Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Las similitudes entre el alemán y el español

Por Marisol, publicado el 17/04/2017 Blog > Idiomas > Alemán > El Alemán, ¡el Mejor Amigo del Español!

La mayoría de los españoles piensa que el alemán es un idioma difícil. De hecho, solo el 2,7 % de los españoles de entre 18 y 65 años puede mantener una conversación en la lengua de Goethe. Así se desprende de una encuesta sobre la Participación de la Población Adulta elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) con datos de 2011.

Es cierto que, de primeras, el alemán y el español parece que no tienen muchas cosas en común. Por ejemplo, desde el punto de vista de la sintaxis, el alemán y el español no construyen las frases de la misma forma. Y la gramática alemana no se parece en nada a la española.

Similitudes entre el alemán y el castellano Muchos españoles se van a trabajar a Alemania.

Sin embargo, puede que te sorprendas al aprender alemán. Ciertas herramientas lingüísticas pueden serte útiles en Alemania.

Ambos países mantienen estrechas relaciones: muchos españoles se van a trabajar a Alemania y es el país del que España importa más bienes. ¡Y esta amistad hispano-alemana existe también en la lingüística!

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

Un origen lingüístico común

En primer lugar, hay que señalar que el español y el alemán, al igual que la mayoría de las lenguas europeas, tienen un mismo origen común. Puede parecer sorprendente, porque si te encuentras con un alemán y no hablas el idioma oficial del país de Kafka, tendrás dificultades para comunicarte con él. Y, sin embargo, ¡tienen muchas similitudes!

A partir del siglo XVII, los eruditos observaron que había similitudes entre el griego, el latín y las lenguas europeas modernas. Sobre esta base, comenzaron a buscar una posible lengua antigua común que pudiera explicar estas similitudes.

Sin embargo, el peso de la religión era tal que era difícil en esa época desarrollar una hipótesis que pusiera en entredicho que el hebreo fuera la lengua origen. No es hasta principios del siglo XIX cuando aparece la palabra «indoeuropeo» y se empiezan a desarrollar las comparaciones lingüístico-científicas.

Así, el alemán y el español provienen de la lengua primitiva indoeuropea. Esta lengua, hablada mucho antes de la aparición de la escritura, evolucionó y se dividió para dar lugar con el tiempo a las diferentes lenguas que conocemos hoy en día.

La filología (estudio de una lengua) y la filogenia (estudio de las relaciones de parentesco entre los distintos grupos de seres vivos) han permitido reconstruir una especie de árbol genealógico.

Lenguas indoeuropeas El alemán y el español tienen orígenes comunes.

Así, las lenguas surgidas del proto-indoeuropeo se separaron en varias familias. El español pertenece a la familia de las lenguas romances mientras que el alemán proviene de las lenguas germánicas.

Sin embargo, dentro de esta gran familia indoeuropea, hay similitudes de las que te darás cuenta si decides aprender alemán.

La primera similitud de todos estos idiomas, incluyendo el alemán y el español, es que son flexivos. Esto significa que las palabras de estos idiomas cambian de forma por razones gramaticales. ¿Vas a estudiar las famosas declinaciones de la lengua alemana? ¡Pues así te darás cuenta de que estás aprendiendo una lengua flexiva!

Seguro que tu profesor de alemán te lo ha dicho desde el principio: el acento tónico es un elemento muy importante de la fonética alemana. Por lo general, se coloca en la penúltima sílaba de una palabra. El acento tónico es una de las características de las lenguas indoeuropeas.

Palabras españolas en el alemán

Los extranjerismos, o también llamados Fremdwörter en alemán, son las palabras que un idioma toma prestado de otro. Muchas veces ocurre que apenas se ve alterada su ortografía. El alemán se alimenta de palabras que provienen del latín, griego, francés etc.

En alemán, como sucede también en el día a día con el español, te puedes encontrar con multitud de vocablos que proceden de otros idiomas, incluido el español. Aquí tienes una pequeña lista de palabras que ha tomado prestadas el alemán del castellano:

  • Embargo (embargo)
  • Moskito (mosquito)
  • Salsa (salsa)
  • Siesta (siesta)
  • Tango (tango)
  • Tapas (tapas)
  • Vanille (vainilla)
  • Zigarre (puro)

Como ves, algunas forman parte de la cultura española, como las tapas y la siesta, y otras son bailes típicos como la salsa y el tango.

Palabras españolas en el alemán La siesta, una de las palabras más prestadas del castellano.

Germanismos en castellano

De forma similar, en el español también encontramos palabras de origen alemán. Aunque mucha gente no lo sepa, hay muchas palabras alemanas o que provienen del alemán en el vocabulario español.

Estos germanismos son palabras del idioma alemán que empezaron a influir en el latín vulgar allá por la época de los visigodos, cuando estos llegaron a la península Ibérica, y que se han mantenido hasta ahora.

Las lenguas germánicas comenzaron a influir en el latín vulgar hablado en todo el Imperio Romano debido al continuado contacto, tanto en tiempos de guerra como de paz, entre los pueblos germánicos y los romanos. Por ello, la mayoría de germanismos del español introducidos en esa época son compartidos con otras lenguas romances.

Otra época en la que se introdujeron, fueron los siglos XIX y XX, época en que la lengua alemana tuvo mucha influencia en el mundo científico y cultural europeo. Por otro lado, se suelen utilizar en español palabras alemanas que se refieren a realidades propias de Alemania que no tienen una traducción generalizada, por ejemplo Reichstag o Bundesrat.

A continuación, puedes ver una lista de palabras de origen alemán en castellano:

  • Blanco (de Blank que significa «vacío»)
  • Yelmo (de Helm)
  • Brindis (de Bring dir es que significa «yo te lo ofrezco»)
  • Cobalto (de Kobalt)
  • Níquel (de Nickel)
  • Leitmotiv (de Leitmotiv)
  • Zepelín (de Zeppelin)
  • Vals (de Walzer)
  • Delicatesen (de Delikatessen)
  • Bigote (de Bei Gott que significa «por Dios»
  • Escanciar (del gótico skankjan).
  • Espía (del gótico spaíha)
  • Fresco (del germánico frisk)
  • Guarecer (del germánico *warjan, proteger)
  • Guerra (del germánico *werra, pelea, discordia; del alemán antiguo wërra; del neerlandés medio warre)
  • Rico (del gótico reiks)
  • Rueca (del germánico rokko)

Germanismos ¿Sabías que la palabra «bigote» proviene del alemán?

Es curioso ver que palabras tan normales como «bigote» o «blanco» provengan del alemán. Hay otras muchas palabras en castellano de origen alemán como: cuarzo, zinc, enzima, pistola, nazi, acordeón… ¡Al final va a resultar que no son dos idiomas tan diferentes!

La alemana y la española: dos culturas ligadas

Lengua y cultura son dos conceptos inseparables, así que si decides aprender una lengua, la inmersión en la cultura del país debe ser total.

Durante tus clases de alemán, poco a poco te darás cuenta de que, a pesar de las diferencias, Alemania y España están estrechamente relacionadas, desde un punto de vista lingüístico, como hemos visto, pero también cultural.

Alemania es uno de los socios comerciales más importantes de España. Actualmente es el país del que más productos importa España y el segundo mercado más importante para los productos españoles, tan solo superado por Francia.

Además, entre ambos países existe una larga historia de movimientos migratorios. En los años sesenta hubo muchos españoles que emigraron a las ciudades industriales de la RFA motivados por la oferta alemana para trabajadores extranjeros (Gastarbeiter), escapando así de la pobreza que reinaba en la dictadura franquista. A partir de los años ochenta, en plena Transición española, el flujo de alemanes que establecen su residencia en España aumenta considerablemente, siendo actualmente el número de residentes alemanes en España mayor que el de españoles en Alemania.

Por último, culturalmente hablando, España mantiene cinco sedes del Instituto Cervantes en Alemania y esta cuatro del Goethe Institut en España.

¡La amistad entre España y Alemania es innegable! Y si decides aprender a hablar alemán, la fortalecerás a tu manera.

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *