Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

La guía para profesores de lengua castellana para preparar una clase particular

Por Marisol, publicado el 13/05/2016 Blog > Apoyo escolar > Lengua > Cómo Preparar una Clase de Lengua Castellana

Lejos de los estándares de las clases académicas, las clases particulares de lengua permiten identificar las dificultades de un alumno, ayudarle personalmente a tener un nivel más alto y aportarle un apoyo personalizado para que apruebe los exámenes.

Alumno y profesor deben trabajar codo con codo para que las clases tengan éxito.

El objetivo puede ser sacar un aprobado en los exámenes, mejorar las notas, prepararse para la selectividad, etc.

El profesor particular debe determinar las necesidades personales del alumno y ponerlas en correlación con las exigencias de su clase.

Si las clases particulares son para prepararse los exámenes, es importante no centrarse solamente en el programa; el profesor debe interesar al alumno y adaptarse a su nivel, para que mejore.

Evaluar el nivel del alumno

La primera clase sirve, sobre todo, para que el alumno y el profesor empiecen a conocerse. Este último debe evaluar su nivel.

Clases de lengua Determinar el nivel del alumno antes de fijar los objetivos

 

Debido a sus malas notas, a relaciones conflictivas con un profesor o a una falta de interés por los estudios, un niño puede perder la confianza en sí mismo, perder la motivación y el gusto por los estudios. En este caso, el profesor debe inculcarle de nuevo el gusto por el estudio y el esfuerzo.

Las clases particulares representan una inversión de tiempo para el alumno y de dinero para los padres, dinero que tiene que rentabilizarse rápidamente.

El profesor puede preparar un test de evaluación rápido de 15 minutos para saber cuáles son los puntos que hay que repasar: las conjugaciones, la ortografía, la sintaxis, la cultura literaria… Después del test, el profesor establecerá qué líneas complementarias hay que trabajar, en adecuación con el programa del colegio o instituto.

Respetar el programa

Las clases particulares deben ir en correlación con el nivel de la clase del alumno. Por tanto, el profesor debe fijarse en el programa escolar del alumno y programar las clases según el temario, los ejercicios y los exámenes que deba realizar el alumno.

El programa escolar es la única obligación reglamentaria del profesor, aunque dispone de una libertad pedagógica para dar sus clases.

Así, es interesante tener otro enfoque durante las clases particulares, pero siempre hay que seguir las nociones del programa.

Ser un complemento de las clases de lengua del alumno

Muchos padres exigen que el profesor particular haga trabajar al alumno a partir de las clases del profesor. Es un apoyo muy conveniente para el profesor particular, que tiene que hacerlas más atractivas, pedagógicas y más fáciles de entender.

El valor añadido de las clases particulares es el hecho de poder dar las explicaciones de manera personalizada, repasando punto por punto cada lección.

Durante una clase individual, el profesor tiene que solidificar las bases de la lengua castellana de forma pluridisciplinaria.

¿Cómo puede el profesor ayudar a un alumno que tenga dificultades en ortografía? Está claro que, aunque el alumno responda correctamente las preguntas de un examen, la nota bajará si el examen está lleno de faltas de ortografía.

Clases de lengua El profesor particular tiene que ser un complemento de las clases de lengua del alumno

 

Para remediarlo, el profesor puede darle listas de vocabulario para evitar las faltas recurrentes, como con las palabras homófonas, que son las que se pronuncian igual pero se escriben de forma diferente, como por ejemplo: valla (cerco de madera) y vaya (del verbo ir) o hay (del verbo haber) y ay (interjección). También es conveniente hacer dictados para mejorar en ortografía.

¿Cómo puede el profesor ayudar a un alumno en gramática? El profesor tiene que explicarle las reglas básicas de gramática. Por ejemplo, puede incluir una regla gramatical por lección.

¿Cómo puede mejorar la sintaxis del alumno? Este último tiene que tomar la costumbre de escribir lo máximo posible. El profesor puede pedirle que haga una pequeña redacción sobre un tema en concreto y el alumno debe escribir una respuesta construida con un desarrollo lógico. Es frecuente que el alumno no vaya por una dirección concreta y que mezcle el lenguaje formal con el familiar, lo que hará incomprensible la lectura. El profesor tendrá que enseñarle a expresar sus ideas correctamente, con frases cortas y un lenguaje formal.

¿Cómo preparar una clase?

  1. Retomar la metodología

Durante un control, el alumno tiende a precipitarse y a cometer más faltas de ortografía, principalmente en los dictados. El profesor puede proponer un dictado de tres frases por clase. Hay que prestar atención a las concordancias, la puntuación y la ortografía. No hay secretos en lo que respecta a los dictados: cuanto más se practique, más se mejorará.

En cuanto a los ejercicios de comentarios de texto, pueden llegar a ser complicados. El profesor tiene que darle las claves al alumno para hacer un buen comentario de texto, lo que conlleva un estudio en profundidad y un análisis literario. En la descripción del estilo del autor, hay que hablar sobre la forma y el contenido.

En lo que respecta a las redacciones, el profesor tiene que enseñar al alumno a dividirlas en tres partes: la introducción, el cuerpo y la conclusión. El profesor puede repasar con él las normas del género epistolar, del diálogo o del teatro para conseguir hacer unas redacciones conforme a las expectativas.

  1. Repasar las nociones básicas

El profesor debe estructurar sus clases en torno a una noción.

Por ejemplo, la poesía, que se considera a veces como algo aburrida, es un género literario rico que exige conocer el vocabulario técnico y prestar mucha atención.

Al principio, el alumno solo verá las rimas y el número de sílabas por verso. No es suficiente que indique que se trata de un soneto de versos alejandrinos.

El profesor tiene que ayudarle a reconocer el campo léxico del texto y las figuras estilísticas: anáfora, lítote, metáfora, pleonasmo, alegoría, comparación, hipérbole, personificación, eufemismo, oxímoron, etc.

  1. Proponer ejercicios aplicados

Si el profesor explica paso a paso una noción, el alumno debe practicarla por medio de ejercicios aplicados.

Los ejercicios no deben durar una hora. Para aprovechar la clase al máximo, hay que realizar actividades que duren de 15 a 20 minutos, para que el alumno tenga tiempo de reflexionar y escuchar las explicaciones del profesor. Los ejercicios más largos se tienen que hacer fuera del horario de clase, como trabajo personal.

Tener una relación cordial y divertida con el alumno

El profesor particular tiene que dar las clases desde el buen humor y la cordialidad. Aunque las clases deben ser serias también, es importante que se instaure una relación de confianza, como con un entrenador.

Si la relación de autoridad es la misma que en el colegio o en el instituto, el alumno no se atreverá a hacer las preguntas que tenga en la cabeza. Las clases deben ser relajadas y siempre tener una sonrisa en la boca. Así, el profesor tendrá la oportunidad de redescubrir el placer de aprender castellano.

Hay páginas en Internet donde se pueden hacer test en línea, por lo que en unos minutos, el alumno puede evaluarse de forma independiente.

El profesor puede hacer las clases más divertidas, por ejemplo, enseñándole nuevas palabras por su etimología. El castellano es un idioma rico y tiene mucha historia. El profesor podrá enseñarle que la mayoría de las palabras provienen del latín y del griego e historias curiosas sobre el origen de ciertas palabras, como por ejemplo de la palabra siesta:

Una de las Reglas de San Benito consistía en guardar reposo después de la ‘sexta hora’ latina, para nosotros el mediodía, que es la hora de más calor. Aquí tiene su origen la palabra ‘sextear’ o ‘guardar la sexta’, que después se deformó popularmente en ‘sestear’ o ‘guardar la siesta’.

Prepararse la siguiente clase

Entre clase y clase, el profesor debe hacer trabajar al alumno, a través de búsquedas en la biblioteca y en línea sobre un autor, por ejemplo, ya que es conveniente que haga deberes para mejorar de forma constante.

Clases de lengua Los deberes de lengua en casa son muy útiles

 

En las clases se debe explicar lo más importante y los deberes deben ser compatibles con el tiempo disponible, es decir, que no impliquen muchas horas, salvo si el profesor le da un examen de selectividad para practicar.

Además, hoy en día, es importante instaurar una correspondencia por correo electrónico entre clase y clase.

El alumno puede escanear y enviar sus deberes al profesor, quien puede corregirlos antes de la siguiente clase y, en función de sus fallos, preparar las nociones que hay que repasar y explicar más en profundidad.

Además, el profesor debe ampliar el ámbito de la asignatura al máximo, proponiendo lecturas complementarias. Si el alumno lee poco o solo a autores contemporáneos de literatura juvenil, es fundamental ampliar su cultura literaria a través de una selección de clásicos: teatro, novela, poesía…

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Loading...

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz