Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Cómo aprender a tocar el piano y a cantar al mismo tiempo?

Por Lara, publicado el 03/06/2016 Blog > Música > Piano > Aprender a Tocar el Piano y a Cantar Simultáneamente

Seguramente ya te has dado cuenta: no es nada fácil conseguir tocar el piano y cantar al mismo tiempo. Pero, tranquilo, no es imposible, ¡ni mucho menos! Con un poco de esfuerzo, lo conseguirás. Aprender a tocar el piano y cantar a la vez es un súper desafío.

Aquí tienes algunos consejos y comentarios para lograr tocar el piano y cantar simultáneamente como lo hacen tus ídolos.

Elton John en concierto Elton John en uno de sus conciertos


Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

La regla de oro: comenzar por dominar ambas partes por separado (canto y piano)

Si lees este artículo, te darás cuenta de que tocar el piano y cantar al mismo tiempo es particularmente difícil. Incluso, más que la guitarra. Cuando te concentras en la parte del piano (hasta recibiendo clases de piano), olvidas la letra y te confundes. Sin embargo, cuando te centras en la parte de la letra, no sigues los acordes, tocas de forma poco precisa, cometes errores y tampoco se respeta el ritmo. Entonces, ¿qué se puede hacer para resolver este problema?

En una palabra: el objetivo es de lograr hacer las dos cosas a la vez. Nuestro cerebro no está concebido para hacer dos cosas al mismo tiempo, o en cualquier caso, es muy difícil. La idea o el método consiste en conseguir adquirir ciertos automatismos. Lo que requiere dominar bien, antes de unirlos, el canto por un lado y el piano por otro.

Antes de empezar a cantar una pieza de música que tocas con el piano, tienes que dominar perfectamente la pieza en cuestión. Pero eso no es todo: también tienes que dominar la canción.

En definitiva, el trabajo a realizar es del mismo tipo que el que se exige para conseguir que las dos manos sean independientes la una de la otra: tienes que trabajar cada parte por separado (canto + instrumento) hasta dominarlos, y antes de intentar tocar y cantar al mismo tiempo.

Un truco: antes de empezar con los intentos de sincronización, toca el fragmento con el piano mientras tarareas la canción. Esto hará que solo te concentres en los cambios de tono de la voz, en el ritmo y en la melodía, prescindiendo de la letra. En el canto hay que tratar varios aspectos: los aspectos puramente musicales y el aspecto «literario». En última instancia, no son dos cosas las que hay que conseguir dominar a la vez, sino tres: tocar el fragmento musical, cantar la melodía y decir las palabras. Sin un dominio de cada uno de estos aspectos, no llegarás jamás a sincronizarlos del todo.

Escuchar bien la versión original

Una técnica para conseguir tocar y cantar al mismo tiempo consiste en trabajar a partir de la versión original. Imprégnate de la canción (su versión de estudio), examina bien cómo el o la cantante canta el fragmento que toca. Inicialmente, intenta tomar esta versión original como modelo a seguir, empápate al máximo de ella.

Por supuesto, te puedes alejar de la versión original para optar por una versión más personal.

Incluso, ese es el objetivo. Se toca música para dar rienda suelta a la creatividad. Salvo que esto ocurre un poco más adelante. De manera muy general, para lograr expresar la creatividad en un ámbito literario o artístico, hay que dominar los principios, la base, las reglas impersonales. Para lo que aquí nos importa, la idea es la misma: antes de proponer variantes, primero tienes que saber dominar el fragmento original. Las personas que mejores interpretaciones realizan son aquellas que primero saben cantar y tocar el fragmento de la versión original.

Verás que esto te ayudará en tu trabajo de sincronización de canto y piano. Presta atención a la manera en la que estás dos partes se sincronizan, a la manera en la que una cierta palabra se encuentra con una cierta nota, etc. Presta atención a la entonación, a la intensidad y a los aspectos rítmicos del fragmento musical y del canto. Oblígate a copiar literalmente las técnicas que utiliza el o la cantante para armonizar la voz y los acordes.

A propósito, aprendiendo de memoria la versión original, vas a adquirir un conocimiento muy preciso de la canción que te permitirá no cometer errores de interpretación. Generalmente, pensamos que conocemos bien una canción cuando realmente no es así. Escuchar atentamente la canción permite descubrir todos los aspectos que de otra manera podrían pasar desapercibidos: los silencios, los cambios de tono, las notas discordantes, los desafinamientos de voz, los cambios rítmicos, etc.

Si tienes dudas, siempre podrás recurrir a la ayuda de tu profesor de piano.

Utiliza una partitura simplificada (opción)

Si realmente no consigues sincronizar correctamente la parte del canto y la parte instrumental del piano, es posible que el fragmento no se adecue a tu nivel. En ese caso, hay una técnica que consiste en utilizar una partitura abreviada. Para la mayoría de las canciones – españolas o anglosajonas – existen varias versiones de la partitura: una partitura original, utilizada en la versión original de la canción, y una versión resumida, a veces presente bajo la forma de una secuencia de acordes (con numeración americana).

Partitura simplificada para piano Aquí tienes un ejemplo de una partitura simplificada para tocar el piano

Incluso, es una opción, puedes empezar por la partitura resumida antes de pasar a la partitura original. Esta partitura tiene el mérito de presentar bien y en general la estructura del fragmento en términos de acordes, y por lo tanto, facilitar el análisis del fragmento. Comenzar con la partitura cifrada y simplificada, no puede tener más que ventajas.

Algunos ejercicios para practicar el canto y el piano

Aquí tienes un montón de «trucos» que pueden ayudarte en tu trabajo y ejercicios con los que puedes practicar:

  • Intenta tocar el fragmento de piano mientras hablas (no hablamos aquí de cantar una canción, sino de hablar simplemente). Verás que no es tan simple, porque esto necesita un perfecto conocimiento del fragmento. Este ejercicio puede ser considerado como una prueba: indica si dominas bien el fragmento (la parte instrumental) o no, si ha sido asimilado por tu cerebro y tus dedos, o no. Si no es el caso, ya sabes lo que te queda por hacer.
  • Descompón las palabras de la letra de la canción en sílabas y analiza bien en qué sílaba recae la fuerza. Esto creará puntos de observación que te ayudarán a sincronizar la parte del canto y la parte instrumental desde un punto de vista rítmico. La dificultad del ejercicio de sincronización es justamente la de acoplar dos partes rítmicas diferentes. Fíjate principalmente en las sílabas claves. Siempre,  teniendo en cuenta esta visión de sincronización de las dos partes rítmicas – el canto y el fragmento del piano – utiliza un metrónomo, te puedes ayudar de los pies para marcar el tempo. En todos los casos, es importante tener puntos de referencias rítmicos. No dudes en consultar nuestro artículo que explica: ¿Cómo colocar la voz mientras se canta?

Empezar a tocar y a cantar con una canción fácil

Es evidente, pero no es inútil recordarlo: más vale empezar por tocar un fragmento fácil, a la vez a nivel instrumental y vocal. Esto coincide con lo que ya se ha mencionado anteriormente, cuando se ha aludido al truco de escoger una partitura simplificada. En materia de aprendizaje, sea cual sea el ámbito, hay que ir de los más simple para llegar a los más complicado. Querer saltarse etapas es contraproducente porque lo que en realidad consigues es perder el tiempo.

Un fragmento simple, es un fragmento:

  • Que contengan acordes simples y placados (acordes cuyas notas se tocan a la vez produciendo solo un sonido).Además, generalmente que contenga muy pocas líneas melódicas. Si quieres ocuparte de la armonía y de la melodía a la vez, en lo que se refiere a la partitura, esto solo hará aumentar la dificultad cuando añadas el canto. Una canción simple, es una canción cuya parte instrumental se ocupa casi exclusivamente de la armonía y de la parte del canto de la melodía.
  • Que contengan secuencias de acordes simples. Lo que coincide con el punto anterior y lo completa. No solamente los acordes deben ser simples, sino también las secuencias.
  • Que utilice un ritmo simple, preferentemente en 4/4 (4 negras como medida), sin síncopas, sin contratiempos.

Una melodía simple: es un melodía:

  • Cuya velocidad es relativamente lenta.
  • Cuya línea melódica es lineal, sin saltos demasiado importantes (no hay saltos de octavas).
  • No necesita variaciones de intensidad demasiado grandes.
  • Ocasionalmente: cuya letra no es difícil de memorizar.

En primer intento, escoge un fragmento simple pero también, un fragmento que te guste. Estarás más motivado trabajando una canción que te gusta. Hay que saber mezclar el trabajo con el placer.

Conclusión:

Existen varias técnicas para lograr cantar y tocar el piano al mismo tiempo. En todos los casos, se necesita practicar, al igual que para conseguir que las dos manos sean independientes la una de la otra. Pero, verás que progresarás bastante rápido y que aprender a tocar y a cantar a la vez se convertirá, cada vez más, en algo fácil a lo largo del tiempo. ¡Ánimo!

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 4,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *