El blog al que le gustan los profes, los alumnos, las clases particulares y el intercambio de saberes

¿Cuántas clases de árabe hacen falta para dominar el idioma?

Por Raquel el 23/10/2016 Blog > Idiomas > Árabe > ¿Cuántas Clases Particulares Hacen Falta para Hablar Árabe?
Índice

Aprender un idioma nuevo no es tarea fácil y supone una inversión  tanto material (personal, de tiempo y energía) como material (de dinero). Por eso, todos los alumnos esperan que su profesor les ayude a aprender de una forma rápida y eficaz. Puede parecer una tontería, pero siempre es así: cuando pagamos por algo, esperamos unos resultados satisfactorios inmediatos.

Quizá sois de esas personas que se preguntan cuánto tiempo tendrán que invertir en unas clases particulares para aprender a leer, escribir o hablar en árabe.

Pues antes de nada debéis saber que no hay una receta mágica: el aprendizaje de un idioma como el árabe (al igual que el de cualquier otra lengua o disciplina), depende de diversos factores

  • la motivación, el grado de compromiso y el tiempo que le dediquemos,
  • el presupuesto que estemos dispuestos a invertir,
  • las competencias cognitivas de cada alumno,
  • etc.

Aquí os dejamos algunos consejos para que os hagáis una idea de cuántas clases particulares necesitaríais para conseguir un buen nivel de árabe.

Motivos para empezar con clases particulares de árabe

Sabemos que dominar esta lengua semítica nos puede abrir muchas puertas hoy en día, tanto a nivel personal como social y profesional. Y ¿por qué? Pues por diversos motivos:

  • Hablar el árabe literario nos permite mantener una conversación con personas de la mayoría de países árabe parlantes sin tener que recurrir al inglés.
  • Se trata del octavo idioma más hablado del mundo. De hecho, se habla en más de 20 países y en diversos entornos profesionales (diplomacia, comercio, turismo, tecnologías punteras…).
  • Si conseguimos dominar el idioma podremos dar clases particulares o en academias, convertirnos en periodistas internacionales y colaborar con grandes medios de comunicación.
  • Conocer el árabe egipcio (el árabe literario más enseñado) nos ayudará a aprender acerca de la cultura árabe.
  • Aprender idiomas nos sirve para estimular nuestras competencias cognitivas y retrasar la aparición de patologías neurodegenerativas.
  • Este aprendizaje puede ayudar a los más pequeños a mejorar su capacidad de concentración y desarrollar capacidad de reflexión. Así, expandir las competencias lingüísticas de los niños desde la infancia les permitirá mejorar sus resultados académicos.
  • El árabe representa la lengua vehicular hoy en día de la herencia de grandes civilizaciones de Oriente Medio. Hablar árabe nos ayuda a comprender la historia y a adquirir más conocimientos de cultura general.
  • Dado el cruce de civilizaciones (Europa, Asia y África) hablar árabe puede ser toda una estrategia.
  • Este idioma os permitirá actuar como mediadores con inmigrantes residentes en España para favorecer su integración social.
  • El árabe ha sido la fuente de grandes movimientos filosóficos, científicos y literarios.
  • Si procedéis de una familia musulmana, aprender árabe os puede acercar a la cultura de vuestros antepasados.

Como veis, hay muchas razones por las que aprender árabe. No se trata de una lista exhaustiva, pero os puede dar más de un motivo. En España podéis aprender árabe en academias, escuelas oficiales de idiomas, instituciones especializadas o mediante clases particulares. Aquí nos vamos a centrar en este último método, que es el que, a nuestro parecer, es más efectivo.

Razones para estudiar árabe ¿Por qué estudiar árabe?

Así que ahora que tenemos claro que queremos aprender árabe y que queremos buscar un profesor particular, nuestra pregunta es: ¿cuántas clases necesitamos?

La frecuencia de las clases varía en función de cada alumno

Es muy difícil cuantificar el número de clases necesarias para aprender a hablar árabe en condiciones. Principalmente porque, como sabemos, no todos aprendemos idiomas de la misma forma. Habrá personas para las que uno o dos años de clases sean suficientes, mientras que, para otras, harán falta tres o cuatro años. Todo depende de diversos factores como la edad a la que empecemos a estudiar, nuestras capacidades de retención, nuestra motivación y de si dedicamos tiempo al aprendizaje, si viajamos a países en los que se hable el idioma para ponerlo en práctica, etc.

La importancia de la motivación Los alumnos motivados aprenderán de una forma más rápida.

La frecuencia de las clases depende de las capacidades cognitivas de cada alumno

Algunos alumnos aprenden más rápido que otros desde el primer día de Educación Infantil. Dado que no todos tenemos las mismas predisposiciones cognitivas, algunas personas necesitarán más clases que otros para adquirir un buen nivel de árabe. Si queréis iniciaros en este idioma, seguramente os baste con una hora semanal de clase, nada más que para aprender las bases de la pronunciación, la fonética y algunas palabras básicas. Una hora mínimo.

El árabe es un idioma complicado y el proceso de asimilación puede ser largo. Necesitaréis aprender el alfabeto, la pronunciación y aprender a leer y escribir. Deberéis entender la gramática y asimilar poco a poco aquellas palabras que os irán ayudando a empezar a leer poco a poco.

Los alumnos que busquen un programa intensivo de clases privadas (porque quieran presentarse a un examen o a una entrevista de trabajo, por ejemplo) tendrán que doblar o triplicar sus esfuerzos y dedicarle un mayor número de horas semanales.

La frecuencia de las clases depende de la motivación de cada uno

Al igual que ocurre con las clases de piano o de guitarra, las clases de árabe requieren cierta implicación por parte del alumno, que deberá trabajar también de manera individual entre cada clase para no perder el buen ritmo y seguir avanzando.

¿Nuestro consejo? Revisad con frecuencia todos los ejercicios que hagáis durante las clases. Es mejor que dediquéis media hora cada día a repasar, que os peguéis el atracón unas horas antes de la clase.

Aprender un idioma debe ser, ante todo, un placer. Por eso, si veis que se convierte en un obstáculo o una limitación, lo mejor es que paréis, porque, de no ser así, no conseguiréis progresar, acabaréis sintiendo frustración por el idioma y perderéis el dinero.

Así que, en definitiva, la motivación es vuestro mejor recurso. No obstante, también debéis encontrar un buen profesor…

La duración de las clases de árabe depende de la calidad del profesor

El número necesario de clases que os permitirán adquirir un buen nivel de árabe y hablar como un egipcio dependerán de vuestro ritmo de progreso, y este a su vez dependerá en cierta medida del profesor que tengáis.

Más allá de si se trata de un profesor nativo o de un graduado en estudios árabes, lo esencial de un buen docente es que tenga una metodología bien estructurada para que sus clases sean significativas y os ayuden a mejorar vuestro nivel. Por supuesto, la tarifa de las clases dependerá también de la experiencia y la formación del profesor.

Las clases serán más eficaces con un buen profesor Un buen profesor os hará aprender de forma eficaz.

Un buen profesor tendrá que ser un docente dedicado que cumpla con las expectativas de sus alumnos, que sepa escuchar y que disfrute transmitiendo, explicando y enseñando. Las clases particulares son el entorno perfecto para crear unas sesiones individualizadas. Pedidle a vuestro profesor que os ayude a mantener una conversación en árabe y veréis como enseguida notáis mejoras en vuestra capacidad comunicativa.

Por otro lado, la asimilación puede ser más lenta si el profesor no tiene un buen perfil: si no posee un buen nivel de árabe y ofrece clases para adultos, quizás os llevéis una decepción.

Así, el número de clases dependerá también de vuestro profesor. Por lo general, necesitaréis un profesor que tenga, por lo menos, entre tres y cinco años más de práctica y de formación que vosotros. No dudéis en echar un vistazo a los perfiles de Superprof para ver si hay alguien que se pueda ajustar a vuestras expectativas.

El número de clases depende de las ambiciones de los alumnos

La planificación de vuestras clases particulares dependerá también de vuestros objetivos personales:

  • Si se acerca la fecha de un examen y queréis practicar para pulir vuestro árabe, podéis optar por unas clases intensivas y dedicarle unas 5 o 6 horas semanales. Buscad un buen profesor con una formación adecuada y experiencia.
  • Si queréis ser bilingües, tendréis que dedicarle unas tres o cuatro horas semanales.
  • Si queréis adquirir un nivel intermedio, os bastará con una o dos horas semanales.
  • Si queréis aprender árabe literario por puro placer, por ampliar vuestra cultura general, pero sin perseguir ningún objetivo profesional, quizás os llegue con un par de horas cada quince días o una hora semanal.

La frecuencia de vuestras clases variará dependiendo de vuestros planes de futuro El número de clases dependerá de vuestros planes

Para perfeccionar vuestro nivel de árabe, también podéis realizar una estancia en el extranjero, quizás en el Cairo (Egipto) o en Rabat (Marruecos).  Así viviréis una auténtica experiencia de inmersión lingüística y cultural: el complemento ideal para unas clases de base. De todos modos, recordad que también podéis aprender árabe por Internet, si no podéis apuntaros a unas clases particulares ni viajar a otro país.

Ahora quizás ya tengáis una idea más clara del número de clases que necesitaréis en función de vuestros objetivos, así que solo os queda poneros en contacto con un buen profesor. ¿Por qué no le echáis un vistazo a Superprof? ¡A la aventura!

 

A nuestros lectores les ha gustado este artículo

¿Has encontrado la información que buscabas gracias a este artículo?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Loading...
Raquel
Traductora de inglés, francés y español. Profesora entusiasta, devoradora compulsiva de series de televisión y apasionada del mundo Disney. "Aprende a enseñar y enseñando aprenderás".