Inglés
Dibujo
Programación
Euskera
Inglés
Relajación
Economía
Español para extranjeros
Superprof, una comunidad de
1.421.871
profesores particulares independientes
TOP 10 profesores
Matemáticas
Español para extranjeros
Matemáticas
Canto
Lenguaje musical
Dibujo
Violín
Inglés
Inglés
Dibujo
Programación
Euskera
Inglés
Relajación
Economía
Español para extranjeros
Matemáticas
Español para extranjeros
Matemáticas
Canto
Lenguaje musical
Dibujo
Violín
Inglés
Superprof, una comunidad de profesores particulares independientes
TOP 10 profesores
Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir
2

Historia de la RAE y las novedades incluidas en sus últimas reformas

Por Marisol, publicado el 06/03/2017 Blog > Apoyo escolar > Lengua > Historia y Últimas Reformas de la Real Academia Española

Ya sea para escribir correctamente en español o para enseñar el idioma, las normas oficiales de la lengua siempre han sido más o menos relativas… ¡Y difíciles de seguir! De hecho, la Real Academia Española (RAE) ha seguido reformando nuestra gramática y nuestra ortografía desde su inicio.

Así que si quieres enseñar español, es imprescindible que entiendas los entresijos de nuestro idioma y que estés al tanto de las últimas reformas. ¿Por qué? Para evitar que el estudiante cometa errores de gramática u ortografía en sus ejercicios y exámenes.

Por tanto, vamos a hablar un poco sobre la historia de la RAE y sus últimas reformas.

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

Orígenes de la RAE

La Real Academia Española (RAE) se creó en Madrid en 1713, por iniciativa de Juan Manuel Fernández Pacheco y Zúñiga (1650-1725), octavo marqués de Villena, quien fue también su primer director.

Tras algunas reuniones preparatorias realizadas en el mes de junio, el 6 de julio de ese mismo año se celebró, en la casa del fundador, la primera sesión oficial de la nueva corporación. En estas primeras semanas de andadura, la RAE estaba formada por once miembros, algunos de ellos vinculados al movimiento de los novatores.

Más adelante, el 3 de octubre de 1714, quedó aprobada oficialmente su constitución mediante una real cédula del rey Felipe V.

En 1715, después de considerar una serie de propuestas para decidir su lema, la institución, en «una votación secreta, eligió el actual: un crisol en el fuego con la leyenda Limpia, fija y da esplendor», según señala Alonso Zamora Vicente en su Historia de la Real Academia Española (1999).

Historia de la RAE Edificio de la Real Academia Española.

La RAE se marcó como objetivo esencial desde su creación la elaboración de un diccionario de la lengua castellana, «el más copioso que pudiera hacerse». Ese propósito se hizo realidad con la publicación del Diccionario de autoridades, editado en seis volúmenes, entre 1726 y 1739.

A lo largo de sus trescientos años de historia, un total de treinta directores han regido los destinos de la RAE. Instalada en su actual sede académica de la calle madrileña de Felipe IV desde 1894, la institución ha ido adaptando sus funciones a las exigencias y necesidades de la sociedad de su tiempo. Los estatutos vigentes, aprobados en 1993, establecen como objetivo fundamental de la Academia «velar por que la lengua española, en su continua adaptación a las necesidades de los hablantes, no quiebre su esencial unidad».

Primera Ortografía y primera Gramática

Primera Ortografía

Las primeras reglas ortográficas formuladas por la Academia se recogen en el Discurso proemial de la orthographía de la lengua castellana incluido en el primer tomo del Diccionario de autoridades (1726), donde queda patente la importancia otorgada al código ortográfico: «Una de las principales calidades que no solo adornan, sino componen cualquier idioma es la ortografía, porque sin ella no se puede comprender bien lo que se escribe, ni se puede percibir con la claridad conveniente lo que se quiere dar a entender».

En 1741, dos años después de la publicación del sexto y último tomo del Diccionario de autoridades, aparece ya la primera edición de la ortografía académica. Las novedades que ofrece el tratado son considerables; entre otras, la etimología deja de ser el criterio fundamental y decisivo, y comienzan a tenerse en cuenta la pronunciación y el uso.

Desde esa fecha se han publicado más de quince ediciones de la obra, además de prontuarios y compendios destinados al uso escolar. Las sucesivas ediciones han ido adaptando y simplificando los usos antiguos, sin perder nunca de vista el deseo de unidad idiomática. La última edición de la ortografía académica se publicó en 2010.

Primera Gramática

En sus primeros estatutos, la Academia expresaba su intención de elaborar una gramática una vez terminado el diccionario. La primera edición, titulada Gramática de la lengua castellana, se publica en 1771. En su prólogo se expone la utilidad de la gramática y se defiende su necesidad de uso y perfeccionamiento: «Ella nos hace ver el maravilloso artificio de la lengua, enseñándonos de qué partes consta, sus nombres, definiciones, y oficios, y como se juntan o en lazan para formar el texido de la oración. Sobre ninguna de estas cosas se hace reflexîón ántes de entender el arte, y así es difícil que sin él hablemos con propiedad, exactitud, y pureza».

Desde esa fecha se han publicado más de cuarenta ediciones de la obra, además de epítomes y compendios destinados al uso escolar. La última edición de la gramática académica, publicada en tres volúmenes —dos de morfología y sintaxis (2009) y uno dedicado a la fonética y fonología (2011)— cuenta además con dos versiones reducidas: el Manual de la Nueva gramática de la lengua española (2010) y la Nueva gramática básica de la lengua española (2011).

Últimas reformas de la RAE

Ortografía de 2010

La Ortografía de la lengua española (2010), última publicada y la más completa de las ortografías académicas, tiene como objetivo describir el sistema ortográfico de la lengua española y realizar una exposición pormenorizada de las normas que rigen hoy la correcta escritura del español.

Estas son las novedades que se incluyen:

  1. Exclusión de los dígrafos ch y ll del abecedario. Se excluyen definitivamente del abecedario los signos ch y ll, ya que, en realidad, no son letras, sino dígrafos.
  2. Propuesta de un solo nombre para cada una de las letras del abecedario. Así, se recomienda llamar «ye» a la «i griega»; «be» a la «be larga», «be alta» o «be grande», y «uve» a la «ve corta», «ve pequeña», «ve chica» o «chiquita».
  3. Sustitución, por grafías propias del español, de la q etimológica con valor fónico independiente en aquellos extranjerismos y latinismos plenamente adaptados al español (quorum > cuórum; Irak > Iraq).
  4. Eliminación de la tilde en palabras con diptongos o triptongos ortográficos: guion, truhan, fie, liais, etc.
  5. Eliminación de la tilde diacrítica en el adverbio solo y los pronombres demostrativos incluso en casos de posible ambigüedad (ese, este, aquel con sus femeninos y plurales).
  6. Supresión de la tilde diacrítica en la conjunción disyuntiva o escrita entre cifras (ya no se escribe 120 ó 130, sino 120 o 130).
  7. Se escribirá «exnovio», «exministro», etc. El prefijo ex irá separado si la base léxica que le sigue está formada por más de una palabra, como sucede en «ex capitán general».
  8. Equiparación en el tratamiento ortográfico de extranjerismos y latinismos, incluidas las locuciones. Los extranjerismos y latinismos no adaptados deben escribirse en letra cursiva, o bien entre comillas (software). En cambio, los extranjerismos y latinismos adaptados se escriben sin ningún tipo de resalte y se someten a las reglas de acentuación gráfica del español (pádel).
  9. Los cargos institucionales, como el rey y el papa, deberán ir siempre en minúscula, sin importar si llevan el nombre detrás. Así, deberá escribirse el rey Juan Carlos, no el Rey Juan Carlos o el discurso de Navidad del rey.

Reformas de la RAE La última reforma ortográfica ha generado bastante polémica.

Esta última edición de la ortografía española ha causado mucha polémica entre los españoles, sobre todo por el hecho de que de la «y griega» pase a llamarse «ye» y por la supresión de la tilde en diptongos y triptongos (guion, lieis, etc.) y en el adverbio solo.

La Nueva gramática

La Nueva gramática de la lengua española (2009-2011), primera gramática académica desde 1931, es una obra consensuada por todas las academias de la lengua. Publicada en tres volúmenes, la obra se articula en tres partes fundamentales: una dedicada a la morfología, que analiza la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones; otra a la sintaxis, que se ocupa de la forma en que se ordenan y combinan, y la dedicada a la fonética y fonología, que estudia los sonidos del habla y su organización lingüística.

La Nueva gramática se plantea como objetivos describir las construcciones gramaticales propias del español general, así como reflejar adecuadamente las variantes fónicas, morfológicas y sintácticas; ofrecer recomendaciones de carácter normativo, y ser obra de referencia para el conocimiento y la enseñanza de la lengua española.

Reformas de la RAE La «Nueva gramática» de la RAE.

La obra contiene cerca de cuatro mil páginas, agrupadas en cuarenta y ocho capítulos. La Nueva gramática se apoya en un amplio repertorio de textos de muy diversa índole (literarios, ensayísticos, científicos, periodísticos y orales), del que proceden la gran mayoría de sus más de cuarenta mil ejemplos. La nómina de textos citados, procedentes de todas las épocas y áreas del mundo hispánico, es una de las más extensas de cuantas se hayan usado en un estudio lingüístico sobre el español.

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Loading...

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz