Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Todo lo que necesitas saber sobre el arte culinario procedente de Asia

Por Coral, publicado el 10/04/2017 Blog > Arte y ocio > Cocina > La Cocina Asiática a tu Alcance

¿Por qué no proponerle a tus amigos platos asiáticos para festejar dignamente el próximo año chino?

Podrás elegir en este artículo entre varias cocinas diferentes. Desde la sopa de polo con leche de coco, pasando por el bo bun, la ternera con cebolla o el costillar de cerdo en salsa agridulce, ¡te sentirás capaz de preparar todo!

Comenzamos por una vuelta por Asia y su arte culinario, antes profundizar en la materia y proponerte recetas de cocina made in Asia.

Luego te hablaremos de las ventajas de la cacerola mágica, el wok, y para terminar, te explicaremos por qué nos gusta tanto esta cocina tan diferente de la nuestra.

Panorama de la cocina asiática

Los platos más conocidos de la cocina asiática. Venga vamos, ¡te llevo a dar una vuelta por Asia!

Si te digo « cocina asiática », ¿cuál es el primer plato en que piensas?

Probablemente, los sushis, el cerdo caramelizado, el pato laqueado, los nems o los rollitos de primavera. Pero ¿sabes de qué país viene cada uno de esos platos?

Descubre las diferentes especialidades según el país de Asia:

  • La cocina china: los nems no son chinos sino vietnamitas. Los rollitos de primavera sí son chinos y su nombre se debe a la época en la que se hacen normalmente: ¡para celebrar la llegada de la primavera! Los elementos de base de la cocina china son el arroz, los tallarines, la verdura, la salsa de soja y el vinagre de arroz. Hay pocas especias, salvo en la región de Sichuan y de Yunnan.
  • La cocina tailandesa: se basa en el equilibrio, la precisión y la variedad de ingredientes. La cocina tailandesa es la más popular del mundo. El arroz y el pimiento picante son los ingredientes de base pero para realizar un tom yam goong (una sopa con gambas), te harán falta gambas sobre todo, champiñones y unas cuantas especias.
  • La cocina india: las tradiciones y la religión están omnipresentes en India, lo que supone una gran influencia en la manera de comer de los indios. Muchos son vegetarianos, existen por tanto muchas féculas y una gran variedad de lentejas para crear los famosos dals indios.
  • La cocina birmana: se come con las manos. Mucha verdura, sobre todo guisantes, y fruta, componen la mayoría de platos birmanos.
  • La cocina laosiana: el arroz glutinoso es la base de la cocina laosiana. Carne, pescado y especias completan el arroz más glutinoso del mundo. Pero si no eres demasiado aventurero en cuanto a sabores, Vientián, la capital, tiene numerosos restaurantes franceses.
  • La cocina camboyana: los alimentos de base son la fruta tropical, el arroz, los tallarines y la sopa. La gran variedad de arroz disponible en Camboya (arroz salvaje, blanco, marrón…) permite comer todos los días variando las recetas y el placer.
  • La cocina vietnamita: el acento se coloca en los 5 sabores fundamentales: salado, dulce, amargo, ácido y picante. Salsa de pescado, pasta de gambas, salsa de soja, arroz, citronela, fruta y verdura son los componentes de las recetas vietnamitas. ¡La cocina de Vietnam está reconocida por ser una de las más sanas del mundo!
  • La cocina japonesa: los productos de temporada son muy importantes en el país del sol naciente. El aceite y las materias grasas están ausentes de las recetas japonesas, para no desnaturalizar el producto. Con su posición insular, no es ninguna sorpresa que el pescado sea el producto principal de la cocina japonesa.
  • La cocina coreana: el kimchi se sirve en todas las comidas: es un acompañamiento especiado a base de verduras y de aderezo con pimiento picante. Contrariamente a sus vecinos japoneses, los coreanos comen mucha más carne que pescado.

¡Ahora ya no tienes ninguna excusa para confundir cocina china y cocina vietnamita! Y si este pequeño recorrido por las especialidades culinarias asiáticas te ha despertado el apetito, ¡espera a ver lo que sigue!

Recetas fáciles de la cocina asiática. Puede que no sepas bailar el Bollywood, pero puedes aprender a hacer un pollo al curry delicioso.

Recetas fáciles de la cocina asiática

Te has lanzado a fondo en la cocina asiática y como somos majos, te proponemos una receta fácil de realizar para aquellos a los que les da miedo no saber hacerlo.

Un ejemplo aquí abajo: ¡los fideos chinos salteados con verduras!

Ponte el delantal y a cocinar platos asiáticos. ¡También puedes hacerlos con gambas y anacardos!

Ingredientes para 4 personas:

  • 200 gr de fideos chinos
  • 400 gr de brotes de soja
  • 80 gr de champiñones laminados
  • 2 partes blancas de puerro
  • 2 cucharadas soperas de salsa de ostra
  • 2 cucharadas soperas de salsa de soja

Preparación:

  • Lava los champiñones, lamina los puerros, enjuaga los brotes de soja.
  • Echa los fideos chinos en una cacerola de agua hirviendo (sigue las instrucciones del paquete). Escúrrelos con agua fría para evitar que se peguen entre sí.
  • Saltea los champiñones, los puerros y los brotes de soja en un poco de aceite vegetal. Salpimienta. Retíralos del fuego cuando estén hechos.
  • Calienta los fideos con la salsa de ostras y la salsa de soja. Añade las verduras a los fideos al cabo de 2-3 minutos.
  • Mezcla bien, deja calentar durante 2-3 minutos y a comer.

¿Ves? La cocina asiática, ¡no es tan complicada como parece!

La cocina al wok: la cacerola mágica

Recetas asiáticas hechas en wok. El wok: ¡la mejor inversión en cocina!

¿Qué mejor que un buen wok para realizar las recetas asiáticas? Verás que muy pronto no podrás pasar, ni siquiera para la cocina occidental, cuando veas todas sus ventajas.

Para empezar, ¿cuáles son las ventajas de la cocina al wok?

  • Es rápido: ¿has tenido ya que esperar mucho tiempo en un restaurante asiático en el que la cocina era a base de wok? No, evidentemente, porque la cocción es muy rápida.
  • Es económico: si es rápido, requiere menos energía para hacerlo que si tienes que estar horas y horas con la cacerola.
  • Es dietético: en un wok, no hay necesidad de poner mucha materia grasa, sobre todo si eliges un wok antiadherente, ¡no hará falta! Y quien dice menos materia grasa, dice menos calorías.

Tienes cinco maneras principales de cocinar con wok. Puedes:

  • Saltear: fideos chinos salteados, pollo o ternera salteada.
  • Freír: olvida el tema dietética si eliges este modo de cocción.
  • Cocer a fuego lento: para cocinar la ternera en salsa, por ejemplo.
  • Marinar: ¿tienes que hacer un adobo al nuoc mam para unos crustáceos? Utiliza directamente tu wok para cocerlos luego.
  • Cocinar al vapor: necesitarás un cesto de bambú y una rejilla. Añade simplemente agua hasta la mitad del wok y tus alimentos (ravioli, cangrejo, salchicha…) en el cesto de bambú colocado sobre la rejilla. Cúbrelo y espera que se cueza lentamente.

Asegúrate de que tu wok esté bien caliente antes de poner nada en el interior. ¿Un truco? Echa un poco de agua dentro. Si se evapora inmediatamente, tu wok está a la buena temperatura.

Quien dice wok caliente, dice aceite que resista bien el calor. Opta por un aceite de cacahuete, que humea a 210º.

Si quieres invertir en un buen wok, podrás elegir entre varios materiales: acero, hierro fundido, inoxidable o revestimiento antiadherente.

Opta por un wok con un revestimiento antiadherente, más sólido y duradero. Para una cocción ideal, un wok de 20 a 30 cm de diámetro con el fondo plano y ambos lados redondeados te permitirá mezclar correctamente.

¿Por qué la cocina asiática es tan diferente al gusto que la cocina occidental?

¿Te gusta la cocina asiática? ¡Sin duda, si has llegado hasta este punto del artículo! Pero habrás notado que el gusto es muy diferente del de la cocina occidental. ¿Y por qué? ¡Es la cuestión a la que respondemos en esta parte!

Primero porque las dos culturas están diametralmente opuestas. La cocina de un país o de un continente depende mucho de su historia, de su clima y de su cultura. Si bien encontramos brotes de bambú en China, no ocurre lo mismo en España. Y mientras en Europa se cultiva trigo, en Asia se cultiva arroz.

En efecto, las dos cocinas no utilizan la misma base alimenticia: el trigo, para los europeos, el arroz, los asiáticos.

Además, los asiáticos van mucho a los mercados, presentes en todas partes a cualquier hora del día, contrariamente a lo que ocurre en Europa, donde el mercado solo está presente una mañana a la semana. Los asiáticos utilizan muchas verduras por eso y numerosas especias, sobre todo en India, de las que nosotros, occidentales, conocemos mal las numerosas propiedades.

La condimentación de ambas cocinas es radicalmente diferente: mientras que en el lado asiático encontramos la salsa de soja, en toda Europa prevalece el aceite de oliva. La historia y la cultura explican esta « tendencia ». La salsa de soja se utiliza en China desde la antigüedad y Creta está en el origen de la utilización del aceite de oliva, ya que los cretenses registran una esperanza de vida superior a la media.

Los métodos de cocción y de corte de la carne son igualmente diferentes:

  • en Asia: la carne se corta en finas tiras y a menudo se cuece. El wok es el utensilio clave para saltear, freír, cocer a fuego lento o al vapor.
  • en Europa: las piezas de carne se dejan enteras para asarlas vuelta y vuelta en una sartén. La cocina al vapor se utiliza poco y los europeos prefieren hornear, asar, hacer a la plancha o en barbacoa sus alimentos.

Los sabores son diferentes. Existen cinco sabores: dulce, salado, ácido, amargo y picante.

  • Los asiáticos utilizan todos los sabores posibles y los combinan a menudo de forma equilibrada.
  • Los europeos en cambio, a menudo utilizan solo dos sabores: dulce y salado.

Es por esta razón por lo que nuestros estómagos digieren mal a veces el picante de las samosas de los restaurantes indios.

En resumen:

  • Ahora ya sabes que no podemos hablar de « cocina asiática », del mismo modo que no hablamos de « cocina europea » sin entrar en un mínimo de detalle. En efecto, la cocina china no tiene mucho que ver con la india.
  • Puedes utilizar nuestras recetas fáciles para sorprender a tus amigos y hacerles viajar hasta las orillas del Ganges o del Yangzi Jiang.
  • No olvides comprar un wok antes de lanzarte a preparar una receta china o laosiana. Es indispensable en la cocina asiática y también podrás usarlo para la cocina occidental.
  • Para brillar en sociedad, utiliza tus conocimientos sobre los diferentes sabores entre la cocina asiática y la occidental.

 

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Loading...

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz