Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Diferentes métodos para aprender mates (Berlitz/Assimil)

Por Eva, publicado el 14/03/2016 Blog > Apoyo escolar > Mates > Los Distintos Métodos para Aprender Matemáticas

Cuando se nos viene a la memoria la palabra «matemáticas», a muchos de nosotros se nos eriza la piel, unos levantan la ceja con aire circunspecto, mientras que a otros se les escapa una sonrisita en la comisura de los labios.

Todos tenemos una historia sobre las clases de mates: unas veces las adoramos y otras las odiamos.

Ante todo, hay que tener en cuenta que no todo el mundo tiene las mismas capacidades para aprender matemáticas.

Ciertas personas tienen más aptitudes para entender, interpretar y aplicar las matemáticas ya que tienen una forma de razonar adecuada, una mente cartesiana queda lugar a ello.

Y después, están aquellos que a penas las entienden, los que intentan – a veces en vano – hacer entrar ecuaciones y fórmulas en su cabeza.

Cómo aprender mates ¡Las matemáticas no son fáciles para todo el mundo!

Aunque las actitudes no lo son todo, hay que tener en cuenta otro criterio: el método de aprendizaje. 

Las matemáticas: un mundo aparte

Las mates, son un poco como una lengua extranjera: es una asignatura que tiene su propio vocabulario, sus propios códigos, su manera única de pensar. De igual modo, hay numerosas ideas preconcebidas sobre las matemáticas.

Puedes aprender muy bien una lista incalculable de fórmulas o conocer toda la jerga específica, pero si no las utilizas, lo vas a olvidar rápidamente.

La memoria no es suficiente para hacer matemáticas, es necesario que esta acción esté asociada a una práctica específica, con ejercicios que pongan en valor tu saber.

Para aprender adecuadamente una palabra, una fórmula, una ecucaión, una regla, tienes que imaginarte repitiéndolo en un contexto concreto: para ello, puedes empezar por relacionarlo con una imagen, con un recuerdo o con un sonido.

Las matemáticas, al igual que una lengua extranjera, deben estar activas para tener sentido; si no, esta materia será inaccesible. Son posibles numerosas profesiones tras estudiar matemáticas.

Los métodos clásicos

Las mates, hay que practicarlas más que aprenderlas.

El método de las fichas

Para aprender mates, existe un método muy eficaz que permite retener ideas y relacionar unas con otras; se trata de las fichas.

En cada ficha, es posible resumir una clase de mates, escribir definiciones, propiedades, teoremas o fórmulas.

También es posible redactar una ficha-clave para cada tema, para cada punto importante y relacionar todo ello.

El sistema de fichas permite tener un verdadero soporte de síntesis que va a hacer más fácil la memorización y que también resulta ser una excelente herramienta metodológica.

Redactando tus fichas, aprendes incoscientemente el contenido de las mismas y tú solo puedes organizar la manera en la que las aprendes, especialmente, utilizando un código de colores.

Al subrayar ciertas palabras en amarillo, en verde o en naranja tendrás en la cabeza la información principal que debes conocer. 

¿Cómo conseguir aprender en matemáticas?

Conseguir aprender en matemáticas, es saber hacer buenas preguntas y encontrar las respuestas adecuadas.

Por lo tanto, es importante tener las ideas claras y poder relacionar una determinada palabra con una determinada respuesta.

Para estar seguro de utilizar bien el sistema de fichas, comienza por realizarlas tú mismo y no dudes en preguntar a un profesor (si se presenta la ocasión) para saber si faltan conceptos importantes. 

Repetir los ejercicios 

Algunos necesitan hacer, rehacer, repetir lo que han leído o aprendido para que las mates funcionen.

Igual que un actor, la calidad de la atención – sea visual o auditiva – no es suficiente, hay que repetir varias veces para que el ejercicio entre en la mente y se convierta casi en algo natural.

Para saber si has entendido bien un razonamiento, hay que aplicarlo directamente mediante ejercicios, es la única manera de hacerse con él.

Pero es inútil hacer toneladas de ejercicios; desde el momento en que cometas un error o que no entiendas lo que pasa por delante de tus ojos, vuelve a revisar las clases de mates, esfuérzate por entender los puntos que te parecen difíciles o incomprensibles. 

Entender las mates 

No es suficiente aprender matemáticas, hay que entenderlas: esto significa que debes ser capaz de explicar cualquier razonamiento.

¿Para qué aprender de memoria fórmulas y teoremas si se te olvidarán de inmediato

y no podrás utilizarlos?

Tienes que intentar entender de dónde viene el razonamiento, para qué sirve, cómo funciona.

Una vez que hayas identificado los elementos de una fórmula o de una ecuación, encontrarás más fácilmente las soluciones, ya que los elementos se sucederán solos. 

No mirar las soluciones 

A primera vista, esto parece simple pero es una de las bases para aprender mates.

Tienes que saber que cuando tropiezas con un problema, es en ese momento cuando vas a retenerlo mejor. Habrás pasado tiempo en ello, te habrás devanado los sesos, habrás hecho esfuerzos y tu memoria se acordará porque eso se te habrá quedado grabado.

No te detengas en tu camino cuando no hayas conseguido ese pequeño disparador que te permita resolver un problema complicado.

Lee, relee las clases de mates, práctica con ejercicios más fáciles, aumenta la dificultad y compáralo con el ejercicio en el que estás trabajando duro.

Con el mismo espíritu, tienes que probar a razonar todo, es decir, tienes que desmenuzar cada elemento del problema para entenderlo mejor.

Si buscas entender cada elemento, comprendiendo que cada uno de estos elementos forman parte de un todo, consolidarás tus bases de matemáticas.

Para saber si has entendido bien la problemática de un ejercicio, haz la demostración a alguien, prueba a explicarle el problema.

Si te expresas de forma clara, eso significará que has comprendido de qué se trata.

Si tus palabras se embarullan, si mezclas pinceladas en tu argumentación, quiere decir que hay algo que no se ha comprendido.

Dos métodos principales

Para aprender matemáticas, se proponen dos grandes y tradicionales métodos (ver nuestro artículo sobre la historia de las matemáticas): el método Assimil y el método Berlitz.

El método Assimil y las mates

Este método se inventó en 1929 por la editorial Assimil.

Fundamentalmente, se basa en una asimilación intuitiva y en un trabajo diario de 30 minutos.

¿Cómo seguir este método en mates?

En tu casa, en tu lugar de trabajo durante una pausa, todos los días tienes que escuchar y leer frases, ecuaciones, problemas: como norma general, un día corresponde a una lección en particular y cada libro tiene entre 60 y 150 lecciones.

En teoría, escuchar, leer, releer y hacer ejercicios durante media hora te permite, al final de la lección, aprender sin darte cuenta.

Cada 5 ó 6 lecciones, se propone una lección explicativa ya vista, para retomar los puntos esenciales estudiados en cada tema.

Para una mejor comprensión, la velocidad de palabra ha de ser bastante lenta.

Es un método que funciona únicamente para los alumnos que son «auditivos» (opuestos a quienes son visuales, por ejemplo) y que no necesitan escribir mucho, pero en general, el método no es muy adecuado para las matemáticas.

Recordemos que esta asignatura necesita que se escriba, que se machaque, que se cometan errores y que se busque la comprensión de los errores eventuales.

Lo que tiene que realizarse es un trabajo de repetición más que de memorización. 

El método Berlitz y las mates

Este método se lleva realizando desde hace más 135 años y está basado en hechos concretos.

El objetivo es el de permitir al alumno pensar las matemáticas de forma concreta, pero funciona igual de bien en el aprendizaje de idiomas.

Se proponen dos maneras de aprender con el método Berlitz, bien de manera individual, bien en grupo reducido.

  • Para un aprendizaje individual, el volumen y los horarios de la clases de mates se definen libremente. Las clases se dan una o varias veces por semana en un centro afiliado Berlitz o pueden reservarse bajo la forma de clases intensivas aceleradas.
  • En grupo reducido, esta forma de enseñanza permite a 3 participantes, con el mismo nivel, perseguir los mismos objetivos, los cuales son fácilmente accesibles debido al pequeño número de participantes.

Una enseñanza motivadora y diversa que, sin embargo, requiere acudir a un centro afiliado al método Berlitz: de hecho, cada alumno se encuentra ante un profesor certificado para su aprendizaje en matemáticas. 

Otra solución

La otra solución para aprender matemáticas es la de dar clases con un profesor particular.

Esta persona puede ser un profesor en activo, un estudiante o un jubilado que haya enseñado matemáticas.

Clases particulares de matemáticas ¡Encuentra a un profe de mates para que te ayude!

La ventaja de estas clases de mates a domicilio es que el profesor se concentra únicamente en ti, en tu nivel, se va a adaptar a ti, a tus necesidades y a tus expectativas.

Además, la relación con un profesor de mates en casa de uno permite crear un vínculo entre alumno y profesor: esto va a impulsar la confianza del primero en el segundo, el alumno no dudará en hacer preguntas si no entiende algo, no se verá aislado y no sufrirá las miradas de los demás.

Incluso, si las clases particulares con un profesor son más caras que las clases en un centro, como es el caso del método Berlitz, es cierto que el alumno saldrá con motivación y confianza porque la enseñanza se habrá personalizado.

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Loading...

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz