Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir nuestro curso de yoga?

Por Ana, publicado el 02/05/2017 Blog > Deporte > Yoga > Todo lo que Debes Saber sobre el Yoga

Tanto si os metéis en el mundo del yoga por pasión como si acabáis de enteraros de que estáis embarazadas —o, simplemente, queréis relajaros—, esta disciplina os permitirá tomaros la vida de otra forma y os enseñará a vivir el presente.
Sin embargo, debéis saber que existen muchos tipos de yoga y que las clases varían según vuestras necesidades y lo que vosotros esperéis sacar de esta experiencia. Así que, ¿cómo escoger el curso ideal?
En este artículo os vamos a descubrir los criterios más importantes que debéis tener en cuenta antes de comprometeros a recibir clases en un gimnasio, una academia o con un profesor particular…

Determinad vuestro nivel y vuestras necesidades

El estrés de los exámenes si sois estudiantes, el de los niños si sois padres, la presión del trabajo… Hay muchísimas razones que empujan a la gente a iniciarse en actividades de desarrollo personal y aprender a enfrentarse a los giros inesperados de la vida. El yoga forma parte de los deportes relajantes que cada día más gente aprecia, tanto jóvenes como adultos.
¿Pero cómo asegurarse de que se ha elegido el curso más apropiado entre los miles de ofertas que hay en el mercado? Escoger un curso de yoga es, sobre todo, escoger un estilo de yoga. Ritmos, posiciones, beneficios… ¡cada estilo tiene sus ventajas!

Yoga para principiantes

Todo el mundo se imagina en qué puede consistir una clase de yoga, pero nadie sabe verdaderamente cómo se desarrolla hasta que se apunta a una. Así que, ¿por qué curso de yoga debemos decantarnos cuando somos principiantes?
Lo más recomendable es que empecéis por el tipo de yoga más popular, que es, sin duda alguna, el hatha yoga: es el que más se enseña y se practica en los países occidentales y consiste en alternar las posiciones estáticas (asanas) y las posiciones para controlar la respiración (pranayama). De este tipo de yoga sale la postura más conocida: la del loto. Sentados, con las piernas cruzadas, hay que poner las manos sobre las rodillas. Estas posiciones son las más simples del yoga  y sirven para comenzar la sesión de forma suave.

Yoga para liberar tensiones

Stress La práctica habitual ayuda a eliminar el estrés que nos genera el día a día.

El motivo más común por el que la gente practica este deporte es, evidentemente, aprender a relajarse. El estrés es un elemento que está cada día más presente en nuestras vidas y que nos pone a cien por hora, lo que no siempre es saludable.
Pasamos todo el día pegados a nuestros teléfonos móviles, ordenadores, pantallas de televisión… Es muy importante que aprendáis a desconectar de estos dispositivos, que vuestro cuerpo y vuestra mente vuelvan a comunicarse. Solo así podréis encontrar en el yoga el aliado perfecto para ayudar a calmaros, todo gracias a los ejercicios básicos que os ayudarán a destensaros en cualquier circunstancia.
Pero, para ello, debéis escoger un tipo de yoga en particular, el conocido como el vishranta yoga, o yoga del reposo. Este tipo de yoga es ideal para aquellos que no tienen ganas de terminar la sesión exhaustos. Las posturas que se proponen son bastante simples y permiten no forzar el cuerpo en exceso. Es una de las mejores formas de aprender a respirar y de saber identificar todas las sensaciones que recibimos de nuestro cuerpo. Si lo practicáis habitualmente, podéis estar seguros de que sabréis gestionar vuestro próximo pico de estrés.

Yoga para embarazadas

Los beneficios del yoga son enormes cuando se está esperando un bebé. Si practicáis este deporte durante el embarazo, podréis trabajar los músculos del cuerpo, especialmente los de la espalda y el cinturón abdominal. El yoga también es buenísimo para aprender a respirar correctamente. Hay un montón de técnicas que podréis utilizar cuando llegue el fatídico momento del parto. ¡Vuestra actitud zen os ayudará a no retorcer el brazo de vuestra pareja y a mantener un autocontrol impresionante!

Hacer yoga cuando estamos esperando un bebé. El yoga puede ayudaros a prepararos para el parto.

Se suele proponer el yoga prenatal a muchas mujeres para que estén preparadas cuando llegue el momento. Este tipo de yoga en particular se basa en el trabajo de la flexibilidad y la respiración, así como en el control de los cambios de humor y de los dolores físicos. Sin embargo, a menudo, practicarlo puede estar desaconsejado si no se ha practicado anteriormente. Es mejor conocer las bases y algunas de las posturas antes que hacer un movimiento en falso y lesionarse durante el embarazo.

Yoga para practicar deporte

¿Os va más el rollo hiperactivo que el zen? ¡Pues también existe un estilo de yoga que se adapta a vuestras necesidades! A diferencia de lo que se suele pensar, el yoga no es un deporte reservado para los hippies o los alumnos menos aventajados de la clase de Educación Física; puede llegar a ser una actividad que requiere mucha preparación física.

El vinyasa, derivado del ashtanga, es un tipo de yoga que os ayudará a trabajar la espiración y la sincronización. Los movimientos son muy rítmicos y se van encadenando como en una coreografía. Esto os permitirá terminar la clase rendidos físicamente, a la vez que aprendéis a controlar vuestro cuerpo. Este tipo de yoga no tiene nada que envidiar a los deportes que se suelen practicar en el gimnasio, o a cualquiera que esté destinado a trabajar la resistencia.

