La práctica de Ashtanga Yoga no parte desde las posturas, desde las asanas, sino desde la respiración. Cuando uno se sitúa sobre la esterilla y se dispone a comenzar su práctica, lo primero que ha de hacer es entrar en contacto con su respiración.

En este centro malagueño se ofrecen diferentes cursos, con un seguimiento individualizado.

  • Curso de iniciación: