clases particulares de termodinámica sin haber realizado estudios científicos? Seguramente la respuesta sea negativa.

Un profesor particular es alguien que ofrece compartir su saber y que además cuenta con conocimientos, competencias y con una cierta experiencia en una determinada materia.

Si quieres dar clases particulares de piano, debería saber tocar el piano. Si quieres dar clases particulares de cocina, deberías saber cocinar.

Conclusión: en teoría, puedes dar clases particulares sin haber estudiado algo en concreto siempre que tengas más de 14 años. Pero en la práctica los profesores particulares suelen haber realizado estudios relacionados con las materias que enseñan. O mejor dicho: más que los estudios, cuentan la experiencia y las competencias. Se puede ser muy buen cocinero sin haber estudiado cocina.

Si quieres ser profesor particular pero no sabes qué materia enseñar, no vale con mirar tus títulos y decir: “estudié física, voy a dar clases de física”. Mejor haz un inventario global de tus competencias, incluidas las que adquiriste fuera de los estudios universitarios.

Elige aquella disciplina que te apasione o que ofrezca el mayor número de salidas.

El impacto de los estudios sobre la remuneración del profesor particular

Los títulos que poseas tienen una gran importancia.

Los estudios, más que la verdadera experiencia, indican concretamente las competencias y los conocimientos del individuo. En algunos países, en especial en los anglosajones, la experiencia cuenta tanto como los estudios.

En España, la formación universitaria suele contar más que la experiencia profesional.

La remuneración de los profesores con más títulos. ¿Los profes con más títulos reciben un mejor salario?

Este hecho tiene una consecuencia inevitable sobre las clases particulares: el precio de las clases particulares depende en gran medida del nivel de estudios del profesor, aunque este no sea el único criterio que se tiene en cuenta (también está el criterio de la disciplina en cuestión: una clase de yoga suele costar más de media que una de inglés).

Cuanto más cualificado estés, más elevadas serán las tarifas que puedas exigir. Es por esto que muchos organismos que se dedican a poner en contacto a alumnos y profesores particulares incitan a estos últimos a destacar en su presentación sus títulos. Los estudios son por excelencia el principal factor de credibilidad de un profesor de cara a sus posibles alumnos.

Por ejemplo, un profesor que acaba de terminar sus estudios en una universidad prestigiosa cobrará más que otro que ha estudiado en una universidad poco conocida, incluso aunque este último sea más competente.

Esto puede parecer algo arbitrario, ya que los estudios no prueban automáticamente el verdadero valor de la persona, pero es una realidad que hay que tener en cuenta.

En resumen: teóricamente todo el mundo puede dar clases particulares, sin tener que haber realizado estudios universitarios. Pero a un profesor particular sin este tipo de estudios se le tomará menos en serio: se verá obligado a fijar tarifas más bajas que las de sus homólogos con título. Así, resulta aconsejable haber realizado estudios relacionados con la materia que se quiere enseñar: un titulado en musicología para enseñar armonía y contrapunto; un titulado en derecho para enseñar esta asignatura, etc.

Intenta siempre destacar tus estudios en tus anuncios de clases particulares.

Profesores, trabajadores independientes o estudiantes: todos pueden dar clases de apoyo de cualquier asignatura (ayuda con los deberes, preparación de la selectividad u otros exámenes, clases de inglés, de economía, de matemáticas, de química…).

Desde Superprof queremos establecer bien la diferencia entre el apoyo escolar y el trabajo de niñero o baby-sitter, dos realidades distintas que a menudo confunden muchos padres de alumnos.

¿Qué hacer si no tienes estudios superiores?

Si quieres dar clases particulares pero no has realizado estudios superiores, tienes dos opciones:

  • Aún no has adquirido competencias ni experiencia en la materia. En este caso, se recomienda realizar algunos estudios o conseguir algo de experiencia antes de lanzarte a la aventura de las clases particulares. De otro modo, lo tendrás difícil a la hora de encontrar alumnos.
  • No tienes estudios universitarios, pero eres competente, pedagógico y cuentas con algo de experiencia. En este caso, pues intentar probar suerte. En algunas asignaturas (las extraescolares en general: deporte, cultura) la experiencia cuenta tanto como los estudios. Por ejemplo, puedes ser muy buen guitarrista sin tener un título. Si este es tu caso, intenta destacar en tus anuncios toda tu experiencia. Si se trata de clases de guitarra, no dudes en incluir enlaces a alguno de tus vídeos donde se te pueda ver en acción.

Las cualidades del profesor particular que no se adquieren en los estudios superiores

No te preocupes demasiado por el hecho de no contar con un título universitario; algunas de las mejores cualidades que te convierten en buen profesor no se adquieren mediante este título. Esta es la razón por la que un profesor sin estudios universitarios puede ser excelente y, en cambio, uno con muchos títulos puede ser mediocre.

 

Un profesor debe tener muchas cualidades. Un profesor particular debe contar con numerosas cualidades personales.

Te presentamos aquí las principales cualidades que debe tener un profesor particular:

  • Saber escuchar: el saber transmitir no se basa simplemente en una relación vertical que va de arriba a abajo, del profesor al alumno. También supone saber escuchar a tus alumnos para poderles ofrecer una enseñanza a su medida, que se adapte a sus particularidades, a su nivel y a su modo de aprendizaje. Debes prestarles atención y mostrar empatía, aunque en ciertos momentos tengas que ponerte serio.
  • Ser paciente: algunos alumnos tardan más tiempo en asimilar los conocimientos. Enseñar a menudo significa repetir dos, tres o diez veces lo mismo. Se necesita paciencia para ser un buen profesor particular. Y esta paciencia no se logra mediante un título.
  • Hacer uso de la pedagogía: esta es una habilidad de la que muchas personas carecen. Sin embargo, para ser profesor y enseñar bien, tienes que utilizar la pedagogía. Es la habilidad más importante, pero no es algo que se aprenda en las universidades. No existen carreras de pedagogía. Los profesores con muchos títulos que dan clases mediocres a menudo carecen de esta habilidad.

Como puedes ver, para ser profesor particular se necesitan muchas más cosas que tener estudios universitarios.

Para dar clases lo esencial es hacer uso de la pedagogía, con lo que podrás impartir clases de apoyo escolar o clases particulares de calidad.

En fin, por todo ello, los profesores particulares deben saber destacar sus cualidades en sus anuncios para dar clases.

Aunque los estudios superiores jueguen un papel importante (especialmente en la remuneración), no siempre son suficientes para ser un buen profesor particular.

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 4,00 sobre 5 entre 3 votos)
Loading...

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz