Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Diez buenas razones para impartir clases particulares

Por Marisol, publicado el 14/03/2017 Blog > Clases particulares > Dar clases particulares > ¿Por qué Impartir Clases Particulares?

¿Eres bilingüe, tienes habilidades para la informática o eres un apasionado de la música? ¿Por qué no impartes clases particulares a personas que quieran aprender nuevas disciplinas? Porque seguro que hay en tu entorno o en tu ciudad miles de personas que quieren aprender a tocar piano, mejorar en un idioma extranjero o conocer diferentes técnicas de dibujo para después practicar en casa.

Si la idea ya se te ha pasado por la cabeza pero no te atreves a dar el paso, estas diez buenas razones para impartir clases particulares pueden cambiar las cosas… Ser profesor particular y compartir tus conocimientos tiene muchas ventajas. Impartiendo tu disciplina, tendrás la oportunidad de:

Dar clases particulares: una gran experiencia en el CV

Ya impartas clases a niños de primaria, a estudiantes universitarios o incluso a trabajadores, a veces pueden ser reacios ante la idea de recibir clases particulares. En el caso de los más jóvenes, sobre todo, estas clases se suelen impartir por voluntad de los padres cuyo principal objetivo es el éxito académico de sus hijos.

Ante un alumno que arrastra los pies para asistir a tus clases o parece tener muchas dificultades académicas, tienes que ser paciente y construir con él una relación de confianza y comodidad. Porque las clases particulares deben ser un intercambio mutuo.

Y solo por eso, ¡las clases a domicilio son una gran experiencia para el CV!

Actitud del profesor El papel del profesor particular.

Tú no eres su profesor habitual; no conoces ni su recorrido en los estudios ni su entorno. Por tanto, debes extraerte de lo que suele vivir en la escuela o en casa, y compartir con él un momento amistoso de aprendizaje en el que las notas y el hecho de juzgar no tienen por qué hacer acto de presencia.

Alcanzar los objetivos

¿Tu alumno ha sacado una buena nota en su examen de matemáticas tras varias horas de estudio contigo? ¿Ha conseguido tocar su primera pieza con la guitarra? ¿Ha aprobado su examen oral de inglés?

¡Pues puedes estar orgulloso! Has creído en él y en sus capacidades, y ha tenido éxito. Tanto tus esfuerzos como los de tu alumno han sido ampliamente recompensados.

Porque como puede que ya sepas, dar clases particulares no es nada anodino. Al contrario, las clases permiten descubrir, aprender, profundizar en el conocimiento y las habilidades de las personas dispuestas a mejorar y, cuando se tiene éxito (académico o no), todo el mundo gana porque se alcanzan los objetivos.

Las clases particulares: un sueldo bastante bueno

Si eres estudiante o tienes tiempo libre, ¡puedes ganar dinero impartiendo clases particulares!

Sea cual sea la disciplina que quieres enseñar (idiomas, informática, música, deportes…), puedes combinar lo práctico con el placer y ganar un dinero extra compartiendo tus conocimientos.

Sueldo profesor particular ¡Gana dinero con tu pasión!

Muchos alumnos quieren recibir clases particulares ya sean a domicilio o a distancia a través de videoconferencias o Skype.

Conocer gente nueva, reunirse en torno a un interés común o contemplar un estudiante que al fin se siente valorado… No es el peor trabajo del mundo, ¿no crees?

Fijar tú mismo la tarifa para tus clases particulares

Al ofrecer clases particulares, tú eres el que decide el precio que quieres poner. En función de tus necesidades financieras y tus objetivos, tendrás que optar por un precio razonable y al alcance de la mayoría.

De hecho, no todos los padres pueden permitirse el lujo de pagar 30 € por hora de clases particulares. Por tanto, tienes que encontrar un término medio para no tener la impresión de «malvender» tus servicios, ni poner los precios por las nubes.

En la mayoría de los casos, si tienes experiencia y un nivel alto en la asignatura o disciplina que impartes, tus precios pueden ser más altos que los de los profesores principiantes y los perfiles con menos experiencia.

Impartir clases particulares por el placer de transmitir conocimientos

Convertirse en un profesor particular también trata del placer de enseñar, de acumular experiencia y de poder transmitir tus conocimientos. De hecho, ¡esta transmisión es algo propio del hombre! ¿Qué se transmite de generación en generación, si no historias y conocimiento?

¡Pues tienes que saber organizar esta transmisión! Saber administrar el tiempo es sin duda uno de los argumentos más atractivos al dar clases particulares.

Organizar tus clases Gestiona tu tiempo para dar clases particulares.

Al publicar un anuncio en línea o por las calles de tu barrio, puedes elegir tú mismo las horas de trabajo. ¿Tienes un trabajo a tiempo completo? ¿Estudias los martes, miércoles o viernes? ¿Estás disponible solo por la mañana?

¡No hay problema! Házselo saber a tus futuros alumnos a través de tu anuncio. Sin embargo, ten en cuenta que cuanto más disponibilidad tengas, más clases podrás impartir. ¡Es matemático!

Es bastante fácil organizarse para dar clases particulares. Además, si quieres dar clases de inglés a alumnos de secundaria, por ejemplo, tienes que adaptarte de alguna manera a sus horarios escolares y disponibilidad.

Elegir tus propios métodos de aprendizaje

Ya sabrás por experiencia que los métodos de aprendizaje varían de un profesor a otro y de un alumno a otro. Unas veces funcionan y otras no. Todo es cuestión de enfoque, de comprensión y de diplomacia.

Cuando impartes una clase particular a un alumno, estás solo delante de él; por tanto, tienes la opción de poner en práctica tus propios métodos de aprendizaje para compartir y transmitir tus habilidades al alumno, que seguro que será diferente del anterior. La edad, el carácter, el seguimiento en sus estudios, la velocidad de comprensión, etc. varían de una persona a otra y tú tienes que adaptarte de la mejor manera posible.

En cuanto a la forma de enseñar, ¡por desgracia no hay una receta mágica! Tienes que añadir los ingredientes necesarios preparándote de antemano las clases particulares.

Organizar tus clases ¡Prepara tus clases por adelantado!

Sin embargo, puedes seguir estos consejos básicos: asegurarte de que tu alumno tiene confianza en ti, estar ahí para apoyarlo si es necesario, ser divertido y, finalmente, alternar las horas de trabajo con descansos.

¿Por qué muchos estudiantes imparten clases particulares?

Antes (y hoy en día también), los estudiantes se conformaban con trabajar en restaurantes de comida rápida para pagarse sus estudios, establecimientos que suelen contratar a este tipo de personal y son flexibles en cuanto a los horarios.

Pero debido a los buenos precios de las clases particulares y, sobre todo, las perspectivas profesionales mucho más interesantes, los estudiantes eligen cada vez más convertirse en profesores particulares a domicilio.

¿Ser un apasionado de la enseñanza es suficiente para dar clases particulares?

Transmitir tus habilidades y conocimientos es muy gratificante para ti desde un punto de vista humano. Al impartir clases particulares, les proporcionas a tus alumnos los medios necesarios para mejorar y tener éxito a su ritmo.

Y como el trabajo es mutuo y recíproco, el éxito también es tuyo. Los esfuerzos y los resultados que obtengan tus alumnos serán una auténtica fuente de felicidad y de realización personal para ti. ¿Qué hay más gratificante que ver progresar a tus alumnos con confianza, sintiéndose apoyados por su profesor?

Trabajo gratificante ¡Ayúdate a ti mismo ayudando a los demás!

En resumen, si te gustan las relaciones humanas, el diálogo y los retos, ¡ofrécete como profesor particular sin dudarlo!

Pero ¿ser un apasionado de la enseñanza es suficiente para dar clases particulares? Digamos que es el 90%. Un profesor apasionado siempre será más eficaz que un profesor que lo hace por necesidad. Sin embargo, también debes desarrollar tus habilidades para la enseñanza. Y para ello, hay varias soluciones, como formarse en la universidad.

Impartir clases particulares para trabajar con total libertad

Una de las ventajas de impartir clases particulares es enseñar con total libertad, ya sea en cuanto a los precios como al lugar donde se dan las clases.

Normalmente se imparten en el domicilio del alumno, por lo que tienes que seleccionar la ubicación geográfica que más te convenga para evitar el exceso de dinero o tiempo perdido en el transporte.

Por otro lado, gracias a las nuevas tecnologías disponibles hoy en día, también tienes la posibilidad de enseñar a distancia si esto no supone un problema para tu alumno.

Asimismo, puedes impartir tus clases en una biblioteca, una cafetería o, por qué no, por videoconferencia desde tu sala de estar.

Ampliar tu red de contactos profesionales

Si decides formar parte de una red de profesores con mucha visibilidad como SuperProf, hay muchas posibilidades de conocer en línea o físicamente a colegas que realizan el mismo trabajo que tú.

Este tipo de red profesional te permitirá conocer gente nueva, intercambiar información valiosa y también ponerte por delante de otros profesionales.

Conocer colegas de la profesión ¡Amplía tu red profesional!

Tener una amplia red profesional se percibe de manera positiva y puede abrir algunas puertas, a través del boca a boca, si eres estudiante o buscas un empleo en el sector.

¿Estas diez razones para ser profesor particular te han convencido y te han ayudado a ver con más claridad tus deseos de enseñar? Si es así, ¡no esperes más e inscríbete en nuestra plataforma en línea que está llena de alumnos simpáticos a los que les encantará conocerte!

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Loading...

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz