Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Cómo encontrar un buen yogui?

Publicado por Ana, el 29/07/2017 Blog > Deporte > Yoga > Escoger un Profesor de Yoga

Si tenemos en cuenta que cada día más personas están estresadas, no debería extrañarnos el aumento en la demanda de las clases de yoga. Los ejercicios de respiración, flexibilidad y de mediación pueden ser la mejor solución para todos aquellos que sufren de estrés o ansiedad.

Sin embargo, con toda la oferta que hay, ¿cómo podemos estar seguros de que hemos elegido al profesor ideal? Pues SuperProf os va a ayudar a saberlo, ¡solo tenéis que seguir leyendo!

¿Por qué elegir un profesor particular de yoga?

Hoy en día, el mercado de las clases particulares avanza viento en popa y salen profesores de hasta debajo de las piedras. ¿Por qué? Porque actualmente las clases particulares son la mejor forma de ayudarse para aprender yoga entre pares. Así que, ¿por qué no aprender yoga con el vecino?

Clase de yoga en pareja ¿Sabéis en qué consiste el “saludo al sol”?

Esto es lo que propone la plataforma SuperProf con su base de datos: miles de profesores particulares en toda España. En el caso del yoga, contáis con más de 200 profesores disponibles que están dispuestos a descubriros las bases del yoga y mucho más. Solo en Madrid, ya tenemos unos 80 profes de yoga, con un precio medio por clase de yoga de 24 €. Si no sois de la capital, no os preocupéis, tenéis un montón de opciones disponibles en vuestra ciudad… Y, si no, siempre tenéis la posibilidad de contactar con uno de los tantos profes que ofrecen clases por Skype.

¿Y por qué dar prioridad a las clases particulares antes que a las que se imparten en centros especializados? Principalmente, porque se trata de una actividad que hacemos por gusto: coincidiréis con nosotros en que no hay nada peor que estar obligados a asistir a una clase cuando uno no tiene ganas. Las clases particulares siempre van a estar organizadas en función de la forma en la que os organicéis el tiempo y de cómo planeéis la clase con el profesor. No hará falta que os dividáis para ir a hacer la compra y a buscar a los niños a la vez que hacéis la asana del loto. Escoged el horario que más os convenga para evitar agobiaros sin necesidad: ¡pensad en la ironía de estresaros por una clase de yoga!

Para tomar unas clases de yoga en Madrid, ¡solamente tienes que conectarte sobre nuestra plataforma y contactar nuestros profes!

Criterios para ser un buen profesor de yoga

Ahora que os hemos convencido de que lo que necesitáis es un profesor particular para aprender las mejores posturas de yoga, ¿sabéis qué debéis buscar en un profesor para que sea el más adecuado para vosotros?

Para escoger al profesor más adecuado, hay que prestar atención a algunos criterios. Evidentemente, el candidato ideal debe practicar este deporte a diario o, al menos, de forma habitual siempre que pueda (aunque solo sea por interés personal). Solo así podrá haber desarrollado las competencias necesarias para enseñar este arte, ya que el yoga no es únicamente un ejercicio físico. Detrás de este deporte se esconde una metodología de meditación y, por tanto, de desarrollo personal. El profesor debe haber recorrido el camino para poder acompañar a sus alumnos cuando estos empiezan a recorrer el suyo.

Si además el profesor se dedica a este deporte de forma profesional, también esto demuestra el interés y la pasión que le profesa. Además, si es el caso, podrá aportaros conocimientos teóricos más allá de los técnicos: la historia del yoga puede ser la clave para comprender cóm0 practicarlo y mejorar, así que todos los elementos pueden llegar a ser muy importantes para que consigáis avanzar.  Se trata de comprender el cometido del yoga, que gira en torno al desarrollo personal.

Todo buen profesor debe también asegurarse de la seguridad de sus alumnos. Las posturas de yoga exigen a veces una flexibilidad extrema, así que el profesor debe prestar mucha atención al nivel que tienen sus alumnos y evaluar si puede pedirles que lo intenten. Lo último que queremos es correr el riesgo de lesionarnos.

Por otro lado, el profesor deberá ser capaz de organizar sus clases de forma metódica y coherente: el calentamiento y los estiramientos son básicos, al igual que los ejercicios de flexibilidad. Y lo más importante: es necesario que vuestro profesor sepa corregiros si no estáis haciendo los movimientos correctamente. ¡Y para esto es necesario ser un buen pedagogo! Es clave para que la clase se desarrolle de forma adecuada.

Por último, y no por ello menos importante, es necesario que el profesor sea paciente y que no pierda la calma. Un buen yogui es capaz de adaptarse a cualquier nivel, incluso a los más bajos, y de ayudar a sus alumnos a avanzar. Cada uno tiene su ritmo, pero todos quieren superar sus límites poco a poco.

¿Es posible disfrutar de una clase de yoga si no congeniais con vuestro profesor? 

Lamentamos deciros que no se puede. Si no encajáis con vuestro profesor, nunca vais a disfrutar plenamente de este deporte. Si escogéis vuestro profesor por Internet, vais a aumentar la probabilidad de encontrar a la persona adecuada. ¿Que por qué? Porque siempre podréis ver los comentarios y las valoraciones de otros alumnos, por lo que podréis seleccionar a aquella persona que creáis que se adapta mejor a vuestras necesidades.

¿Dónde encontrar un buen profesor particular?

Encontrar un buen profesor es esencial para no perder las ganas de continuar avanzando en esta disciplina. Congeniar con alguien que os ayude a progresar es la mejor combinación. Aquí os proponemos algunos sitios en los que podréis buscar a vuestra media naranja del yoga.

En Internet

Internet es hoy en día imprescindible en nuestras vidas. Lo utilizamos para hacer la compra, para repasar para un examen, para trabajar… Así que, ¿por qué no para encontrar al profesor ideal? Existen cientos de plataformas que, como SuperProf, os permitirán poneros en contacto con un profesor particular. Sin embargo, en nuestra página web podréis encontrar el perfil de cada profesor, con información con todo lujo de detalles sobre sus clases y con los comentarios y las evaluaciones que han dejado sus alumnos.

Hacerse yogui gracias a la tecnología

Internet propone numerosas soluciones para encontrar un profesor.

Hay perfiles para todos los gustos, así que solo tenéis que decidiros, ya seais estudiantes, trabajadores o jubilados. Lo único que tenéis que hacer es escribirle un mensaje al profesor para descubrir si ofrece aquello que estáis buscando. Así podréis haceros a la idea de si va a cubrir vuestras expectativas.

Los anuncios

También es posible encontrar a alguien en los anuncios que hay en Internet (Milanuncios) o en el periódico. Pensad también en los miles de anuncios que están pegados en los tablones y hasta en las farolas de vuestra ciudad: en las tiendas, la universidad, las bibliotecas municipales… Hay cientos de anuncios de particulares con los que podréis contactar a través de su número de teléfono.

Sin embargo, en estos folletos normalmente solo encontraréis la información de contacto. Así que queda de vuestra parte investigar acerca de la trayectoria y el método del profesor.

Recomendaciones de nuestros conocidos

Este método es el más antiguo del mundo y, por tanto, el más eficaz. Si preguntamos a amigos y conocidos por sus profesores, vamos a asegurarnos de recibir la información más fiable. Si su profesor es bueno, no dudarán en recomendárnoslo; si es malo, nos disuadirán y nos dirán que mejor busquemos en otro lado.

Qué preguntas plantearle a vuestro profesor de yoga

Para encontrar vuestra aguja en el pajar, es necesario que planteéis a las siguientes preguntas a los profesores con los que contactéis.

¿Qué formación ha recibido?

Ser profesor de yoga en España ¿Qué cursos hay que hacer para ser profe de yoga?

El yoga es una actividad deportiva y de desarrollo personal que todavía está muy poco desarrollada en España, al menos desde el punto de vista de la formación oficial” así que puede ser algo difícil encontrar a alguien verdaderamente formado. Para ser profesor de yoga, lo principal es practicar este deporte todos los días y completar el CV con algún tipo de formación, aunque no esté reconocida por ningún organismo público. También es posible recibir formación en escuelas muy reconocidas en Europa.

Probablemente, podáis encontrar un profesor que se haya formado en alguna de estas escuelas, que ofrecen unos conocimientos muy completos y la oportunidad de realizar prácticas en alguna escuela. La Federación Española de Yoga Profesional ha distribuido una lista de escuelas federadas:

  • Asociación Atmana, Cádiz;
  • Asociación Panayama (Escuela Internacional de Yoga Aéreo), Sevilla;
  • Yoga Espiral, Palma;
  • Narada Yoga & Ayurveda, Palma;
  • Okyoga, Salamanca;
  • Asociación Mundo Wellness, León;
  • Ashtanga Youga Inbound, Barcelona;
  • Bagua Yoga, Barcelona;
  • Camino al Bienestar, Barcelona;
  • Happy Yoga Fedderación Internacional, Barcelona;
  • Ingravitt, Les Franqueses del Vallès;
  • Iyta, Barcelona;
  • Asociación APYTA, Madrid;
  • Escuela Internacional de Yoga, Madrid;
  • Centro de Yoga Chaitanya, Guadassuar;
  • Aluesharibayoga, Ribarroja del Turia;
  • Gobinde Yoga, Valencia;
  • Yogarte, Xativa;
  • Asociación Yoga Maitri, Donostia;
  • Dharananda Yoga Durango, Bizkaia.

¿Desde cuándo practica yoga?

A ser profesor se aprende y a ser un buen pedagogo también. Aunque la edad no es un criterio para determinar la edad del profesor, a veces sí que puede marcar la diferencia. El yoga es una actividad que requiere constancia: lleva varios años conseguir el nivel adecuado para estar preparados para enseñar. Además, hay muchos tipos de yoga y solo es posible adquirir todos los conocimientos al respecto después de muchos años practicándolo.

¿Y dónde ha aprendido yoga?

Taj Mahal A menudo, si el profesor ha pasado una temporada en la India, es sinónimo de calidad.

Desde luego, si el profesor que os estáis planteando contratar ha pasado una temporada en la India, lo más probable es que sepa lo que está haciendo: para algo la India es el país en el que nació esta práctica.

 

¿Puede uno fiarse de un profesor de yoga autodidacta?

Si no conocemos mucho acerca del tema, es normal que nos planteemos esta cuestión y que nos surjan dudas acerca de la formación de nuestros profesores. Muchos de ellos son autodidactas y el recelo que suscita esta palabra es comprensible. Un profesor de yoga autodidacta ha aprendido las posturas y las bases del yoga solo, gracias a libros o tutoriales, fuera de cualquier tipo de institución educativa.

Libros para aprender yoga. Algunos profesores han aprendido las bases del yoga solos.

Así que, ¿por qué escoger un profesor autodidacta? Aunque tengáis reticencias, debéis saber que no es un inconveniente, para nada. Muchos de estos profesores han trabajado en el ámbito sanitario (por ejemplo, muchos fisioterapeutas) y saben muy bien lo que están haciendo, lo que desemboca en beneficios extra para los alumnos. Además, los autodidactas son siempre personas a las que les apasiona el tema que están estudiando, ¡así que os contagiarán su energía y os transmitirán sus ganas de seguir aprendiendo!

 

 

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar