Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Del preceptor al profesor particular: Evolución de las clases particulares

Por Lara, publicado el 20/06/2016 Blog > Clases particulares > Recibir clases particulares > La Historia de las Clases Particulares

Actualmente, las clases particulares tienen el viento a su favor. Pero, por cierto, ¿desde cuándo existen?

Podría ser interesante repasar la historia de las clases particulares desde la Antigüedad hasta el presente.

Este artículo está lleno de enseñanzas sobre la Historia con una gran H mayúscula.

Como podrás ver, las clases particulares han aumentado considerablemente desde hace varias décadas, pudiendo  establecerse una genealogía desde la Antigüedad.

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

Las clases particulares desde la Antigüedad hasta la Edad Media

Hoy en día, las clases particulares tienen una función adicional. Sirven de complemento a la enseñanza recibida en los colegios y en los establecimientos escolares (públicos o privados).

Las clases particulares tienen un rol secundario: su objetivo es el de consolidar o profundizar los conocimientos y las competencias aprendidos, en un primer momento, en los colegios.

Veremos más adelante, por qué las clases particulares se han desarrollado considerablemente desde, digamos, los años 70 y 80.

Pero si queremos comprender la historia de las clases particulares desde la Antigüedad, hay que situarse en otro contexto. En aquella época, el sistema escolar tal y como lo conocemos hoy en día, no existía.

Durante la Antigüedad y la Edad Media, no había realmente colegios o establecimientos escolares.

Resulta que las clases particulares, tal y como las conocemos en la actualidad (es decir, como complemento a la enseñanza en los colegios), simplemente no existían.

En aquella época, nadie iba al colegio y por lo tanto, nadie tomaba clases particulares para completar o profundizar la enseñanza de las escuelas.

Para ser más precisos, habría que decir que la enseñanza estaba reservada a una cierta élite. Los profesores particulares de la época, eran los filósofos, los sofistas y otros profesores de retórica.

Inicio de las clases particulares Aristóteles dando una clase a Alejandro Magno

Aristóteles, por ejemplo, fue el profesor particular de Alejandro Magno.

Durante la Antigüedad romana, Séneca fue el maestro del emperador Nerón.

Se puede resumir el sistema educativo de la Antigüedad en tres puntos:

  1. El pueblo, en su inmensa mayoría, no se beneficiaba de ningún sistema educativo;
  2. Las élites no iban al colegio, y
  3. Se formaban con la ayuda de profesores particulares, llamados «preceptores».

Hablando de esto, los preceptores no solo tenían el rol de profesor en el sentido moderno del término.

Su rol era también el de educar a sus alumnos en el amplio sentido de la palabra. Un preceptor, no era simplemente alguien que inculcaba su saber a los alumnos, era también un maestro de vida que les enseñaba cómo comportarse en el mundo.

Como se suele decir, el preceptor era el escultor del alma, un educador, más que un simple profesor. Esto era así porque en aquella época, los padres de la élite no se ocupaban de la educación de sus hijos. Pero una vez más, solo la élite se beneficiaba de esta enseñanza.

Los profesores particulares existieron antes que las escuelas.

Cuando se piensa en el rol y en la función de las clases particulares en la actualidad, se puede decir que es poco intuitivo.

Los profesores particulares eran sabios que educaban a los príncipes y a las grandes figuras de este mundo.

Pero entonces, ¿cómo eran educadas el resto de las personas, la gente llana?

Buena pregunta. De hecho, no recibían ninguna educación «escolar», y no tenían profesores particulares. Eran los padres los que enseñaban a sus hijos el trabajo que ellos mismos realizaban.

Los hijos de los campesinos aprendían rápidamente el trabajo de agricultor. De igual manera, los artesanos enseñaban tempranamente a sus hijos el oficio que ellos ejercían. Obviamente, tanto los hijos de los campesinos como los de los artesanos no tenían los medios necesarios para poder pagar a profesores particulares.

Primeros profesores particulares en la historia Carlomagno ante sus súbditos y alumnos

Con frecuencia se dice que Carlomagno inventó la escuela. Sobre todo, esta idea se difundió en la célebre canción de France Gall (cantante francesa de los años 60).

Pero, en gran parte, es un mito. Carlomagno no fue para nada el inventor de la escuela, tal y como se entiende en el presente.

Por el contrario, es verdad que contribuyó al desarrollo del sistema escolar con el objetivo de formar a los funcionarios de su imperio y a los aristócratas.

Esta escuela, por supuesto, no se dirigía al pueblo, sino únicamente a la élite. Carlomagno creó en particular, la Escuela palatina en Aix-la-Chapelle, capital de su reino.

En aquella época, la enseñanza se estructuraba alrededor de 7 artes liberales, es decir, 7 asignaturas. Estas asignaturas se dividían en dos grupos: Quadrivium y Trivium. La creación de varias escuelas de este tipo permitió a muchas personas de la élite adquirir los conocimientos necesarios para sus funciones , en establecimientos de enseñanza colectiva, y no solamente con profesores particulares.

Pero, aunque Carlomagno empezara a desarrollar una red de escuelas dirigidas a la élite en el territorio de su imperio, los nobles continuaron recibiendo enseñanza a través de profesores particulares y desde una temprana edad.

Habrá que esperar al final de la Edad Media para que los establecimientos escolares se multipliquen y comiencen a abrir sus puertas a una población más diversa, desde un punto de vista sociológico.

Es, de hecho, a partir del siglo XII cuando surge la primera revolución escolar.

Algunos historiadores no dudan en hablar de Renacimiento con una gran «R» mayúscula para calificar a este periodo del siglo XII que ve por primera vez en la historia, el desarrollo de la educación dentro de todo el reino.

Es en esta época cuando aparecen las primeras universidades. En las ciudades, los primeros institutos hacen su aparición. Y es en este momento cuando se comienza a redescubrir a los autores de la Antigüedad griega y romana.

Pero, aunque la enseñanza escolar se desarrolló al final de la Edad Media en el seno de las congregaciones religiosas y de las escuelas urbanas, la inmensa mayoría de las personas no podían beneficiarse de ella.

En lo que respecta a las clases particulares, estaba claro: ningún miembro de clase baja podía tener acceso a ellas.

El rol de los tutores durante el Antiguo Régimen

Bajo el Antiguo Régimen, la red de escuelas se desarrolló en todas las ciudades e incluso en zonas rurales.

La enseñanza escolar, es decir, colectiva, comienza a convertirse en realidad. Las escuelas comenzaban a construirse por todo el territorio francés.

La inmensa mayoría de las escuelas y de los institutos estaban dirigidos por la Iglesia.

Es un hecho, que a menudo se olvida, pero que debe ser recordado: hasta finales del siglo XIX, la enseñanza escolar es prácticamente privada y estaba bajo el control de las congregaciones religiosas.

En el Antiguo Régimen, las congregaciones religiosas como los Jesuitas, los hermanos de la escuela cristiana o las hermanas de Saint Joseph eran las encargadas de la educación.

Tutor y alumno en la Antigüedad Un tutor con su alumno

El Antiguo Régimen marcó el inicio de la expansión de una nueva clase social: la burguesía.

Los burgueses no pertenecían a la nobleza, pero vivían y comerciaban en las ciudades, las cuales se desarrollaron de forma considerable en aquella época y por todo el reino (el término «burgués», en sí mismo, hacía referencia a la ciudad).

Durante la Antigüedad y la Edad Media, las escuelas eran escasas. Cuando existían, no acudían a ellas más que aristócratas y la élite. Es, en parte, gracias al desarrollo de la clase burguesa cuando la red educativa se extiende por toda Francia.

Sin la revolución por la aparición de la burguesía, el sistema escolar, sin duda, no habría podido desarrollarse.

Pero aunque la orden del 13 de diciembre de 1698 intentó desarrollar la enseñanza básica para todos los niños del reino (objetivo: leer, escribir, contar), era evidente que la educación beneficiaba, sobre todo, a la burguesía.

Francia era un país principalmente de campesinos, y estos no enviaban a sus hijos a la escuela. En lugar de eso, se les introducía rápidamente en el trabajo diario del campo.

Pero, ¿qué ocurre con las clases y los profesores particulares? A este respecto, pocos cambios hay que señalar.

En el Antiguo Régimen, las clases particulares seguían estando reservadas a los nobles y a los ricos burgueses, los cuales comenzaban a hacerse escuchar.

Las clases particulares, en el Antiguo Régimen, seguían siendo exclusividad de las clases privilegiadas o enriquecidas.

Obviamente, la tarifa de las clases particulares no era la misma en aquella época.

Clases particulares para la élite Clases particulares en la familia de un notario

La inmensa mayoría del pueblo no siempre tuvo acceso a una educación digna de este nombre, y menos aún, a las clases particulares.

Empezamos a entender algo a través de este rápido recorrido histórico.

Las clases particulares: una etimología moderna

Las clases particulares en el sentido moderno del término tiene una creación reciente, incluso, muy reciente.

Es muy difícil hacer una historia sobre las clases particulares por una simple razón: hasta el siglo XX, las clases particulares no existían, tal y como se conocen en la actualidad.

Existen los ancestros de las clases particulares, pero ancestros lejanos y poco parecidos a lo que conocemos en la actualidad.

Hay una razón práctica y poco creativa por la que explicar la aparición tan reciente de las clases particulares: las clases particulares por definición, son clases que se dirigen a una única persona.

Una clase particular, consiste en un profesor que transmite su saber y sus competencias a un único alumno. Es lógico que un profesor particular reclame un «salario» que esté acorde con la calidad de su enseñanza y con la cantidad de los conocimientos acumulados a lo largo de años de estudio y de experiencia.

Sin embargo, hasta hace muy poco, nadie podía pagar una clase particular, excepto los nobles y los ricos burgueses. La historia de las clases particulares, antes del siglo XX, es, por lo tanto, un poco pobre.

El verdadero nacimiento de las clases particulares a partir de finales del siglo XIX

El siglo XIX es un siglo de importantes cambios políticos y sociales. La jerarquía en la sociedad se suprime, la monarquía se derrumba. Transformaciones de la monarquía reaparecieron a principios del siglo XIX, antes de que la República se proclamara definitivamente.

Todo el siglo XIX estuvo marcado por la lucha entre los partidarios de la enseñanza pública y los partidarios de la enseñanza privada, religiosa y dirigida por la Iglesia. A partir de la Tercera República, a finales del siglo XIX, se instauró la escuela pública, gratuita y obligatoria (reformas de Jules Ferry). El final del siglo XIX marcó el principio de la expansión de la enseñanza primaria.

Habrá que esperar hasta la primera mitad del siglo XIX para que la enseñanza secundaria se generalice.

Pero, es muy importante remarcar que desde el finales del siglo XIX hasta la primera mitad del siglo XX, las clases particulares no se desarrollaron realmente. Habrá que esperar a la gran ola de democratización de la enseñanza y a la Edad de oro (30 años desde 1945 a 1975 tras la Segunda Guerra Mundial), para que las clases particulares comiencen a desarrollarse de forma notable.

Cierto, a finales del siglo XIX y en la primera mitad del siglo XX, las clases particulares ya no era algo exclusivo de los nobles y de las élites.

Pero, las personas normales y las famosas «clases medias» alabadas por Gambetta aún no tenían acceso a las clases particulares.

La era de la democratización de las clases particulares no se desarrollará hasta la segunda mitad del siglo XX. Una vez más, puede decirse que las clases particulares son una realidad muy reciente. La cuestión de ganar dinero dando clases particulares no se planteaba a los profesores de la época.

El desarrollo de las clases particulares a partir de la segunda mitad del siglo XX

Existen varias razones con las que explicar el desarrollo de las clases particulares en la segunda mitad del siglo XX.

  • Será difícil ser exhaustivo. Nos limitaremos a las razones más evidentes y más claras:
  • La segunda mitad del siglo XX es sinónimo de fuerte crecimiento económico, lo que permitió a su vez, un crecimiento general del nivel de vida de los franceses. Es difícil medir este fenómeno, incluso cuando todo el mundo conoce la existencia de la Edad de oro. El crecimiento que los países desarrollados conocieron después de la Segunda Guerra Mundial es un fenómeno inédito en la historia de la humanidad. Desde hacía miles de años, las sociedades habían conocido el crecimiento cero, o casi cero. A partir del siglo XIX, las tasas de crecimiento comenzaron a ser positivas. En el siglo XIX se registraron tasas de crecimiento anual del orden del 1% o del 2%. A partir de la Edad de oro, las tasas de crecimiento se disparan. De media, el crecimiento fue del 5% al año durante cerca de treinta años. Francia se convirtió en un país más rico de lo que nunca había sido. Primera razón.

Desarrollo de las clases particulares La aparición de la ideología del niño-rey

  • Segunda razón: este crecimiento era cada vez más compartido. La Edad de oro es sinónimo de fuerte crecimiento, pero también, y sobre todo, de crecimiento compartido. Las tasas de desigualdad disminuyeron drásticamente durante la Edad de oro. Cada uno disfrutaba del crecimiento. De forma global, todo el mundo se enriquecía. La sociedad de consumo se desarrollaba. Existía un ingreso disponible que permitía acceder a nuevos servicios, en otro tiempo, inaccesibles.
  • La posguerra y la Edad de oro también presenciaron la aparición de la ideología del niño rey. Este fenómeno es esencial para entender la aparición y el fulgurante desarrollo de las clases particulares. Los padres, más que nunca, se preocupaban por el futuro de sus hijos. Los niños y los adolescentes eran el centro de todas las atenciones. Se quería que triunfaran en esta nueva sociedad, más igualitaria, en donde cada uno tenía oportunidades reales para lograrlo. Se invertía, más que nunca, en los hijos. Los franceses se preocupaban por el futuro de sus hijos y hacían todo lo posible para que tuvieran un futuro mejor que el suyo. Es una época en donde se creía firmemente en el ascenso social y en la igualdad de oportunidades.
  • El sistema escolar se desarrolló como nunca había ocurrido antes. Varias reformas permitieron a todo el mundo poder acceder a la educación secundaria, pero, sobre todo, también a estudios superiores. La educación secundaria y superior se democratiza. La segunda mitad del siglo XX es el periodo de la democratización de la educación y de la cultura. Los franceses, en general, se beneficiaron más o menos, de un crecimiento económico inédito. Los padres otorgaban un lugar central al futuro de sus hijos y el sistema educativo, bajo la dirección del Estado, se democratizaba de año en año: es este cocktail lo que permitió al mercado de las clases particulares desarrollarse a gran velocidad. Antes de la segunda mitad del siglo XX, las clases particulares seguían estando al margen. Solo interesaban a una mínima parte de la sociedad, los más ricos y los más dotados. La inmensa mayoría de los franceses (y no solamente los franceses) no sabían incluso lo que significaban las «clases y los profesores particulares».

La reciente explosión de la demanda de clases particulares

Si la mitad del siglo XX marca el verdadero despegue de las clases particulares y el aumento del número de profesores particulares, son realmente los últimos 20 años cuando el fenómeno vive su auténtico boom. Si tienes 40 años, posiblemente nunca hayas recibido clases particulares. Sin embargo, si ahora tienes 20 años, hay muchas posibilidades de que hayas recibido, al menos una vez, clases particulares.

Evolución de las clases particulares Los profes particulares son cada vez más populares

Fundamentalmente hay tres razones para esto:

  • El ascenso social se detiene. Todos los políticos intentan revertir esta tendencia en la estratificación y en la inmovilidad social, pero en general, en vano. Cada vez, es más difícil para un hijo de obreros adquirir un puesto de responsable, por ejemplo. Esto se explica, al menos, por una razón: los países desarrollados, y sobre todo Francia se hunden en una crisis económica real  desde los años 80. Se podría añadir el hecho de que los políticos, dirigidos desde hace varias décadas por una tendencia «neoliberal», tienden a favorecer y a legitimar los fenómenos de desigualdad.
  • Los padres se preocupan cada vez más por el futuro de su hijos. Son conscientes de la crisis económica que afecta a Francia y a los países desarrollados y del paro de masas. Los padres temen un futuro más sombrío para sus hijos. Tratan de hacer todo lo posible para que sus hijos alcancen el éxito y salen adelante como pueden. Para proporcionarles todos los recursos posibles, los padres deciden ofrecer clases particulares.
  • El sistema escolar es, con o sin razón, cada vez menos eficaz y de menor calidad. Los franceses tienen cada vez menos confianza en la capacidad del sistema educativo para formar a sus hijos en el mundo que les espera. Buscan alternativas: los colegios privados, cuando se tienen los medios, y las clases particulares. Resultado: hoy en día, se pueden contabilizar 40 millones de horas de clases particulares dadas cada año en Francia. Pero, existe otra razón para explicar el rápido desarrollo de las clases particulares desde hace varios años: las clases particulares son muy variadas. En el pasado, una clase particular se resumía a una clase de apoyo escolar. Por clase particular, se entendía: clases de lengua española, de historia, de matemáticas, etc. Las clases particulares se limitaban al contexto escolar. Sin embargo, desde hace varios años, las clases particulares se han diversificado de forma progresiva. Actualmente, se puede tomar clases particulares de yoga, deporte, piano, violín, guitarra, cocina, entrenamiento personal etc.

La toma de poder de las plataformas Web con respecto a las estructuras físicas

Dicho de otra manera, se ha extendido el concepto de clase particular a tipos de enseñanza que hace varios años estaban excluidos. Consecuentemente, esta extensión del concepto de clase particular tuvo un impacto muy importante en el desarrollo global del mercado de las clases particulares.

Es en gran parte el auge de Internet y de los servicios de intermediación lo que ha permitido este formidable despegue.

En Superprof, puedes encontrar en la actualidad a todo tipo de profesores y para todo tipo de asignaturas:

yoga, deporte, inglés, francés, matemáticas, piano, violín, cocina, relajación, historia, etc. ¿Tienes talento, conocimientos, experiencia?

¡Diviértete enseñando y ofrece clases particulares de forma gratuita en Internet! ¿Buscas clases particulares? ¡Escoge entre cientos, incluso miles de profesores competentes registrados en la plataforma!

En efecto, cada vez hay más profesores que se hacen la siguiente pregunta: ¿ cómo dar clases particulares?

El desarrollo de los servicios de intermediación ha contribuido en gran medida al apogeo de las clases particulares. Resultado: en la actualidad, se calcula el volumen de negocio de las clases particulares en Francia en 2,5 millones de euros.

En resumen: las clases particulares, tal y como se conocen en la actualidad, son una creación reciente. Se desarrollaron a partir de la Edad de oro como consecuencia del crecimiento del nivel de vida de los franceses y de la ideología del niño rey. La creciente preocupación de los padres por el futuro de sus hijos y la diversificación de las clases particulares permitió una nueva fase de desarrollo desde hace varios años.

¿A qué se parecerán las clases particulares del mañana?

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *