El blog al que le gustan los profes, los alumnos, las clases particulares y el intercambio de saberes

Ventajas de ser profesor particular durante el periodo estival

Por Coral el 18/11/2016 Blog > Clases particulares > Dar clases particulares > ¿Por Qué Dar Clases Particulares en Verano?
Índice

Es verdad que una vez terminado el curso escolar, todos los estudiantes tienen una sola cosa en mente: aprovechar sus vacaciones, salir con sus amigos y relajarse. Poco les importan los deberes, las clases de matemáticas, de física y química, de lengua, química, biología…

¡Se acabó el estrés, la presión de los exámenes, la PAU y las buenas notas!

Pero quien dice vacaciones, dice también para algunos de vosotros, más tiempo para dar clases particulares. Porque es verdad que el verano es también la ocasión de poder tener un empleo durante las vacaciones como profesor particular.

Te ofrecemos numerosas razones que cambiarán la visión que tienes de las vacaciones de verano…

¿Cómo abarrotar tu agenda de clases particulares en verano?

Planificar tus cursos de verano. Como profesor particular, tienes que organizar tu agenda de clases.

Ya seas estudiante o profesional, el periodo estival es a menudo sinónimo de tiempo libre. Por eso, como profesor de clases particulares -o de clases a domicilio-, puedes aprovechar tus vacaciones para dar el máximo de clases.

¿Pero cómo hacer para tener una agenda bien cargada y poder garantizar un gran número de clases a domicilio?

En primer lugar, no tienes que esperar al mes de agosto para poner anuncios. Un consejo: prepara un anuncio que esté bien presentado y ponlo en todas las escuelas antes de que acabe el año escolar, entre mayo y junio.

Eso permitirá a los padres de alumnos, así como a los estudiantes, prever en su calendario estival algunas semanas para clases particulares.

Además, podrán también quedar contigo una o dos semanas antes de que comiencen las clases a domicilio y prever así una planificación del curso.

No olvides hablar también en tu entorno. Además, el boca a boca funciona muy bien en este sector de actividad. Dar buena impresión a unos padres de alumnos te permitirá que te recomienden a otros conocidos.

No hay que olvidar a los miembros de tu familia, así como a tus amigos. ¿Quién no ha necesitado nunca clases de apoyo en matemáticas, por ejemplo? Tendrás que estar atento en el día a día.

Las redes sociales son también una mina de oro para hacerse una clientela regular. Los anuncios en los que se solicitan clases de apoyo son cada vez más abundantes. Gracias a estas llamadas de socorro, podrás aumentar tus ingresos. En Facebook encontrarás grupos en los que se solicitan clases particulares. LinkedIn, red enteramente profesional, también permite encontrar estudiantes o incluso asalariados que quieren encontrar clases de apoyo.

Inevitablemente, las grandes empresas de clases de apoyo a domicilio (como Superprof), ponen a tu alcance una agenda consecuente.

Una vez aplicados todos estos métodos, tendrás una agenda tan espesa como una enciclopedia. ¡Enhorabuena!

Ahora basta con que te pongas a hacer de secretaria y organices tu horario de clases particulares de forma metódica.

Tendrás que pensar qué días quieres consagrar a tu actividad de profesor de clases de apoyo, para poder así contactar con tus futuros estudiantes.

Podrás acumular hasta cuatro horas de clases al día, lo cual resulta considerable. ¡No olvides relajarte, son vacaciones!

El verano, el momento más propicio para el apoyo escolar

Es lógico dar clase cuando más tiempo tienen profesores y alumnos. En verano, puedes dar clases particulares a medida.

Como habrás comprobado, el periodo estival es ideal para dar clases particulares. Es el momento más propicio para el refuerzo escolar. ¿Por qué?

Los alumnos, una vez terminado el año escolar, suelen tener lagunas en ciertas asignaturas. No es casualidad si 1 estudiante de ESO de cada 5 y un estudiante de bachiller de cada 3 recurren a clases particulares a domicilio, según un sondeo reciente.

A veces, los alumnos no se atreven a preguntar a sus profesores sobre las nociones que no han asimilado, y las semanas se pasan al mismo ritmo que se incrementan las dificultades… El retraso se va acumulando.

Es por tanto primordial que los profesores de clases particulares que tienen a su cargo un alumno con necesidad de apoyo escolar, que identifiquen las lagunas de su estudiante. Para eso, tendrá que tomarse el tiempo de conversar con él. ¡Intercambiar no es ninguna pérdida de tiempo, bien al contrario!

Podrás preguntarle:

  • ¿Qué es lo que más te interesa en clase?
  • ¿Prefieres las asignaturas científicas o literarias?
  • ¿Tienen buenas notas en matemáticas, en lengua?

… Tantas interrogantes que te indicarán posibles lagunas.

En verano, tienes tiempo, puedes por tanto ofrecer clases de apoyo a medida. Un auténtico curso particular, adaptado a las dificultades con las que se enfrenta el estudiante.

Podrás tomarte el tiempo de ilustrar los problemas de matemáticas, de esquematizar, explicar vulgarizando al máximo. Lo importante es ser pedagogo y tomarse el tiempo suficiente.

Si el niño no asimila una noción el lunes, puede que la entienda mejor el martes, porque a veces, durante el periodo estival, los padres no dudan en programar más clases particulares.

No hay que olvidar que la enseñanza tiene que ser lúdica. ¿Por qué no utilizar el jardín para estudiar? O al sol, en la terraza. En verano, hay que aprovechar, al mismo tiempo que estudiamos.

Dar clases particulares en verano para ganar dinero

El periodo estival es también sinónimo de trabajo de verano. Entre 500 000 y 700 000 personas fueron contratadas para trabajos estivales en el verano de 2016.

Es por tanto interesante para un estudiante joven dar clases particulares para poder, por qué no, pagarse el siguiente año escolar. Las personas jubiladas también pueden dar clases particulares como complemento a su jubilación.

En efecto, ser profesor particular y dar clases a domicilio en verano supone una fuente de ingresos. El precio de un curso particular durante el verano puede llegar multiplicarse por dos.

Evidentemente, las tarifas pueden variar según los profesores, su edad, su experiencia…

Es por lo tanto muy interesante para un profesor particular tener el máximo de alumnos durante las semanas estivales. En nuestro sitio Superprof, el número de clases particulares aumenta el 68% entre agosto y septiembre.

Lo has adivinado: el mes de agosto puede aportarte importantes ganancias, si aplicas los métodos citados anteriormente.

Dar clases en verano para ir más allá del programa

Aprender en verano. Durante el verano, el profesor de clases de apoyo debe tomar tiempo para discutir con su alumno.

Dar clases particulares en verano puede tener distintos objetivos: apoyo escolar, revisión completa de usa asignatura…

Pero también avanzarse al programa del año siguiente. Porque ser profesor de clases particulares no significa tener estrictamente alumnos con dificultades. Hay también algunos estudiantes -a menudo en estudios superiores- que quieren tomar delantera y optimizar al máximo su tiempo libre. Para ellos, el éxito escolar significa también adelantarse al programa del año siguiente.

Para eso, los estudiantes tienen la posibilidad de acceder a ese programa a través de alumnos de clases superiores. Pueden también conocer la materia a través de los cursos que les presten sus amigos de cursos superiores.

Si eres estudiante de una especialidad (científica, literaria o económica), podrás enseñar el programa a tus camaradas escolarizados en el curso anterior. Esto puede suponer un buen compromiso: intercambiar, pero al mismo tiempo revisar.

Porque una persona que sabe explicar, es alguien que ha asimilado bien lo que le han enseñado.

Si eres más mayor que tus alumnos, podrás conocer tú también las nociones que se van a abordar, y comenzar antes la elaboración de las clases en función de ese nuevo programa.

Tendrás tiempo de presentar nuevas nociones, cuestionar para conocer las lagunas todavía existentes y partir a la aventura con tu alumno. Podrás anticipar a medida que avanzan las clases, con él, ejercicios para asimilar ese nuevo programa.

El alumno va a avanzarse y se sentirá con confianza para empezar el nuevo año escolar. Ya habrá visto ciertas nociones, habrá profundizado otras. Una buena forma de comenzar este nuevo año escolar.

Alumnos menos estresados en verano

En verano los estudiantes estarán más descansados y podrán asimilar mejor las clases. En periodo estival, tus alumnos estarán menos estresados.

Durante el verano, los alumnos pueden por fin darse un respiro: se acabaron los exámenes, las notas, la media…

Menos mal, la presión desciende durante 2 meses. Es el momento propicio para dar clases particulares. En primer lugar, las clases serán con más frecuencia a domicilio. Un lugar identificable para el alumno, que le proporciona un ambiente de trabajo sereno.

Además, sabe que no estás ahí para acosarlo, sino para hacerle avanzar, sin ponerle malas notas. Sin una espada de Damocles sobre su cabeza al final de cada semana. Se sentirá más confiado y estará más concentrado.

No tendrá a sus compañeros para distraerle. Solo estarás tú y se concentrará en lo que dices.

Un niño menos estresado, es un niño atento y mucho más curioso. No tendrá miedo ni vergüenza de hacerte una pregunta que juzgue estúpida. Estará atento a tu respuesta.

Además, recordemos que se trata de las vacaciones escolares, así que no te olvides de dedicarle tiempo a tu alumno, no de no estresarle. El objetivo no es ir rápido, sino profundizar y aportarle el tiempo necesario para su comprensión.

Además aprender matemáticas o historia de Egipto con un buen refresco, ¡no hay nada mejor para aprender!

 

 

 

A nuestros lectores les ha gustado este artículo

¿Has encontrado la información que buscabas gracias a este artículo?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Loading...
Coral
Soy traductora y profesora de idiomas. Me encanta viajar, leer, ver series y documentales.