Desde luego, si practicáis este tipo de yoga, podéis estar seguros de que adelgazaréis. Sin embargo, solo es accesible para aquellas personas que ya tengan una buena condición física; si todavía sois principiantes, tendréis que esperar un poco más para poder disfrutar verdaderamente de los beneficios que ofrece este estilo.

Yoga para meditar

 

¿Por qué meditar?

Pensar en uno mismo es esencial para disfrutar de un buen estado de salud.

¿Necesitáis centraros e iniciaros en la meditación? El yoga es la solución ideal para volver a aprender a dedicarse tiempo a uno mismo. No es una serie de posturas raras, se trata verdaderamente de la mejor actividad para el desarrollo personal. La meditación constituye una de las partes más importantes del yoga, al igual que la flexibilidad y la respiración, dado que nos permite:

 

  • purificar la mente,
  • amentar la capacidad de concentración,
  • favorecer la memoria.

Todas las posturas del yoga no son óptimas para la meditación. El yoga kripalu (que significa «ser compasivo»), proviene del hatha yoga y es la mejor forma de ayudar a trabajar nuestra materia gris. Nos permite realizar una combinación de posturas que favorecen la búsqueda del bienestar y la compasión hacia otras personas. Una sabiduría que adquiriréis según vayáis avanzando en las sesiones con vuestro profesor.

Yoga para profesionales

Al igual que el vinyasa, el ashtanga es un tipo de yoga que requiere de toda vuestra capacidad física. Su ritmo es constante y, de nuevo, es necesario que estéis bien en forma si queréis seguir al profesor sin problemas. Conocido como «el yoga de la culminación», es el más completo y el que más nos empuja a alcanzar nuestros límites de todos los estilos de yoga. Consiste en una serie de movimientos que hay que repetir.

¿El objetivo? Aprender a sincronizar los movimientos con la respiración. También permite generar músculo y olvidaros de los problemas durante el ratito que lo practicáis. Las sesiones suelen durar una hora y media, que suele bastar para dejaros cansados para el resto de la semana.

¿Recibir clases en un gimnasio o en clases particulares?

Aparte de descubrir el tipo de yoga para el que estáis hechos, también debéis plantearos la cuestión del formato de las clases. Mucha gente prefiere apuntarse al gimnasio, a una academia o a un centro especializado; sin embargo, otros son más de clases particulares. Así que, ¿cuáles son las ventajas de cada una de estas opciones?

Las ventajas de las clases en grupo

Si vivís en una gran ciudad, normalmente es bastante sencillo encontrar bastantes oportunidades de realizar las actividades que os apetecen. Ya sea para practicar yoga o cualquier otro deporte, existen muchísimas academias y otros cientos de gimnasios en los que podréis asistir a clases semanales. Las clases en este tipo de centros suelen ser bastante completas y los profesores poseen bastante experiencia en este deporte. Además, las clases son el entorno ideal para practicar este deporte: si bien es preferible practicarlo al aire libre, las clases de yoga de gimnasios y academias están bien decoradas y cuentan con los materiales necesarios, lo que os ayudará a relajaros todavía más. Además, el hecho de que otras personas asistan a estas clases significa que no podréis poner excusas para no ir: si no vais, corréis el riesgo de perderos nuevas posturas o técnicas y quedaros rezagados. Sin embargo, las clases en grupo pueden no adaptarse a vuestros horarios y, en ocasiones, contar con demasiados alumnos, lo que supone no recibir la atención que verdaderamente necesitáis del profesor.

¿Cuáles son las ventajas de los centros de yoga? Hacer yoga en grupo os permitirá compartir vuestra pasión por este deporte con vuestros compañeros.

Truco del día: aprovechad las clases de prueba gratuitas que se ofrecen en estos centros. Esto os permitirá haceros una idea de la organización y los contenidos de las clases, pero también de la forma de enseñar del profesor.

Las ventajas de las clases particulares

Escoger un profesor particular también tiene muchísimas ventajas, entre las que destacan practicar este deporte a vuestro propio ritmo. No siempre se encuentra la forma de sacar algunas horas para hacer yoga todas las semanas, lo que puede desanimar a muchos a la hora de apuntarse al gimnasio o a una academia. Escoger la opción de recibir clases particulares os permite poneros de acuerdo con vuestro profesor y sacar tiempo para hacer lo que más os gusta. ¡Es una verdadera ventaja si tenéis vidas muy ajetreadas!

Además, si os decantáis por las clases particulares también podréis elegir a vuestro propio profesor: en las plataformas como SuperProf, los alumnos pueden consultar los distintos perfiles para elegir el que más se adapta a sus necesidades y el que creen que mejor cumple sus expectativas. Tener feeling con el profesor es una de las claves a la hora de avanzar en las clases, dado que el profesor también estará a gusto y podrá concentrarse mejor en vuestra progresión y en corregir vuestras posturas.

Los cursos particulares también tienen ventajas de tipo económico: en nuestra plataforma encontraréis profesores que ofrecen una primera clase gratis o bonos de diez clases, que cuentan con algo de descuento. Además, ya es posible recibir clases vía webcam para ampliar aún más la oferta de profesores en España. ¡Así que no tenéis excusa! ¡Aunque viváis en el pueblo más remoto del país, podéis practicar este deporte si os lo proponéis!

 

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Loading...

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz