Inglés
Dibujo
Programación
Euskera
Inglés
Relajación
Economía
Español para extranjeros
Superprof, una comunidad de
1.421.871
profesores particulares independientes
TOP 10 profesores
Matemáticas
Español para extranjeros
Matemáticas
Canto
Lenguaje musical
Dibujo
Violín
Inglés
Inglés
Dibujo
Programación
Euskera
Inglés
Relajación
Economía
Español para extranjeros
Matemáticas
Español para extranjeros
Matemáticas
Canto
Lenguaje musical
Dibujo
Violín
Inglés
Superprof, una comunidad de profesores particulares independientes
TOP 10 profesores
Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

7 pasos a proponer a tus alumnos para lograr una sesión de yoga efectiva

Por Ana, publicado el 31/05/2017 Blog > Deporte > Yoga > ¿Cómo Preparar una Clase de Yoga?

Como nuevo profesor de yoga, quieres dar lo mejor de ti mismo para ayudar a las personas que han recurrido a ti.

Ya escojas ser profesor particular o en una asociación, ante un grupo de alumnos, seguro que dudas de tus capacidades para dar las clases; ¡sobre todo si es la primera!

Tranquilo, te voy a demostrar que no es tan difícil y que no hay nada de lo que te tengas que preocupar.

Si te preparas bien la clase y mantienes una actitud positiva, darás a tus alumnos ganas de seguir.

Nosotros te vamos a dar algunos trucos para que consigas dar tu clase de yoga con toda tranquilidad

  1. Jose miguel

    ¡Nuestros profesores son tan felices!

    ”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

    Aprende a conocerte y a interesarte en tus alumnos

Ante todo, nosotros te aconsejamos que te preguntes por tus propias motivaciones a la hora de hacer yoga. Acuérdate de los años que fuiste novato deseoso por saber más sobre esta práctica ancestral y misteriosa.

El objetivo es que te pongas en el lugar de tus alumnos.

motivos para empezar a hacer yoga Cada uno y cada una tienen sus propias razones para acudir a una clase de yoga.

Éstas pueden ser:

  • Para controlar mejor el estrés ;
  • Para conciliar un sueño reparador ;
  • Para hacer deporte;
  • Para encontrar la paz interior;
  • Para reparar lesiones mentales y luchar contra la enfermedad.

Habrá personas que acudan para atender más de una razón y, otras, que simplemente vayan por mera curiosidad.

Cada uno se interesa en el yoga por razones diferentes. Es tu labor descubrir cuáles son.

Como profesor de yoga, tendrás que dedicar tiempo a interesarte en todos tu yoguis (hombres y mujeres) para conocer su motivación y acompañarles en la consecución de sus objetivos.

Pero como para poder ayudar a los demás, primero hay que estar bien con uno mismo, antes de empezar tus clases de yoga, afronta tus propios demonios interiores y gana en serenidad.

Por ejemplo, si has decidido embaucarte en el mundo del yoga porque tenías un trabajo estresante que no te gustaba, ahí tienes las claves para poder ayudar a las personas que se han interesado por el mismo motivo.

  1. ¿Cuál es tu estilo de yoga favorito?

Como ocurre en todos los campos, un profesor apasionado por la disciplina que imparte tiene más facilidad para transmitir su saber sus alumnos.

Acuérdate de tus años en el colegio…

Estoy segura de que habrás conocido los dos extremos:

  • Por un lado, al profesor que está harto de su trabajo y que da las clases de forma automática sin ponerle energía. Horriblemente aburrido…
  • Y por otro, el profesor enérgico y lleno de voluntad y que se divide en cuatro si hace falta para poder ayudar a sus alumnos.

Lanzándote al mundo del yoga, habrás podido ver también diferentes formas de dar las clases. ¿Cuál es la que más te gusta?

¡Estoy segura que el del profesor que tiene ganas de dar todo de sí y que tiene una actitud positiva! ¡Es tu trabajo transmitir buenas sensaciones a tus alumnos!

Y como es más fácil enseñar lo que dominamos perfectamente, pregúntate cuál es tu estilo de yoga favorito.

En España, los estilos más conocidos son:

  • El Yoga Hatha;
  • El Yoga Bikram;
  • El Yoga Ashtanga;
  • El Yoga Vinyasa;
  • El Yoga Kundalini.

Estos son los estilos más frecuentes que te puedes encontrar en una asociación.

Pero, puedes dar otro estilo de yoga si quieres, ¡es tu decisión!

¿Por qué no hacer profesor particular de Yoga Nidra, de Yoga Iyengar, de Raja Yoga, de Yoga prenatal, de Yoga para niños, Hot yoga o bien de Yoga dinámico?

También puedes optar por ser asalariado en una asociación y profesor por tu cuenta.

  1. ¿Necesitas material de yoga?

Ya sea para ti o para tus alumnos, tienes que equiparte con accesorios para hacer yoga a diario así como para tus clases.

En la mayoría de los estilos de yoga, te vale con lo mínimo. Sin embargo, si te interesa el Yoga Iyengar vas a necesitar algo más que lo necesario…

Aquí te enumeramos una lista con las cosas indispensables que no pueden faltar:

  • Una mochila de deporte para transportar tu material ;
  • Una esterilla de yoga lo suficientemente cómoda como para poder mantener las posturas el tiempo que sea necesario;
  • Una toalla;
  • Un cojín (Zafu) para la meditación;
  • Mantas de yoga;
  • Correas de yoga;
  • Sillas especializadas para el yoga (con reposacabezas)

Pide a tus alumnos que adquieran el mismo material que tú.

hazte con un zafu para tus sesiones de meditacion El Zafu es un cojín muy cómodo en el que te puedes sentar para meditar.

Si cuentas con el presupuesto, no dudes en hacerte con los elementos adicionales  para las nuevas incorporaciones que quieran probar el yoga.

  1. Escoge un lugar adecuado para tus sesiones de yoga

El objetivo final del yoga es lograr estar en unidad mente y cuerpo (los famosos beneficios del yoga), al mismo tiempo que te abres al mundo que nos rodea; la elección del lugar es especialmente importante.

No sería lógico, por ejemplo, hacer yoga cerca de un Carrefour, y mucho menos en la hora punta. La contaminación y el ruido de los coches evitarían que consiguieses ese estado de serenidad que buscas.

Por lo que nosotros te recomendamos que te tomes tu tiempo, ya impartas tus clases en una asociación o a domicilio, en escoger un lugar adecuado.

prueba a dar clases de yoga en la playa Si tienes esa posibilidad, aprovéchate de la proximidad a la playa para organizar tus clases de yoga.

Acude directamente a visitar los locales que te interesan a las horas que quieras impartir tus clases. Si ves que al lado hay una clase de principiantes de flauta, no pinta muy bien.

Elige un lugar tranquilo con buena sonoridad para poder poner la música que quieras en las sesiones de meditación.

Si vives cerca de la playa puedes:

  • Dar las clases en tu casa,
  • Ir a casa de la persona en cuestión
  • O impartirlas fuera

Con la primera solución, haz lo posible para crear un espacio dedicado al yoga. Si no tendrás que buscar otro sitio adecuado.

Un estudio de yoga cerrado para invierno y un parque tranquilo cuando aumenten las temperaturas; esta es una buena idea para lograr esa paz espiritual.

  1. Escoge la ropa adecuada para hacer yoga

Como ocurre cuando vas a hacer footing que no te pones unos vaqueros ni un vestido, pues con el yoga ocurre lo mismo. Aunque esta disciplina no sea un desfile de moda, la ropa tiene gran importancia en la práctica del yoga.

No contar con la ropa adecuada (bien porque sea muy amplia o muy ajustada) te impedirá encontrar el equilibrio buscado, así como entrar en harmonía con tu respiración. Sin olvidarnos que tendrás menos facilidad para realizar las posturas (Asanas).

ejemplo de indumentaria para hacer yoga Aquí te mostramos un ejemplo de indumentaria que te ayudara a realizar verdaderos progresos.

Para las mujeres nosotros recomendamos:

  1. Para la parte de arriba, una camiseta de tirantes con la que te sientas cómoda. Evita la ropa muy ajustada porque te comprimirá tu caja torácica y las camisetas con mangas demasiado amplias.
  2. Para la de abajo, unos leggins deportivos es lo más recomendado. Tienen que ser lo suficientemente gruesos como para no ser transparentes. De esta forma, te sentirás lo suficientemente cómodo como para encadenar los movimientos. Unos pantalones cortos (deportivos claro está) es otra alternativa. Evita la ropa que te comprima la tripa o que se bajen con frecuencia.
  3. Algunas optan por el traje de baño para el exterior.
  4. En lo que concierne a la ropa interior, un sujetador deportivo que sujete bien el pecho y te permita respirar es lo idóneo. Hazte con uno de un material cómodo y de colores claros para que no se transparente por la ropa.
  5. Si lo necesitas, puedes añadir algún accesorio como una cinta para sujetarte el pelo, un par de guantes y calcetines anti-deslizantes así como calzado plano o sandalias si estás en un gimnasio.

En lo que concierne a los hombres:

  1. Para la parte de arriba, una camiseta cómoda, ni muy amplia ni muy ceñida es lo ideal. Los que se encuentren más agusto con su cuerpo, podrán quedarse con el torso al descubierto.
  2. Para la parte de abajo, un pantalón de ciclista o uno de judo son algunas buenas opciones.
  3. Los accesorios son los mismos que para las mujeres.

No te olvides de quitarte también todas tus joyas (pulseras, pendientes, collares, reloj…)

Pide a tus alumnos que lleven ropa cerca del cuerpo para ayudarte a ver si la posición que están realizando es la correcta o no. Y así te ayudará a corregirles.

  1. ¿Cómo elaborar tu futura sesión de yoga?

Aunque en la práctica cada tipo de yoga es diferente, una sesión siempre se descompone más o menos de la misma forma. Solo cambian las posturas del yoga.

La sesión empieza siempre con un tiempo para dejar atrás tu día a día. Invita a tus alumnos a relajarse el tiempo necesario para que ganen en tranquilidad mental y corporal. Los ejercicios de respiración pueden ayudar.

A continuación, puedes poner en marcha una sesión de calentamiento y estiramientos para preparar al cuerpo de lo que viene después.

Después, es el momento de realizar el encadenamiento de posturas elegidas. De acuerdo con el tipo de yoga, el ritmo y el tiempo a mantener en cada postura cambiará. Insiste en la respiración, la inspiración y espiración tienen que estar acompasadas en cada movimiento.

Tras esta etapa más o menos movida, tendrás ganas de dejar tiempo a tu público para meditar. Para así lograr pensar y ser consciente de los beneficios del yoga.

En todo final de cada sesión, no te olvides de preguntar a tus participantes lo que han sentido para mejorar tus futuras clases.

  1. Practica yoga día a día y fórmate

Todo buen profesor no se conforma jamás con lo adquirido. Sobre todo en lo que se refiere al yoga, que está en continua evolución.

Así que, siempre que tengas oportunidad, no dudes en inscribirte en una formación de yoga impartida en una escuela de yoga conocida (española o extranjera). Esto te dará ideas para preparar tus propios ejercicios de yoga.

Sin olvidarnos que un buen yogi practica diariamente para conservar la flexibilidad física y espiritual y ofrecer lo mejor de sí mismo a sus alumnos.

También es un consejo que puedes dar a tus alumnos: más vale entrenar 15 minutos varias veces por semana que 2 horas de cuando en cuando.

Ahora ya tienes todo listo para dar clases, apúntate en una asociación cercana a tu casa para ver si necesitan algún profesor de yoga.

También puedes apuntarte en nuestra página para convertirte en un Superprof de yoga.

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Loading...

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz