Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Cuáles son los aspectos positivos de la enseñanza domicilio?

Publicado por Raquel, el 14/11/2018 Blog > Clases particulares > Dar clases particulares > Las Ventajas de Dar Clases Particulares en Casa del Alumno

«Un profesor debe creer en el valor y el interés de la materia que enseña del mismo modo que un médico cree en la salud» – Gilbert Highet

Las clases particulares son una de las opciones más demandadas por los españoles cuando quieren mejorar su situación académica, prepararse para unos exámenes oficiales u aprender cualquier otra disciplina, como cocina o yoga. Los profesores particulares, sencillos, accesibles y eficaces, son figuras docentes estupendas para los alumnos, ya que están a su entera disposición y harán lo posible por adaptar sus materiales y metodologías con el fin de ayudarles a progresar.

La demandad de clases particulares no ha hecho más que crecer en las últimas décadas en nuestro país y se calcula que el mercado de esta modalidad de enseñanza mueve ya varios miles de millones de euros anualmente.

La mayoría de clases de esta modalidad de realizan en el domicilio del estudiante, y por muchos motivos. A fin de cuentas, este tipo de enseñanza busca hacer que el alumno progrese de la manera más eficaz posible, y, en muchas ocasiones, no se puede permitir perder tiempo en largos desplazamientos hasta el domicilio de los profesores. Por eso, que el docente se vaya a su casa acaba siendo mucho más cómodo.

Pero esta no es la única ventaja. Veamos a continuación otras muchas.

Dar clases en casa del alumno: una forma de ganar confianza en sí mismo

Está más que claro que: «como en casa, en ningún sitio», y no es de extrañar que esta misma norma se aplique también al ámbito docente. Como es lógico, un alumno se sentirá mucho más a gusto aprendiendo matemáticas, piano o lengua castellana en la comodidad de su casa. Esta es una de las principales ventajas de las clases particulares a domicilio, sean para el nivel y la materia que sean.

Entorno conocido y tranquilo para los estudiantes. Los alumnos se sentirán mucho más a gusto en su casa.

Al fin y al cabo, tiene sentido que, como alumnos, seamos más receptivos y nos sintamos más tranquilos si estamos aprendiendo en nuestra habitación, en nuestra mesa, con nuestra silla y nuestro ordenador, ¿no crees? Puede parecer una tontería, pero esta sensación de tranquilidad y comodidad es esencial para progresar. Asimilaremos mejor nuevos conocimientos y no nos costará tanto entender los conceptos más complicados. Además, esta sensación de tranquilidad se notará tanto, que la atmósfera general de la clase será todavía mejor.

De hecho, una clase de matemáticas, por muy tediosa que sea, se hará mucho más llevadera con un alumno que se encuentre a gusto. Cada estudiante, independientemente de la materia o disciplina de las clases, será mucho más receptivo; una ventaja importantísima para docente y alumno.

Este acompañamiento educativo nos puede recordar en cierto modo al que de otros servicios a domicilio que pretenden hacer que el día a día de las personas sea mucho mejor. Además, los profesores pueden también beneficiarse de los desplazamientos y ampliar su clientela: quizás hay alumnos con algún tipo de discapacidad que no pueden ir a una academia o a casa del profesor, y a quienes les vendría de perlas que un docente diese clases a domicilio.

Como ves, las clases a domicilio pueden hacer que tu trabajo sea todavía más gratificante, y tú trasmitirás esa pasión a cualquiera que se anime a aprender contigo, independientemente de su edad y su nivel.

Como alternativa, ¿te has planteado alguna vez dar clases en tu casa?

Dar clases en casa del alumno: ir más allá en la enseñanza

«Los mejores profesores son aquellos que saben transformarse en puentes, y que invitan a su alumnos a cruzarlos» – Nikos Kazantzakis

Las clases particulares a domicilio no son solo una opción magnífica para los alumnos, ya que no tienen que desplazarse, sino que también pueden ayudar a los profesores a elegir las metodologías más eficaces. Como las sesiones se desarrollan en un lugar en el que los alumnos se sienten cómodos, estos asimilarán mucho mejor los contenidos y, en consecuencia, progresarán más rápido, con lo que alcanzarán sus objetivos con mayor facilidad gracias a la ayuda de su profe.

Trabajar en casa de tus estudiantes tiene cientos de ventajas. Enseñar en casa de los alumnos puede servir para crear un ambiente de trabajo estupendo.

Piensa que tú, como profesor, eres para tus alumnos una garantía de éxito escolar. No tengas miedo de ir a su casa y ten en cuenta todos los beneficios que a ellos les aporta tu desplazamiento, ya sea para un curso de alemán, de guitarra, o para unas clases particulares de lengua castellana.

Ir poco más allá en el proceso de enseñanza-aprendizaje, supone también desarrollar nuevas competencias. Tienes que conseguir crear una atmósfera adecuada y estable para que tus alumnos se sientan a gusto contigo, y tú te sentirás mejor que nunca porque verás cómo van avanzando y disfrutan de la ayuda y compañía de su profe.

Cuando la calidad del trabajo bien hecho por un profesional se suma a un entorno cómodo en el que los alumnos se sienten bien, ambas partes salen ganando. El trabajo de enseñanza se hace mucho más ameno, el alumno aprende de forma mucho más eficiente y la relación entre ambos se fortalece. En consecuencia, tu implicación con las clases será todavía mayor, con lo que ofrecerás materiales didácticos adaptados a sus necesidades y conseguirás que ambos disfrutéis de cada sesión.

Ya sea para unas clases de matemáticas o de violín, el lugar de trabajo permitirá enriquecer la asimilación de conocimientos, también gracias a los materiales y recursos de los que disponéis. La casa del alumno es, ante todo, una vivienda, por lo que tendrá a mano muchos recursos que os podrán venir bien. Si das clases de piano, por ejemplo, y tu alumno va al conservatorio, lo más probable es que tenga un piano en casa (¡y menos mal, porque cualquiera se desplaza con un instrumento así!).

Dar clases a domicilio: desarrollar una relación mejor con su alumno

«Los profesores podrían ser hoy en día los primeros en participar en una evolución del sistema educativo» – Jean-Michel Blanquer

Las clases en el domicilio del alumno nos permiten aprender más sobre él, de manera indirecta. En cierta manera, conocer a nuestros estudiantes nos ayuda a estructurar las sesiones, a preparar materiales que le resulten interesantes y le hagan las clases más amenas. Así, lo que conseguimos es que nuestra enseñanza sea mucho más eficaz. Como ya hemos dicho, cuanto más a gusto nos sintamos en nuestro lugar de trabajo (o de estudio), más nos abriremos y mejor asimilaremos nuevos conceptos.

"Como en casa, en ningún sitio". Los alumnos siempre se van a sentir más cómodos en su propia casa.

Cuando damos clases (de física, de lengua, de apoyo escolar…) a domicilio creamos un vínculo especial con nuestros alumnos. Aprendemos a conocernos mejor y estrechamos nuestra relación profesional. Como decíamos antes, esto también nos permite ir un paso más allá con la adaptación de contenidos y metodologías. Al fin y al cabo, la gestión de los servicios a domicilio, aunque no lo parezca, es todo un arte.

Ya seamos profesores particulares inscritos en Superprof o en otra plataforma especializada, docentes por cuenta propia, empleados de una academia, etc., debemos siempre recordar que la enseñanza a domicilio tiene una importantísima parte humana. Como profesores, tenemos que ser capaces de sacarle el máximo provecho a cada sesión.

Cuando un alumno se siente cómodo, se interesa mucho más por los contenidos de las clases (sean de la disciplina que sean) de su profesor particular. Solfeo, repaso, francés como lengua extranjera… El profesor tiene que ser capaz de mantener la atención y la motivación del alumno, no solo a lo largo de cada sesión, sino también a lo largo del curso.

Para ello, tiene que analizar qué elementos en el domicilio del alumno pueden convertirse en un buen recurso educativo, y qué otros elementos se pueden convertir en toda una distracción (y, en consecuencia, en un obstáculo para su concentración). Como profesores, debemos saber observar, detectar los estímulos, saber escuchar y saber leer a nuestros estudiantes; algo esencial para el correcto desarrollo del aprendizaje. La ventaja de las clases a domicilio es que nos permiten hacer que este proceso sea mucho más rápido.

Cuida bien la zona de trabajo. La metodología del docente es importantísima, ,pero también lo es el lugar de estudio.

Si conocemos bien a nuestros alumnos, sabremos orientarles y sabremos también orientar nuestras propias sesiones hacia aquello que más les llama la atención o, simplemente, hacia aquello que les ayudará a retener mejor la información. Si están en casa y se sienten a gusto, todo esto nos resultará más fácil.

Como ves, dar clases a domicilio tiene un grandísimo número de ventajas. Si nuestros alumnos se sienten cómodos, podremos siempre ampliar nuestras metodologías y, al llegar a conocerles mejor, adaptar también nuestra manera de enseñar y nuestros contenidos. Además, crearemos un vínculo mucho más estrecho y humano que, pese a ser puramente profesional, ayudará a nuestros alumnos a avanzar más rápido con el paso del tiempo. ¿No te parece una opción magnífica?

¡También te explicamos cómo establecer la tarifa más adecuada!

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar