Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Por qué los padres deben ser remplazados por un profesor a domicilio

Publicado por Marisol, el 09/02/2017 Blog > Clases particulares > Apoyo escolar > Apoyo Escolar contra la Omnipresencia de los Padres

Creyendo que hacen lo correcto, la mayoría de los padres ayuda a sus hijos a hacer los deberes, a repasar las lecciones y a prepararse los exámenes. Por supuesto, el apoyo escolar de los niños es esencial durante su escolaridad, pero ¡no hay que pasarse!

La omnipresencia de los padres puede convertirse en una carga para el niño. La ayuda de los padres, que a veces puede resultar estresante y poco eficaz, no puede remplazar el trabajo individual del alumno, que debe aprender a desarrollar su autonomía.

Muchos padres ya no confían en los profesores tradicionales. Como las clases de colegios e institutos cada vez están más abarrotadas, los profesores no pueden proporcionarle a tu hijo el seguimiento que se merece. ¿El riesgo? Empeoramiento de las notas e incluso un posible fracaso escolar que puede conducir a su exclusión social.

Descubre cómo ayudar a tu hijo de manera efectiva con clases particulares de apoyo escolar.

Ayuda con los deberes: ¿hasta qué edad?

Es normal que quieras acompañar a tu hijo durante su escolarización, ya sea alumno de primaria, secundaria o incluso de bachillerato.

Todo comienza, por lo general, en primaria: entrar en un colegio «para mayores» puede estresar al niño, sobre todo porque los deberes se vuelven más complejos. Por lo tanto, es importante hacerle sentir que no está solo.

Este período es crucial para su futuro aprendizaje. El objetivo es hacer que el estudio sea divertido e interesante y para ello, ¡nada mejor que los padres! Si tienes tiempo para ello, no dudes en ayudar a tu hijo con los deberes durante los años de primaria.

Ayuda con los deberes Durante los primeros años de su vida, es esencial que ayudes a tu hijo.

De hecho, tu ayuda será como una pasarela para que sea más independiente. A final de primaria, tu hijo debe comenzar a hacer sus deberes solo, porque ya le habrás ayudado durante varios años a realizar correctamente los ejercicios.

Aquí tienes algunas reglas a tener en cuenta para un apoyo efectivo:

  • Descubre el entorno en el que se siente mejor (por la noche, con música, al aire libre…)
  • Haz que haya comunicación para que comprenda mejor los enunciados por sí mismo,
  • Comparte tus propias experiencias para eliminar el estrés,
  • Adopta una actitud positiva y nunca culpes al sistema educativo delante de él,
  • Y nunca, pero nunca, ¡le hagas tú los deberes!

Cuando entre en el instituto, le llevará algunas semanas adaptarse, por lo que el apoyo debe ser más distante. Después de eso, ¡tiene que seguir él solo! Evidentemente, es importante que estés disponible para él y que contestes sus preguntas. Sin embargo, tu hijo debería haber adquirido suficiente autonomía como para hacer los deberes él solo.

Si sientes que no has estado muy presente durante los años de primaria, no dudes ayudarle un par de años más, pero hay que hacerle entender que es imprescindible que aprenda a trabajar sin ayuda externa: ¡no siempre vas a estar ahí!

La ayuda de los padres puede ser perjudicial

Está bien que los padres ayuden a sus hijos, pero ¿esa ayuda realmente es eficaz? Muchos expertos en educación sostienen que los padres por lo general no son capaces de entender las expectativas del sistema educativo. ¿Por qué? Porque los programas cambian y las generaciones no son las mismas. De hecho, muchos padres se sienten incapaces de ayudar a sus hijos en todas las asignaturas.

Al contrario de lo que los padres piensan, ayudar a los niños es más perjudicial que beneficioso. Este hecho alarmante ha sido descubierto por dos sociólogos norteamericanos que explican en su libro, The Broken Compass, que la ayuda de los padres hace bajar las notas de los alumnos, independientemente de la condición social o los estudios de los padres.

Ayuda de los padres Incluso con la mejor voluntad del mundo, no siempre se puede ayudar a los hijos.

Lo mismo afirma el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (o PISA por sus siglas en inglés): según su estudio de 2012, los niños ayudados por sus padres obtienen notas más bajas en comprensión escrita e interpretación de enunciados.

La omnipresencia de los padres puede ser estresante para el alumno. Por miedo a decepcionarles, los niños se vuelven ansiosos e intentan seguir a toda costa los consejos a veces imprudentes de sus padres.

Para no estar demasiado presente, puedes:

  • Dejar que el niño estudie con un compañero de clase,
  • Instalar aplicaciones o programas educativos,
  • Recurrir a un profesor particular de apoyo escolar,
  • Inscribir a tu hijo en un curso de repaso durante las vacaciones escolares,
  • Estudiar correctamente con cursos o ejercicios en línea, etc.

Para no trabajar bajo presión, ¡nada mejor que un poco de independencia!

Cuando los padres y los profesores no se llevan bien

Contrariamente a lo que pueden pensar, los padres rara vez tienen las herramientas necesarias para proporcionar un apoyo educativo efectivo porque no saben poner en práctica una buena metodología.

¿Por qué? Porque tienden a sobreestimarse a sí mismos. Por otra parte, tienden a intervenir demasiado y en ocasiones cuestionan el programa oficial del Estado. Con lo cual, los niños no saben si hacerles caso a sus profesores o a sus padres.

Para hacer las cosas «a su manera», los padres quieren más diálogo con los profesores.  Por otro lado, los profesores se sienten insatisfechos con su relación con los padres, porque saben que un padre que se implica demasiado es perjudicial para la educación del alumno.

Si el sistema educativo español no te da confianza o tu hijo saca malas notas, la solución es el apoyo escolar. Un profesor particular que sea puntual y serio y tenga buenas habilidades para la enseñanza podrá ayudar a tu hijo a mejorar, ya que su objetivo es dar clases particulares para garantizar el éxito académico de sus alumnos.

Clases de apoyo escolar Recurre a un profesor particular para ayudar a tu hijo con los deberes.

Podrás encontrar profesores de todas las asignaturas del programa educativo:

  • Clases de Lengua Castellana y Literatura,
  • Clases de Filosofía,
  • Clases de Historia y Geografía,
  • Clases de Matemáticas,
  • Clases de Física y Química,
  • Clases de Biología
  • Clases de Inglés,
  • Clases de Francés,
  • Clases de Economía, etc.

El profesor a domicilio estará disponible para responder a todas sus preguntas y para proporcionarle el asesoramiento y el apoyo académico que necesita su alumno.

Ventajas de recurrir a un profesor de apoyo escolar

Durante las clases de apoyo escolar a domicilio, el profesor particular no solo ayudará al alumno con los deberes, sino que además le transmitirá sus conocimientos.

Hoy en día, el uso de las clases particulares está en plena expansión. El 44 % de los alumnos españoles recurre a clases particulares para reforzar la educación que reciben en colegios, institutos y universidades.

Este tipo de enseñanza es mucho más personalizado que el de los centros educativos. Gracias al seguimiento regular y al aprendizaje intensivo, los alumnos pueden mejorar y sacar mejores notas, a la vez que se vuelven más independientes.

¿Cómo? Gracias a las nuevas técnicas educativas:

  • Clases en línea,
  • Ejercicios en línea con aplicaciones,
  • Clases en línea por webcam,
  • Metodología adaptada al nivel del alumno,
  • Técnicas de estudio,
  • Clases para ponerse al día y superar las dificultades de aprendizaje,
  • Clases a domicilio que respeten las expectativas del sistema educativo,
  • Preparación de exámenes (exámenes finales, selectividad…)
  • Establecimiento de un calendario adaptado al ritmo de aprendizaje del alumno, etc.

El profesor también desempeña el papel de asesor académico que guiará a tu hijo hacia la formación adecuada.

Profesor particular Económicas y eficientes, las clases de apoyo escolar gustarán a toda la familia.

Como padre, tu función será la de controlar, desde lejos, el progreso de tu hijo sin presionarle. Para practicar un idioma o profundizar en sus conocimientos en matemáticas, el alumno ya no estará solo y disfrutará de una clase preparada especialmente para él por un profesor competente.

Así que, ya sabes: para evitar estresar a tu hijo con sus estudios, nada mejor que las clases particulares. Así evitarás un posible fracaso escolar, ya que las clases a domicilio aumentan la motivación del alumno. Los deberes ya no serán una carga, sino una oportunidad para perfeccionarse.

Para ayudar a tu hijo y no agobiarlo por estar siempre presente, ¡confía en uno de nuestros Superprofes!

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar