Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir
1

Mantener la motivación con la guitarra

Por Raquel, publicado el 04/07/2016 Blog > Música > Guitarra > Cómo Conservar la Motivación con la Guitarra

Al igual que otras muchas personas, quizás estéis pensando en empezar un curso de guitarra. Os encantaría tocar como vuestros mayores ídolos y deseáis ser capaces de reproducir algunos fragmentos de vuestros éxitos favoritos, así que tenéis claro que de un momento a otro os lanzaréis a la maravillosa aventura del aprendizaje de este instrumento. Vuestra motivación ahora mismo está al máximo, pero ¿seréis capaces de mantenerla?

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

Un comienzo fulgurante

Al principio, parece que todo va viento en popa. Aprendéis rápido y os apuntáis a más cursos de música para perfeccionar vuestra técnica. Empezáis a seguir algunas clases de formación musical, quedáis con otros aficionados y compartís momentos excelentes en los que le rendís tributo a la guitarra. En definitiva, os imagináis tocando como dioses de aquí a unos meses, con unas técnicas perfectas, como si os hubiese bendecido una gracia divina.

Jimi Hendrix sobre el escenario Jimi Hendrix durante el festival de Monterrey en 1967

“Santísimo Jimi Hendrix, ¡haz que una ínfima parte de tu talento caiga sobre mí!”.

De repente, os desanimáis

Por desgracia, las plegarias no son suficientes cuando llegan los primeros inconvenientes, obstáculos y decepciones. Así, un día cualquiera, en vuestra habitación, estudio o simplemente delante del ordenador, os dais cuenta de que ya no sois capaces de seguir avanzando. ¿No habéis vivido nunca estos momentos de desmotivación?

Estáis trabajando en un fragmento de canción, pero no sois capaces de sacarlo todo bien o no conseguís dominar las técnicas que necesitáis; o lo que es todavía peor, os encontráis con un guitarrista que lleva tocando menos tiempo que vosotros y que os supera. En ese momento, os dais cuenta de que queréis tirar la toalla, dejar la guitarra a un lado pensando: “este instrumento no es para mí, nunca conseguiré dominarlo”.

Nada es imposible No os desaniméis en el proceso de aprendizaje

Este tipo de pensamiento es del todo comprensible y natural: si queréis aprender a tocar la guitarra, debéis saber que no se trata de un aprendizaje lineal; es decir, tenéis que ser conscientes de que encontrareis altibajos en el proceso, si no seríais auténticos prodigios de este instrumento de seis cuerdas. Lo importante, en todo caso, es que disfrutéis practicando y vayáis aprendiendo poco a poco para así mantener vuestra motivación.

Desarrollar la motivación

¿Qué es la motivación?

Cuando tengáis la sensación de que os habéis atascado, que dais vueltas en círculo, que tocáis al azar y que no sois buenos guitarristas, veréis que vuestra motivación empieza a desgastarse. Debéis tener claro que todo el mundo atraviesa esos momentos de estancamiento, hasta los mejores guitarristas de todos los tiempos. La motivación es la fuerza que os llevará a ir más allá y a actuar, que os impulsará a hacer las cosas de la manera más eficaz y exitosa.

Lo más importante ante la falta de motivación es no dejar que las ideas negativas os invadan, ya que pueden paralizaros y desanimaros por completo.

Visualizad vuestro objetivo

Para mantener la motivación, debéis empezar por visualizar lo que os gustaría conseguir con ese instrumento: ¿Por qué empezasteis a tocar? ¿Qué os llevó a comprar una guitarra? ¿Queréis tocar por el simple placer de tocar o queréis subiros a un escenario? ¿Queréis ser músicos profesionales o amateurs?

Tomaos unos minutos para responder a todas estas dudas y entender los orígenes de vuestra motivación. Seguro que teníais un objetivo, sólo tenéis que recordarlo. Recordad que Roma no se construyó en un día y que no os convertiréis en grandes guitarristas después de un par de sesiones de práctica.

Apuntad vuestro objetivo en un papel y pegadlo a la pared: si lo veis cada día, os daréis cuenta de todo lo que habéis aprendido y de lo que todavía debéis aprender. Si sois capaces de visualizar vuestro objetivo inicial, podréis recuperar vuestro entusiasmo.

No os saltéis los pasos

Es ideal tener un objetivo cuando empezamos a tocar la guitarra, eso nos ayuda a marcarnos unas pautas y a mejorar nuestra motivación. No obstante, si nuestro objetivo es muy idealista, si parece imposible, puede que nos acabemos cansando y que nuestra motivación caiga en picado hasta que acabemos por odiar la guitarra.

Para aprender a tocar este instrumento hay que tener mucha paciencia, saber dosificar las frustraciones y trabajar, de manera regular, para alcanzar objetivos progresivamente. Los profesores particulares o los profesores de las escuelas de música o conservatorios nos pueden ayudar a aprender con un método adecuado y a desarrollar las bases necesarias para continuar aprendiendo.

Cada vez que superemos una etapa, mejoraremos nuestra motivación porque veremos cómos se van cumpliendo nuestros objetivos. ¿Por qué querer aprender a hacer tapping y tocar como Eddie Van Halen si a penas somos capaces de tocar unos acordes básicos o ni conocemos los arpegios?

Es una ley de la naturaleza: antes de correr, hay que caminar. En el caso de la guitarra, ocurre lo mismo. Hay que conocer las bases, superar las etapas indispensables para seguir avanzando.

Si os sentís desmotivados en vuestro aprendizaje, podéis retomar las bases para dominarlas a la perfección. Así reemplazaréis un ejercicio difícil por otro más fácil y vuestro cerebro interpretará esta acción como: “¡Genial! Esto sé hacerlo. ¡Sigamos!”. Así que a veces resulta útil volver atrás para retomar las bases y así recuperar la motivación.

Que os ayuden otros músicos

A veces la mejor solución es buscar ayuda: no dudéis en pedirles a vuestros amigos que os echen un cable.

Tocar entre varios

Aprender a tocar la guitarra no siempre es fácil, sobre todo cuando estamos solos frente a una pantalla de ordenador o tableta, o delante de unas cuantas partituras. Incluso aunque tengamos unas buenas tablaturas de guitarra… La música es algo que hay que compartir, que sirve para trasmitir emociones, para poner a prueba nuestras competencias y para enfrentarnos a otros músicos, o simplemente para disfrutar con otros. Si queréis mantener vuestra motivación, tocad con uno o varios músicos.

Y ¿dónde puedo aprender a tocar la guitarra? o ¿con quién?

Cursos de guitarra en grupo

Podéis elegir ir a clases de guitarra en grupo, lo que os ayudará a medir vuestro nivel y con lo que aprenderéis a tocar con otros músicos. De hecho, no todos estaréis al mismo nivel, por lo que podréis aprender unos de otros.

Clases particulares

También podéis ir a clases con un profesor particular: en vez de encerraros a aprender todas las técnicas de guitarra, de correr el riesgo de coger malos hábitos y desanimaros, ¿por qué no solicitar la ayuda de un profesor que se dedicará a ayudaros y a que mejoréis?

Apuntaos a clases particulares Que os ayude un buen profesor

Así, durante vuestro aprendizaje, el profesor particular puede evaluar vuestro nivel, identificar vuestras lagunas y adaptar las clases en función de vuestros intentos y personalidad. Para vosotros, esta será la ocasión perfecta de tener a un profesional (y un apasionado) de la guitarra para vosotros solitos a quien le podréis plantear todas vuestras dudas.

Además, os enseñará nuevas técnicas y trucos, y ampliará vuestro horizonte musical proponiéndoos fragmentos de canciones y estilos de música en los que jamás habríais pensado.

Tocar en grupo

Otra forma de tocar con otros consiste en inscribirse en una asociación, responder a esos pequeños anuncios de “se busca guitarrista” o tocar con amigos. Esto os permitirá mostrar vuestros avances y trucos, y aprender de otros. Podréis compartir vuestras ideas y dudas para mejorar vuestra motivación.

Tampoco dudéis en pasar tiempo con músicos que toquen otros instrumentos: así tendréis la oportunidad de hablar sobre la dinámica de grupo, lo que puede aumentar vuestro interés.

Tocad con otros apasionados Compartid vuestra pasión por la guitarra

Si es posible, intentad tocar con personas que tengan un nivel similar al vuestro (si hablamos de amateurs, claro) para que no os desaniméis. La música y la guitarra deben trasmitir una pasión. Son el medio excelente para compartir nuestro entusiasmo y nuestros sentimientos.

Ante todo: disfrutar

Tampoco debemos olvidarnos de disfrutar cuando tocamos la guitarra: esa es la condición esencial para conservar intacta nuestra motivación; es lo que nos ayuda a progresar.

Por eso, de vez en cuando, podéis:

  • Comprar material nuevo (un pedal de efectos, una guitarra nueva, un amplificador, un micro, etc.).
  • Ir a un concierto para recuperar la energía y la pasión por la música y ver tocar a vuestros guitarristas favoritos sobre el escenario.
  • Participar en “masterclasses” de los grandes maestros de la guitarra: algo ideal para recibir consejos de guitarristas reconocidos.
  • Aprender fragmentos de canciones y compartirlos en las redes sociales, como YouTube o Facebook: una forma de recibir críticas constructivas sobre vuestro trabajo.
  • Abonaros a una revista especializada para conocer la actualidad musical y encontrar ejercicios para mejorar vuestra técnica.
Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *