«La mejor forma de predecir el futuro es crearlo» - Peter Drucker

La opinión de sus padres sobre sus opciones profesionales es importante para muchos estudiantes. Los jóvenes valoran el apoyo de sus padres.

Sin embargo, los padres no siempre saben cómo posicionarse para ayudar a su hijo a encontrar la orientación adecuada. A los estudiantes de secundaria y bachiller les gusta sentirse apoyados sin que sus padres decidan por ellos.

Entonces, ¿qué papel deben desempeñar los padres en la orientación escolar de su hijo?

Apoyo de los padres en la orientación escolar: comunicarse

comunicacion con los hijos
La comunicación es la clave para que haya una buena relación entre padres e hijos adolescentes.

El papel principal de los padres a la hora de orientar a sus hijos hacia el camino educativo y profesional correcto es sobre todo dialogar y escuchar.

El adolescente debe poder sentirse libre para expresar sus deseos, sus gustos y sus dificultades sin sentirse juzgado por su padre o su madre. Se debe establecer una relación de confianza para que haya un vínculo fuerte con el estudiante.

A menudo, los padres piensan en la orientación escolar de su hijo en función de su éxito académico y la posible formación y trabajos que puede llevar a cabo tras la ESO o el bachillerato.

Y algunas vocaciones de sus hijos pueden asustarlos y parecerles demasiado arriesgadas. Por ejemplo, una orientación profesional hacia las profesiones artísticas tiende a asustarlos: «no vas a tener salidas profesionales», «no vas a ganarte bien la vida», «solo harás trabajos esporádicos», etc.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que las ambiciones profesionales de los padres no son las de los hijos. No caigas en estereotipos: el bachillerato de ciencias no le abrirá todas las puertas a un alumno que no tiene ganas ni motivación por la ciencia.

Por tanto, debes prestar atención a las aspiraciones y preocupaciones de tu hijo. Tener una mente abierta es fundamental para que tu hijo no se vuelva contra ti. Tu hijo crece fuera de la estructura familiar y es una persona completa que puede ser muy diferente a ti y a lo que imaginas.

Para saber qué piensa, escúchalo, pero escúchalo con atención. Debes contar con toda la información necesaria para ayudar a tu hijo a aclarar sus intereses, habilidades y valores. Enfatiza los puntos fuertes de tu hijo: le ha ido bien en ese proyecto escolar, se siente cómodo hablando, tiene una buena capacidad de síntesis, es sociable, tiene espíritu de equipo, es bueno en matemáticas... Evita centrarte en los puntos débiles del adolescente y desarrolla una actitud positiva para ayudarlo a orientarse.

También tiene que haber comunicación con el profesorado para anticiparse a algunas dificultades, sobre todo en caso de bajo rendimiento académico, y evitar un posible abandono escolar. Los profesores pueden ayudarte a comprender mejor a tu hijo para apoyarlo en su orientación y hacerle descubrir las posibilidades que hay disponibles para él.

Papel de los padres: animar a tu hijo a elegir su futuro profesional

Como padre o madre, puede que tiendas a esperar mucho de tu hijo. Esto puede implicar una falta de reconocimiento del esfuerzo realizado por el adolescente o un sentimiento de culpa cuando no obtiene una buena nota en un examen o en algún trabajo.

Sin embargo, interesarte por los éxitos de tu hijo, tanto del pasado como del presente, tiene mucho más peso en su motivación. No debes animarlo sin ningún motivo en particular, sino que debes respaldar tus palabras con hechos reales: buenas notas en el pasado, excelente reconocimiento del profesor, éxito extracurricular...

Un adolescente animado se sentirá mejor y, por lo tanto, podrá hacer mejor las cosas. Es humano: todo el mundo necesita algún reconocimiento por su buen trabajo y más los adolescentes, que todavía están construyendo su personalidad.

Señalar los éxitos permite mostrar la eficacia de un comportamiento: si trabajas en esto, podrás conseguir aquello. El adolescente gana entonces confianza en sus habilidades y se siente más capaz de elegir su orientación.

Orientación escolar para padres: tranquilizarse mutuamente

ayudar hijos con su futuro
Construir su identidad lleva tiempo y requiere un alejamiento parcial de la unidad familiar.

La orientación es un proceso complicado tanto para los adolescentes como para los padres. A ningún padre le gusta escuchar a su hijo decir «No sé qué profesión elegir después del bachillerato» o simplemente el famoso «No sé qué hacer».

Es por ello que hay que plantearse la orientación escolar lo antes posible para evitar acabar con un adolescente perdido que no sabe si quiere aprobar el bachillerato, continuar estudiando en la universidad o en la FP u optar por empezar a trabajar.

Cada parte debe asumir su parte de responsabilidad para que esto funcione:

  • El adolescente debe mostrar interés por su futuro: él tiene el control de su futuro, la decisión la toma él, él tiene que dar los pasos necesarios para obtener información.
  • Los padres deben ser pacientes, darle confianza y estar disponibles cuando el adolescente necesite ayuda. Se necesita tiempo para pensar en su futuro, por lo que los adultos deben tranquilizar a los adolescentes sobre su capacidad para encontrar lo que quieren hacer con su vida profesional.

Y entre nosotros, hazle entender que no va a elegir su profesión para toda la vida. Atrás quedaron los días en los que pasabas toda tu vida en la misma empresa. Sin duda, tu hijo no solo cambiará de empresa, sino también de profesión, ¡e incluso puede crear su propio negocio!

Entonces, por supuesto, tener una buena orientación es importante para entrar en el mundo profesional con buen pie, pero hay que tener en cuenta que la vida profesional evoluciona según las experiencias, encuentros y oportunidades que surgen. Se puede cambiar de trabajo, así que ¡tranquiliza a tu hijo diciéndole que su profesión no va a ser de por vida!

Apoyar a tu hijo en su orientación

orientacion escolar hijos
¡La investigación documental puede ser un auténtico dolor de cabeza para un adolescente!

Aunque el alumno es el que decide sobre su orientación, los padres lo tienen que apoyar para madurar sus elecciones. Concretamente, esto significa que necesita ayuda en su proceso de orientación, ya que puede sentirse perdido ante las posibilidades que se le ofrecen.

Puedes ayudarlo en su investigación documental por Internet o en un centro de información juvenil, en sus visitas a conferencias y foros, en la preparación de sus expedientes de solicitud (carta de presentación, diploma, fecha límite...).

Psicológicamente, el adolescente necesita apoyo moral durante los momentos más estresantes: resultados de exámenes, preparación de exámenes orales, decisión de cambiar de orientación...

Apoyar a tu hijo en su orientación escolar lleva tiempo, pero se crea un nuevo vínculo entre vosotros. Aprovecha la oportunidad para contarle tu propia experiencia: ¿cómo tomaste tus decisiones profesionales? ¿Cuántas veces te has equivocado? ¿Qué trabajos hiciste? ¿Están relacionados con tus primeros estudios? ¿Sigues formándote?

No es un tema que suela surgir en las reuniones familiares, pero esto puede enriquecer las relaciones interfamiliares, así que no dudes en compartir tus experiencias con tus hijos. Estarán felices de saber más sobre ti y estarán tranquilos al saber que su decisión no es irrevocable.

Influir positivamente en tu hijo en la orientación escolar

futuro profesional hijos
Participar en una actividad extracurricular puede ayudar a un adolescente a descubrirse a sí mismo más fácilmente.

Al compartir tu experiencia, puedes influir positivamente en tu hijo. Pero ten cuidado de no transmitir tus deseos y ambiciones a tu hijo. No eres tú quien decide, sino que la decisión final es suya.

Al adolescente no le gusta sentirse influenciado, aunque te pida consejo: esa es la paradoja y la sutileza de tu papel como padre o madre. No tienes que decir, por ejemplo: «Quiero que seas abogado o médico», «No estaré orgulloso de ti si eres dibujante o actor».

Está bien preocuparte por el futuro profesional de tu hijo, pero debes confiar en él. Él sabe lo que quiere o lo sabrá al ser encaminado.

Además, el momento en que el adolescente se busca a sí mismo suele corresponder a un período complicado en la carrera profesional de los padres que cuestionan sus propias opciones educativas y profesionales. Estas preocupaciones pueden servir al diálogo e influir en el joven favorablemente.

Por otro lado, si el diálogo con tu hijo es complicado o si quieres ayudarlo lo máximo posible en su orientación, puedes recurrir a un tercero. Los psicólogos y consejeros de orientación pueden realizar una evaluación de orientación escolar para revelar las aptitudes, la personalidad y los gustos de tu hijo para ayudarlo a encontrar su camino.

El proyecto profesional es personal y la intervención de una persona neutral puede ayudar a aclararlo todo. También puede evitar que la relación familiar sufra momentos a veces complicados.

Tu papel como padre o madre es decisivo para el futuro de tu hijo: tú desempeñas el papel de un coach que acompaña y escucha las necesidades y deseos de tu hijo. Si necesitas ayuda, no dudes en recurrir al coaching escolar de Superprof o en agencias especializadas.

¿Necesitas un profesor de Orientación escolar?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5 - 1 voto(s)
Cargando…

Marisol

Traductora y correctora. Lectora empedernida. Me encanta viajar, la música y vivir nuevas experiencias.