Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Motivos para enseñar lengua española

Por Raquel, publicado el 20/03/2017 Blog > Apoyo escolar > Lengua > Por qué Hacerse Profesor de Lengua

Está claro que elegir una orientación profesional no es nada fácil. A los estudiantes que les guste la lengua española y que no sepan muy bien qué quieren hacer, seguramente les atraiga la idea de ser profesores.

Ser profe de lengua tiene muchas ventajas. Eso está claro. Ya acabéis de terminar el instituto, estéis en la Universidad o seáis trabajadores deseando reorientar su carrera profesional, quizás os preguntéis sobre los beneficios:

  • Qué ventajas tiene la profesión de docente de lengua.
  • Qué motivos nos pueden llevar a querer ser profesores de español.
  • Qué metodología puedo utilizar para que los alumnos avancen.

Superprof quiere resolver algunas de vuestras dudas en este artículo.

Jose miguel

¡Nuestros profesores son tan felices!

”Con Superprof he encontrado alumnos serios, motivados y que están deseando aprender. ¡Os recomiendo Superprof!”

Los jóvenes también pueden enseñar lengua

No hace falta que os digamos que la tasa de desempleo juvenil en España es muy elevada. Si bien parece que las cifras son un poco más prometedoras que en años anteriores, la situación actual no es la mejor, eso está claro.

Los jóvenes también pueden dar clase. La tasa de desempleo entre jóvenes es muy elevada.

El miedo a la precariedad es un factor que muchos estudiantes tienen en cuenta a la hora de decidir su futura carrera profesional.

Profesor de centros públicos

Muchas veces tendemos a pensar que los cargos a la función pública son muy escasos, pero lo cierto es que el Minsiterio de Educación es de los que más plazas ofrecen en sus oposiciones. El número de puestos de trabajo para docentes varía en cada convocatoria en función de las necesidades y de las jubilaciones.

Eso sí, conseguir una plaza requiere mucho esfuerzo, trabajo y dedicación. Preparar unas oposiciones no es coser y contar; pero si creéis que esa es vuestra verdadera vocación, no lo penséis dos veces.

Otros tipos de enseñanza

Si os gusta la lengua española y os preguntáis a qué os podéis dedicar en un futuro, recordad que la enseñanza de la lengua francesa puede ser una buenísima opción.

Quizás deberíais dedicaros a la enseñanza si os gusta la lengua y los niños. Si os gusta la lengua española y los niños, la docencia puede ser vuestra vocación.

Además, podéis dar clases de muchas formas distintas:

  1. Podéis haceros profesores de centros privados de primaria. Los profesores de primaria son profesores generales, que necesitan enseñar a leer y escribir, por lo que el español es el eje principal del aprendizaje. ¿Qué debéis hacer? Pues formaros en pedagogía y educación: la carrera de magisterio es perfecta si esta es vuestra vocación.
  2. Enseñar lengua y literatura a alumnos de secundaria. Para eso, necesitaréis tener un Máster en Formación de Profesorado.
  3. Ser profesor-investigador en la universidad. Podéis realizar un doctorado para trabajar como docentes en una Facultad. Os encargaréis de dar clase, por supuesto, pero también participaréis activamente en los procesos de investigación. ¡Hasta podríais ser directores de tesis!
  4. Dar clases particulares de lengua. Aunque no se os requiera una formación específica, esta funcionará como garantía de profesionalidad y mejorará vuestra credibilidad.

La enseñanza pública y la seguridad laboral

Si bien la generación Y está constantemente relacionada con la palabra «precariedad», la profesión de docente ofrece una seguridad y estabilidad muy difícil de encontrar en el ámbito privado.

La profesión de docente es para toda la vida. Por lo general, la profesión de docente se ejerce de por vida.

El estatus de funcionario ofrece muchas ventajas a los trabajadores. Por ejemplo:

  • Un empleo protegido, donde los despidos son muy escasos.
  • Un buen salario anual.
  • Un buen régimen de jubilación.

Esta seguridad que da tener «un empleo de por vida» explica que cada vez sean más los estudiantes que deciden cursar el Máster de Formación de Profesorado.

Ser profesor para trasmitir la lengua de Cervantes

Por muchos es sabido que la lengua española es una de las más difíciles de aprender del mundo, pero también una de las más bonitas (aunque quizás que lo digamos nosotros no signifique mucho porque, al fin y al cabo, como es nuestra lengua materna, nos resulta imposible ser objetivos). Lo que sí está claro es que la lengua española traspasa fronteras.

Para dar clases de lengua, lo esencial es sentir pasión por el idioma.

Si os gusta la literatura, ¿por qué no os hacéis profes? ¿Os apasionan los libros y la literatura? ¿No habíais pensado en haceros profes?

Pero ¿cómo podemos saber si nuestra pasión es suficiente como para trasmitir nuestros conocimientos y nuestro amor por la lengua a nuestros alumnos? Seguramente, si os gusta el español, os identificaréis con las siguientes características:

  • Os gustan los libros y, más en concreto, la literatura española.
  • Tenéis un buen nivel de cultura general y os gusta estar al tanto de la actualidad.
  • Conocéis y domináis las reglas gramaticales y lingüísticas del español.
  • Tenéis buenas competencias de redacción y no cometéis faltas de ortografía.

Los profesores de lengua tienen una misión esencial: compartir y trasmitir las bases fundamentales de la lengua española. Esta misión tiene una importancia primordial para todos los alumnos, incluso para los que no muestran una vocación literaria. De hecho, el 80% de las empresas afirman que el dominio de la lengua de los candidatos es uno de los factores decisivos a la hora de la elección de futuros empleados.

Así, tanto en la escuela primaria como en la superior, los profesores de lengua española ayudan a sus alumnos a construir un buen futuro profesional. En cierto modo, la enseñanza del español es una de las formas más bonitas de honorar nuestra lengua. Eso sí, necesitaréis sentir una verdadera pasión por el idioma para ayudar a los estudiantes a avanzar.

Ser profesor de lengua: una profesión que permitirá vuestro desarrollo personal

La profesión de docente es una de las más satisfactorias y gratificantes que existen, ya que, al fin y al cabo, la educación es uno de los elementos más importantes de nuestra sociedad, por lo que los profesores desempeñan un papel imprescindible.

La pedagogía: la piedra angular de la profesión

El poeta italiano Arturo Graf dijo en una ocasión que «Excelente maestro es aquel que, enseñando poco, hace nacer en el alumno un deseo grande de aprender». Así es, las enseñanzas de nuestros profesores nos acompañan toda la vida, nos moldean, nos cambian.

Los profesores tienen la misión de utilizar una buena pedagogía para compartir sus conocimientos de la mejor manera posible con sus alumnos, para que sean significativos y les ayuden a mejorar.

La pedagogía es un concepto difícil de definir. Podemos entender la pedagogía como la capacidad de enseñar bien, de trasmitir saber, explicar de manera clara y, ante todo, suscitar el interés de los alumnos.

La sensación de gratificación que sienten los profesores al ver que sus alumnos progresan es increíble. Tanto, que justificaría perfectamente la decisión de ser profe.

Una profesión dinámica

¿Os parece que el trabajo de profesor de lengua es aburrido y monótono? ¡Qué va! Es una profesión que no cae en la rutina.

Una profesión llena de cambios. La programación de los profesores evoluciona constantemente.

Para empezar, las clases cambian cada año. Cada curso tenemos la oportunidad de descubrir nuevos alumnos y marcarnos nuevas metas. Por otro lado, el programa educativo evoluciona constantemente. Por ejemplo, un profesor de lengua y literatura de secundaria deberá actualizar sus cursos cada año en función de los exámenes de selectividad. Las reformas de la realizadas por la Real Academia obligan a los profesores a estar completamente al día de todos los cambios y adaptarse a ellos.

Para os profesores, todos los días pueden ser distintos. A

El altruismo de la profesión

Las personas altruistas son aquellas que se preocupan, de manera desinteresada, por el bienestar de los demás. Y si una profesión ilustra bien esta definición, esa es la de profesor.

Desde hace tiempo considerada como la profesión más bonita del mundo, los docentes deben quedarse en un segundo plano para participar de los progresos y éxitos de sus alumnos. Ahí está la esencia de su carrera.

Si bien en muchas ocasiones se critica el individualismo de nuestra sociedad, los profesores de lengua son todo lo contrario. Dan todo de sí con un único objetivo: que sus alumnos avancen y progresen en todos los ámbitos de la lengua francesa.

En primaria, los docentes enseñan a los niños a leer y escribir. En el instituto, los profesores de lengua enseñan las bases fundamentales de la lingüística francesa y les ayudan a desarrollar una cultura literaria. Todo sin ningún tipo de beneficio personal más que el placer de ayudar a los alumnos a construir su futuro personal y profesional. Ese es el noble trabajo del profesor.

Compartir

A nuestros lectores les ha gustado este artículo
¿Este artículo te ha proporcionado la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *