«La vida es como el boxeo, en 4 palabras: avanzar, ser eficaz, esquivar y progresar». - Julien Lorcy

En la actualidad, el boxeo se ve atacado por una serie de tópicos que va en su contra: el mal uso de los puños, que es un deporte de combate sin sentido, que se trata de un tipo de violencia gratuita, etc. Hay tantas imágenes que no resulta para nada raro encontrar adultos que se muestran reacios a inscribir a sus hijos en las clases de boxeo y, a veces, incluso a participar ellos mismos.

Sin embargo, la Federación Española de Boxeo cuenta con miles de federados en boxeo cuyas edades rondan entre los 5 y los 14 años. Una cifra que demuestra que en los gimnasios o polideportivos este tipo de arte marcial se adecua perfectamente para la práctica tanto de los más pequeños como de los adultos.

Entre los guantes de boxeo, el ring y la autodefensa, ¿qué diferencia al boxeo llamado «tradicional» del boxeo para los más jóvenes, o incluso para los más pequeños? A continuación, te damos algunas notas sobre qué implica el boxeo amateur dirigido a todas las edades!

Boxeo para niños: la cuestión del combate

boxeo para niños
Boxeo inglés, boxeo tailandés, patadas de boxeo... ¿Te atrae el boxeo? ¡No te precipites! Primero, analiza la noción de combate dentro del boxeo.

Como ya hemos hemos mencionado brevemente, el boxeo es una disciplina que tiene arraigados algunos clichés no muy halagadores. Que si es peligroso, que si es violento, que si es inseguro... Hay tantas imágenes que nos hacen creer que apuntar a nuestro hijo a boxeo es una mala idea, ¿verdad?

No obstante, hay algunos padres que son muy entusiastas del boxeo y que incluso desafían su aprensión e inscriben a sus hijos a clases de boxeo. El resultado es el que es, ya que la cuestión de la pelea, que tanta polémica suscita, es en realidad un tema falso, incluso un pretexto, cuando se hace boxeo.

Efectivamente, la práctica del boxeo transmite muchos valores que, según se sea un adulto o un niño, no se percibirán de la misma forma. En el caso de los más pequeños, la noción de combate, o incluso violencia, queda relegada a un segundo plano, en favor de valores más deportivos, que analizaremos un poco más adelante.

La cuestión del combate es, por lo tanto, un elemento a tener en cuenta, pero siempre poniéndolo en perspectiva, especialmente para los más pequeños, cuya condición física suele ser más frágil que la de un adulto. El profesor siempre se sabe adaptar, para formar a sus alumnos, ¿quién sabe los futuros boxeadores del campeonato de España?

Boxeo y boxeo para niños: ¿deporte de combate o deporte de contacto?

aprendizaje boxeo infantil
Entre la tonificación muscular y el fitness, la pregunta que se suelen plantear los principiantes es la del combate.

Sin embargo, aunque este deporte consista en dar golpes dentro de un ring, ¿significa eso que es un deporte de combate? Bueno, depende. Entre las artes marciales, entre el boxeo y el kickboxing, hay algunas prácticas que son más violentas que otras.

Esta violencia se materializa más con los adultos, cuyos golpes son más seguros, más analizados y sobre todo, estudiados. Un niño no tiene la misma capacidad mental y el mismo conocimiento que un adulto, que podrá dominar los gestos y crear las tácticas internamente.

El profesor orientará a sus alumnos hacia un mejor conocimiento de sí mismos, hacia la conciencia de la propia fuerza, o incluso a una mejor aprehensión de los gestos de los demás, en este caso, de su oponente. En este caso, estaríamos hablando más bien de un boxeo educativo.

Desde esta perspectiva, podemos entender el boxeo infantil como un deporte de contacto. El boxeo para adultos también lo es, pero también interviene la reflexión, las consecuencias de los golpes, el control de la fuerza y ​​el trabajo de resistencia. ¡Por suerte!

Adultos y niños: dos visiones diferentes del boxeo

Por lo tanto, vemos ciertas diferencias entre la práctica del llamado boxeo «clásico» y la práctica del boxeo para los más pequeños, donde este último se adapta al nivel de los practicantes. Sin embargo, es importante identificar los puntos comunes que pueden arrojar algo de luz sobre las diferencias:

  • En primer lugar, ambos tipos de boxeo se pueden practicar en un ring, en un espacio limitado donde se podrán mover los alumnos.
  • Nos encontramos con la figura del profesor, que variará según el nivel.
  • Los accesorios siguen siendo esencialmente los mismos.
  • Los gestos básicos tampoco varían.

Sin embargo, aunque haya todas estas similaridades entre el boxeo tradicional y el boxeo infantil, ¿cuáles son sus diferencias? En realidad, se resume a la visión del boxeo.

Por un lado, el boxeo para adultos es una práctica regulada, pero relativamente libre dentro de los deportes de combate. Por otro lado, los niños tenderán a practicar el boxeo de la misma forma, pero desde una perspectiva mucho más suave, segura e interior.

Y aquí es donde interviene el maestro del club de boxeo, que se erigirá como un catalizador de energía, para transformarla en algo positivo.

Por ejemplo, aunque los gestos básicos son similares, se los enseñaremos a los niños para que entiendan que no se trata de luchar, de buscar bronca, sino de defenderse a sí mismos y de controlar. Un adulto, por su parte, irá actuando como mejor le parezca, pero eso sí, de una forma madura.

El hecho es que encontramos un punto común: ¡la interioridad!

Boxeo y boxeo para niños: ¿hay un límite de edad?

Particularidades boxeo niños
Sí, practicar boxeo también implica conocerte a ti mismo, ¡sea cual sea tu edad!

Cuando eres adulto, la interioridad se manifiesta de una manera que se suele diferenciar de la de los niños. Los adultos que practican kickboxing o boxeo tailandés suelen ser muy competitivos, cuyo objetivo principal es lograr la victoria en el ring.

En estos casos, la interioridad se manifiesta principalmente controlando las propias emociones, controlando el entusiasmo, pero también respetando a los demás. El niño va más allá.

Su lado ingenuo, ávido de descubrimiento, le da cierta franqueza, que el boxeo enfatiza perfectamente. Porque aquí se tratará menos de ganar y más bien de saber cómo colocar el puño, cómo esquivar un golpe, cómo configurar una estrategia para llegar hasta el objetivo, todo sin sentirse abrumado por las emociones.

Un inteligente equilibrio interior, que los adultos ya han adquirido a lo largo de su vida, sus experiencias y su carrera como boxeador aficionado. Por lo tanto, el boxeo infantil se centrará principalmente en el «cómo» más que en el «por qué» para llegar al objetivo. Por supuesto, todo esto pasa por un autocontrol imprescindible.

Este autocontrol también aporta una facultad importante en la vida: la confianza en uno mismo. Al contrario de lo que piensa la gente, la confianza en uno mismo simplemente contribuye a ser menos violentos, aplicable tanto para niños como para adultos. Basta con unirte a un club de boxeo.

Boxeo y boxeo para niños: un adversario a tu nivel

Todavía no hemos mencionado una diferencia que, sin duda, es la más visible: el oponente. Entre el boxeo tradicional y el boxeo infantil, por supuesto encontramos diferencias entre los niveles y los oponentes.

Un niño nunca podrá boxear con un adulto, sino siempre con un oponente de su nivel, su peso y su edad. Esta diferencia de tamaño conduce necesariamente a clases y técnicas adaptadas, menos marcadas que para los adultos, por ejemplo.

En resumen, ya sea de una forma olímpica o no, un niño nunca peleará con un adulto, por la sencilla razón de que los niveles y los enfoques del boxeo no siempre son los mismos. Comenzamos con una base común, pero una forma decididamente diferente de «luchar».

¡Ponte tus protecciones, trae tu certificado médico y únete a un salón de boxeo para empezar hoy mismo!

Boxeo y boxeo para niños: la figura del profesor

Definicion boxeo para niños
Si hay un criterio que debemos tener en cuenta a la hora del boxeo, sea cual sea el tipo ese es el profesor.

No hace falta decir que todo lo que determina o diferencia el boxeo tradicional del boxeo para niños es el maestro. Esta figura guía, formada para una determinada audiencia, no será la misma según quiénes sean sus alumnos.

En el caso de los adultos, el enfoque estará más centrado en la práctica en sí, mientras que en el caso de los practicantes más jóvenes, la técnica y la reflexión serán para la enseñanza.

A la escucha, siempre disponible, sin olvidar ser estricto en ciertos momentos, el profesor de boxeo estará muy atento a todo, sobre todo en el caso de los niños, que necesitarán una mirada más atenta que los adultos. Lo cierto es que los valores que transmite el profesor, aunque no se enseñan de manera similar, serán los mismos:

  • Respeto a los demás.
  • Autocontrol.
  • Disciplina.
  • Voluntad.
  • Respeto de las reglas.
  • Escucha al profesor/entrenador.
  • Superación de uno mismo.
  • Motivación para no detenerse después de un fracaso.
  • Entre otros muchos.

Por lo tanto, el boxeo «tradicional» y el boxeo para niños, aunque reúnen muchas similitudes, difieren en su enfoque, que se simbolizará a través de las técnicas y del profesor. Entre los sacos de boxeo y el protector bucal, se nos abre todo un mundo del boxeo ante nosotros, independientemente de nuestra edad. ¿Estás preparado para descubrirlo?

¿Necesitas un profesor de Boxeo?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5 - 1 voto(s)
Cargando…

Elvira

Soy traductora y profesora de inglés, francés y español. Disfruto leyendo y viendo series de televisión cuando el tiempo libre me deja. «Tell me and I forget. Teach me and I remember. Involve me and I learn» - «Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo».