Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Qué hacer para ser profesor de chino?

Por Raquel, publicado el 15/05/2017 Blog > Idiomas > Chino > ¿Cómo Hacerse Profesor de Chino?

¿Os gustaría trabajar como profesores de chino? ¡Una profesión apasionante!

Niños, adolescentes, adultos… El chino es un idioma que se aprende a cualquier edad. Hoy en día, en España, más de 40 000 alumnos estudian la lengua de Confucio.

China es la segunda potencia económica mundial y el chino, el idioma más hablado del mundo. Teniendo esto en cuenta, podemos decir sin miedo a equivocarnos que la demanda de clases de chino no hará más que aumentar en los próximos años.

¿Tenéis claro que queréis enseñar esta lengua tan compleja?

Si es así, debéis saber que antes de nada debéis dominarlo a la perfección y recibir cierta formación de aptitudes pedagógicas para saber trasmitir vuestros conocimientos. Pongámonos manos a la obra y descubramos juntos cómo convertirnos en profesores de mandarín.

La formación ideal para ser profesor de chino

Todos aquellos estudiantes que quieren convertirse en profesores de idiomas tienen un camino marcado bastante claro, que comienza en el instituto y culmina con el Máster de Formación de Profesorado.

Hay que contar con algunos diplomas para ejercer en centros académicos. Algunos certificados y diplomas son imprescindibles para impartir la docencia de este idioma en centros oficiales.

Las etapas claves de vuestro recorrido académico para ser profesores de chino son las siguientes:

  1. Bachillerato de letras.
  2. Grado en Estudios de Asia y África: Árabe, Chino y Japonés o similar.
  3. Máster de Formación de Profesorado.

Hagamos algunas puntualizaciones sobre este pequeño recorrido:

  • Para el Bachillerato: aunque no sea obligatorio (dado que los grados de letras suelen estar a disposición de perfiles muy diversos), recomendamos seguir un bachillerato de letras para conocer mejor la literatura universal y tener unos conocimientos lingüísticos en general más amplios.
  • Las universidades españolas ofrecen distintos grados y estudios de cultura y lengua china. Tenéis que informaros bien sobre las materias que ofrecen para seleccionar así el que más os interese.
  • El Máster de Formación de Profesorado es un curso que sustituye al antiguo CAP (Certificado de Aptitud Pedagógica) y es completamente imprescindible para todos aquellos que quieran presentarse a unas oposiciones para incorporarse al funcionariado docente. De momento, no son muchos los centros universitarios que ofrecen la especialidad de Chino en este Máster, así que tendréis que informaros bien.

¿Podemos ser profesores de chino sin una titulación que nos acredite?

¿Os habéis dado cuenta de vuestra vocación un poco tarde y no habéis seguido esa formación que mencionamos en el apartado anterior?

No os preocupéis, no hay nada que os impida convertiros en profesores de chino. Podéis recurrir a otras opciones, caminos diferentes que os llevarán a ese mismo objetivo: enseñar la lengua de Confucio.

Aprended una de las culturas con más historia del mundo. Aprender chino supone empaparse de una cultura milenaria.

¡Podéis dar clases particulares! Eso sí, será imprescindible que tengáis un buen dominio del idioma y tener ciertas competencias comunicativas esenciales para trasmitir de manera efectiva vuestros conocimientos a vuestros alumnos.

Es una solución con pocos (o incluso sin) límites, ya que no se exige ningún diploma o certificado. Deberéis demostrar que sois profesionales, con capacidad organizativa y una buena metodología de enseñanza que os permita realizar un seguimiento personalizado de cada uno de vuestros alumnos. Pensad que en este caso huimos de las clases abarrotadas para hablar de clases individuales: ideales para los que empiezan en el mundo de la docencia.

Profesores particulares de chino: qué perfiles buscar

¿Queréis dar clases de chino como profesores particulares?

Enseguida os daréis cuenta de que los profesores particulares responden a perfiles de lo más variados. Entre los muchísimos docentes especializados, encontramos:

  • Expertos de chino: nativos o hijos de nativos. El mandarín es su lengua materna y conocen a la perfección la cultura china. Dan unas clases muy enriquecedoras desde el punto de vista lingüístico y también desde el cultural, ya que enseñan China a sus alumnos desde una perspectiva diferente.
  • Docentes diplomados: profesores de chino que han seguido el recorrido de formación más tradicional y que no solo tienen unos conocimientos muy avanzados del idioma, sino que también poseen ciertas competencias pedagógicas que les permiten adaptar su metodología a sus alumnos. Sabrán acompañarles y hacerles progresar ayudándoles a pronunciar (diferenciando bien las cuatro tonalidades), enseñándole como escribir los caracteres chinos (caligrafía), crear frases completas, formar una base sólida de vocabulario, etc.
  • Estudiantes de chino: hay muchos estudiantes universitarios que se ofrecen como profesores particulares para sacarse un dinerillo extra o pagarse los estudios. Se trata de jóvenes con un buen nivel para dar clase a niños y adolescentes que están empezando a aprender el idioma de Confucio. Además, si estos estudiantes pretenden dedicarse después a la enseñanza, las clases les ayudarán a consolidar sus competencias pedagógicas.
  • Los apasionados: no son profesores, estudiantes ni chinos, pero sí que dominan el idioma a la perfección y sienten pasión por el gigante asiático. Han viajado mucho por (e incluso vivido en) China. ¿La ventaja? Que se han enfrentado de primera mano a la vida en China y pueden compartir esas experiencias con sus alumnos.

Enseñad caligrafía a vuestros alumnos. Podréis iniciar a vuestros alumnos en la caligrafía china.

En función de vuestro perfil, bastará con encontrar vuestros puntos fuertes y determinar el tipo de alumno al que podríais ayudar a aprender chino. Además alumnos de Primaria y Secundaria, también hay un gran número de adultos que se lanzan a la aventura y se animan a aprender mandarín o buscan a alguien que les ayude a perfeccionar su nivel, ya sea por motivos profesionales (expatriación, relaciones comerciales con China…) o personales (viajeros empedernidos).

¿Qué aptitudes hay que tener para ser profesor de chino?

Antes de empezar con las clases, debéis tomaros un tiempo para reflexionar e intentar responder a esta pregunta.

Para dar clase hace falta poner en práctica una serie de competencias muy diversas que van mucho más allá de los meros conocimientos lingüísticos. Conocer vuestros puntos fuertes y débiles os permitirán mejorar la calidad de vuestras clases de chino y saber podréis florecer en esta actividad.

Está claro que la condición indispensable será dominar a la perfección el chino (tanto oral como escrito), conocer la historia del idioma y su evolución y tener un buen conocimiento de la historia de China, de su cultura, su modo de vida, etc. En definitiva, hay que ser (prácticamente) bilingüe y tener una buena cultura general del país.

La enseñanza es también un modo de pensar. Entre las muchas cualidades necesarias para ser un (excelente) profesor de chino, necesitaréis también ser:

  • pacientes,
  • simpáticos,
  • sonrientes,
  • empáticos,
  • apasionados,
  • implicados,
  • organizados,
  • comunicativos,
  • etc.

Está claro que esta no es una lista exhaustiva ni mucho menos, pero para enseñar debéis saber escuchar, tener ganas de ayudar a vuestros alumnos a avanzar y ser capaces de motivarles y engancharles. Para eso, un buen profesor no solo debe tener los conocimientos necesarios sobre la materia, sino también el carisma, el talento y el don para trasmitir su pasión.

Cautivad a vuestros alumnos y trasmitid vuestra pasión. Si tenéis motivación, cautivaréis a vuestros alumnos.

Está claro que algunas de estas cualidades son innatas, pero otras muchas se desarrollan con la práctica. Sea como sea, uno no se hace profesor de la noche a la mañana, ya que hace falta que la experiencia y los conocimientos ayuden a desarrollar una metodología didáctica efectiva.

Un buen profesor también debe ser capaz de seleccionar los recursos y soportes adaptados más indicados para sus alumnos, y esta es una tarea mucho más complicada de lo que puede parecer. Los docentes deben saber crear y adaptar los materiales a sus estudiantes en función de:

  • su edad,
  • su nivel,
  • su predisposición,
  • sus intereses,
  • su capacidad de memorización,
  • etc.

Los profesores, con sus ejercicios diversos, ayudan a los alumnos a asimilar mejor las nociones.

Las técnicas pedagógicas más indicadas se aprenden en el Máster de Formación de Profesorado, pero es posible aprender de manera autodidacta para convertirse en un buen docente. Los profesores deben conocer distintas metodologías y formas de enseñar para saber cuál se puede adaptar más a sus alumnos. Los soportes pedagógicos ayudan a los profesores a organizar las clases y, en el caso de las particulares, adaptar cada sesión a los objetivos personales del alumno.

En lo que respecta a la enseñanza de chino, es importante tener un gran rigor para inculcar ciertas bases a sus alumnos porque se trata de un idioma muy complejo.

Para convertirse en profesor particular de chino hace falta invertir mucho tiempo y mucho esfuerzo. Para enseñar la lengua de Confucio disponéis de muchas posibilidades, pero antes de nada debéis conocer la realidad de la profesión y sus dificultades y prepararos con el fin de desarrollar vuestra carrera profesional en esta vía tan gratificante.

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Loading...

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz