Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir
104

Aprender piano con un profesor es también…

Por Coral, publicado el 09/06/2016 Blog > Música > Piano > 6 Lecciones de Vida que Aprenderás de tu Profesor de Piano

Decidir aprender a tocar el piano y convertirse en pianista, es también ser consciente de que se trata de varios siglos de historia de la música.

Creado a mediados del siglo XVIII, de la evolución del clavicordio y del dulcémele, cuenta con representantes como Bach, Debussy, Beethoven, Mozart, Vivaldi, Stevie Wonder o Ray Charles.

Para intentar tocar el piano, se trata por tanto de encontrar un buen profesor de piano. Un profesor que sabrá inculcarte las bases de un instrumento de cuerdas (aprender solfeo por ejemplo), pero también ir más allá a veces…

Porque aprender a tocar el piano no es tan sencillo.

Tendrás que enfrentarte al fracaso, a la dificultad, a las exigencias de ese pianista experimentado que te supervisa, a los bloqueos y a las melodías difíciles.

Además, tus clases de piano, en muchos aspectos, serán un conjunto de lecciones sobre la vida que puedes aplicar también en tu día a día.

Perseverar, ser paciente…

¿Y si tu profesor de piano fuera también un profesor de la vida?

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

Lección nº1 de tu profesor de piano: aprender piano siguiendo el tempo

Si se piensa bien, esta lección sobre la vida que vas a aprender necesariamente de tu profesor de piano, puede aplicarse a casi todos los aspectos.

Cuando empezamos algo, como las clases de piano, se recomienda empezar poco a poco. ¡No hay que ponerse a lo bruto!

Tu profesor te lo repetirá a menudo con las primeras notas musicales (negra, blanca, corchea, doble corchea, silencio…) de tu aprendizaje de piano. Y tendrá razón.

Transpongamos esto al deporte.

¿Has visto ya a algún principiante haciendo esquí o snowboard en pistas, por ejemplo?

¿Sí?

¿Pero ya habéis visto a uno ir a toda velocidad, descendiendo como una flecha una pista roja sin saber frenar? Grosso modo, hay una posibilidad de entre tres de que termine empotrado contra un chalet, un abeto u otro esquiador. Un posible drama vaya.

Aprender piano poco a poco No te hagas sufrir, olvídate de Johann Sebastian Bach cuando empieces…

Del mismo modo, como futuro pianista, si te importan tus seres cercanos y su oído musical, ¡no intentes bajo ningún pretexto aprender piano empezando por la Sinfonía nº 3 de Bach! Toca el piano empezando por el principio: aprender solfeo por ejemplo. Un pianista no siempre escucha los consejos de su profesor de música al principio, con las prisas de poder deleitar con una hermosa melodía, después de solo algunas lecciones de piano.

No se empieza a tocar la guitarra con Jimmy Hendrix.

Se empieza por aprender solfeo. Lo mismo sirve para cuando empezamos a aprender piano para ser pianistas. Se empieza lentamente con la mano derecha, con melodías sencillas y a veces incluso conocidas. Luego seguimos con la mano izquierda y otras dificultades.

El aprendizaje del piano tiene que hacerse de forma gradual. ¡A un ritmo progresivo! Piano, piano… Poco a poco, podrás empezar a tocar las mejores obras de los 10 mejores pianistas del mundo.

Lección sobre la vida nº 2 de tu profesor de piano: no hacer 2 veces los mismos errores en la clase de piano

¿No quieres que tu profesor de música se frustre, verdad? Ni tú, para el caso…

De nuevo: eso se aplica a tus lecciones de piano, pero no únicamente.

Cometer errores es algo natural en la vida o cuando queremos aprender a tocar el piano. Son numerosos los proverbios y refranes que han alabado, desde el principio de los tiempos, la virtud del fracaso:

  • Lo que no te mata, te hace más fuerte”, decía Nietzsche.
  • “El éxito es ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo”, afirmaba Winston Churchill.
  • “He fallado 900 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 partidos. Me han confiado 26 veces el tiro de la victoria y lo he fallado. He fracasado una y otra vez en mi vida. Y por eso he tenido éxito”, explicaba brillantemente Michael Jordan cuando todavía jugaba en la NBA.

Podríamos encontrar facilmente varias decenas de citaciones sobre el poder de los errores, etapas indispensables para el éxito. Hacer errores mientras estamos aprendiendo a tocar el piano es normal. La vida de un pianista está jalonada, de clase de piano en clase de piano.

Equivocarse incansablemente, fallar las transiciones, una nota, equivocarse de ritmo… Lo que no es normal por el contrario, o por lo menos inteligiente por tu parte, es no trabajar tus errores. Eso ralentiza el trabajo de tu profesor de piano, así como tu aprendizaje como pianista.

Aprender a tocar el piano y continuar haciendo errores incansablemente será una pérdida de tiempo para todo el mundo. Tendrás que encontrar la clave para superar las dificultades.

Lección sobre la vida nº 3 de tu profesor de piano: trabajar por tu cuenta tras las clases

Prácticar de forma autónoma Tu profesor de música te exigirá que aprendas a trabajar por tu cuenta después de las clases.

Aprender a tocar el piano no puede hacerse únicamente durante las lecciones de piano que pasas en compañía del pianista que te enseña. Como mucho, pasarás 2 ó 3 horas con él por semana aprendiendo solfeo. Puede que un poco más para un pianista más motivado.

Pero si tienes prisa por saber por fin tocar Para Elisa, no vas a poder contentarte solo con ir a clases de piano. Además, tu profesor de solfeo va a decírtelo seguramente: para convertirte en un buen pianista, tienes que trabajar por tu cuenta, además de en las clases de música.

Evidentemente, lo ideal es sentarte al piano todos los días para aprender solfeo rápidamente. 30 minutos. Una hora si el piano te atrae realmente, si sientes el pianista en ti que arde de impaciencia.

Cada lección de tu profesor de piano estará acompañada invariablemente de cosas nuevas que tienes que aprender. Un pasaje complicado con la mano derecha. Con la izquierda. Un nuevo acorde. Un cambio de ritmo repentino… No puedes esperar que como por arte de magia tu pedagogo te resuelva cada dificultad, durante el tiempo que duran tus clases de piano.

Te lo dirá él mismo, además: para tocar bien el piano, la mayor parte del trabajo se hace fuera de las clases de piano. El profesor de piano está ahí para darte las claves de sus conocimientos musicales. Después eres tú el que tiene que aprender a manejarlos para aprender música.

Una lección sobre la vida que se aplica evidentemente a muchas otras cosas. Como los estudios por ejemplo. Un profesor universitario estará siempre ahí para enseñarte los rudimentos de sus disciplina. Pero si no hincas los codos, será difícil aprobar los exámenes.

Por último, aprender a tocar el piano con las dos manos al teclado, te permitirá mejorar la coordinación entre tus dedos y la técnica.

Los métodos de piano para avanzar rápidamente y comprender cómo tocar el piano son numerosos.

Lección sobre la vida nº 4 de tu profesor de piano: aprender con paciencia

Metrónomo y ritmo Te pesan los párpados…

Como has empezado a aprender lecciones musicales, a tocar el piano y a aprender solfeo, ya estarás familiarizado con ese objeto que llamamos “metrónomo”, ¿verdad?

No hace falta venir de una escuela de ingenieros para comprender que sirve para indicar el compás a intervalos regulares. Marca el ritmo que hay que seguir.

Pero, figurativamente, ¿te has preguntado lo que puede evocar? El pianista en el que te estás convirtiendo, atento a los sabios consejos de tu profesor de música, ¿alcanzas a ver más allá? ¿Más allá de la inmediatez de ese ritmo que marca incansable para ti? Venga, nos sentamos tras el piano y tomamos unos minutos para reflexionar…

¿Y si ese metrónomo perfectamente regular que tu profesor de piano lleva para enseñarte a tocar, tuviera un significado preciso? ¿No crees que tu profesor ha querido inculcarte sabiamente el don de la paciencia? ¿El esfuerzo regular, la calma y el trabajo que se repite a intervalos regulares? No lo tomes por un simple ejecutante. ¿No crees que es una especie de poeta de la música, que te la inculca con mensajes subliminales?

En el aprendizaje del piano, la música o el trabajo se trata, por regla general, de tener paciencia. Los impulsivos no serán siempre los mejor educados por desgracia. La regularidad del metrónomo debe inspirarte un trabajo repetitivo al piano y un progreso regular.

Lección sobre la vida nº 5 de tu profesor de piano: perseverar tras los errores para continuar tocando

Acabas de empezar a aprender a tocar el piano. Pero, aunque estás aprendiendo, ya albergas grandes ambiciones con respecto a este instrumento mítico.

Demos por tanto un pequeño salto al futuro. Imagínate en un pequeño anfiteatro de tu ciudad. Te llaman por fin al escenario para tu interpretación. En las gradas, varios acompañantes de pianistas como tú, tus padres y tu profesor de piano.

Es la primera vez que haces algo así. Evidentemente, estás estresado. Debes interpretar una melodía al piano después de solamente 6 meses de aprendizaje musical.

Te colocas por tanto tras el piano, inspiras, e interpretas. Dudas y tiemblas con las primeras notas. A pesar de que conoces la pieza. Para tu sorpresa, y la de tu profesor de música, haces incluso algunos errores inhabituales.

Concentración y perseverancia Olvídate de la vergüenza, respira y concéntrate en la melodía…

Te pones nervioso y te frustras. Solo tienes ganas de una cosa: ¡marcharte!

Pero eso sería abandonar ante el fracaso. Un fracaso insignificante además, porque no se trata más que de unas notas, que has fallado debido al estrés. Nada dramático por lo tanto. Porque aprender a tocar el piano, es eso también: perseverar tras los errores. Sobre todo no abandonar.

El piano es un instrumentos de cuerdas noble y puede entrañar además una gran complejidad. ¡No se domina así como así! Hace falta trabajo y algunos fracasos para llegar, poco a poco, a avanzar. Piensa que, a excepción de tu profesor de piano, que puede que frunza ligeramente las cejas pero que te apoya al 100%, ¡nadie más se ha dado cuenta de tus errores en el anfiteatro!

Basta con que continúes con la melodía y todos tan contentos. Sin embargo, si te paras de golpe y porrazo… Todo el mundo se dará cuenta. El sentimiento de vergüenza, en esos momentos de ligera dificultad, no es tu mejor aliado. La perseverancia, en cambio…

Lección sobre la vida nº 6 de tu profesor de piano: ¡aprender a tocar mirando hacia delante!

Puedes estar seguro: una de las primeras lecciones musicales que te inculcará tu profesor de piano será que sepas mirar al frente.

De repente, seguramente te preguntarás si habla de la vida en general o del piano. Habla del piano, efectivamente. Pero, ¿qué quiere decir eso exactamente?

Aprender a tocar el piano, es también aprender a leer una partitura. El pianista debe asimilar un nuevo lenguaje que tendrá que descifrar desde las primeras lecciones. Pero rápidamente, gracias a tus clases de solfeo, la clave de sol no tendrá secretos para ti. Podrás entonces poner en práctica el consejo de tu profesor: ¡mirar hacia delante!

Lecciones de piano y conciertos ¡Tendrás que hacer unas cuantas representaciones en el barrio antes de llegar hasta aquí!

Eso significa simplemente que estés atento al compás siguiente para que no te pille de imprevisto un cambio en la melodía. Una desaceleración, una aceleración, una nota que hay que buscar… No avanzarse es la mejor manera de pillarse los dedos y ponerle freno a tu ambición: aprender música, aprender solfeo y aprender a tocar el piano.

En el deporte, se dice a menudo que un jugador de fútbol o de baloncesto que avanza con la cabeza erguida da muestras de ser un gran jugador. En el trabajo, un visionario estará siempre por delante de un simple ejecutante, preocupado únicamente por el instante presente.

Es también gracias a esta cualidad esencial que algunos emprendedores se convierten en genios y en personalidades destacadas, mientras que otros se contentan con admirarlos desde la distancia.

El asunto de Mark Zuckerberg contra los gemelos Winklevoss es el ejemplo perfecto. Tu profesor de piano estará encantado de hablarte de este tipo de anécdotas. Eso te permite imaginar y proyectarte, para aprender mucho más rápido a tocar el piano.

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *