Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Motivos para empezar a estudiar francés

Por Raquel, publicado el 21/06/2017 Blog > Idiomas > Francés > Por qué aprender francés

El francés es una de las lenguas más importantes en Europa y en las organizaciones internacionales.

En el colegio y el instituto, muchos niños no entienden por qué tienen que estudiarlo. No saben que este idioma nuevo les abre por completo las puertas de nuestro país vecino, un lugar de lo más enriquecedor en términos gastronómicos, culturales y turísticos.

Nosotros, los españoles, tenemos una serie de muy buenos motivos para aprender francés. En este artículo os diremos todo lo que debéis saber sobre el francés.

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

3 puntos que os animarán a aprender francés

Os vamos a dar 3 buenos motivos para aprender francés:

Sería una pena que no conocieseis Francia en condiciones

La frontera de los Pirineos, a unas pocas horas en coche (o avión) nos separa de un país maravilloso, de preciosas ciudades como Lyon, París, Burdeos o Marsella y de rincones sacados de cuentos de hadas, como el precioso Mont Saint-Michel, en la Bretaña francesa.

¡Los franceses son nuestros vecinos!

Si os gusta la buena gastronomía y los paisajes de ensueño, tenéis que descubrir Francia.

¿Queréis descubrir Francia desde otra perspectiva? ¿No os gustaría descubrir los encantos gastronómicos y culturales de Francia?

Ya sea para ir de vacaciones o vivir una temporada, aprender francés os ayudará a vivir una experiencia mucho más auténtica con la población local y descubrir su cultura de otra manera.

El francés os abrirá muchas puertas en el mercado profesional

¿Sabíais que el francés es una de las lenguas principales utilizadas en las organizaciones internacionales?

Dada nuestra frontera común, Francia y España siempre han mantenido excelentes relaciones comerciales. Para España, Francia supone el segundo proveedor y el primer cliente, mientras que, para Francia, España es el quinto proveedor y el tercer cliente.

Además de todas las empresas franco-españolas, el turismo entre ambos países es un sector en constante crecimiento. Así que está claro que hablar francés os puede abrir muchas puertas y os puede ayudar a dar un impulso a vuestra carrera profesional.

El español y el francés tienen la misma raíz lingüística

El francés y el español son lenguas romances; es decir, ambas provienen del latín, de modo que comparten muchas similitudes. No solo utilizan el mismo alfabeto, sino que además comparten muchas palabras y estructuras gramaticales. Eso sí, ¡tened cuidado con los falsos amigos!

Si queréis aprender un idioma extranjero, seguramente encontraréis la lengua de Molière más sencilla de aprender que el alemán, el chino o el ruso.

Aprender un idioma: el mejor método para ejercitar el cerebro

Si buscáis una actividad para estimular vuestra actividad cerebral, aprender español en línea o con un profesor será una idea estupenda.

Por supuesto, si tenéis tiempo y ganas, también podéis aprender otros idiomas (alemán, ruso, inglés…); pero nuestro consejo es que os centréis primero en el aprendizaje de una lengua en concreto.

Aprender francés es un método perfecto para reforzar vuestro cerebro. El aprendizaje de idiomas os ayudará a ejercitar vuestro cerebro.

Como el cerebro es un órgano que requiere un entrenamiento constante, no está de más poner en práctica nuestra memoria con palabras nuevas. Vamos, que aprender una lengua es un ejercicio cerebral estupendo para nuestro día a día.

¿De verdad es útil saber francés?

Además de para las vacaciones y por los beneficios propios del aprendizaje de una lengua extranjera, ¿de verdad me va a servir de algo saber francés? ¡Pues claro!

Para empezar, el francés puede ser vuestro as bajo la manga en el CV.

Es un idioma que se habla en más de 40 países en todo el mundo, lo que os permitirá viajar con mayor facilidad por: Bélgica, Canadá, Marruecos, Líbano, Mauritania, Mónaco… Se calcula que un total de 274 millones de personas hablan francés en todo el planeta, así que no es muy difícil que os encontréis francófonos allá adonde vayáis.

Ya queráis aprender francés en Francia o mejorar vuestras competencias lingüísticas de viaje por el mundo, el francés siempre os resultará de utilidad.

¿Cómo puedo aprender el francés más técnico y profesional?

 Si lo que queréis es ir a vivir y trabajar en Francia, tendréis que perfeccionar rápidamente vuestro dominio del idioma. Para eso, tenéis distintas opciones.

La primera consiste en apuntarse a unas clases (ya sea en una academia u organismo especializado, o particulares a domicilio).

Con un profesor bilingüe o nativo, tendréis el lujo de aprender francés a vuestro ritmo y familiarizaros a la perfección con la pronunciación del idioma. Ya seáis principiantes o tengáis cierta base, podéis encontrar cerca de vosotros un gran número de profesores particulares dispuestos a ofreceros sus servicios.

Otra solución: realizar una estancia lingüística en un país francófono. Este, desde nuestro punto de vista, es el método más eficaz. Eso sí, lo mejor es que la estancia sea lo más larga posible para que podáis vivir una experiencia de inmersión plena.

Evitad usar el español a toda costa (por difícil que os resulte). Vuestro objetivo, al fin y al cabo, es que consigáis expresaros de la mejor manera posible en francés.

¿Por qué no aprovecháis para conocer un país nuevo y vivir una experiencia de aprendizaje única?

También podéis poneros en contacto con organismos especializados de aprendizaje de francés. De este modo, complementaréis vuestro aprendizaje del día a día (informal) con un estudio reglado (formal) que os permita adquirir un certificado de nivel.

Nacimiento y evolución del francés en Francia y en el mundo

La historia de la lengua francesa es verdaderamente apasionante.

Los orígenes de la lengua francesa se remontan a la invasión de la Galia (de unos 10 millones de habitantes) llevada a cabo por el ejército romano bajo el mando de Julio César. Hablamos del siglo III a.C. cuando los romanos con su expansión fueron imponiendo su lengua (el latín vulgar, principalmente hablado por soldados y comerciantes) allá por donde iban. De este modo, las lenguas habladas en territorio galo fueron cayendo en desuso. El latín comenzó a utilizarse en el ámbito administrativo y el galo, por su parte, fue quedando relegado a un segundo plano.

El idioma que se hablaba en la zona norte de la Galia (que ya se consideraba Francia) fue, durante mucho tiempo, una variedad del latín con ciertos matices del fráncico (idioma de los francos), especialmente en el ámbito fonético. No obstante, en la zona sur se produjo una evolución distinta que dio lugar a la conocida como langue d’oc.

Es difícil decir en qué fecha exactamente nació el francés, pero se calcula que, en torno al siglo VII, el idioma hablado en Francia y a era muy distinto del latín. Con el paso del tiempo fue apareciendo una literatura propia, con textos literarios que permitieron que el idioma se asentase.

Los territorios franceses son los más repartidos del planeta. Los territorios franceses actuales se reparten por 12 zonas horarias.

A finales del siglo XV y principios del XVI, los conquistadores franceses llegaron al «Nuevo Mundo» y fundaron lo que actualmente conocemos como Quebec y Montreal. Más adelante se expandieron por África (sobre todo por el norte, oeste y centro). De este modo, el idioma se fue extendiendo por los distintos continentes.

¿Por qué es importante aprender francés desde pequeños?

Está más que demostrado que para los pequeños resulta mucho más sencillo aprender un idioma nuevo.

Por eso, muchos niños con padres distintas nacionalidades acaban siendo completamente bilingües o trilingües. Si en casa se acostumbran a oír dos idiomas diferentes desde que nacen, enseguida captan la entonación, el acento y las distintas palabras.

Por eso, los niños empiezan a estudiar idiomas extranjeros a edades cada vez más tempranas. El objetivo es que tengan los medios necesarios para aprender a su ritmo. Así, los profesores pueden dedicar más tiempo a cada uno de los aspectos que los alumnos necesitan.

Además, el aprendizaje de una lengua siempre viene intrínsecamente acompañado del aprendizaje de una cultura. Aprender francés supone aprender la historia del idioma, de Francia, del arte, de la gastronomía, de las tradiciones, etc.

Los niños aprenden como nadie. Los pequeños absorben conocimientos como auténticas esponjas.

Si queréis aprender francés de una manera distinta, podéis poneros en contacto con un profesor particular. Buscad un docente que se adapte a vuestro nivel y vuestra forma de aprendizaje para sacarle el máximo partido a las clases. No tenéis más que hacer unos clics en nuestra página de Superprof para encontrar al Superprofe ideal.

El francés os puede ayudar a encontrar trabajo

Está claro que hoy en día el inglés es un idioma prácticamente indispensable a la hora de buscar trabajo. No nos sorprende. Al fin y al cabo, el francés es la lengua internacional por excelencia. Sin embargo, el francés y el alemán son otras de las lenguas más demandadas.

Tener un buen dominio del francés os abrirá muchas puertas en el mercado laboral, sobre todo en sectores como:

  • Turismo
  • Derecho
  • Política
  • Periodismo
  • Comercio
  • Inmobiliaria
  • Relaciones internacionales
  • Docencia de lenguas extranjeras

¿Os parece poco?

¿Por qué ir a clases de francés?

Puede parecer increíble que hagamos una pregunta así. Está claro que aprender un idioma extranjero es una experiencia enormemente enriquecedora, pero, ¿por qué aprender francés?

El francés se habla en más de 20 países repartidos por Europa, América, África, Asia… Así que dominar la lengua de Molière os puede servir para recorrer una gran parte del mundo de una manera única.

El francés os abre las puertas de un gran número de civilizaciones y culturas, y os permite descubrirlas de forma diferente: sumergiéndoos en ellas en lugar de ver solo su superficie, como un turista más.

Aprender francés: una etapa importante

Una vez que ya domináis a la perfección el idioma de Shakespeare, el aprendizaje de francés se puede convertir en vuestro nuevo objetivo.

El francés, una de las lenguas por excelencia en las organizaciones internacionales y en los intercambios comerciales y políticos a nivel mundial, se puede convertir en toda una baza para vuestro desarrollo tanto personal como profesional. Os permitirá trabajar en una gran cantidad de países en todo el mundo y comunicaros con más de 274 millones de personas.

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *