Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

El nivel ortográfico de los jóvenes españoles

Por Marisol, publicado el 05/09/2016 Blog > Apoyo escolar > Lengua > ¿El Nivel Ortográfico Es Bajo entre los Jóvenes Españoles?

Escribir un texto con una o varias faltas ortográficas puede significar muchas cosas, desde poco nivel cultural hasta la propia dejadez en el correcto uso del lenguaje. Sea cual sea el motivo, el hecho de cometer faltas ortográficas produce una sensación desagradable en el lector.

El uso del corrector ortográfico en dispositivos electrónicos como el móvil o el ordenador han hecho que los jóvenes (y no tan jóvenes) cada vez presten menos atención y cometan un mayor número de errores.

Para prevenir el mal uso del lenguaje, se recomienda leer en abundancia, consultar el diccionario cada vez que se dude y repasar mucho los textos que se escriben.

Aunque las faltas más cometidas por los españoles a la hora de escribir son las tildes, existen muchas otras, cuyo frecuente mal uso produce dudas a la hora de utilizarlas. Algunas de las más frecuentes son la confusión entre «haber» y «a ver»; «hay», «ahí» y «¡ay!»; «halla», «haya», «aya» y «allá»; «hecho» y «echo», y «valla», «vaya» y «baya».

¿Sabrías tú diferenciarlas?

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

¿El dictado es el mejor método para evaluar la ortografía?

El dictado es un tema de debate. Hay fervientes defensores que piensan que el dictado es una manera muy eficaz de evaluar el nivel de los niños y adolescentes y un ejercicio que hay que practicar lo máximo posible para mejorarla.

ortografia jovenes El dictado para mejorar la ortografía

Otros se preguntan la correlación entre el resultado de un dictado y el dominio de la ortografía. ¿El dictado es la forma más apropiada hoy en día para comprobar el nivel de ortografía de los alumnos? Actualmente, en primaria, se suelen hacer muchos dictados; es una práctica muy extendida.

Pero los detractores no creen que sea un ejercicio inteligente porque se trata de escribir un texto que los alumnos no han escrito ellos mismos y que no necesariamente van a entender, lo que puede provocar confusión y errores. Es una práctica en la que el alumno debe escribir de manera espontánea e inmediata, lo que puede resultar particularmente difícil.

¿Reglas muy complicadas?

Algunos explican el bajo nivel ortográfico en España por la presencia de reglas complejas en la lengua castellana. Es cierto que algunas normas son difíciles.

Por ejemplo, sabemos que una á o ha tónica inicial pertenecientes a sustantivos femeninos exige generalmente el artículo el (el hambre, el águila). Sin embargo, esto no afecta a los demostrativos, que siempre toman formas acabadas en –a cuando antecedan a esta clase de sustantivos; se dirá esta águila, esa aula. Además, si entre el artículo y el sustantivo se inserta otra palabra, debe aparecer la forma femenina normal del artículo: la cristalina agua / el agua cristalina.

No obstante, no podemos atribuir la responsabilidad del bajo nivel ortográfico de los jóvenes al lenguaje en sí. Las reglas ortográficas tienen una historia y hacen que la lengua castellana sea rica.

Plan para mejorar la ortografía de los alumnos

Para que los alumnos mejoren su nivel ortográfico, habría que empezar por formar a los maestros de todas las etapas educativas, porque todos los profesores son siempre profesores de lengua.

Todos los profesores deben potenciar sus capacidades en la transmisión del conocimiento sobre la escritura, desde cómo coger el lápiz, pasando por una mecanografía más amable hasta el uso creativo de los textos.

La idea es que al final de la educación obligatoria los alumnos tengan una buena competencia discursiva (adecuación, coherencia, cohesión y presentación de un texto) y de corrección (léxico, ortografía y morfosintaxis).

El uso del diccionario

Antes siempre había dos libros en las casas de los españoles: la Biblia y un diccionario. Hoy en día, puede que se compre un diccionario ilustrado para los más pequeños, pero no es una compra prioritaria. Sin embargo, es importante que los alumnos se acostumbren a buscar palabras en el diccionario si se tiene alguna duda en cuanto a su ortografía.

¿Por qué ya no se compran diccionarios? Debido a la democratización del ordenador y el acceso a la información a través de Internet, donde podemos encontrar páginas bien documentadas que pueden hacer la misma función que un diccionario en formato papel.

Por ejemplo, se puede consultar el Diccionario de la Real Academia Española (tanto el diccionario normal, como el Panhispánico de Dudas, prar resolver dudas con respecto a la ortografía y gramática españolas), el diccionario de Wordreference (www.wordreference.com/definicion/), el de Reverso (www.diccionario.reverso.net/espanol-definiciones/) o el del Mundo (http://www.elmundo.es/diccionarios/), donde podrás consultar sinónimos, antónimos, etc.

La invasión del lenguaje SMS

El lenguaje SMS está muy criticado y rechazado por todas las correspondencias públicas y proviene de la voluntad de escribir más rápido y aumentar la velocidad de la conversación escrita para darle una dimensión oral e instantánea.

ortografia jovenes Faltas de ortografía en los mensajes

No todo el mundo es capaz de entender una conversación en lenguaje SMS. Por ejemplo, «ola, se m a lvidado l libro d mats, no se dnd esta, pro n t preocups, l voy a ncntrar» quiere decir «hola, se me ha olvidado el libro de mates, no sé dónde está, pero no te preocupes, lo voy a encontrar». El objetivo es acortar el mensaje y al mismo tiempo se oculta el nivel bajo en ortografía.

Actualmente, algunas siglas como LOL, que se usan en el lenguaje común, están muy extendidas sobre todo en redes sociales como Twitter, cuyos mensajes están limitados a 140 caracteres. Lo mismo pasa con los emoticonos; hay hasta libros para aprender a escribirlos.

Penalización en Selectividad

Una de las variaciones de los últimos años con respecto a la PAU se refiere a la penalización que se aplica a los alumnos que cometan faltas de ortografía en la asignatura de Lengua Castellana y Literatura, que es una de las pocas que otorga importancia a esta cuestión.

Poner las haches donde no tocan y ahorrarse las tildes en el comentario de texto o en las diferentes cuestiones del examen supondrá la diferencia entre aprobar o suspender, pues, tal y como se acordó en las últimas reuniones de las comisiones de la materia, los errores se penalizarán con hasta tres puntos en la nota final.

El criterio aplicable es el siguiente: un fallo en las grafías descuenta 0,25 puntos y en las tildes 0,15. ¡Así que ten cuidado con las faltas!

La comodidad del corrector ortográfico

Hoy en día, cuando redactamos algo en un documento de Word o de Open Office, el corrector automático funciona automáticamente. Mientras escribimos, si ponemos una letra de más o nos comemos una tilde, usualmente la falta se corrige directamente, sin que ni siquiera hayamos visto que nos hemos equivocado, cosa que evita que seamos conscientes de nuestro error.

ortografia El corrector ortográfico de Word

Además, el corrector ortográfico señala en azul las faltas de concordancia y en rojo las palabras incorrectas o desconocidas. Es una herramienta muy útil, pero no detecta todas las faltas y por supuesto no reemplaza las clases de lengua castellana.

La enseñanza superior y el mundo empresarial afectados por la ortografía

Cada vez es más habitual encontrar universitarios que se mantienen al margen de las recomendaciones de la RAE y hacen un mal uso de la lengua de Cervantes. Y no se trata de pequeños errores infantiles, sino de una tendencia que poco a poco se está convirtiendo en una epidemia que ya alcanza a las aulas universitarias.

Las universidades deben exigir un buen nivel de ortografía a sus alumnos, al igual que las empresas, que filtran a los candidatos desde la lectura de la carta de motivación. La presencia de una falta puede ser motivo para descartar a un candidato y ni siquiera concederle una entrevista.

ortografía Faltas de ortografía en la universidad

La mala ortografía de un empleado de una empresa puede dañar la imagen de la compañía, a la hora de presentar un informe o de escribir un email. El hecho de que la población activa tenga un nivel de ortografía más alto que los estudiantes se explica por un progreso constante adquirido mediante el tiempo de exposición a la lengua.

Nunca es tarde para mejorar en ortografía, ¡tengas la edad que tengas!

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *