Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

La influencia mundial de la gastronomía italiana

Por Coral, publicado el 16/02/2017 Blog > Arte y ocio > Cocina > La Cocina Italiana en el Mundo

Aunque la cocina española ha conseguido imponerse como una referencia en todo el mundo, es cierto que tiene un adversario de talla: la cocina italiana.

En efecto, gracias a su simplicidad, sus sabores mediterráneos y su lado popular, la cocina italiana a sabido imponerse en numerosos países a través del mundo.

La pasta italiana se exporta globalmente. Hace ya tiempo que los espagueti atravesaron la frontera italiana.

Las famosas pastas a la carbonara son además la receta más cocinada en el mundo, aunque a menudo no siguen la receta original y son muchos los italianos que se indignan cada año ante la presencia de nata en muchas recetas.

Si la pasta italiana ha conquistado el mundo (y nuestros estómagos), las bruschettas, el queso italiano o la panceta también han sabido hacerse un sitio.

Las mejores recetas de especialidades italianas van viento en popa por el mundo, fenómeno estrechamente relacionado con las olas migratorias sucesivas de italianos durante los últimos siglos.

En este artículo, Superprof te propone un auténtico viaje gastronómico de sabores al corazón de la cocina italiana, para mostrarte hasta qué punto su historia y sus ingredientes emblemáticos han influenciado de manera permanente la cocina del mundo entero.

Andiamo!

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

La cocina italiana en América del Norte

Los Estados Unidos, además de Canadá, son los ejemplos más emblemáticos de la influencia de Italia más allá de sus fronteras, como demuestra el famoso barrio de Little Italy en Nueva York

Consejo a todos aquellos que se disponen a visitar la Gran Manzana: este animado barrio es casi tan imprescindible como la Estatua de la Libertad.

“Little Italy” es el nombre que se daba a los barrios que reagrupaban en otra época a los inmigrantes italianos en el extranjero. El país conoció dos fuertes periodos de emigración:

  • La gran emigración que duró entre 1860 y alrededor de 1930, cuando los italianos partieron en dirección a América,
  • La emigración denominada “europea”, a partir de 1950.

Por razones sanitarias, económicas y sociales, el pueblo italiano partía en busca de una vida mejor.

Y para regocijo de la gente local, se llevaron con ellos los gnocchi, focaccia, jamón de Parma y otras tradiciones culinarias y crearon estos célebres barrios.

La cocina italiana es la más conocida a nivel mundial. Los americanos han sabido apropiarse de los platos italianos típicos.

Aunque hoy en día el barrio de Manhattan ya no está habitado por italianos “de pura cepa”, sino por americanos de origen italiano, encontramos numerosos restaurantes italianos bastante turísticos, así como fábricas de pasta fresca, como en Italia.

Las tiendas italianas proponen también pesto italiano (salsa a base de albahaca y piñones), mascarpone, gorgonzola y otros alimentos indispensables que permiten a los locales cocinar platos italianos caseros.

Cada año, se organiza la fiesta de San Genero en el barrio italiano. Este festival callejero, que dura once días, es una auténtica oda a la cocina italiana y a otras tradiciones del país.

Por influencia de la cultura estadounidense, incluso se puede participar en un concurso de comer pasta.

Hay otros barrios italianos que destacan también por su gastronomía y que hay que descubrir en Estados Unidos y Canadá:

  • The Hill en San Luis, donde encontramos numerosas tiendas y restaurantes italianos,
  • Little Italy en Cleveland, que propone galerías de arte italiano además de las tradicionales trattorias,
  • Federal Hill en Providence, célebre por sus numerosas pizzerías y por sus heladerías italianas,
  • Petite Italia, en Montreal, con numerosos cafés y trattorias,
  • Little Italy en Toronto, pequeño barrio impregnado del ambiente europeo que aportan los inmigrantes italianos.

La cocina y los restaurantes en América del Norte están por tanto muy influenciados por la gastronomía italiana. Han sabido apropiarse de manera muy significativa las pizzas y lasañas, entre otras cosas.

La cocina italiana en América del Sur

Argentina no le va a la zaga, y Buenos aires, la capital, es la ciudad en la que viven más habitantes de origen italiano del mundo.

Por eso, la cocina argentina tiene una gran influencia italiana: la pasta y las pizzas están en la carta de todos los restaurantes argentinos.

El escalope a la milanesa, receta italiana con el filete de vaca rebozado, con parmesano, harina y pan rallado, se ha convertido en un plato típico argentino.

Recetas italianas ricas y sabrosas. El parmesano: ingrediente emblemático del escalope a la milanesa, incluso en Argentina.

El 29 de cada mes, los argentinos comen gnocchis, y la polenta la cocinan regularmente todas las familias argentinas.

Contrariamente al caso en Estados Unidos, no hay Little Italy en Buenos Aires, pero al deambular por la ciudad, la influencia culinaria del país europeo son flagrantes.

En los otros países de América del Sur, la influencia italiana es menos evidente. Pero, dada la proximidad de Argentina, en Bolivia, Chile o en Perú encontramos una milanesa revisitada en la carta de muchos pequeños restaurantes.

Se añade salsa de tomate, se la apropian, pero la receta italiana de base está bien presente igualmente.

La cocina italiana en Europa

Un sondeo llevado a cabo por Tripadvisor lo confirma: ¡la cocina italiana es la preferida por los europeos!

Sin embargo, es en Francia, Bélgica, Inglaterra y en Alemania, donde la gastronomía de la bota está más presente.

Eso se explica lógicamente por la importante presencia de la diáspora italiana a estos países durante el siglo XX.

De Bruselas a París, pasando por Londres y Múnich, los turistas extranjeros y locales pueden fácilmente:

  • Comer en un restaurante típico italiano inspirado por las trattorias tradicionales,
  • Comprar productos locales en las tiendas italianas,
  • Asistir a clases de cocina con un chef italiano.

La apertura de las fronteras en el seno de la Unión Europea ha favorecido en gran medida la expansión de las tradiciones culinarias de este país del sur de Europa.

El tiramisú, el queso mozarella, el risotto, son algunos de los platos típicos italianos. En Europa, ya no hace falta ir hasta Venecia para comer un auténtico risotto con tinta de sepia.

Los restaurantes que proponen el combinado “antipasti, primi piatti, secondi piatti” en las ciudades europeas se multiplican.

Sí, el plato principal en Italia se divide en dos partes. No te preocupes: el limoncello, célebre digestivo italiano, hace digerirlo todo.

Y el aperitivo no le anda a la zaga: El famoso Spritz, originario de Venecia, es uno de los cócteles de moda.

Hablando de alcohol, el vino italiano también es reputado en Europa, sobre todo el prosecco que es un vino blanco espumoso y que remplaza a menudo nuestro cava. Además, ¿sabías que Italia es el primer productor de vino del mundo?

Aunque desde 1960, los restaurantes italianos europeos que no respetan necesariamente las recetas ancestrales al pie de la letra se han extendido por toda Europa, hoy en día la tendencia es la de restablecer los platos tradicionales.

En Europa, cada vez más chefs italianos proponen ahora recetas tradicionales, al igual que en Italia.

La pasta con salsa boloñesa ya no son simples espaguetis con salsa de tomate, sino que se cocinan con auténtica carne de ternera picada, según la tradición. Y es una delicia.

Pinin Mongelli, triple campeón del mundo de la pizza originario de la región de las Pullas, al sur de Italia, ha abierto algunos restaurantes en Toulouse con el fin de dar a conocer la auténtica pizza italiana.

Y sobre todo la auténtica pasta de pizza, que es la que marca la diferencia (son testigo nuestras papilas gustativas).

¿Por qué la gastronomía italiana es universal?

La cocina italiana es la más popular del mundo. ¡No hace falta ir a buscar muy lejos para entender las razones de su éxito fulgurante, basta con escuchar nuestro paladar!

La utilización de ingredientes simples, naturales y con un sabor inimitable, explica en efecto en parte este éxito.

En los restaurantes encontramos las recetas de antipasti (entrantes), primi piatti y secondi piatti al aceite de oliva, queso y embutido, a la vez exquisitos y fáciles de cocinar.

La albahaca, el ajo, los tomates, las tápenas o los champiñones también forman parte de los ingredientes de base de las mejores recetas italianas, de la pasta tradicional a la pizza napolitana que no se pasa de moda.

Cocina mediterránea por excelencia, la cocina italiana tiene fama por sus virtudes para la salud.

Italia ha sabido también hacerse con denominaciones de origen protegidas que simbolizan el Made in Italy, para valorizar los conocimientos ancestrales de sus productores.

Entre una mozarella barata comprada en el supermercado de la esquina y la auténtica mozzarella di bufflonne (o di Bufala), la diferencia de sabor es espectacular, ¿verdad?

El sabor espectacular de los buenos productos italianos. La auténtica mozzarella di bufala sublima tus recetas italianas.

Como muestra de que la cocina italiana influye sobre el resto del mundo, la primera Semana de la Cocina Italiana tuvo lugar en 105 países en noviembre de 2016.

En Argel, Túnez, Francia, Estados Unidos, España y muchos otros países, se celebraron numerosas demostraciones para celebrar la gastronomía italiana.

Se trata de:

  • Dar a conocer las auténticas tradiciones culinarias de Italia en Europa,
  • Valorizar los conocimientos italianos,
  • Desarrollar la colaboración entre Italia y los otros países.

Las embajadas, los chefs italianos en el extranjero e incluso los alumnos de escuelas de cocina se pusieron manos a la obra (o a la pasta) para difundir la cultura italiana.

Mientras que un parque de atracciones dedicado a la cocina italiana va a abrir sus puertas en Bolonia en 2017, sabemos que la expansión de la “cucina della mamma” no va a detenerse.

Con más de 20 hectáreas de restaurantes, tiendas y cultivos, podremos descubrir la cadena de producción y de fabricación de productos italianos, ¡y sobre todo probarlos!

Mientras tanto, podemos ir probando un tiramisú, el famoso postre italiano. O un panna cotta… ¡en cualquier parte del mundo!

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *